Sobre los inicios de Izquierda Hispánica y su relación con El Revolucionario

Santiago Armesilla Conde

Doctor en Economía por la UCM en el programa de Economía Política y Social en el Marco de la Globalización

Izquierda Hispánica nació como un blog de blogspot en el año 2007, posteriormente trasladado a WordPress. Izquierda Hispánica (IH) nació mientras yo era “corresponsal en Uruguay” de El Revolucionario, en tiempos ha también denominado “El diario global de la izquierda revolucionaria en lengua española – Hacia la séptima generación de la izquierda“, dirigido por el hijo de Gustavo Bueno, Gustavo Bueno Sánchez, aunque falseado en su consejo editor con tres nombres de personas que no existen: Gregorio Pimentel, Carmen Michelena y Federico Azcuaga. Estos tres personajes falsos, supuestos activistas latinoamericanos eran siempre la misma persona: Gustavo Bueno Sánchez. El Revolucionario nació en el año 2006, y quiso darse para sí el mérito de ser la primera web que trataba el tema de la “séptima generación de las izquierdas” basándose en el libro “El mito de la izquierda” de Gustavo Bueno y en las “Tesis de Gijón” de Ismael Carvallo Robledo. Pero en realidad la primera web sobre este tema fue un foro que yo creé llamado “Foro La Séptima Izquierda”, de corta vida pero que fue buena escuela de debate.

02_01_IH

Cuando El Revolucionario empezó a estancarse en artículos y noticias, debido sobre todo a la absoluta falta de voluntad de muchos de sus redactores iniciales (básicamente españoles seguidores del materialismo filosófico que no podían soportar escribir en el mismo diario que William Yzarra, venezolano y bolivariano, porque estaba, según ellos, en las antípodas del sistema de Gustavo Bueno, demostrando un purismo fiilosófico muy alejado de la necesidad de mancharse de barro y sangre que exige todo materialismo político), yo empecé Izquierda Hispánica, que hacía lo que tenía que haber hecho El Revolucionario desde un primer momento, pero realizándolo una única persona, yo. Labor unipersonal que se prolongó prácticamente igual cuando Gustavo Bueno Sánchez decidió ponerme a mí de administrador en El Revolucionario.

Hacía prácticamente durante mucho tiempo cuatro artículos largos al día, que pueden leerse en mi sección de artículos de mi web, y conseguí un montón de fantásticos columnistas y corresponsales, a veces teniendo conflicto de intereses con algunos miembros de Nódulo Materialista, la asociación de tipo sectario que ha secuestrado el materialismo filosófico de Gustavo Bueno; recuerdo dos en concreto bastante lamentables: uno con Joaquín Robles, que no escribía casi nunca hasta que yo usé su corresponsalía para realizar un artículo largo, se quejó por ello y le dije en el foro interno de trabajo del diario que en vez de quejarse debería trabajar más y escribir, algo que le sentó fatal y presentó su dimisión, teniendo yo que pedirle que no se fuese para asegurar la “eutaxia” del precario periódico que, sin embargo, mientras yo fui administrador multiplicó sus visitas por diez, aunque el hecho de que él no se fuera no hizo que escribiera más salvo artículos para el llamado “Grupo Promacos”, del que hablaré otro día; y otra con el mismísimo Ismael Carvallo, pues se sintió muy molesto porque yo consiguiera de columnista al Dr. Jorge Antonio Montemayor Aldrete, de la UNAM, ya que él quería control absoluto sobre su sección mexicana, en realidad sobre todo el periódico ya que, supuestamente, El Revolucionario lo editaba “Nódulo Materialista de México“, el alter ego de la asociación española, que siempre ha sido y es única y exclusivamente Ismael Carvallo, al igual que la llamada Fundación de Investigaciones Materialistas José Revueltas, que es única y exclusivamente, también, Ismael Carvallo. Aquí Ismael sigue al pie de la letra los consejos, indicaciones y directrices de Gustavo Bueno Sánchez, y ese fue el lastre que arrastró siempre El Revolucionario, pues, y lo digo con dolor por él, Ismael Carvallo no puede ir al cuarto de baño si Gustavo Bueno Sánchez no le da permiso.

