José María Pedreño, líder político y de la Memoria Histórica: “Vivimos una situación pre-fascista”

Enriqueta de la Cruz

Periodista y Escritora

La fosa común, hoy en día, se llama alienación cultural y los enemigos del Pueblo tienen más medios que nunca para llevarnos a ella”. “Los herederos de los golpistas están haciendo todo para mantener sus privilegios a costa del exterminio económico de los herederos de los republicanos”. “La Monarquía está claramente posicionada con el capital y con el franquismo, además de estar en entredicho por los casos de corrupción” y los corruptos están hipotecando la vida de nuestros descendientes.  Los representantes votados están dando la espalda a quienes los han elegido”.  “El objetivo del capital, en este momento, es destruir el estado social” y el de la  izquierda “no debe ser sólo tener los votos, sino tener también a la gente, porque los votos pueden perderse y, sin embargo, si la gente está implicada en el proyecto, no la pierdes”. “Tenemos que definir un nuevo proyecto político global desde la izquierda y sólo con la República es posible. “ No podemos seguir ganando batallas en la calle que se pierden después en la mesa de negociaciones”. “Las resistencias populares irán en aumento”.

“Los corruptos de siempre hipotecan la vida de nuestros descendientes”

“Los corruptos de siempre hipotecan la vida de nuestros descendientes”

Quien así habla es José María Pedreño, comunista desde su juventud, implicado desde siempre en los movimientos sociales, en el tajo en la calle, con el pueblo. Hoy, un líder indiscutible, un referente, un hombre que tiene en la cabeza el Estado que debe venir; vanguardia de la Memoria Histórica que no es otra cosa que la memoria democrática y de la lucha antifascista y anticapitalista. Desde la presidencia de la Federación de Foros por la Memoria ha venido clamando por lo que es obvio: la absoluta necesidad de hilar ese hilo con el presente, porque causas y consecuencias, esto que estamos pagando ahora, esta nueva fractura social inadmisible, es fruto de ese Golpe de Estado maldito del capital, del catolicismo rancio y de la Corona (su más fiel aliada, su monaguillo); de ese fascismo vigente que se sufre en las empresas, en las cárceles, en entornos cercanos, en las calles… Esas vueltas de tuerca de ahora, este renacer de la represión y del deseo de someter a las mujeres y a los trabajadores, ese afán por transformar España sólo para que los ricos lo sean más y los explotadores ganen la partida mientras los demás nos hacemos estúpidos “líquidos”, ”transparentes”, sin estudios ni derechos, eso…, viene de atrás. Hoy que hay que leer a los clásicos para aclararnos, como a Lenin, también hay que leer a personas como Pedreño, que es la cabeza más lúcida que conozco en política. Ha sido coherente y por ello, castigado; es fuerte y por eso, castigado; es incorruptible y por ello, castigado; es una de las personas que comenzó a desenterrar la vergüenza de Estado que son esas fosas que empapan a España de sangre y que pisan por todo el suelo patrio, zapatos aparentemente limpios de caballeros de fina estampa: los nuevos criminales, los nuevos mafiosos.

Cuando nadie hablaba de Impunidad, Pedreño y yo lo hacíamos junto con un grupo de gente, poca, escasa, pero firme. Cuando nadie sacaba la bandera republicana ni las fotos de nuestras víctimas de Mauthausen y de la DGS y de las guerrillas de la libertad, y de las trincheras de la España de Hernández y de la dignidad, cuando nadie… Él se puso al frente y lo hizo. Alzó su voz porque no quería responsos ni entierros simples que enterraran la voz de los demócratas, su memoria. Quería y lo ha hecho, rescatar todo, rescatarlos a ellos con toda su dignidad. Hoy, esas gentes se podrían al frente otra vez de la vergüenza que nos asola y él lo hace cada día, desde La Casa Tricolor en Vallecas, desde sus luchas y trincheras, desde las de todos los que no vamos a parar hasta que la justicia, la verdad y la reparación den a luz un mundo mejor.

