Enrique Santiago: “El Caso Bárcenas, empresas con capacidad de decisión en el Consejo de Ministros durante más de 20 años”

Enriqueta de la Cruz || Periodista y Escritora.
Fotos de Juanjo Delapeña || Periodista.

Una estructura criminal, desaparición de pruebas, maniobras no en la oscuridad sino a pecho descubierto en la planta sexta de Génova 13 (sede del Partido Popular), encubrimientos, un hombre en la cárcel que parece el prota de Los banqueros de Dios -esa peli súper sobre el caso Calvi que pueden consultar en la Red-, estaciones de AVE donde no suben ni bajan pasajeros, aeropuertos desiertos donde no hay aviones, ni viajeros, autopistas a medio hacer, empresas quebradas y frases mafiosillas de “tú atiéndeme bien a quien te voy a mandar”. Y la mano que mece la cuna que aún debe ser desvelada. Parece una novela de Grisham o una de terror, pero es la realidad española. Gente que mete la mano en el bolsillo del sufrido ciudadano para el engorde del cerdito que tiene en Suiza, o sea, su caja de caudales.

“No se está sabiendo organizar a ese inmenso sector de personas que está presionada en su vida cotidiana por la mera supervivencia y se derrochan muchos esfuerzos” © Juanjo Delapeña

“No se está sabiendo organizar a ese inmenso sector de personas que está presionada en su vida cotidiana por la mera supervivencia y se derrochan muchos esfuerzos” © Juanjo Delapeña

Quedamos un domingo de comienzos de otoño, 29 de septiembre, con Enrique Santiago, secretario ejecutivo de Convergencia Político – Social de IU y abogado de la acusación popular en el caso Bárcenas. Hablamos de este caso. A los dos nos da mucha rabia que estos delitos queden impunes siguiendo el modelo que inauguró el criminal franquismo. Odiamos que estos tipos (el Luisito ése y sus jefes) que ensucian la política y la cosa pública, se lleven como mucho una condena menor que la que le pueda cae a cualquier ladronzuelo, ejerciendo mucha -infinitamente más- violencia que cualquiera, siendo criminales sociales como en algunos casos sus abuelos fueron asesinos de rojos, de otros seres humanos. Hablamos de España, señores, donde estamos y donde queremos vivir en paz, igualdad y decencia. Pero tendremos que luchar por ello; no queda otra. Sigan leyendo, por favor. Inevitable, Enrique: caso Bárcenas. Actualízanos, por favor.

Ahora mismo hemos presentado una ampliación de querella por un delito más, el duodécimo delito, el contable, realizado por las empresas donantes para falsear sus cuentas, para ocultar ese dinero que, de forma opaca, han venido pagando al Partido Popular, según se recoge en los papeles de Bárcenas. Y la ampliación de querella también incluye a 16 nuevos empresarios. Ya con esto, hemos presentado querella contra todos los empresarios de los papeles de Bárcenas que tenemos identificados y, además, tenemos constancia de que han existido contrataciones que coinciden con las anotaciones contables de pagos que aparecen en los papeles. Hay dos pagadores contra los que no nos hemos podido querellar porque no les hemos podido identificar con los datos que hay ahora mismo. En su declaración en julio, Bárcenas no aportó tampoco datos concluyentes sobre ellos, y no hemos podido querellar tampoco a Mercadona, los pagos que se hicieron a cuenta de Mercadona, el empresario presuponemos, Juan Roig, porque no hemos encontrado aún contratos concedidos por la Administración que coincidieran con esos pagos.

En fin… Tú mismo has hablado ya en alguna ocasión de estructura criminal, porque lo que hay es eso; delitos para dar y tomar, pero además, eso. Después de ver tanto papel  y estar presente en la Audiencia Nacional y en todo lo que hay que estar en este caso, ¿qué otras conclusiones has sacado?