Me hicieron administrador porque trabajaba bien y hacía al diario andar. No obstante, también se hizo para que Izquierda Hispánica, como blog, no creciera. Sin embargo, tanto El Revolucionario como IH crecieron en visitas durante todo el 2008. IH como blog consiguió en un solo año más de 200.000 visitas internacionales, y El Revolucionario consiguió, entre otras cosas, entrar en la sección de noticias de Google, algo que, todo hay que decirlo conseguí yo. Yo conseguí además que Izquierda Hispánica se transformase en firma de El Revolucionario, cosa que siempre molestó a muchos noduleros, así como conseguí que fuesen firmas José Ramón Esquinas (historiador, filósofo y amigo), Luis Cortés Briñol (escritor de gran inteligencia), Diego Guerrero (economista y director de mi tesis doctoral), Rolando Astarita (economista y profesor de la Universidad Nacional de Quilmes en Argentina), José Rafaél López Padrino (activista venezolano), Fernando G. Toledo (periodista, poeta y blogger de Razón Atea), el ya mentado Montemayor Aldrete (que además es físíco), entre otros, sobre todo articulistas que, desde nuestras falsas corresponsalías pues la mayoría escribíamos desde España, hacíamos noticias. A finales de 2008 el blog de IH se convirtió en página web con el dominio www.izquierdahispanica.org, y ahí comenzaron los problemas.

Se convirtió en dominio porque Gustavo Bueno Sánchez me lo ofreció. Yo le dije que sí porque confiaba en él y pensé que sería una forma estupenda de institucionalizar más el proyecto. Pero fue el abrazo del oso. El becario eterno de la Fundación Gustavo Bueno e informático Javier Delgado Palomar me planificó la web con un lenguaje de programación PHP-Nuke que ya empezaba a estar desfasado. Y lo hizo siguiendo órdenes de Gustavo Bueno Sánchez, pues tenían la intención de bloquear el crecimiento de IH dándome una web que no podía manejar con la soltura que daba el WordPress, y lo hicieron a sabiendas para que no siguiera utilizándola. Durante parte de 2008 y todo el 2009 la web de IH apenas publicó nada, coincidiendo además con mi etapa final de exámenes del último curso de la carrera. No fue hasta el 2010, cuando conseguimos comprar el dominio de la web de IH a la Fundación Gustavo Bueno (a Gustavo Bueno Sánchez, Gustavín llamado en Asturias, y su empresa de contenidos web Permeso) que pudimos empezar a rodar solos, pues lo que queríamos era independencia total del núcleo asturiano del materialismo filosófico, independencia que, no obstante, queríamos tener de manera amistosa siguiendo colaborando con ellos hasta que no pudo ser, y no sin lágrimas y sangre, proceso que contaré en otro momento.

Pero el punto de inflexión de aquella relación fue mi expulsión como administrador de El Revolucionario, decisión tomada por Gustavín y, siguiendo sus órdenes y llevado quizás por la envidia de no ser él quien se llevase la gloria de lo que entonces se llamaba “izquierda buenista”, por Ismael Carvallo. Decidieron expulsarme porque entendieron que Izquierda Hispánica se estaba haciendo con el control de El Revolucionario. Y así era, pues esa era nuestra intención, pero no por conspiracionismo malsano, sino porque Izquierda Hispánica era, sin duda, la parte más activa políticamente hablando y la más presentable de todo el materialismo filosófico, habida cuenta de que en foros de Internet y redes sociales Nódulo Materialista se presentaba como una semi-secta muy cerrada alejada de la realidad con toques ideológicos franquistoides y cercanos al Partido Popular español. Pero como la obsesión de Gustavín siempre ha sido el control de todo lo que tuviese que ver con la obra de su padre, y es así porque él, como hijo y gestor de legados es parte de esa obra, expulsó a toda Izquierda Hispánica de El Revolucionario. Desde entonces El Revolucionario es un diario renqueante, que cambió su lema político por el dramático “Porque la Historia no ha muerto – Porque el Mundo sigue girando“, que publica cuando le dan espasmos a Gustavín o da órdenes a sus secuaces para escribir, como hizo con Pedro Ínsua cuando le mandó a una reunión en Madrid del Partido Comunista del Perú, porque supuestamente iban a entablar relaciones y, al final, avisados de lo que esta gente es, le trolearon y no quedó con ellos. De ahí el extraño artículo “¿El Partido Comunista del Perú va de farol?“: http://www.elrevolucionario.org/rev.php?articulo1870

Independientemente de la evolución filosófica y política que ha tenido cada asociación, e independientemente de la evolución que la idea de “séptima izquierda definida” haya podido tener, lo cierto es que, con la perspectiva del tiempo, puedo decir que a pesar del crecimiento y la rica experiencia política y periodística que supuso para mí, El Revolucionario era un diario destinado al fracaso más absoluto. ¿Cómo no iba a ser un fracaso un diario izquierdista dirigido por una asociación sectaria como es Nódulo Materialista que, junto con sus devaneos ideológicos con la “derecha española”, llegaba a publicar artículos tan patéticos como el titulado “Nódulo pone en jaque a España tras su intentona regicida”, como no, del Grupo Promacos? Seguramente, debe ser muy risible hacer bromas internas sobre nombres de asociaciones en torno a los problemas de saludo del anterior rey de España, pero da cuenta del patetismo sectario y la inoperancia política de una gente que, supuestamente, escribe en un diario político y revolucionario de “izquierdas” destinado a 500 millones de potenciales lectores, los trabajadores hispanos. Pueden leer este surrealista artículo aquí: http://www.elrevolucionario.org/rev.php?articulo1714