Ahí van sus reflexiones, que valen oro y sólo pueden incomodar a los cobardes. Lean ese poema de Miguel Hernández: “Los Cobardes” (Vientos del Pueblo). Lean estas respuestas: es un relato completo, lúcido y cabal de lo que está sucediendo y cómo afrontarlo.

¿Cómo definir la situación actual o esto no tiene nombre?

Desprestigio de la política, desideologización de una gran parte de la izquierda y fortalecimiento ideológico de la derecha, corrupción generalizada, la libertad limitada por la propiedad privada, los mercados dirigiéndolo todo, la justicia al servicio de los poderosos, un modelo de Estado obsoleto e incapaz de dar soluciones a las aspiraciones de los distintos pueblos que lo componen, chantajes constantes de la jerarquía de la Iglesia Católica cuestionando cualquier avance social, control de la política por los grandes poderes económicos, sustitución de la economía productiva por la economía especulativa, el paro alcanzando cifras históricas, el modelo educativo en crisis, cada vez más personas sin futuro, en especial los jóvenes, la sanidad cada vez más deteriorada y amenazada por la privatización, la xenofobia y el racismo como alternativa frente a la crisis económica, la manipulación informativa como norma, pérdida de derechos sociales y económicos de las clases populares, transformación de servicios públicos y la gestión de los recursos naturales en negocios; el respeto a los derechos sociales y económicos es cada vez más precario, mientras que los grandes poderes de siempre ostentan, en estos momentos, la mayor acumulación de capital y de poder político y cultural de toda la Historia. La democracia se ha reducido a votar cada cuatro años a representantes que, en su mayoría, se ponen a las órdenes de los grandes poderes económicos y políticos -tanto de dentro como de fuera-, y dan la espalda a quienes les han elegido.

“La Monarquía está claramente posicionada con el capital y con el franquismo, además de estar en entredicho por la corrupción”

A todo esto podríamos definirlo como una situación pre-fascista, que tiene mucho que ver con lo que Bush llamaba “nuevo orden mundial” o, desde la izquierda, algunos hemos llamado “fascismo de terciopelo”. Aunque tal como hemos visto en Ucrania, si tienen que despertar a la “bestia nazi-fascista” de uniforme, lo hacen sin miramientos. La resistencia de los ciudadanos de origen ruso al gobierno de carácter fascista impuesto por Occidente en Kiev, tiene mucho que ver con la memoria de la alianza de los fascistas ucranianos con los nazis durante la II Guerra Mundial, porque lo que había en el Maidán, no era lucha por la libertad, sino fascismo puro y duro, con individuos armados por EEUU utilizando Polonia como intermediaria, dando un golpe de estado contra un gobierno democrático.

¿Y cómo lo ves de relacionado todo esto con el capitalismo?

“Los representantes votados están dando la espalda a quienes los han elegido”

“Los representantes votados están dando la espalda a quienes los han elegido”

Los Estados sociales y de derecho, lo que comúnmente llamamos los estados del bienestar, no eran, mi más ni menos, que un producto de la Guerra Fría. Un invento del capital para hacer de cortafuegos a la Revolución de Octubre de 1917. Después de ganar la Guerra Fría, podemos decir que estamos asistiendo a la reversión de las concesiones que el capital hizo a lo largo del siglo XX. Nos están diciendo: “hemos ganado, ahora tenéis que devolvernos las concesiones que os hicimos”. Es todo un proceso que viene gestándose desde el triunfo de la Revolución de Octubre de 1917. El acoso y derribo fue continuo, al final de la II Guerra Mundial crearon la OTAN, la CIA, la Escuela de las Américasn de octubre de 1917.  para hacer de cortafuegos a posibles procesos revolucionarios  que tabasen con los cen lo de los diorigen… y se dotaron de una ideología, el neoliberalismo. Pusieron en marcha toda clase de instituciones y mecanismos para acabar con la Unión Soviética, como gran objetivo estratégico, para imponer nuevamente su dominio sobre los pueblos. Sabían que si se hundía el Estado nacido de la Revolución de Octubre del 17, quedarían muy debilitadas las aspiraciones populares en otros puntos del planeta.

Estamos en un momento de predominio del capitalismo monopolista de las multinacionales, de dominación mediante el miedo y la transformación de la información en propaganda del poder, de un constante acoso a las organizaciones de clase de los trabajadores para controlarlas, destruirlas o cooptarlas, de aumento de los beneficios empresariales a costa de la destrucción de derechos sociales y económicos, del uso de la fuerza  ante la resistencia, de “demonización” de los enemigos políticos presentándolos como terroristas; y todo ello combinado con una aparente democracia y, en España, además, con el mantenimiento de las estructuras de dominio económico y social heredadas de la dictadura franquista.

En la actualidad el gran capital, las élites económicas, “los mercados” se están imponiendo utilizando todas las instituciones mundiales (FMI, Banco Mundial, Organización Mundial de Comercio y las agencias de rating), europeas (Banco Central Europeo y la Comisión Europea) y nacionales con el control de la instituciones por parte de los partidos del régimen (PP y PSOE). Y no descartan nunca el uso de la fuerza, por eso mantienen la OTAN como brazo armado. Lo hemos visto demasiadas veces: la mentira como norma y la violencia disfrazada de guerra humanitaria.

El objetivo del capital, en este momento, es destruir el estado social y, como llevamos diciendo algunos, desde hace varios años, para conseguirlo tienen que destruir el estado de derecho en paralelo, porque las resistencias populares irán en aumento.

República: es más necesaria que nunca y también un nuevo Frente Popular. A ver, cuéntanos por qué y cómo debe articularse todo esto.

En numerosas ocasiones hemos dicho que tenemos que definir un nuevo proyecto político global desde la izquierda. El proyecto político tiene que tener tres patas principales: un modelo de Estado, un modelo social y un modelo económico. Para afrontar la actual situación, necesitamos un cambio de modelo de Estado, más democrático y más descentralizado que contemple el derecho a la autodeterminación, y sólo la República puede cubrir esas expectativas. Pero no es la única, hay numerosas razones más para que la izquierda reivindique con fuerza la República. No se puede hablar realmente de democracia cuando resulta que la jefatura del estado se ostenta por derechos de nacimiento. El cargo público más importante, el de jefe del Estado, no se elige por el pueblo. Con esto nos están diciendo que los cargos importantes, las responsabilidades importantes, no se consiguen mediante sufragio, sino por derechos de nacimiento. No sólo ocurre con la monarquía, sino sobre todo, con centros de poder económico e institucional. Nos falta tiempo y sería deseable conocer los antecedentes familiares de los que hoy ostentan el control de  numerosas instituciones, tanto públicas, como privadas y, sobre todo, centros de poderpolítico, económico y cultural. Si nos fijamos en muchos apellidos de muchos personajes importantes y buscamos en libros de historia, o incluso en la Internet, nos encontramos con algún antecesor dedicado a la piratería, la trata de esclavos –como la tatarabuela del actual monarca- a la corrupción en la corte borbónica y, los  antepasados más recientes, vinculados al golpe de estado contra la República y el franquismo. Algunos estamos hartos de esta situación. Llevamos siglos aguantando a toda esta gente que se aprovecha de todos nosotros y que al final, por mucha votación que hagamos, saben cómo colocarse en los centros donde se toman las decisiones importantes que afectan, no sólo nuestra vida diaria, sino que hipotecan la vida de nuestros descendientes y si nos revelamos no dudan en utilizar la represión.

La izquierda no puede comulgar con gente tirada en la calle

“Las resistencias populares irán en aumento”

“Las resistencias populares irán en aumento”

El proyecto político debe sustentarse también sobre un modelo social basado en el respeto a los Derechos Humanos y centrado en proporcionar calidad de vida a los ciudadanos, y no como ocurre ahora, que el modelo social pone el derecho a la propiedad privada por encima de cualquier otro derecho y se sustenta sobre el nivel de vida y la capacidad de consumo, provocando un auténtico darwinismo social. Esto nos lleva a que hay que replantearse totalmente la tercera pata: el modelo económico y productivo. Tenemos unas leyes que defienden tanto la propiedad privada que deja a la gente viviendo en la calle y sin recursos, teniendo que acudir a la caridad o al apoyo de familiares en el mejor de los casos.

La izquierda no puede comulgar con este modelo social. Incluso cuando está en las instituciones, al igual que practicamos la desobediencia civil en los movimientos sociales, la izquierda, cuando gobierna, debe practicar la desobediencia institucional frente a leyes de instituciones de rango superior. Diga lo que diga Europa, cuando estamos en las instituciones debemos actuar a favor de los ciudadanos y no al dictado de la Europa de los mercaderes, cuyas leyes e instituciones están hechas a medida de las élites económicas. Esto es difícil y nos lleva a la confrontación directa con las instituciones europeas e internacionales, pero debemos empezar a asumir que las mismas están creadas a imagen y semejanza de lo que han querido las élites económicas y están controladas por las mismas. El problema es la cantidad de europeos y europeas que perteneciendo a las clases populares votan opciones que después defienden las políticas impuestas por esas élites. Pero también porque desde los partidos de la social democracia se ha lanzado un mensaje y luego se ha realizado todo lo contrario. Es decir han hablado para el pueblo y se han puesto al servicio de los poderes fácticos, creando una situación por la cual los ciudadanos perciben que izquierda y derecha son iguales y que no se puede hacer nada. No sólo lo hemos visto en España, sino que recientemente hemos visto la alianza entre la social democracia alemana y los conservadores de la CDU, tomando medidas de claros tintes de carácter fascista.

Para definir ese proyecto se necesita de una fuerza política en la que se debata sobre el mismo y se pueda poner negro sobre blanco los objetivos, los planes de trabajo, las alianzas, etc.

La cohesión y coordinación de un bloque social de progreso, del bloque histórico del que hablaba Gramsci, es otra tarea obligada de la izquierda, porque sin la complicidad y participación del Pueblo, es imposible llevar adelante un proyecto político basado en la igualdad y en la justicia social.

Pero también en estos momentos se hace muy necesario desalojar al PP de las instituciones en que gobierna.

Por todo ello, una fuerza política de izquierdas, en este momento, debe marcarse tres líneas principales de trabajo. La primera, estableciendo alianzas con las fuerzas progresistas de todo el Estado con el objetivo de desalojar al PP de las instituciones y, por otra, y en paralelo, construir el bloque histórico y generar los debates con esas mismas fuerzas para definir el nuevo proyecto político, con claridad y con un claro compromiso con el Pueblo, para que éste se implique. En resumen, en estos momentos es prioritario, construir un nuevo Frente Popular –o como queramos llamarlo- con esos tres grandes objetivos y cuanto mayor es la organización política de izquierdas, mayor es su responsabilidad para acometer estas tareas. Ahora bien, el ejercicio de paciencia y generosidad que hay que realizar es monumental y, hasta ahora hemos visto muy poco en ese sentido.La fuerza política mejor situada para acometer estas tareas es IU, pero su anunciada refundación quedó en muy poco y, al final, el proyecto político puede quedarse sólo en apuntalar al PSOE cuando no tiene mayoría absoluta.

¿Crees viable y estable una monarquía con el hijo del Rey cuya entronización parece que preparan los  señores amigos de Urbano a marchas forzadas?

Hoy por hoy, la Monarquía está claramente posicionada con el capital y con el franquismo, además de estar en entredicho por los casos de corrupción. El monarca es un personaje que nunca ha condenado el franquismo y nunca ha reconocido a sus víctimas. El hecho de que recibiera a un grupo de empresarios que le llevaban un proyecto capitalista de carácter ultra liberal (“Transforma España”),  elaborado por la Fundación Everis y defendido por Eduardo Serra (el hombre de la CIA en España) y las principales empresas y bancos del país (con nombres y apellidos, porque las élites económicas y “los mercados” tienen nombre y apellidos) dice mucho sobre nuestro jefe del Estado y la Casa Real. Está con los magnates y los banqueros y eso es estar contra el Pueblo. Las intervenciones del príncipe van siempre en el mismo sentido que las de su padre. Nunca les hemos oído hablar de reparto de la riqueza y se les llena la boca de decir lo mismo que los dos grandes partidos del Régimen. De todas formas, con conocer la historia de la familia Borbón uno ya sabe a que atenerse. Leí una pintada, hace unos años, que decía “nacen borbones, viven bribones y mueren bobones”. Creo que la frase es bastante definitoria.