Tenemos ya verificados 46 de los apuntes que aparecen en los papeles de Bárcenas; está verificada su autenticidad. Eso es una diferencia cualitativa con el mes de febrero cuando interpusimos la querella. Estos apuntes se han acreditado, tanto por las declaraciones en la Audiencia Nacional de las personas que han reconocido que efectivamente recibieron el dinero, como por cruces de los papeles de Bárcenas con la contabilidad del Partido Popular. La Unidad de Delitos Financieros de la Policía Judicial ha establecido una serie de apuntes que también serían veraces porque coinciden con apuntes contables del Partido Popular. Entonces, éstos nos sitúan en un grado de verosimilitud que nos permite ya ir deduciendo que se van a poder acreditar la totalidad de los papeles; es decir la absoluta veracidad de esos pagos que se efectuaron. Esto, ¿qué pone de manifiesto?, bueno, pues que estamos ante una estructura criminal que viene repitiendo sus actuaciones de forma continuada -y esto es muy importante- desde el año 90 al menos -que es cuando comienzan los papeles-, hasta el año 2008. Eso significaría que los delitos, contrariamente a lo que viene manifestando el fiscal, no habrían prescrito, porque son delitos continuados. Y eso nos va a permitir ir elevando en la estructura piramidal de lo que entendemos que es la estructura de control, de mando de esa asociación ilícita –nosotros hemos denunciado que hay asociación ilícita-, para llegar a poder acreditar la responsabilidad de las personas que estaban arriba de la cúpula. Según las declaraciones que ha hecho Luis Bárcenas y lo que no han negado los secretarios generales que han declarado ya -tres secretarios generales, o ex-, se confirma que estaban en conocimiento y aprobaban el funcionamiento de esa asociación ilícita los presidentes del Partido Popular y los sucesivos secretarios generales, además de, por supuesto, los tesoreros y gerentes, que eran los que intervenían de una forma directa, ¿no? Y eso, a su vez, acredita que ha habido empresas que durante años , de forma indirecta, a través de los tesoreros del Partido Popular han venido pagando a dirigentes del Partido Popular que eran miembros del Consejo de Ministros; es decir, estaban pagando a ministros.

Y no sólo las constructoras, ¿o sí?

“Estamos ante una estructura criminal que viene repitiendo sus actuaciones de forma continuada desde el año 90 al menos -que es cuando comienzan los papeles-, hasta el año 2008”

Fundamentalmente, se trata de empresas constructoras o relacionadas con negocios de la obra civil; hay –son las excepciones- otro tipo de empresas de alimentación; incluso, ha aparecido relacionada una de las pagadoras, Pilar Pulido, que aparece en sus papeles, que Bárcenas declaró que era conocida de Lapuerta. Es directiva de una empresa que ha realizado una estafa piramidal que está ahora mismo siendo juzgada en la Audiencia Nacional. Es decir, se pagaba mayoritariamente, era un sistema para recaudar de las empresas constructoras a cambio de contratos de obra, pero también se pagaba por otro tipo de prevaricaciones, por otro tipo de favores que tenemos ahora que investigar pero que, probablemente, pueden estar incluso relacionados con la capacidad para incidir en la redacción de leyes o en la no redacción de leyes, de forma que a determinadas empresas, por ejemplo, a ésta acusada de estafa piramidal con ahorradores, les permitiera seguir operando en situación de ilicitud.

O sea, que el poder se compra y se vende en este país… Estamos buenos

Bueno, claro, al margen de que los miembros de los Consejos de Ministros y secretarios de Estado no pueden percibir ninguna otra remuneración que la que proceda de su sueldo o de ocupar, en su caso, el puesto de diputado o senador, se acredita en primer lugar, que estas personas han estado cobrando ilícitamente estas cantidades, contrariamente a la Ley. Evidentemente, había una relación directa para conseguir favores de la Administración. Eso, además, lo ha descrito muy bien Luis Bárcenas, cuando relata cómo, en primer lugar, cada empresario que hacía los pagos quería hacerlos siempre en efectivo, porque quería que se le viera. En la mayoría de los casos quería ser visto haciendo la donación -según declara Bárcenas- por los secretarios generales y los secretarios del Partido…

Eso es terrible, terrible.

Querían que les vieran…Y, a continuación, Bárcenas declara cómo Lapuerta llamaba al  Ministerio correspondiente y, con una frase habitual muy meditada, o sea, propia de una persona que conoce las leyes como es el señor Lapuerta, una frase incluso propia de organizaciones mafiosas, pues decía: te va a llamar esta persona, se ha portado muy bien con nosotros, a mí no me interesa, pero lo único que te ruego es que le hagas caso y que le atiendas bien y para lo que te cuente. O sea, como intentando cubrirse las espaldas, eludiendo responsabilidades. Ésa es la pieza que hace ya todo el encaje y que establece la relación entre esos pagos y prevaricaciones; cohechos y prevaricaciones.

Pero, ¡madre mía!, pero, realmente, ¿quién es Bárcenas? ¿Cabeza de turco, un señor a su vez muy peligroso? Porque hay más gente y gente que mece la cuna, claro…

Es un funcionario popular que ocupaba una función muy clara en esa estructura expresamente puesta en funcionamiento para cometer una actuación, un plan criminal: él no estaba en la cúspide, no podía estar porque incluso no ocupaba puestos que conllevaran capacidad de decisión en las Administraciones Públicas. Él hacía una función de recaudador y estaría en un tercer escalón. En el primero estarían los secretarios generales y presidentes del Partido Popular, en un segundo lugar estarían los tesoreros y en un tercer lugar estarían los gerentes, ¿no? En el caso de Bárcenas, durante el mayor tiempo en el que se recogen pagos y cobros, él fue gerente, él no fue tesorero hasta el año 2007, cuando cesó Lapuerta.

Y arriba moviendo los hilos, ¿quiénes? ¿Rajoy?

Evidentemente, han sido todos los secretarios generales y todos los presidentes del partido, que, insisto, aparecen cobrando todos, aparte de otras personas del Partido Popular. Pero todos, y de  forma reiterada y periódica, con sobresueldos de dinero negro. Aparte de eso, lo que queda acreditado es que personas de las más altas responsabilidades del Partido Popular, si vienen cobrando en dinero negro, ellos tienen la obligación y la responsabilidad de saber de dónde procede ese dinero que cobran; es decir, había un absoluto conocimiento, al menos, sobre el hecho de que se estaba recaudando sistemáticamente dinero negro. Según las declaraciones de Bárcenas y según otros datos que hay en la investigación, se confirma que ellos se veían con estos donantes y que los recibían coincidiendo con los pagos que aparecen consignados en esos papeles. Se está hablando mucho de los ordenadores que han desaparecido del Partido Popular, pero…

Sí, que se queda una con la boca abierta, ¿cómo pueden desaparecer? Y, ¿cómo decir después, así, como si tal cosa, que no hay pruebas? Es decir, lo ha dicho Rajoy…

Los ordenadores son la gota que colma el vaso de los encubrimientos que se han venido haciendo; pero es fácilmente acreditable el hecho de que hayan acudido los donantes en esas fechas al Partido Popular – si es verdad que querían ser vistos-, con la grabación de las imágenes de las cámaras de seguridad o con el libro de visitas. Ambos elementos acreditativos fueron solicitados por el juez en mayo y en ambos casos el Partido Popular contestó que los había destruido. Después de eso, tras conocerse la existencia de esos ordenadores y su vínculo con las actuaciones, es decir, que en ellos habría información que acreditaría la condición de esos delitos, cuando el juez los solicita y después de que la secretaria general del Partido Popular, la señora Cospedal en su declaración de agosto afirmara ante el juez que esos ordenadores estaban bajo la protección, bajo la custodia del Partido Popular, cuando el juez  requiere al Partido Popular para que los entregue, entonces es cuando nos encontramos que los aportan no ya con un disco cambiado en uno de los ordenadores, y sin disco duro, el otro, sino que el propio Partido Popular adjunta un escrito diciendo expresamente que ha procedido a borrar los discos duros después del 20 de abril de este año.

Pero eso no puede quedar impune, ¿no?

Efectivamente. Eso no debería quedar impune; pero, es obvio que han eliminado o han intentado eliminar todos estos elementos, porque, si no no hubieran intentado eliminarlos. Esos elementos acreditan esas visitas y también la veracidad de esos papeles. Hay copia de muchos de esos documentos y podremos llegar a acreditarlo, pero esto lo que pone de manifiesto es encubrimiento, ¿no? Ahora mismo el juez ha entendido que puede existir un delito de encubrimiento. Además, entró en vigor en enero de este año la reforma del Código Penal que establece por primera vez la responsabilidad penal de los partidos políticos como tal persona jurídica y el juez así lo ha reflejado y ha entendido que no era un delito competencia de la Audiencia Nacional, que debe ser investigado en Plaza de Castilla. Nuestra intención es que esa resolución sea firme, que no lo es ahora porque la ha recurrido una de las acusaciones populares. Y, una vez que sea firme nosotros presentaremos una querella en los juzgados ordinarios de Plaza de Castilla por delito  de encubrimiento y por delito de daño informático contra distintas personas del Partido Popular y también pediremos la responsabilidad expresa del Partido Popular en aplicación del artículo 31 bis del Código Penal que entró en vigor en enero de este año.

A una persona que no sepa Derecho, pero que queda pasmada cuando lee toda esta maraña de datos en la prensa, realmente, ¿cómo explicarle, que si hubiera Justicia -realmente se supone que sí, que la hay, que estamos en un Estado democrático y de Derecho, en qué debería quedar esto, así, a la pata la llana?

“La oligarquía de este país, educada en la impunidad, tiene absoluto desprecio a los derechos de los demás y eso es lo que facilita la corrupción”

Son delitos muy graves. Estamos hablando de empresas que han tenido capacidad de decisión en el Consejo de Ministros durante más de  20 años. Y, digo más porque, según se refleja en los propios papeles y según ha declarado Bárcenas, no son más que continuidad del sistema anterior de financiación del Partido Popular, el puesto en marcha por Naseiro que quedó en la absoluta impunidad.  Y, ahora, claro, la pretensión del Partido Popular es que vuelvan a quedar en la impunidad. Entonces, el principal problema no es el tiempo que  ha transcurrido, aunque, según el Ministerio Fiscal estos delitos puedan haber prescrito -porque nosotros entendemos que son delitos continuados-, es el tratamiento que el Código Penal de un país como éste, un país capitalista, da a este tipo de delitos. La condena más grave para estos 12 delitos, hasta ahora, que hemos formulado la acusación, la más grave en caso de aplicarse y en su grado máximo, que no es lo normal, serían seis años de cárcel. Y estamos hablando de delitos que tienen una inmensa trascendencia en la vida de todos los ciudadanos, que les afectan negativamente; son delitos que ponen de relieve esta capacidad de incidencia de las constructoras que ha permitido que se derroche el presupuesto del Estado y que no se pongan en marcha políticas de creación de empleo, políticas de desarrollo industrial adecuada, por lo que se ha fiado todo el desarrollo económico a las políticas del ladrillo, a la burbuja inmobiliaria provocada por la burbuja financiera, a su vez. Y, claro, ante esta coyuntura, resulta que un delito que ha afectado a la vida de un montón de personas, que nos ha  llevado a una situación de seis millones de desempleados en un país donde se han construido infraestructuras alocadamente. Es decir, tenemos estaciones de AVE donde no suben ni bajan pasajeros, aeropuertos donde no hay aviones, autopistas de peaje que aparecen todas en los papeles de Bárcenas. Todas las empresas que se hicieron para la construcción y funcionamiento de las estructuras de peaje aparecen y ahora mismo acaban de quebrar…, creo que ya han quebrado todas, y a esas autopistas de peaje va a tener que rescatarlas el Estado, volver a pagar. Ya les pagamos una obra que no ha servido para nada, ya les pagamos los ciudadanos las compensaciones por hacerse con la concesión del servicio y ahora les vamos a tener que volver a pagar el importe de esas obras porque va a tener que rescatarlas el Estado. Entonces, resulta que estos delitos tan gravísimos en la inmensa mayoría de los casos pues tienen como condenas ni siquiera cárcel. Por ejemplo, en la prevaricación, la condena es inhabilitación para el que sea funcionario público. Luego hay delitos penados con dos años, cuatro años, como mucho seis años. Sin embargo, hay delitos – que lo sepan los ciudadanos- que tienen mucha menos trascendencia y un efecto mucho más limitado en la sociedad que éstos, por ejemplo, delitos cometidos por personas en situación de exclusión social, un atraco, por ejemplo en caja registradora, si es con fuerza, en un supermercado, que pueden llevar aparejados hasta nueve años de cárcel…

¡Madre mía!, a esos otros les sale barato, qué condenas light, qué descompensación en lo que cuentas, ¿qué hacer?

Estamos intentando una condena por estos delitos, y nos encontramos con estos problemas: que la Fiscalía no ayuda, no ha formulado a fecha de hoy ninguna denuncia ni ha presentado querella, apenas solicita diligencias de averiguación para comprobación de delito y lo único que hace es rechazar, oponerse a las peticiones que hacemos las acusaciones. Además, en caso de que llegáramos a un juicio, responsables de estos gravísimos crímenes podrían salir con penas muy limitadas ques conseguirían rápidamente terceros grados penitenciarios. El problema de esto es que para garantizar la posibilidad de desarrollar unas políticas económicas beneficiosas para los ciudadanos y que respeten el bien común,  es imprescindible cambiar la legislación que permite estas atrocidades y dejar luego prácticamente en la impunidad a los responsables de estos delitos.

Es así, pero, en serio, los ciudadanos a los que se nos ha metido mano en el bolsillo descaradamente, ¿vamos a poder salir de esta ciénaga? De la ciénaga general que nos llena, con perdón, de mierda. Porque es que este sistema capitalista se ha ido desarrollando hasta una putrefacción considerable, ¿eh? En fin, que está claro que los que no visitamos la planta sexta de Génova 13, ni somos socios de Becaría, don Romay, ni nada de nada, sí somos el paganini de todo esto y bueno, es una faena… ¿Y qué hacemos Enrique? Dinos tú que conoces tan bien la política: ¿esto tiene que ser un jaque al Rey, a la Monarquía, al Sistema…, esto es el Sistema?

“El día que los seis millones de desempleados estén organizados para exigir sus derechos estaremos a un paso ya de conseguir ese bloque político y social, esa mayoría política y electoral que nos permita abrir un proceso constituyente” © Juanjo Delapeña

“El día que los seis millones de desempleados estén organizados para exigir sus derechos estaremos a un paso ya de conseguir ese bloque político y social, esa mayoría política y electoral que nos permita abrir un proceso constituyente” © Juanjo Delapeña

Esto es el Sistema que ha engrasado la puesta en práctica de las políticas neoliberales en España y de las políticas de La Troika; ése es el principal problema. Toda la desregulación que lleva aparejado el neoliberalismo lo que permite es esto, que los que detentan el capital, las clases sociales vinculadas a la oligarquía económica de este país pueden perfectamente cometer crímenes sociales y quedar en una situación de absoluta impunidad. Para evitar esa situación, la única forma es conseguir unas mayorías políticas que modifiquen radicalmente la estructura del Estado y la legislación de este país, para poder hacer políticas de redistribución económica, para poder poner en marcha políticas que impidan la corrupción y para poder llevar a delante políticas que creen empleo, que creen bienestar con líneas de desarrollo productivo alejadas de la especulación financiera y económica. Para eso es imprescindible generar una nueva mayoría política que pueda poner en las instituciones a gobernar propuestas políticas alternativas que defiendan acabar con las políticas del neoliberalismo y frenar radicalmente las políticas de La Troika en toda la Unión Europea y en nuestro país.

Una reflexión: lo que los jóvenes están, creo, expresando con ese rechazo a la política, lo que a cualquier persona que nos sentimos comprometidas nos afecta mucho es pensar o dudar de si en gestión política defendiendo ideología, etc., nos podemos encontrar con otra cosa que no sean complacencias con estos señores de poner el cazo, con otra cosa que no sea rendir cuentas a los del sobre; es decir, en el hacer política, se han levantado sospechas frente a casi todos los políticos; partidos, etc. ¿Qué piensa hacer la izquierda desde la parte más organizada, comprometida y estructurada?, ¿qué se puede hacer desde posiciones en la que tú mismo estás comprometido, como IU?, ¿cómo frenar a corto todo esto?, porque los malos van muy deprisa, ¿eh? ¡Nos comen…!

Bueno, en primer lugar, yo creo que todo el mundo tiene claro que el régimen nacido con la Transición ha sido un régimen bipartidista con variantes en los territorios y comunidades históricas; pero, en todo caso, siempre bipartidista. Y ese régimen es el que ha sido cooptado y los funcionarios de ese régimen han sido cooptados. Izquierda Unida no tiene ese problema; en las instituciones donde gobierna no hay ningún empresario de la construcción ni ningún empresario al que se le ocurra venir a ofrecer dinero a cambio de comprar la capacidad de decidir en las instituciones. De hecho, en los casos en que nos hemos encontrado con esas situaciones, que han sido muy esporádicos, ha habido un combate frontal; yo recuerdo, por ejemplo, el caso del alcalde de Seseña, Manuel Fuentes, que tuvo que enfrentarse nada más y nada menos que a 14 querellas y denuncias de El Pocero por negarse a ceder a sus peticiones y, por supuesto, por negarse a aceptar los distintos ofrecimientos de toda índole que le estuvo haciendo sistemáticamente, incluso hasta el extremo de que llegó a perder las elecciones por la campaña de acoso sistemático. Pero, la posibilidad de perder el ejercicio del poder político no hizo, en ese caso, que se cediera lo más mínimo ante la presión del capital, la presión mafiosa y criminal del capital. Si Izquierda Unida estuviera en las mismas condiciones respecto a vulnerabilidad o a padecer situaciones de corrupción, hubiera sido más que difundido y denunciado por la prensa, que es una prensa también al servicio del poder financiero.

Totalmente.

Y evidentemente no han podido hacerlo porque no existen esos casos.

¿Hay espacio entonces para que gente limpia haga política…?

El problema es que quien hace política por defender intereses de clase, es evidente que en sus baremos morales no existe ninguna limitación a usurpar bienes públicos ni recursos públicos, porque esa es la mentalidad de rapiña de la oligarquía de este país, y de la oligarquía de cualquier país; una mentalidad de acumulación, de menospreciar cualquier tipo de regulación, cualquier norma de convivencia social, que eso es el neoliberalismo, no es otra cosa: es el desprecio a cualquier  norma de convivencia social, es volver a la ley de la selva, la ley del más fuerte, la ley del que más tiene y, además, no olvidemos que la oligarquía de este país se ha educado en una cultura  de la impunidad que viene del franquismo. Los actuales gobernantes, tanto en las instituciones políticas, como en las grandes empresas económicas y financieras, que pertenecen todos a las mismas familias y a la misma oligarquía que desde hace muchos años gobierna este país. Esta gente, desde pequeñitos, ha vivido en sus casas un ambiente de impunidad, un ambiente del franquismo, donde la derecha franquista tenía plena capacidad para no respetar incluso los derechos fundamentales de cualquier persona, los derechos reconocidos en la Declaración Universal de Derechos Humanos.

Si mi padre mataba…

Valía todo.

Y esa cultura ha llevado a que la oligarquía de este país tenga un absoluto desprecio a los derechos de los demás. Es lo que han visto desde que han crecido y eso es lo que facilita los fenómenos de corrupción. El razonamiento es: si mi padre mataba, enterraba en cunetas y fusilaba impunemente, bueno, es menos gravoso, parece, o, es menos rechazables socialmente que yo robe un banco, o que yo me haga con los presupuestos del Ministerio de Fomento.

Una bagatela, sí.

Ése es el razonamiento. Y es un grave problema que tenemos en España. Es decir, la impunidad no afecta solamente a los crímenes del franquismo. La cultura de la impunidad afecta a la vida de cualquier sociedad y acaba pudriendo por dentro las instituciones como ha pasado en otros países que han soportado situaciones similares, en Argentina, por ejemplo. Hasta que llega el momento de un cambio radical del régimen o ese Estado se convierte en un Estado fallido. Ésa es la situación que tenemos en nuestro país. No es casualidad que la difusión de este sistema que llevaba existiendo veintitantos años, de los papeles de Bárcenas, coincida con el momento en que ya estalla la contención de la impunidad política en el terreno de los crímenes políticos, indicativos de que este régimen ha hecho aguas por todas partes y que es necesario sustituirlo. Lo que acreditó que el sistema se había derrumbado fue, desde mi punto de vista, la reforma del artículo 135 de la Constitución. Esto formalmente rompió el pacto de la Transición, si es que alguien pensaba que seguía existiendo y convirtió los recursos públicos en recursos supeditados al pago de la deuda privada. Nuevamente, se trata de una operación en la que la riqueza de la inmensa mayoría de la sociedad fue a parar a manos de una minoría, de las clases dominantes, de las clases oligárquicas. Ése es el análisis que hacemos y ¿en qué trabajamos después de este análisis?, ¿en qué trabaja Izquierda Unida? Bueno, pues en cambiar radicalmente el régimen, en abrir un nuevo proceso constituyente, en conseguir que la ciudadanía apruebe una constitución que obligue a las instituciones del Estado a respetar los derechos sociales y económicos de las personas, no sólo los derechos civiles, los individuales. Porque, en este país tan importante es el derecho de manifestación como el derecho al trabajo, el derecho al voto como el  derecho a la vivienda.

En busca de mayorías

Sí, si no ¿para qué vas a votar?

Sí, pero nuestra Constitución ya es incapaz de defender esos derechos económicos y sociales, con lo cual es imprescindible poner en marcha ese proceso constituyente. Para eso somos conscientes de que hay que tener una mayoría política que hoy día no tiene Izquierda Unida, aún con las subidas que le auguran las encuestas. Nosotros no queremos un grupo parlamentario de 50 diputados; eso no serviría para nada ante la capacidad del bipartidismo ampliada a las fuerzas de las distintas burguesías nacionalistas de oponerse a cualquier cambio que, en el fondo, buscaría esto que hablamos de oponerse a un sistema constitucional donde fuera obligado el cumplimiento de los derechos sociales de las personas, con todo lo que eso lleva aparejado. Eso es la construcción del socialismo, así de claro, ¿no? Para eso creemos que tenemos que generar esa mayoría que hoy día no tenemos ¿Cómo? Nosotros hemos hablado del bloque social y político, lo que creemos es que es imprescindible construir un bloque con todas aquellas expresiones organizadas de la sociedad: partidos, sindicatos, movimientos sociales, ongs, todos aquellos que tienen una  agenda de confrontación con las políticas neoliberales y con las políticas de La Troika, que están presentes en el conflicto social, ¿eh? Construir un bloque que tenga vocación de convertirse en un actor político. Y que, evidentemente, tenga vocación de convertir esa mayoría social que objetivamente hoy está sufriendo esas políticas neoliberales, la inmensa mayoría de la población, en mayoría política, a través de la construcción de ese bloque que a su vez permita dar mayorías electorales, porque únicamente así es posible acometer ese nuevo proceso constituyente, ¿no? Con  lo cual creemos que hoy día, para el ejercicio de la política, es imprescindible que se impliquen no sólo fuerzas políticas sino también actores que hasta ahora han venido siendo exclusivamente sociales.

Oye, yo veo ya demasiados excluidos sociales, jóvenes pidiendo en la calle, una situación modelo finales XIX, principios del XX, cuando uno se mojaba en la calle, digo, Pablo Iglesias y otros, que prestaban sin vuelta sus propios abrigos a quienes lo necesitaban. Había contacto directo de los políticos con la calle, y había abuelos de éstos de la oligarquía fusilando rojos o a punto de hacerlo, igual que sus nietos ahora hacen despidos, porque no son fusilamientos para dejarnos en la fosa, pero sí para dejarnos  tiesos en lo económico. Son crímenes sociales y los excluidos son hijos de obreros o nietos de obreros que han tenido su minuto de gloria por ejemplo con la posibilidad de ir a la universidad… Pero esto ya no va a ser posible. Y ya están vagando algunos por las calles de Londres, o por Alemania, sin protección, sin orientación, con un descuido total del Estado porque no hay implicación para nada, no se constituyen  estructuras de amparo, de orientación siquiera; es un allá te las apañes. Entonces, en este campo ya más inmediato ¿qué hacemos? ¿O lo dejamos a las instituciones católicas para que los pobres coman de ahí a cambio de rezar tres rosarios?