Y esta, en resumidas cuentas, fue básicamente la relación entre IH y El Revolucionario durante los tres años que duró, hasta que IH en 2010 se constituyó legalmente como Asociación Cultural, independiente de la órbita Nódulo Materialista – Fundación Gustavo Bueno, que son una y la misma cosa, pues el creador y director de ambas institución es la misma persona, Gustavín, y en ambas militan y trabajan las mismas personas, entre ellas el también mentado Delgado Palomar. Tiene más episodios destacables, como una reunión previa a los Encuentros de Filosofía del año 2009 en Oviedo en la mismísima Fundación Gustavo Bueno en la que estábamos miembros de IH, de Nódulo, Ismael Carvallo y Gustavín, en la que ya decíamos que la crisis económica producía una oportunidad política para organizar movimientos políticos y sociales críticos con el euro, la Unión Europea y que podría aprovechar la coyuntura de las revoluciones democráticas y de izquierdas en Iberoamérica para acercar España a ellas.

Nódulo y Gustavín nos frenaron a IH entonces, argumentando que no iba a cambiar nada y que era una pérdida de tiempo. Ismael calló entonces, por los motivos que he esgrimido antes. Curiosamente era cercano a nuestra propuesta, al igual que Delgado Palomar que todavía conservaba algunas ideas comunistas. Pero como quien paga y da de comer es quien domina a todo aquel que come de él, no quedó más que la ruptura institucional de 2010 de IH con Nódulo y la FGB para seguir caminando, aún en soledad y durante un tiempo en minoría. Y es que Gustavín jamás se arriesgó a romper del todo y mostrar del todo sus querencias políticas (extrañas cuanto menos, pues se muestra partidario de la República Popular China en debates televisivos al mismo tiempo que protege cual gallina a los más derechistas del materialismo filosófico), porque desde que se cedió el edificio del sanatorio Miñor en Oviedo como sede de la Fundación Gustavo Bueno en el año 1999, decisión tomada por unanimidad por el ayuntamiento de dicha ciudad por PP, PSOE e Izquierda Unida cuando el pepero Gabino de Lorenzo era alcalde, la Fundación, Nódulo, el materialismo fiilosófico en su núcleo más cercano a Bueno y el propio Gustavo Bueno, son “entes” comprados por el poder político de la ciudad que gira en torno al Partido Popular. Y de ahí que sea imposible, por ese control y ese miedo a perder los privilegios que otorga el que paga, lo que hace que el entorno asturiano y sus tentáculos no permitan voces disidentes dentro del propio sistema o análogos. Es el propio Gustavo Bueno el que reconoce este control y esta prostitución filosófica en la propia página de la Fundación Gustavo Bueno afirma lo siguiente, en el cuerpo de la noticia “El campus de Bueno”:

Sabe que también le critican por la cesión municipal del antiguo sanatorio Miñor para la Fundación. Alega que la decisión fue aprobada por unanimidad y «aplaudo que se le haya ocurrido al alcalde. No puedo ser desagradecido. No se trata nada más que de saber con quién te juegas los cuartos», reconoce.

[Fuente: http://www.fgbueno.es/hem/2000a02.htm]

De todas formas, esta entrada en mi web, explicativa y biográfica, es una buena excusa para recordar el blog de WordPress y el momento en que pasó de ser un blog a una web con dominio “propio” en apariencia:

http://izquierdahispanica.wordpress.com/2008/06/01/la-bitacora-izquierdahispanicawordpresscom-ha-muerto-viva-la-web-wwwizquierdahispanicaorg/

La bitácora ha muerto; VIVA LA WEB

La bitácora (http://izquierdahispanica.wordpress.com) cesa hoy sus actividades para siempre. Ahora nos moveremos en esta dirección: http://www.izquierdahispanica.org

Esta era la sorpresa, la última sorpresa que nuestra bitácora les da, y este es también el último texto que se colgará en esta bitácora.
La bitácora creada hace poco más de un año ha crecido de tal manera que ha alcanzado las 200.000 visitas mundiales en poco más de un año. Gracias a todos los que lo han hecho posible. Pero hay que cerrar etapas.

La bitácora no será borrada, pero se dejarán de realizar actividades en ella. A partir de ya ésta es la nueva web de Izquierda Hispánica, desde la que desarrollaremos todas nuestras actividades:

http://www.izquierdahispanica.org

Métanse todos allí, lean, discutan, participen, manden noticias y consulten nuestros textos políticos. Se abre una nueva y prometedora etapa en Izquierda Hispánica. Caminemos juntos en ella.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *