Margarita Zapata: “Los medios de comunicación occidentales no perdonan que Nicaragua retome el proyecto revolucionario”

Margarita Zapata: “Los medios de comunicación occidentales no perdonan que Nicaragua retome el proyecto revolucionario”

Juan Agulló || Sociólogo y periodista.
México D.F.

Margarita Zapata (México DF, 1950) no titubea. Tiene décadas de experiencia política. Su militancia viene de lejos: veterana de la Revolución Sandinista y exvicepresidenta de la Internacional Socialista (2000-2008), su vida es un combate en todos los frentes. En 2011, después de un tiempo alejada del país, fue nombrada embajadora itinerante de Nicaragua. Habla una gran conocedora de América Latina. 

no images were found

Margarita Zapata, embajadora itinerante de Nicaragua.

¿Por qué volver a posiciones de responsabilidad, después de tanto tiempo alejada, en un momento en el que Nicaragua tiene un cartel internacional controvertido?

Es verdad que Nicaragua tiene un cartel internacional controvertido pero eso se debe a que el presidente, Daniel Ortega, está retomando el proyecto de la Revolución Sandinista: la reforma agraria, la educación y la salud gratuitas, el acceso a la vivienda, las políticas de juventud…

La mejor arma para combatir la pobreza es la educación. Por eso, cuando veo que los niños ya no están en la calle, en los semáforos, revivo la ilusión por la que luchamos y por la que murieron los mejores hijos de Nicaragua.

Pero lo que se dice fuera de Nicaragua, más bien, es que la élite sandinista se ha convertido en una especie de oligarquía parecida a la que había en tiempos de Somoza (antes de la Revolución Sandinista).

Esa oligarquía sandinista no existe. No voy a negar que hay sandinistas ricos pero es que muchos se volvieron empresarios cuando el FSLN [Frente Sandinista de Liberación Nacional, en el poder] perdió las elecciones [en 1990]. Son los que ahora se llaman renovadores [en referencia al Movimiento de Renovación Sandinista, aliado de la oposición, de derecha] y la gente les sigue llamando sandinistas, pero ellos ya no están dentro del proyecto sandinista.

¿Pero, por ejemplo, el relevo generacional está garantizado dentro del FSLN? Porque a nivel internacional se habla mucho de que la sucesora [de Daniel Ortega] pudiera ser [su esposa] Rosario Murillo. Se teme, incluso, por la continuidad real del proyecto.

La continuidad del proyecto está garantizada y el relevo generacional, también. El FSLN ha trabajado mucho por mezclar juventud y experiencia. De hecho, la evolución ha sido muy positiva: de los miembros históricos de la dirección del FSLN, ya solo quedan tres. También se ha trabajado mucho por la paridad: actualmente, más de la mitad de los diputados del FSLN son mujeres. A partir de esos principios, sin embargo, también hay que caminar de acuerdo a las circunstancias, sin precipitaciones.

Usted alude mucho a cambios concretos en el ámbito social ¿Se trata de cambios estructurales?

Sí, y no sólo son cambios estructurales sino que se cimentan en un fuerte crecimiento económico, avalado, incluso, por el FMI [4 por ciento en 2011].

Lo que se dice en el ámbito internacional es que ese crecimiento estaría dopado por Venezuela y más concretamente, por Hugo Chávez.

Nicaragua no recibe dádivas: lo que hay es comercio justo en el ámbito del ALBA [Alternativa Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América-Tratado de Comercio de los Pueblos]. No es que Venezuela ejerza de benefactor y subvencione a fondo perdido. Hay intercambio con Venezuela y con otros países que no forman parte del ALBA.

no images were found

El sandinismo se renueva, se actualiza, se adapta. ©Bialy

¿Qué diferencia hay, actualmente, entre el modelo nicaragüense y el salvadoreño?

No conozco el caso salvadoreño en profundidad aunque no termino de ver claro dónde está el beneficio económico de mantener cierta distancia con el resto de países latinoamericanos. Dicho con todo el respeto, tampoco entiendo muy bien la apuesta del presidente Mauricio Funes por un Gobierno “apolítico”, cuando él mismo fue llevado al poder por un partido político [en referencia al FMLN, la antigua guerrilla]. Él quiere distancia con su partido, distancia con su Gobierno, distancia con la izquierda, que se hable de sus logros y no de los del FMLN. En Wikileaks salieron unas conversaciones suyas pidiéndole ayuda a Estados Unidos para “quitarse de encima” al FMLN. Lo que a mí me parece es que hay cosas que, a los salvadoreños, les incomodan.

Ya que hablamos de izquierda y de América Latina, ¿dónde situaría al proyecto sandinista actual, en el marco ideológico de los Gobiernos de izquierda que hay en América Latina?

El Gobierno de Daniel Ortega es de izquierda. Eso está clarísimo…

¿Pero Nicaragua está más cerca del ALBA; tiene elementos de otros; aportaciones propias…?

El sandinismo se renueva, se actualiza, se adapta. El FSLN de 1979 [año en que triunfó la Revolución] no fue el mismo de 1984, cuando se celebraron las primeras elecciones democráticas en Nicaragua; tampoco fue el mismo que perdió las elecciones en 1990 y tampoco el que volvió a ganar en 2006, e incluso tampoco, si me apuras, el que volvió a ganar ahora, en 2011. Eso es lógico…

“Nicaragua no recibe dádivas: lo que hay es comercio justo en el ámbito del ALBA”

¿Es compatible formar parte del ALBA como país y, al mismo tiempo, como partido gobernante, de la Internacional Socialista (IS)?

