Diario de las víctimas de los preventorios franquistas

Cruz Blanco || Periodista.
Madrid.

Crónica Popular ha publicado en junio y en octubre sendos vídeo-reportajes de Carlmelchor sobre los abusos, la tortura y las vejaciones que padecieron niñas y niños en los llamados preventorios, aparentes casas de salud o de vacaciones baratas del franquismo. Centros que, en la realidad, eran una suerte de reformatorios donde se padecían horribles humillaciones y malos tratos físicos y psicológicos.

Invitamos a lectores y lectoras a que sigan enviando sus testimonios y comentarios a: info@cronicapopular.es

Las mujeres recluidas en los preventorios rompen su silencio” es uno de esos artículos. El otro, “Las desterradas hijas de Eva”, título este último del libro publicado por Consuelo García del Cid, autora y víctima de un reformatorio gestionado por las Cruzadas Evangélicas.

La denuncia de este “holocausto a la española”, como lo denominaría el historiador Paul Preston, no ha hecho más que empezar. A la redacción de nuestro periódico han llegado uno tras otro 60 comentarios sobre este fenómeno, propio del fascismo de la postguerra, firmados por hombres y mujeres que vivieron la experiencia  en edades comprendidas entre los 4 y los 13 años.

De estos testimonios damos cuenta a continuación en un resumen que, como en el caso de los niños robados, merece una investigación profunda que señale a los culpables: mujeres de la Sección Femenina de la Falange, médicos, monjas, enfermeras, padres cómplices y un largo etcétera de personas fieles a la dictadura que hicieron caso omiso de las necesidades y derechos de los niños.

no images were found

El miedo, la vergüenza, la humillación, el lavado de cerebro con el jabón del catolicismo colaboracionista con el fascismo y del falangismo, la anulación de personalidad a la que fueron sometidas aquellas niñas, principalmente hijas de republicanos y de no adictos al régimen, sellaron sus bocas con el lacre de un castigo fundamentalista que les negó su sentimiento de inocencia. Hoy, aquellas a las que se les negó su niñez escriben su diario. A la vanguardia de esta triste biblia que no repararon ni los pactos de la Moncloa ni la teórica democracia española, tres mujeres: Blanca Romero, Alicia García Romera y Chus Gil.

En su comentario internauta, Margarita Sánchez da las gracias a estas tres mujeres “por su valentía”. “Todos estos horrores”, manifiesta, “no pueden quedar impunes. Hay que luchar porque se haga justicia. Contad con mi apoyo”, señala. Alicia García Romera responde en nombre de las niñas que fueron víctimas del Preventorio Doctor Murillo de Guadarrama. Exige justicia y un reconocimiento público de los hechos.

A la defensa de Alfredo Garay del citado preventorio (Garay las acusa de ser fabuladoras, rencorosas, revanchistas y fantasiosas, y defiende la versión positiva de amigas suyas sobre el centro), las tres mujeres dan como respuesta la realidad del trato de favor que recibieron las hijas de falangistas. En su texto, Garay recuerda “los abusos, incendios y saqueos cometidos con la tolerancia del Frente Popular”.

Irene Lapeña Peixoto responde: “Todo, absolutamente todo es verdad como bien señalan estas mujeres. Hay momentos en los que crees que tal infierno solo lo has podido soñar, y sí, es una pesadilla pero muy real”. Irene deja claro en su comentario que no quiere revanchismo sino justicia, “que la gente sepa lo que allí ocurrió, que los que tal horror nos hicieron vivir paguen de la única forma posible en este momento reconociendo su crimen públicamente”, señala.

Nuria Torres Carrasco tuvo suerte. Cuenta que “afortunadamente” sólo pasó 15 días en el preventorio de Guadarrama “gracias a que mi padre en la primera visita que me hizo creyó todo lo que pude contarle y al día siguiente volvió y me sacó de ahí”.  Sara Guardado García relata cómo se siente perseguida desde niña por la palabra “preventorio” y recuerda con dolor a un médico joven, Antonio, que la atendió por una hepatitis, a una cocinera de “aspecto muy raro”, a una ayudante de cocinera “que se dedicaba a matar ratas en la cocina” y a una cuidadora que “cuando te veía un piojo que habías cogido allí te pegaba con el puño cerrado en la cabeza”. Por su parte, Nuria no ha olvidado el frío en los inviernos cuando salía al patio, las duchas del sábado: “Todas desnudas en fila, la gente que me conoce no entiende por qué soy tan pudorosa, yo sí, es un recuerdo de aquellos años”.

Clara del Moral, como otras, tenía puesto en el olvido lo que allí vivió, pero hoy recuerda que, aún sin haber sido maltratada personalmente “es exactamente como lo contáis”. Clara ingresó en el preventorio por motivos de salud para un tratamiento recomendado por el médico y por el colegio. “Nunca supe qué tratamiento me pusieron, de hecho, mis problemas de salud los he seguido teniendo toda mi vida”, manifiesta.

Comer los propios vómitos

Tan exactamente se ajusta aquella realidad a la versión de las vanguardistas para Celia que, sintiéndose apoyada, relata cómo, en un solo trimestre de estancia entre 1964 y 1965, lo que sufrió y lo que vio sufrir “en aquel terrible lugar”. “He visto con mis propios ojos”, dice, “dar de comer a una niña compañera de mesa sus propios vómitos. Nos escondíamos el pan en los bolsillos para saciar el hambre e imagino que la ansiedad producida por nuestra sensación de estar presas. Los padres solo podían visitarnos una vez al mes y aún así con vigilancia para ver lo que decíamos. Era un cuartel: las duchas con agua fría todas en fila sin ninguna intimidad ni el trato que se merece cualquier persona”. Por su parte, Lina fue una de esas niñas que tuvieron que volver a comerse su vómito: “Devolví las judías blancas porque llevaban ajos y a mí el ajo no me gustaba”.

El miedo y la humillación en el lavado de cerebros con el jabón del catolicismo fascista

Como añadido, una riada de comentarios de solidaridad por parte de personas que no sufrieron en su propia carne las vejaciones practicadas en un preventorio. “Niños a los que”, en palabras de Raúl López, “se les robó la dignidad, la infancia y la inocencia. Los derechos de un niño son intocables”. “Hay que destapar a los culpables e ir a por ellos”, reclama José. “Este país, a día de hoy, sigue ocultando muchas historias negras que tienen que ser destapadas, aún pasados 34 años de democracia. Ánimo a todas a seguir luchando”. Miguel Ángel, que apenas si recordaba lo que le sucedió en Guadarrama, se echó a llorar cuando vio recientemente por televisión un reportaje sobre el preventorio al que los varones tuvieron acceso a partir de principios de los años 70.

En el verano de 1970, Marga Arana fue inquilina de Guadarrama con 7 años. Acaba de recordar, según relata, “aquellos horrores que vi tan solo en 15 días, pues mis padres en la segunda visita me sacaron de allí sin pensárselo a pesar de las pegas que les pusieron”. Marga salió de aquel centro de recogimiento con hepatitis y pasó seis meses en cama. Isabel Marcos pasó por allí en 1965. Hoy, con 54 años, manifiesta indignada: “Esa era la beneficencia franquista para los niños pobres. Colonias infantiles con un régimen de terror en el más puro estilo fascista, en las que se nos racionaba el agua en plena sierra madrileña… Eso sí”, añade, “rezábamos el rosario todas las tardes en un ambiente tétrico. Yo lloraba todos los días”.

El centro de Guadarrama no era único. En un lugar llamado La Bartola, en Castellón, María Paz Martín, con 8 años recién cumplidos, fue a pasar las vacaciones con sus primas junto al mar. Su ilusión y la de sus padres se toparon con la realidad. María Paz cuenta que detrás de la organización estaba la Sección Femenina (Falange Española). “Aquello fue una experiencia que por mucho que ahora contemos nadie sabe lo que unas niñas pueden sufrir, al margen de lo físico que ya es”. Ella y sus primas pasaron miedo, mucho miedo por historias que les contaban sus cuidadoras. “Solo querías llorar, pero si llorabas era aún más terrible. Yo padezco una neurosis desde mi adolescencia que me ha impedido hacer una vida normal, gastándome lo que no tenía en psicólogos y psiquiatras, años y años padeciendo jaquecas terribles, con mucha medicación que me mantenía atontada. Nunca nadie se paró a pensar en aquella experiencia que viví con 8 años”. Según su relato, en aquel lugar las niñas mayores hacían de espías y contaban a las cuidadoras lo que hacían las demás. Diversos relatos afirman que “las mayores se ganaban la confianza de las cuidadoras y tenían privilegios”.

En un apunte final pero no interminable, regresemos al Doctor Murillo de Guadarrama. María Jesús Sagrado, que estuvo allí en 1965, pensó durante toda su estancia que cuando fuese mayor iría al preventorio y se liaría a tortas con la cuidadora Moyano y la señorita Enriqueta. Cuenta María Jesús cómo ambas se paseaban por la habitación gritando sobre sus cosas “desahogándose y a la vez pegando a las niñas mientras recorrían la sala”. “Un día”, comenta, “me levantaron de la cama y me dieron un puñetazo en la nuca con tal fuerza que vi literalmente lucecitas y estrellas. Vi dar de comer vómito a diario, largas colas esperando vacunas. Vi el bañarte ellas y tú y el resto todas desnuditas. Horrible”.

Allí, en el triste centro de Guadarrama, Pilar Pérez padeció de unos granos en las piernas que le supuraban. Cada vez que se rascaba era abofeteada. Estuvo durante dos meses con las manos vendadas unidas por una tira a modo de esposas que solo le quitaban para comer y cuando venían sus padres de visita. Julia, por su parte, no podía ver a su hermana cuando ésta enfermaba y era trasladada a la enfermería. Araceli, con 9 años, pasó, según sus palabras, por “un campo de concentración”: “Nos tenían escuchando misa a las 7 de la mañana en ayunas”, recuerda. “A continuación, las clases interminables donde las cuidadoras por cualquier cosa que no les gustase te pegaban. El momento del comedor era el peor: comida horrible, si vomitabas te obligaban a comerte lo vomitado. A mis padres les engañaron haciéndoles creer que íbamos a pasar unas vacaciones”.

Una larga lista de comentarios. No tiene fin. Medicamentos enviados por los padres que no les eran administrados a las niñas… Alimentos y golosinas que corrían la misma suerte… Censura de la correspondencia… Miedo en los dormitorios… Pavor a contárselo a los padres… Sentimientos de abandono… Sentimientos de culpa por el rechazo que sentían hacia los padres… Vivencias de liberación frustradas…

Todo un debate entre los comentaristas de nuestras páginas que todavía se puede visitar en Crónica Popular. ¿Tendrá perdón el haber obligado a una niña de 7 años a pasearse sin bragas por el patio con las faldas levantadas delante de todas las residentes por haberse hecho pis en la cama? A esas niñas les estaba prohibido salir de la habitación al baño.

24 comentarios de “Diario de las víctimas de los preventorios franquistas

  1. Alicia García Romera
    22 Octubre, 2012 at 13:49

    Gracias amig@s de Crónica Popular por vuestro trabajo y apoyo a las miles de víctimas infantiles que pasamos por los centros franquistas de adoctrinamiento a base de vejaciones y miedo. Una aclaración. Consuelo García del Cid no fue víctima del Preventorio sino de un reformatorio gestionado por las Cruzadas Evangélicas. Un saludo agradecido.

    Hot debate. What do you think? Thumb up 10 Thumb down 0

  2. Ángela Fernández
    22 Octubre, 2012 at 15:19

    Gracias a todas y todos por vuestro apoyo.
    A pesar de los intentos por hacernos callar,
    por seguir ocultando la espantosa historia
    de este país, por no querer hacer justicia,
    seguimos unas cuantas, empeñadas en que la
    historia se escriba desde la verdad, de una
    vez y para siempre.
    Damos la bienvenida a todas/os los que quieran unirse a nosotras en la lucha por
    conseguir la justicia que merecemos.
    Un abrazo con cariño.
    Ángela Fernández

    Comentario muy valorado. Tu valoración: Thumb up 13 Thumb down 1

  3. Crónica Popular
    22 Octubre, 2012 at 18:04

    Arreglada la errata, gracias Alicia.

    Tu valoración: Thumb up 1 Thumb down 0

  4. PAQUITA QUEL
    8 Noviembre, 2012 at 11:33

    MI HERMANA PILAR Y YO ESTUVIMOS EN EL PREVENTORIO DE GUADARRAMA EN LA PRIMAVERA DE 1966…. YO TENIA 6 AÑOS Y I HERMANA 9.- SIEMPRE HEMOS RECORDADO ESA EXPERIENCIA COMO UN CAMPO DE CONCENTRACON PARA NIÑAS.- DE PURO MIEDO YO ME HICE POPÓ Y AL CAMBIARNOS LA ROPA, POR TENER LAS BRAGAS MANCHADAS, RECIBI TAL GOLPE EN LA CABEZA QUE SALID DISPARADA HASTA DAR CON LA CABEZA EN LA PARED. MI HERMANA QUE SIEMPRE HA SUFRIDO EL SINDROME DE LA BATA BLANCA, SE CAIA REDONDA AL SUELO CADA VEZ QUE ESPERABAMOS ESAS INTERMINABLES COLAS PARA INYECTARNOS SABE DIOS QUE PÓCIMAS.- YO PARTICULARMENTE QUERIA QUE ME TRAGARA LA TIERRA SIEMPRE QUE EN EL PATIO A LA HORA DEL RECREO O DEL ROSARIO, ME TOPABA CON LA SEÑORITA ADRIANA, PUES ME ODIABA POR TENER UNOS OJOS Y UNAS PESTAÑAS ENORMES, Y HACIA ADEMAN DE ARRANCARMELOS, DE PURA ENVIDIA….. LAS NOCHES ERAN HORROROSAS, POR EL MIEDO.- LOS CASTIGOS DEMENCIALES, RECUERDO UN NOCHE QUE NOS CASTIGARON Y PASAMOS EN CAMISON FORMADAS AL ESTILO MILITAR.- LOS MUÑECOS Y JUGUETES QUE OS TRAIAN NUESTROS PADRES EN LAS VISITAS, IBAN A PARAR DIRECTAMENTE A UNA ESTANTERIA A LA QUE NO PODIAMOS ACERCARNOS PARA COGERLOS Y JUGAR CON ELLOS.- LOS PIOJOS Y LOS POLVOS DE “ZETA-ZETA” EN LA CABEZA DE LAS NIÑAS.- LAS DUCHAS DE AGUA FRIA, AL AIRE TODAS, Y LOS JABONES AMARILLOS SUPUESTAMENTE DE LIMON (DE FORMA OVALADA) LOS RECUERDO PERFECTAMENTE-. EL REZO DEL ROSARIO SENTADAS EN EL PARQUE AL ATARDECER CON UN FRIO DE NARICES Y ESOS MISEROS ROPAJES (VESTIDOS DE ALGODON Y ALPARGATAS, BRAGAS ENORMES QUE ATABAMOS CON UNA CINTA A LA CINTURA).- LAS CARTAS Y LOS PAQUETES ERAN CENSURADOS Y REQUISADOS…. MIEDO, FRUSTRACION, ABANDONO, MISERIA, AL MAS PURO ESTILO BADEN-BADEN.- SIEMPRE ME HE PREGUNTADO, ¿QUE CLASE DE ADOCTRINAMIENTO ERA ESE…?. SI EN ALGUN MOMENTO LAS AUTORIDADES QUE PERMITIERON ESE HORROR, PENSARON HACERNOS ADEPTAS AL REGIMEN FRANQUISTA, YO CREO QUE AFORTUNADAMENTE LOGRARON LO CONTRARIO. LO UNICO POSITIVO DE TODO AQUEL ATROPELLO FUE QUE HICIERON DE NOSOTRAS PERSONAS LIBRES DE MENTE…. ES DECIR, JUSTO LO QUE ELLOS TANTO ODIABAN. EL ODIO NO ENGENDRA ODIO, SINO INTELIGENCIA.

    Hot debate. What do you think? Thumb up 11 Thumb down 0

  5. Alicia García Romera
    8 Noviembre, 2012 at 12:48

    Para Paquita Quel. Amiga, si quieres ponerte en contacto con nosotras para informarte de la denuncia que pretendemos hacer, puedes escribirme a alicialavapies@hotmail.com. Un abrazo y gracias por tu testimonio.

    Tu valoración: Thumb up 4 Thumb down 0

  6. EBID
    14 Diciembre, 2012 at 1:58

    Hidden due to low comment rating. Click here to see.

    Comentario poco valorado. Tu valoración: Thumb up 1 Thumb down 14

  7. Alicia García Romera
    16 Diciembre, 2012 at 19:14

    Respuesta a EBID, punto por punto. 1) De acuerdo con usted en que las tergiversaciones parecen notables: las suyas. 2) Gentes de Guadarrama atendían a niñas con riesgo de contraer la tuberculosis: ¿Con qué cualificación? ¿Dónde están sus contratos laborales, nóminas, nombramientos? TODO HA DESAPARECIDO. ¿POR QUÉ? Las niñas íbamos sanas, previo reconocimiento médico. El Preventorio funcionó desde 1946 a 1975. En 1975 ¿era un riesgo la tuberculosis en España? No. Y durante las tres décadas se funcionó con los mismo métodos. 3) ¿Casos aislados de malos tratos? Tenemos más de doscientos testimonios que avalan el maltrato, las humillaciones y el desamparo a que se sometió a las niñas. Durante los treinta años que funcionó el Preventorio. 4) ¿Se extraña de que lo consideráramos, muchas de nosotras, un campo de concentración o una cárcel? Se supone que íbamos de Colonias y nos encerraron allí sin salir ni un solo día, ni con los padres en las visitas. ¿Cuál es su medida, la de usted, para calibrar un maltrato? Le doy una pista: a las niñas se les quemaba el culo por hacerse pis en la cama. Se les hacía comer sus vómitos. Se las golpeaba por moverse en la siesta. Se las insultaba, “desgraciadas”, “muertas de hambre”. Se les amenazaba para que no contaran lo que veían o lo que sufrían. Intentos de escapatorias. Censura de las cartas a los padres. Ropa inadecuada que les hacía pasar mucho frío. Duchas humillantes. Impedían a los padres ver a las niñas cuando se ponían enfermas. Se requisaban los paquetes que traían los padres a las niñas. Etc. A lo mejor para usted hubiera sido necesario que nos gasearan para poder confirmar lo de campo de concentración. 5) Ahora viene lo que Franco que esta sí que es buena. Como usted parece no saberlo, se lo recuerdo. El régimen franquista se quitaba de encima con toda impunidad a la gente que no comulgaba con el ideario fascista. Asesinaba.¿Recuerda? Como usted dice “sin ningún pudor” lo podría haber hecho con nosotras si le hubiera interesado, y lo creo. Pues sin ningún pudor sometía a la infancia al ideario nacionalcatólico, que es lo que interesaba para maniùlar adultos sometidos por el miedo y la ignorancia. Y que conste, las mujeres víctimas nunca hemos puesto en duda los testimonios de las niñas que no lo pasaron mal. Nos alegramos. En cambio, de muchas de ellas, y de cuidadoras guadarrameras, hayan sido maltratadoras o no, solo hemos recibido un tratamiento despreciable que no nos afecta porque ofende quien puede no quien quiere. Con su Alcaldesa a la cabeza del cotarro.

    Comentario muy valorado. Tu valoración: Thumb up 14 Thumb down 0

  8. irene lapeña peizoto
    16 Diciembre, 2012 at 19:59

    Señor o Señora EBID:Primero de todo,decirle que la primera y única finalidad de los campos de concentración nazi era la del EXTERMINIO,así de simple,así de terrorífico,las formas de hacerlo variaban según la imaginación y crueldad de los nazis.En cuanto a la DICTADURA franquista,era una copia casi exacta de los nazis,exterminar,pero en este caso a los perdedores de la guerra que ellos provocaron, no importaba si estos eran niña-os,mujeres,hombres;Había que aniquilar cualquier huella de ideologías contrarías al régimen. En el caso que nos ocupa,el de los preventorios (le recuerdo que son muchos)no es que se pueda hablar de torturas,es que eso es exactamente le que allí ocurría,se lo digo de primera mano porque yo soy una de esas víctimas,terror,dolor,miedo,palizas,tragarse los vómitos,humillaciones,vejaciones….y un largo etcétera,le aseguro que no es fruto de mi imaginación,ni la de tantísimas víctimas más,por desgracia esto solo es un botón de muestra de las miles de crueldades y horrores que esa dictadura que usted defiende tenía por sistema llevaba a cabo,hasta que este país fuera uno,grande y libre,además de católico,apostólico y romano.Todo estaba bien calculado y medido,nada era por casualidad,se nos quería convertir en corderitos amaestrados,dóciles e ignorantes,y al que se revelaba le caía todo el peso del sistema sin posibilidad de defenderse. A Guadarrama nadie les acusa,se señala a las personas que siendo de Guadarrama,torturaron y maltrataron sin ninguna piedad,si ahora están “molestas”,señores ajo y agua,a nosotras lo que nos hicieron nos marcó para toda la vida,arrastrando depresiones y enfermedades que cuando llegamos a ese infierno no teníamos,pero que llevamos con nosotras cuando volvimos a casa;Nunca repararan tantísimo daño,con nada,pero al menos tenemos el derecho a una reparación pública,que se reconozca el mal que se nos ha echo,y si les queda algo de vergüenza y decencia,QUE PIDAN PERDÓN.

    Comentario muy valorado. Tu valoración: Thumb up 12 Thumb down 0

  9. Chus Gil
    16 Diciembre, 2012 at 21:07

    EBID, claro que el franquismo ganaba, ganaba restar oportunidades a un@s para sumarlas a otr@s. Mientras estábamos encerradas allí no aprendíamos nada, no recibíamos nada, en todo caso desprecio; tampoco se fomentaba la creación de lazos, al contrario, se impedía, pese a ello algunos lazos se crearon y otros se están creando ahora, por eso estamos escribiendo aquí. Se nos maltrató, censuró, reprimió, y castigó, se abusó de algunas de nosotras y se nos intentó convencer de que aquello estaba bien para que viviéramos nuestras vidas con el miedo que nos habían inculcado, de esa forma se garantizaban una actitud sumisa ante abusos futuros. Todo esto tiene un nombre y un fin: “Anular la personalidad es apenas aprovechar una personalidad “en blanco”, poco formada, para manejarla según las conveniencias del grupo.”

    Comentario muy valorado. Tu valoración: Thumb up 12 Thumb down 0

  10. irene lapeña peizoto
    16 Diciembre, 2012 at 21:52

    podrían decirme porqué un comentario mio sigue pendiente de moderación,mientras otros escritos después ya han sido publicados?,gracias.

    Tu valoración: Thumb up 0 Thumb down 0

  11. SARA
    16 Diciembre, 2012 at 22:13

    ….el hecho de que una niña de 7 años, sabeedora de que si se movía durante la obligada sienta destinada a que la comida que comiamos nos cebara adecuadamente,prefiriara no destaparse y casi se ahogara ella misma por el miedo inmenso de que te castigaran para usted es NORMAL?????

    Hot debate. What do you think? Thumb up 8 Thumb down 0

  12. Crónica Popular
    16 Diciembre, 2012 at 22:17

    Hola Irene,

    a) Estaba pendiente porque el webmaster de CP estaba cenando : )

    b) Una vez que se ha aprobado un comentario relacionado con un correo, los siguientes pasan automáticamente.

    Un abrazo y gracias por aportar sus opiniones.

    Tu valoración: Thumb up 3 Thumb down 0

  13. irene lapeña peizoto
    16 Diciembre, 2012 at 23:07

    Muchas gracias,y que aproveche,un abrazo para vosotros

    Tu valoración: Thumb up 2 Thumb down 0

  14. Crónica Popular
    31 Diciembre, 2012 at 11:29

    Comentario enviado a Crónica Popular por EBID (estamos teniendo problemas con el sistema automático de comentarios).

    EN PRIMER LUGAR, pedir disculpas a todas aquellas señoras que siendo
    niñas sufrieron cualquier tipo de maltrato, que personalmente lamento
    profundísimamente.

    Por supuesto que no era mi intención para nada, el menospreciar situaciones
    personales, las cuales me merecen el más profundo de los respetos hacia las
    víctimas.

    Hay temas en los cuales existe unanimidad. Jamás se han conocido testimonios de
    supervivientes en campos nazis, que dijeran algo positivo sobre el trato recibido en
    su inhumana experiencia, lo cual a todos como seres humanos, nos debería hacer
    reflexionar sobre hasta qué punto puede llegar la soberbia humana
    Lo que ocurre es que en el tema de los preventorios, desde fuera resulta chocante
    por testimonios completamente opuestos y eso hace que la visión ‘objetiva’ pueda
    distorsionarse.

    Ni soy católico, ni soy franquista, ni me gusta para nada el fascismo. Lo que ocurre
    es que la visión que tenemos sobre temas que no hemos vivido o experimentado
    personalmente, se genera en base a la información que recibimos; y en este caso,
    como he referido antes, existen informaciones diametralmente opuestas. Insisto
    que se han publicado testimonios muy positivos.

    En este contexto, entiendo que algunas señoras que han padecido estos malos
    tratos se sientan molestas.

    De nuevo mis disculpas a doña Alicia García Romera , doña Irene Lapeña
    Peizoto, y a todas las demás que sufrieron amargas experiencias.

    No soy partidario de la pena de muerte porque no resuelve la delincuencia; pero si
    votaría a su favor únicamente para delitos relacionados con el maltrato infantil. Por
    lo tanto políticamente detesto cualquier tipo de dictadura porque tarde o temprano,
    acaba maltratando.

    De nuevo, mis respetos, Señoras.
    Diciembre, 2012

    Tu valoración: Thumb up 3 Thumb down 0

  15. 17 Abril, 2013 at 20:21

    Queridos amigos/as y compañeros/as:
     
    He leído el contenido de vuestra información sobre los preventorios infantiles franquistas de la posguerra, así como algunos de los comentarios que ha suscitado.
     
    Para contribuir al tema, os informo de que en el capítulo V del libro “Lo que vino después. Autobiografía de cuando el franquismo”, encontraréis una exposición amplia y, subjetiva, sí, pero no maniquea, basada en los meses vividos por su autor, es decir, por quien esto suscribe, en un preventorio infantil antituberculoso en torno al año 50-53. El libro se puede consultar en bibliotecas, y no es preciso
    comprarlo. Un saludo de
    eugenioviejo@yahoo.es

    Tu valoración: Thumb up 2 Thumb down 0

  16. Juan Manuel
    28 Junio, 2013 at 14:07

    Yo trabaje en el de Sanlúcar de Barrameda en el año 1956 y no observé nada de lo que se menciona que ocurría en otros.

    Tu valoración: Thumb up 0 Thumb down 0

  17. Juan Manuel
    28 Junio, 2013 at 14:19

    Trabaje en el de Sanlúcar de Barrameda en el año 1957 y no observé nada de malos tratos

    Tu valoración: Thumb up 0 Thumb down 0

  18. Juan Manuel
    28 Junio, 2013 at 14:23

    Trabajé en 1957 en el de Sanlúcar de Barrameda y no vi nada de lo que se dice ocurrido en otros Preventorios.

    Tu valoración: Thumb up 0 Thumb down 0

  19. Alicia García Romera
    30 Junio, 2013 at 23:23

    Para Juan Manuel. Nos puedes decir qué edad tenían las internas? y ¿Cuánto tiempo estuvo funionando ese Preventorio? Gracias.

    Tu valoración: Thumb up 0 Thumb down 0

  20. Paloma Fernandez
    18 Julio, 2013 at 20:57

    En Sanlúcar no había un preventorio. Era el Albergue de la Sección Femenina María Luisa Terry. Nada que ver con el terrorífico preventorio de Guadarrama. Estuve en ambos lugares

    Tu valoración: Thumb up 2 Thumb down 0

  21. Franca
    15 Octubre, 2014 at 19:21

    Yo he estado en Sanlúcar de Barrameda, era lucero y mi hermana flecha, no se que hacíamos allí, pero os aseguro que me pasaba el dia con comidas de coco referente a la misión de las mujeres en la Patria, en aquel entonces no entendia nada, pero ahora que estoy jubilada me doy cuenta de la comida de coco que me metian con calzador. Eso ha hecho cuando he podido razonar volverme una mujer rebelde al machismo, porque todo iba en esa dirección, el cuidado de los maridos y la subordinación de las esposas.

    Tu valoración: Thumb up 1 Thumb down 0

  22. Pilar
    12 Abril, 2015 at 22:23

    Yo también estuve allí por el año 68,69 estuve poco tiempo porque convencí a mis padres con lágrimas y el terror de que me dejarán allí era terrible, todavía hoy me estremezco solo recordarlo

    Tu valoración: Thumb up 1 Thumb down 0

  23. 29 Agosto, 2015 at 22:12

    Saludos. Yo pase por varios centros del patronato. Las Oblatas de Alicante y las Adoratrices de Valencia. Mi historia es larga y de momento trato de conectar con supervivientes de Adoratrices de mi epoca 75/80 en la pagina de FB Ex internas adoratrices del estado espanol con secuelas(1970-80)El estress post traumatico con el que llevo cargando por cuarenta anyos me ha limitado enormememte en mi vida. Como una discapacidad invisible que se siente en cada proyecto relacion e iniciativa. Por esto trato de reunir a ex internas. Para compartir ideas de sanacion, terapias que hayan funcionado y por ultimo para unir las piezas del rompecabezas que se fragmentaron. Y porque el aislamiento alimenta la verguenza y la empatia la sana y juntas somos mas fuertes

    Tu valoración: Thumb up 2 Thumb down 0

  24. Helio
    10 Enero, 2017 at 11:16

    Podríamos contactar con Sras que estuvieran en el preventorio de San lucar de Barrameda en el año 1955 y 1956 .

    Tu valoración: Thumb up 0 Thumb down 0

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*