Si la Monarquía se sigue aliando con el gran capital y se sigue mostrando fiel al franquismo, su desaparición está servida, ya que puede transformarse en un elemento a sacrificar por los poderes fácticos para ganar tiempo ante el clamor ciudadano por la perdida de derechos y calidad de vida. Por eso, algunas veces decimos que la República la traerá la derecha.

El pueblo y la política virtual cortoplacista

¿Crees que los líderes políticos están a la altura del pueblo?

El pueblo siempre ha estado a mucha más altura que sus líderes políticos. Hay que tener en cuenta que estos han surgido de los aparatos de los partidos y, en los mismos, ha calado desde hace mucho tiempo una forma de entender la política basada en la defensa de intereses partidistas, e incluso personales, a corto plazo. Esto aleja a muchos de los dirigentes de los partidos de las luchas sociales, con lo cual se hace mucha política “virtual” que no se basa en las luchas diarias de la calle y que, al final, no soluciona ningún problema real más allá de llenar páginas en lo periódicos.

“Para la patronal, la banca, el Gobierno, está claro que la lucha de clases existe y van ganando si gran parte de la clase trabajadora piense que ya no la hay”

En los muchos años que llevo en la lucha, en los que no reniego de mi militancia comunista, siempre ha existido una gran contradicción entre los camaradas que estaban en las instituciones, que en muchos casos se han profesionalizado, y los que hemos desarrollado nuestra militancia en los movimientos sociales. El “entre las urnas y la calle” teorizado por James Petras (que tiene que ver mucho con Gramsci) hace años, en nuestras organizaciones, después de ser muy aplaudido y esgrimido por todos, la realidad demostró que para los dirigentes lo importante son las urnas y que la calle, como mucho, es para apoyar lo de las urnas y, además, controlado. El objetivo no debe ser sólo tener los votos, sino tener también a la gente, porque los votos pueden perderse y, sin embargo, si la gente está implicada en el proyecto, no la pierdes. De esto habría mucho que hablar, puesto que estos debates y contradicciones nos llevan a Gramsci y al debate que se generó en el PCI sobre los consejos de fábrica. Esto no significa que los militantes comunistas que hemos estado en las luchas sociales en vanguardia estemos en contra de labor institucional, pero sí hay que llamar la atención a los órganos de dirección que siempre han primado la labor de los cargos públicos por encima de la de los cuadros de movimientos sociales. Se ha teorizado mucho sobre los militantes que actúan pegados al terreno y así figura en documentos congresuales y de asambleas, pero a la hora de la verdad hemos sido siempre los grandes olvidados, casi nunca se nos ha escuchado y se han puesto otros intereses por encima de los diagnósticos y soluciones que hemos hecho sobre las realidades que nos hemos encontrado. Al final lo que había detrás eran políticas a corto plazo y de cortas miras y, en algunos casos, por desgracia –y tenemos que asumirlo-, intereses personales.

El Pueblo, las personas que sufrimos día a día la situación actual, estamos dispuestos a seguir luchando pero también queremos que nuestra representación institucional y los dirigentes de las organizaciones políticas y sindicales en las que militamos estén a nuestra altura y muy vinculados a nosotros. No podemos seguir ganando batallas en la calle que se pierden después en la mesa de negociaciones. Y ejemplos hay muchos.

Construyendo el instrumento

Yo creo que todo esto ya no tiene remedio para los grandes corruptos y quienes actúan así. Además de machacarnos, nos mienten como bellacos los del poder (como has señalado), y que hay que comenzar a reinventarnos con todo lo que nos enseña el socialismo (y no me estoy refiriendo al socialismo de La Valenciano o de esos que han renunciado a los ideales, ¿eh?). Tú ¿qué crees que hay que hacer además de lo que comentas?

“Tenemos que definir un nuevo proyecto político global desde la izquierda y sólo la República puede cubrir ´las expectativas”

Considero, como he dicho antes, más necesaria que nunca la existencia de ese partido de izquierdas, capaz de construir una gran alianza, enriquecido con las enseñanzas acumuladas de las experiencias históricas y la tradición de lucha de las tres grandes tendencias del movimiento obrero: comunismo, anarquismo y socialismo. Y por supuesto, cuando hablo de socialismo, no hablo del PSOE actual que no deja de ser un invento de la CIA y la social-democracia alemana, sino de aquel PSOE de los años 30 que pagó un tributo de sangre por haber organizado a los trabajadores a través de las casas del pueblo. Pero tampoco se trata, como he comentado antes, de crear algo nuevo, sino que partiendo de lo existente, construir el instrumento orgánico que necesitamos en este momento, con las característica que requiere el momento y enraizado en lo mejor del pasad

Una de las claves de cómo es posible haber llegado hasta aquí, creo yo, es que se ha ido promocionando al sumiso, al listillo, al trincón, al sin escrúpulos y últimamente, a los del discurso huero o las formas barriobajeras. Y se ha hundido a los que valen. Personas como tú, que me consta tienes coherencia, honestidad y una gran cabeza. Están silenciadas todas las voces sensatas, válidas, anulados los posibles líderes que nos podrían sacar airosos del atolladero. ¡Esto va contra natura! Es un horror. Creo que vamos a tener que inventar hasta nuevo libros de texto y pasar de tanto adoctrinamiento maldito y necio. También hay por ahí un documento de “Transforma el Talento” que es un horror. Nos quieren robotitos. ¿Qué opinas?

Cualquier análisis que se haga, no sólo debe ser objetivo, sino que además debe tener en cuenta lo subjetivo.  A lo largo de estas últimas décadas,  hemos visto como personajes con poca formación ideológica -y menos catadura ética- se han abierto paso a “codazos” y todo tipo de manipulaciones para poder vivir de la política. Se ha entendido la política institucional como una profesión, en vez de cómo una función a desarrollar durante un tiempo. Siempre eché de menos en los congresos y asambleas del PCE e IU que los candidatos presentaran un plan de trabajo. Siempre hemos votado por intuición o por amistad. A las pruebas me remito. No hay formación política que haya clamado más contra el neoliberalismo en sus asambleas que IU; sin embargo, muchos cargos públicos, cuando han gobernado o cogobernado en instituciones, han sido campeones de la privatización de servicios públicos, y si hablamos del PSOE es peor todavía. Tenemos una sociedad muy inculta y las organizaciones son reflejo de la misma. La gente no suele ver más allá de la puerta de su casa y a muchos dirigentes les ocurre lo mismo. Si a la gente del barrio les tratas de explicar como incide en su vida diaria el hecho de que hace más de siete décadas se decidiese aniquilar a la izquierda española, normalmente no lo entienden, el problema es que estos dirigentes, tampoco lo entienden. Han adquirido el discurso de la memoria, peor no lo han asumido. La fosa común, hoy en día, se llama alienación cultural y los enemigos del Pueblo tienen más medios que nunca para llevarnos a ella. Recientemente he leído un libro sobre la Comuna de París. Me chocó que mientras se fusilaba a miles de personas en París, los diputados de la izquierda se habían marchado para que no verse implicados. Vamos, que es una constante, a lo largo de la Historia, lo de los dirigentes lasos.

¿Crees que está superada la lucha de clases?

Según muchos dirigentes de la izquierda, sobre todo en el PSOE, y algunos dirigentes sindicales, parece ser que sí. Para la patronal, la banca, el gobierno, en definitiva para las élites económicas… está claro que la lucha de clases existe y la van ganando ellos. Hasta tal punto llega su victoria que gran parte de la clase trabajadora piensa que ya no hay lucha de clases. El problema es que mientras por nuestro lado hemos entrado en una dinámica de lo que podemos llamar “buenismo”, de ser una izquierda políticamente correcta, domesticada y adaptada al diseño de las élites, se nos olvida que si hay una verdad de Karl Marx, que sigue y seguirá vigente, es que mientras existan diferencias sociales la Historia seguirá siendo la Historia de la lucha de clases. Mientras que gran parte de la izquierda y las clases populares sigan en esa dinámica, pensando que las élites económicas van a hacer concesiones sin ninguna presión seria, lo tenemos bastante difícil. Y cuando hablo de presión no hablo sólo de manifestarse o hacer una huelga general de vez en cuando, sino de medidas de verdadera fuerza que hagan tambalearse al Sistema y quien debe encabezar esas medidas son los partidos y los sindicatos.

Jóvenes sin vida

Nuestra plusvalía, nuestra riqueza, nuestro ejército está sin hueco en este país. Son esos jóvenes que quieren ver tirados por ahí, vagabundos por Europa, sin techo, sin trabajo o con mierdas de trabajo para poco tiempo; sin vida y en la miseria. Los grandes nietos de los grandes golpistas sí tienen hueco. Digo yo que si no hay para todos: o a mérito o lo echamos a suerte y mandamos a sus sobrinos, a sus nietos… a Alemania, sin Seguridad Social y que los echen de allí si las criaturas no encuentran curro en seis meses… ¿O es que estamos ante un exterminio económico de los nietos y biznietos de los que están aún en las cunetas por defender la democracia española? Están matando al pueblo y los están echando en las cunetas económicas, Pedre.  Y seguimos políticamente correctos… ¿A ti no se te revuelve el estómago?

Mi estómago está revuelto desde hace décadas, porque esto se veía venir y nadie ha tomado medidas. Y el diagnóstico lo hacíamos muchos; basta leer las página de rebelión.org de hace diez o doce años. Partiendo de que hemos asumido que el franquismo para este Sistema fue legal y teniendo en cuenta que aplastó a la mayor parte del Pueblo, sobre todo a la clase trabajadora, en beneficio de las élites económicas y sus aliados de la burguesía, estamos viviendo en una situación heredada en la cual la derecha dice que lo mejor de la historia de este país es la Transición, mientras la FAES hace constantes apologías a los golpes de estado. Está por escrito en su página web, cualquier democracia que no esté en la línea que marcan las élites económicas mundiales es tachada de dictadura y se justifica su acoso y derribo. Es decir, quieren democracias a su media en la que los privilegios sean de ellos y el paro, la miseria y el mal vivir sin futuro sean nuestro.

Dicen de violencia los que la ejercen. Parece guasa, ¿no?

Yo no he visto mayor violencia que la que se practica en este país para proteger la propiedad privada nacida del expolio y la explotación. Porque el problema es que esa violencia se ejerce desde el Estado para defender unas leyes que protegen tanto la propiedad privada que dejan a las personas sin ingresos, sin casa, sin sanidad, sin educación… sin ilusiones, sin futuro. Hay una canción de Carlos Puebla, llamada Enseñanza de la Historia, que dice: “O tú acabas con ellos o ellos acaban contigo”. Todo hay que hacerlo con mucha cabeza y sensatez, pero esto hay que tenerlo en cuenta. Si la República cayó fue porque no se aplicó esta máxima mucho antes de que se produjera el golpe de Estado.

¿Qué te pareció la marcha del 22 M? ¿Y por dónde hay que seguir?

La marcha del 22M me pareció un primer intento de sumar todas las reivindicaciones populares. Centenares de miles de ciudadanos y ciudadanas exigiendo un cambio de rumbo político. Pero esta exigencia no sólo iba dirigida contra las políticas del actual Gobierno, sino, en especial, hacia la izquierda institucional. Era un clamor para que se construya de una vez un frente de izquierdas con un proyecto político global claro, capaz de dar respuesta a la situación actual, que es muy compleja, tal como hemos dicho antes, como consecuencia de un contexto internacional que no favorece precisamente las causas populares. El asunto es que el 22M habría que repetirlo todos los días para que de verdad hubiera presión.

La operación Valla de Melilla y las terribles imágenes de seres humanos ensartados como cucarachas por el capitalismo y sus sicarios. ¿Cómo no estar ya todos en la calle exigiendo decencia, dando ejemplo de decencia, en vez de seguir comprando esos periódicos que te vienen con un fular o con una sartén,  en vez de seguir comprando como zombis y engordando el negocio de las boutiques de los negreros… Deberíamos ya ponernos un poco más serios, ¿no te parece?