Es una necesidad poder organizar la confrontación o la presencia en el conflicto social de cada vez mayor número de ciudadanos, los que están padeciendo estos problemas, aquellos a los que se les niega el derecho al trabajo, el derecho a la vivienda, el derecho a la educación, a la sanidad. Porque, evidentemente, asistimos al absoluto desmantelamiento del estado social y el siguiente paso es el desmantelamiento de la democracia. De hecho, lo que pone de manifiesto ya la reforma del Código Penal o la restricción del derecho de manifestación, es que la oligarquía es consciente de que la profundidad de los cambios que está llevando adelante y su absoluto convencimiento de que  hay que acabar con el estado social va a levantar protestas. Y de que, si para limitar y reprimir esas protestas, necesita limitar la democracia lo va a hacer y eso está haciendo. Para oponerse a eso y a la vez para ir dando soluciones que permitan mantener a las personas unos mínimos vitales, es necesario que volvamos a poner en marcha organizaciones cooperativas de apoyo mutuo como las que puso en marcha la Primera Internacional obrera y sucesivas, precisamente para poder confrontar contra el capital. Porque es evidente que el que confronta con el capital, y más en estos momentos donde hay ese inmenso ejército de desempleados, es el primer candidato a perder un puesto de trabajo. Para poder tener la suficiente energía social para seguir con la confrontación es imprescindible volver a organizar esos sistemas de solidaridad, de apoyo mutuo que permitan que sean las propias personas privadas de los derechos los que de forma cooperativa se doten de los elementos mínimos imprescindibles de vida.

¿En qué estado se encuentran hoy en día esos sistemas de solidaridad a los que te refieres?

“Hay que generar una nueva mayoría política que modifique radicalmente la estructura del Estado y la legislación de este país”

Nosotros estamos impulsando una red que se está extendiendo por todo el Estado, la Red de Solidaridad Popular, que ha surgido con la idea de fortalecer las distintas iniciativas que en esta materia han ido apareciendo espontáneamente en multitud de lugares: en barrios, en centros de trabajo, en colegios. Iniciativas que buscan en primer lugar garantizar el derecho a la alimentación –hay, por ejemplo, un inmenso problema en las ciudades con la eliminación de becas para los comedores escolares-; que buscan cubrir el derecho a la vivienda, también organizando junto a las plataformas contra la hipoteca lo necesario para paralizar los desahucios y meter a  personas que han perdido sus viviendas en otros lugares; que recojan también ropa y otros elementos de primera necesidad que puedan estar haciendo falta; que procuran dar apoyo escolar a los niños cuando los padres no los pueden hacer, procurarles los elementos, libros, etc., para poder asistir a clase; y, a la vez, organizando a esas mismas personas para que no sólo satisfagan sus necesidades sino para que reclamen los derechos que les son negados frente al sistema. Es una red incipiente pero lo que hace falta es aglutinar, porque están surgiendo iniciativas en muchos lugares de distinta índole. Lo que es imprescindible es confrontar con el sistema asistencialista que pone en marcha la oligarquía a través, fundamentalmente de organizaciones de la Iglesia, que garantizan elementos de supervivencia a cambio de la no confrontación con el Sistema.

Es que siempre ha habido una implicación alternativa de la izquierda, de los que estamos por el progreso social y que claramente vemos que no puede ser a cambio de misas.

Es volver a los sistemas de apoyo mutuo de las Internacionales obreras.

Es que como toda esa parte se la subvencionó al catolicismo… para que gestionaran en nombre de la caridad… Bueno, pues está claro, menudo panorama tenemos. ¿Quieres añadir algo?

Creo que hay un sector que está padeciendo más la crisis, que es el de los desempleados.Y, sin embargo, para mí, la gran preocupación en este momento es que las mayorías de la izquierda alternativa, los sindicatos y los movimientos sociales no están sabiendo llegar a organizar a ese inmenso sector de personas que está presionada en su vida cotidiana por la mera supervivencia de un día para otro. Eso hace que se derrochen muchos esfuerzos que no son destinados a confrontar con el Sistema. Es importante que haya un importante movimiento de desempleados que busque solucione a sus problemas y que  exija sus derechos; las dos cosas. Es importante la convocatoria hecha ya de las marchas por la dignidad para marzo, para que los desempleados marchen sobre Madrid. Pero es más importantes que de aquí a marzo se vayan dando los pasos necesarios para organizar a ese colectivo, no sólo para que esas marchas sean un éxito, sino para que sean la herramienta final de organización del movimiento de desempleados. El día que esos seis millones de desempleados, que son los que padecen más duramente la crisis, estén organizados para exigir sus derechos estaremos a un paso ya de conseguir ese bloque político y social, esa mayoría política y electoral que nos permita abrir un proceso constituyente.

 

© Juanjo Delapeña

© Juanjo Delapeña