Sin duda. De hecho, si tomamos al pié de la letra los estatutos de la IS, la mayoría de sus partidos miembro tendrían que estar alineados con la izquierda latinoamericana actual. El problema es que no suelen estarlo porque la IS es, cada vez más, de derechas.

¿Y Daniel Ortega piensa hacer algo al respecto?

Pues eso dependerá de lo que quiera ser la IS después de su próximo congreso, que está previsto para finales de año. Lo que ahí se va a tener que decidir es si la IS va a seguir apostando por el neoliberalismo o si va a recuperar los principios y valores con los que fue creada, que son los de la Revolución Sandinista. Fuera de la Internacional Socialista hay muchos espacios (como la COPPPAL [Conferencia Permanente de Partidos Políticos de América Latina] o el Foro de Sao Paulo), que son mucho más integradores y mucho más de izquierdas que la IS, y eso no puede seguir así.

¿El precio a pagar por estas posiciones políticas es la imagen mediática que se está proyectando de Nicaragua en el exterior desde que el FMLN recuperó el poder?

Por supuesto. La mala imagen de Nicaragua en los medios [de comunicación] occidentales es un producto de sus posiciones pero también de su proyecto [político]. El problema es que el FSLN y el Gobierno [de Nicaragua] no están ahí para ser simpáticos a los medios [de comunicación] occidentales sino para resolver los problemas de los nicaragüenses. Y no lo hacen mal: Daniel Ortega se reeligió con un 62 por ciento de los votos.

no images were found

Daniel Ortega, está retomando el proyecto de la Revolución Sandinista. ©Heimlich el centroamericano

|

Ver todos los artículos de Nuestramérica

El principio establecido en Crónica Popular exige que, para que los autores de un comentario a un artículo, firmado con nombre y apellidos, vean publicado su comentario, deben firmar de igual modo el textos que nos envíe. En caso contrario, no se publicarán.
Y eso lo haremos aunque el comentario sea favorable al artículo: no se publicará ningún comentario si no va acompañado por la identificación personal de su autor.

4 comentarios de “Margarita Zapata: “Los medios de comunicación occidentales no perdonan que Nicaragua retome el proyecto revolucionario”

  1. Sabina
    14 febrero, 2012 at 14:50

    Yo tengo amigos en Nicaragua que me hablan de una realidad bien distinta. Hablan de que Ortega ha instaurado un régimen caciquil en el cual reparte ayudas y servicios sociales según la papeleta de voto. Cuentan que el dinero público sólo llega a los que son del partido, que los grupos opositores (feministas, ex-sandinistas ) son silenciados. Que los campesinos que están enfermando gravemente por contaminación de pesticidas no se les hace ni caso porque no se quiere molestar a las empresas agroquímicas. Que han pactado con lo más rancio de la iglesia. Hablan de sandinistas que se han enriquecido notablemente. Cuentan que las pasadas elecciones hubo fraude por doquier…vamos, que Nicaragua dista mucho de ser un paraíso revolucionario.

  2. Crónica Popular
    14 febrero, 2012 at 15:38

    Hola Marga, como ya te comentamos en FB, es un debate complejo del que tratamos de ofrecer los dos puntos de vista hace tiempo en Crónica Popular con sendos artículos en vísperas de las elecciones.

    Esta es la versión pro Ortega

    Debates: El FSLN, una victoria necesaria para Nicaragua

    Y esta la contraria

    Debates: La dictadura institucional de Ortega en Nicaragua

    Un saludo cordial y gracias por el aporte.

  3. Edgar Castro Zapata
    15 febrero, 2012 at 1:36

    Para saber la realidad nicaragüense es necesario conocer la realidad social no por los que hace tiempo se fueron al otro lado (derechistas)

  4. Jimmy Gómez
    22 febrero, 2012 at 19:13

    Las respuestas ocultan cosas:
    1. hay aburguesamiento tanto del MRS como FSLN, porque tapa al grupo Agricorp, la inversión en el Seminole, los negocios Bayardo Arce y los Pellas y de otros empresarios que están aprovechándose del instrumento emancipatorio ALBA.
    2. La gestión económica y social es neoliberal, en una alianza con los empresarios, FMI y el gobierno. Al estilo dialogo social efectuado por el derechista PSOE.
    3. Las políticas sociales son con un enfoque de caridad burguesa, que socialistas porque no cuestionan la desigualdad estructural, no tienen propuesta de distribución que conflictuen los interés de la oligarquía, que ahora incluye a sus principales cuadros.
    4. El partido esta adoptando posturas ideológicas de derechas, algunas rancias al estilo de los viejos partidos nicaragüenses, tales como el catolicismo conservador, democracia representativa, caudillismo, privatización familiar del poder del partido y otras formas de pensar y ser de la derecha. Una conversión tanto en el MRS como el Frente.
    Podrías discutir mucho sobre este tema, pero las evidencias es que el Frente es un partido aburguesado, derechizado y capitalista, lo único que queda es su anti-imperialismo nacionalista.

Los comentarios están cerrados