Es curioso como las materias primas africanas llegan a Europa sin problemas y las personas no pueden atravesar las fronteras.

Acabas de dar en la diana. Nos pasamos todo el día trabajando (los que trabajamos) para el capitalismo, muchas horas consumiendo para engordarlo y muy pocos minutos para luchar contra él. Es decir, cualquiera de nosotros lo que hacemos en el día a día es apuntalar el Sistema; no estamos realmente luchando contra él. La mayor parte de la gente se plantea las cuestiones en clave de supervivencia, en vez de organizarse, pero la culpa no es sólo de ellos. La capacidad de control cultural y social del Sistema es enorme y después de someter a este país al exterminio de lo mejor que tenía, a 40 años de dictadura y otros casi ya cuarenta de engaños, es difícil cambiar esta tendencia, aunque algunos estamos en esa batalla desde hace años.

Hablar de memoria es…

¿Qué proyectos futuros tiene la Federación de Foros  por la Memoria que lideras?

Las asociaciones de la Federación, en estos momentos, siguen realizando trabajos de investigación y divulgación. Con muchas dificultadas dada la falta de ayudas institucionales y la propia situación económica de muchos de nosotros, pero sin dejar de crecer y de elaborar ideología basada en gran parte en la memoria democrática y de la lucha antifascista y anticapitalista.

¿Por qué es importante la Memoria y como ayuda a entender la situación actual, cómo enlaza?

“El objetivo de la izquierda no debe ser sólo tener los votos, sino tener también a la gente, porque los votos pueden perderse y, sin embargo, si la gente está implicada en el proyecto, no la pierdes”

El presente no es ni más ni menos que un producto del pasado. Por eso es tan necesario poner en valor el pasado, hacer memoria del mismo. Centenares de miles de defensores de la II República fueron exterminados como consecuencia del triunfo final –a pesar de la heroica guerra de resistencia antifascista que desarrollaron el pueblo y el gobierno- de un golpe de estado criminal, iniciado por una parte del ejército y de las fuerzas policiales del Estado, con el impulso, la complicidad y la participación directa de la Iglesia Católica, las élites económicas, la derecha, la familia Borbón (hay que recordar las entregas de dinero por parte de Alfonso XIII a los golpistas y el ofrecimiento de Juan de Borbón, padre del actual jefe del Estado, para combatir como oficial en el ejército de los sublevados), la Italia fascista y la Alemania nazi, los grandes capitales internacionales y las llamadas democracias occidentales, que abandonaron al Pueblo español –cuando no colaboraron directamente con los golpistas- negando, a un gobierno elegido en las urnas, la posibilidad de proveerse de lo necesario para abortar el golpe de Estado, creando para ello una de las instituciones internacionales más vergonzosas, nefastas e hipócritas que han existido en la historia del siglo XX, el “Comité de No Intervención”.

Cuando hablamos de Memoria no estamos hablando sólo de algo que ocurrió hace muchas décadas, sino que estamos hablando también, y sobre todo, del presente; de la lucha de los pueblos para ganar o defender su libertad, mejorar sus condiciones de vida o defender su patrimonio o sus recursos naturales, y de la represión que los grandes poderes fácticos ejercen, para defender sus privilegios o aumentar sus beneficios, contra los pueblos que deciden ser dueños de sus destinos y de sus recursos.  Si nos fijamos en el párrafo anterior las fuerzas políticas y económicas que dieron el golpe de Estado contra el gobierno democrático del Frente Popular, son las mismas fuerzas que están detrás de lo que está ocurriendo en estos momentos. Los herederos de los golpistas están haciendo todo para mantener sus privilegios a costa del exterminio económico de los herederos de los republicanos.

04_IMG_4352

1 comment for “José María Pedreño, líder político y de la Memoria Histórica: “Vivimos una situación pre-fascista”

  1. josemaria
    3 Octubre, 2016 at 18:55

    José María, se te ve mucho el plumero. Buscas sillón?

    Tu valoración: Thumb up 0 Thumb down 0

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*