Reconocer los avances de la II República

Rodrigo Vázquez de PradaRodrigo Vázquez de Prada y Grande

La formación de le hegemonía ideológica y política ha exigido siempre a las clases dominantes una operación de manipulación e intoxicación masiva sobre los avances que supusieron proyectos progresistas derribados por tales clases con la fuerza de las armas. En el último tercio del siglo XIX, la Restauración borbónica diseñada por  Cánovas del Castillo, se impuso como primera tarea derribar ante el imaginario popular los valores de la I República y de aquellos impecables políticos que fueron sus cuatro presidentes. Más tarde, antes, durante y después del golpe de Estado de 1936, Franco y sus banqueros trataron de borrar de las páginas de Historia y de las cabezas de los españoles los indudables avances que supuso la II República.

Para ello contó con todo un oscurantista elenco de historiadores, intelectuales y periodistas que difundieron sin detenerse ni un momento las mayores falsedades sobre la obra de aquel esperanzador período. Y esta tarea de derribo continuó, prácticamente, hasta hoy mismo. Su objetivo, justificar el mismo golpe de Estado del 36 y mantener artificialmente el mito de una institución anacrónica como es la Monarquía y la presencia en la Jefatura del Estado de un monarca impuesto por un dictador, enfangado hasta los tuétanos en operaciones de corrupción y descrédito y al que las revelaciones al senador vasco Iñaki Anasagasti del que fue jefe de su Casa, el general Sabino Fernández del Campo, han situado en su justo papel como partícipe en la intentona de golpe de Estado del 23F.

Por eso, resulta particularmente pertinente el escrito dirigido a la Mesa del Congreso y la Junta de Portavoces por José Luis Centella, en nombre del Grupo Parlamentario de la Izquierda Plural, para que, coincidiendo con el próximo aniversario de la proclamación de la II República, el domingo, 14 de Abril, el Pleno de la Cámara Baja realice esta semana una Declaración Institucional en la que reconozca los “avances sociales, políticos y culturales” producidos en esta etapa de la historia política española.

Ni que decir tiene que el escrito está perfectamente justificado y fundamentado. Para el diputado de Izquierda Unida, “pese al radicalismo que algunos siguen demostrando en contra de esta etapa innegablemente democrática de nuestro pasado político, consideramos que los logros y los avances de toda índole que tuvieron lugar en ella han de ser reconocidos en sus justos términos, al objeto de que nunca más se produzcan retrocesos sociales, políticos y económicos como los propiciados por aquellos que decidieron acabar de forma violenta con la República”.

Pero, para que no se quede todo en una declaración puramente retórica, que pueda terminar siendo aprobada “a humo de pajas”, en su escrito a la Mesa y Junta de Portavoces del Congreso de los Diputados, José Luis Centella enumera una relación de los avances sociales, políticos y culturales alcanzados e impulsados por la II República. La lista supone un excelente recordatorio de la obra de un período especialmente fructífero y merece la pena reproducirla para que no se olvide lo que el odio y las armas de los militares fascistas frenaron y tiraron por la borda.

En este sentido, Centella destaca 21 puntos entre todos los principales avances debidos a la II República. Entre ellos, los siguientes: La instauración de un sistema democrático y parlamentario, con reconocimiento de la libertad ideológica y de pensamiento; el reconocimiento del sufragio universal con el consiguiente derecho de voto a las mujeres por primera vez en la historia de España; la separación de poderes; la renuncia a la guerra como instrumento de política internacional; el reconocimiento constitucional del principio de igualdad entre hombres y mujeres; el reconocimiento del derecho al divorcio; la aplicación del principio de separación de Iglesia y Estado y de la laicidad de los poderes públicos; el reconocimiento a la libertad de conciencia y de culto; el reconocimiento del derecho a la libertad de opinión y comunicación; el reconocimiento del derecho a la libertad de reunión y manifestación pacífica; la eliminación de la censura de los medios de comunicación; el reconocimiento del derecho al aborto; el reconocimiento de las peculiaridades de las nacionalidades; la descentralización autonómica; la autonomía municipal en el desarrollo de sus funciones; la reforma agraria…

Y al lado de todo ello, la consolidación de la Sanidad Pública, numerosos avances en la legislación social y en las condiciones y derechos de los trabajadores, una trascendental mejora de la Educación Pública y de su generalización que se tradujo en la construcción de colegios y en un fuerte y sólido impuso a la Cultura y en la aparición de una rica producción cultural y científica que obtuvo un amplio reconocimiento internacional, con personalidades de primera línea en las artes plásticas, la literatura, la cinematografía y la ciencia como Pablo Picasso, Antonio Machado, Federico García Lorca, Miguel Hernández, Luis Buñuel, Severo Ochoa y un largo etcétera que o bien fue asesinado o bien tuvo que abandonar España y exiliarse.

Han pasado ya treinta y seis años desde las primeras elecciones democráticas y, durante este largo período, la derecha española no solamente no ha hecho reconocimiento alguno del importante avance que supuso la II República sino que, por el contrario, no cejó en su empeño de sepultarlo bajo una despreciable losa de descalificaciones. Es hora ya de que se ponga fin a toda esta campaña contra la misma Historia desarrollada por el pensamiento reaccionario y apoyada desde el Poder. Para ello, Centella indica que “el contenido y alcance de nuestra iniciativa está muy medido políticamente por lo que esperamos que ningún grupo parlamentario vete su lectura en uno de los Plenos de esta semana, dada la unanimidad que se requiere para que este tipo de iniciativas salga adelante”.

Difícil será, no obstante, que el partido político en el Poder, que se niega a condenar los crímenes del franquismo, recorta los fondos públicos para la recuperación de los cientos de miles de asesinados y mantiene en pie el ignominioso Valle de los Caídos, se avenga a reconocer simplemente lo que fue y no actúe, una vez más, como una formación política heredera de la dictadura.

2 comentarios de “Reconocer los avances de la II República

  1. 22 abril, 2013 at 9:16

    Reconocer los avances de la II República | Crónica Popular, me ha parecido muy genail, me hubiera gustado que fuese más largo pero ya saeis si lo bueno es breve es dos veces bueno. Enhorabuena por vuestra web. Besotes.

  2. Miguel
    18 julio, 2014 at 16:53

    Que buen artículo y reconocimiento de la II República. ¡Cuanta verdad! Felicito al que haya escrito el articulo :)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *