Alfonso Roldán, poeta: “Hay que combatir el miedo”

Enriqueta de la Cruz ||

Periodista y Escritora ||

Es periodista y poeta ya con libro. Autor de un blog de calidad, escritor que a diario nos refleja el mundo desde Madrid Sindical, la revista de Comisiones Obreras en la que también pueden encontrar sus magníficas entrevistas. Sus 50 besos son pura poesía. Los podrán encontrar y disfrutar en un libro recién editado con modos de thriller, de novela policiaca, hecho con mucho sentimiento y cariño. Lleno de misterio, este libro nos emociona.

50 besos es un libro escrito con sentimiento, con cariño. Para mejorar las cosas habría que aprender a besar y ser besado

50 besos es un libro escrito con sentimiento, con cariño. Para mejorar las cosas habría que aprender a besar y ser besado. Fotografía de Fran Lorente.

Tuvo una presentación de lujo hace unas semanas, en el salón de actos de la Fundación Abogados de Atocha, en Madrid. Fue coincidiendo con el aniversario o cumple del autor. Él nació en 1965. Hubo música, al saxo estuvo muy bien Lorenzo Azcona; hubo ambiente del bueno, hubo calor, un lleno absoluto. Alfonso nos propone en esta obra besos para cada momento, tiempo, hora, día, ciudad, circunstancias y con ello nos alienta a desentrañar el mundo que nos rodea, para no cerrar los ojos y buscar soluciones tranquilas, combatiendo el miedo, superándonos. Es su forma de ser, parece que no rompe un plato y ya lo ven, autor y de los buenos, con ideas de las de anotar. Alfonso nos descubre, eso sí, que los príncipes azules no existen y yo añado que los demás, príncipes o reyes, son un timo también. Felizmente superada la clandestinidad de que nos habla, es hora de no pensar en ellos sino para destronarlos, y de besarse mucho, pero con los ojos bien abiertos. Pasen y lean.

¿Qué es eso de 50 besos y encima clandestinos?

Fotografía de Fran Lorente

Fotografía de Fran Lorente

50 besos en origen es un blog que fui alimentando cada día durante algo más de cincuenta días. Sin saber muy bien cómo, me encontré con un montón de visitas y personas opinando, enviando fotos, videos, músicas relacionadas con la historia. Personas que se enfadaban con tal o cual personaje, criticando a veces escondidas en el anonimato, personas profundamente emocionadas que se veían reflejadas… La historia comenzó, con cierta retranca, el 14 de febrero, Día de los enamorados, coincidiendo con el estreno de la película Cincuenta sombras de Grey. También debo confesar que participo en Instagram, la red social de fotografía, desde sus inicios, y entre los temas que acostumbro a fotografiar están los besos: son besos callejeros que agrupo con el hastag #besosdemauri, porque en Instagram mi perfil es Mauri65. Por eso he aprovechado para publicar algunos de esos besos callejeros. Hay incluso una fotografía que me regaló una instagramera desde Barcelona (@ligumi) que posteriormente edité y he publicado para ilustrar Un beso…, de brisa húmeda.

Los besos son clandestinos porque la clandestinidad es humana y lo clandestino nos atrae…

Y tanto. ¿Y cómo surge la idea de publicarlos en un libro?

Quizá esa respuesta debería darla mi terapeuta. Creo que ha influido un poco la convalecencia de una operación de hombro que me ha impedido utilizar tiempo en actividades físicas que tengo como rutina. La idea surge como surgen las ideas, como un meteorito y sin saber bien cómo iba a acabar. Por otra parte, aunque estoy enredado en todas las redes, tengo una querencia por el papel. Me gusta el olor de un libro, me gusta manosearlo físicamente. Creo que el papel da más credibilidad a las historias, con todo respeto, claro. ¡Y oiga! , que llevo treinta años escribiendo a diario y nunca había publicado

¿El libro qué cuenta exactamente?, a ver, adelanta algo. Bueno, yo ya lo he leído pero para los demás…

El mundo no sería mundo si no hubiera habido inmigración

En el libro hay dos relatos: los besos escritos a mano encontrados casualmente y la investigación sobre quién escribe esos besos misteriosos y a quién van dirigidos. El relato de la investigación es el que puede tener continuidad aunque paradójicamente tenga un final.

En la presentación que nos regalaste, preciosa, con música y todo, y coincidiendo con tu cumpleaños, te despachaste a gusto con la censura franquista y posfranquista proyectando una peli con los cortes que sufrimos en esa época los espectadores. Vaya que nos pusiste una peli justo las escenas de los besos, y pudimos disfrutar gracias a tu estupendo libro de besos increíbles. Ahora hay escenas fuertes todos los días en el cine y en la vida, pero y porque faltan besos y abrazos.

La censura es lo peor. Como dije en la presentación del libro, para mí los besos callejeros son sinónimo de libertad, porque en el Madrid de los años 50 estaban prohibidos. Besarse en un parque era ilegal y te podían multar por ello. También hablaba de los besos como sinónimo de libertad porque los fotogramas de las grandes producciones cinematográficas eran cortados. La escena final de Cinema Paradiso encadena estos besos censurados en uno de los momentos más emotivos del cine y me pareció una bonita forma de concluir. Cuando murió Franco yo contaba con diez años, pero es edad suficiente para recordar los saltos en las películas no recompuestas que veía en la tele. Cintas que ya de mayor vuelves a ver con besos y con doblajes añadidos. ¿Escenas fuertes? Lo fuerte son las escenas de los informativos de televisión; lo fuerte es ver cuerpos mutilados por bombardeos, o niños muriendo en la mar huyendo de la barbarie. Lo fuerte es ver cómo cada día asesinan mujeres sin pudor. Me gusta esa estrofa del villancico de Gloria Fuertes cantado por Paco Ibáñez que tanto oía en mi infancia y adolescencia: “Dice que pecado es / hablar mal de los vecinos / y que pecado no es / besarse por los caminos”. El día de la presentación estos 50 besos reunieron a más de un centenar de personas variopintas, con ideologías diferentes y todas esas personas…, salieron encantadas.

Doy fe de lo que dices. Fue una presentación con mucho calor, besos y cariño. Tuyo y de todos hacia ti, porque te lo mereces, Alfonso, eres muy tierno y tu obra es genial. Y eso, que tú, al modo que retrató Borges en un poema sobre lo que haría si volviera a vivir, llegas a tiempo. Si pudiera vivir nuevamente mi vida… dice él en Si volviera a nacer. Y tú en tu libro das muchos besos a tiempo a tu gente y a las ciudades como Madrid o Bilbao y a los compañeros y a las mujeres porque también hay besos violeta en él. ¿Nos puedes explicar un poco…?

Hay mecanismos, herramientas para cambiar las cosas de una forma tranquila.

Uno se puede morir en cualquier momento. Cuando llegue ese momento, mucho menos solemne de lo que nos han querido vender, porque morirse es lo más natural del mundo, sí me gustaría estar en paz con el mundo. A día de hoy, me encuentro bastante en paz después de tanto beso sincero, alegre, espontaneo y novedoso. Madrid es mi vida y Bilbao una ciudad que me encanta. Una ciudad muy paseable, agradable y llena de bilbaínos del mismo Bilbao. Una ciudad manejable, en el mejor sentido de la palabra, para un madrileño acostumbrado a la dureza de las calles de la capital. Madrid y Bilbao tienen una luz muy diferente entre sí pero muy particular cada una, son ciudades con mucha personalidad en su cielo, en sus nubes y en su Sol. De hecho estoy empezando a hablar con amistades de Bilbao para presentar allí los 50 besos. Lo besos violeta vienen a cuento porque yo creo que no he escrito un relato romántico de tradición patriarcal. Los príncipes azules no existen y aquí los besos están escritos por… Bueno, hasta aquí puedo responder.

Claro, claro, hay que leer el libro. Eres, Alfonso, una persona comprometida y tanto en tu blog como en la columna que escribes periódicamente en Madrid Sindical lo demuestras con gran arte y sensibilidad. En tu libro también. Reflejas nuestro momento, la sociedad y lo que nos pasa cada día en que debiéramos tirar de esos besos de lunes y de miércoles y de esos besos de colores y sabores y de sensaciones varias pero como quien no lo haya leído aún no sabe lo que nos dices, dinos… ¿Cómo ves nuestro momento y porvenir?

Pues después de leer los periódicos del día tengo la sensación que estamos al borde del abismo. Entonces respiro y recuerdo a mis padres, que siendo niños padecieron la guerra. Vivieron la muerte como algo cotidiano y padecieron el hambre del Madrid derrotado. Fueron niños sin infancia con una juventud en un país miserable y en blanco y negro. La situación es terrible para muchas personas en nuestro país, pero hay mecanismos, herramientas para cambiar las cosas de una forma tranquila. La cuestión es que esta sociedad se dejó la vida por conquistar derechos y ahora, entre la amnesia y el miedo que nos han metido en todos los frentes, parece que tenemos una pájara de ciclista y no tenemos sangre para defender lo conquistado. Hay que combatir el miedo. Y no entiendo como los países poderosos no son capaces de parar la barbarie que ellos mismos crearon. Quizá, simplemente, no interese. No entiendo cómo este mundo ve al inmigrante como al enemigo. El mundo no sería mundo si no hubiera habido inmigración. Desde que el ser humano tuvo capacidad de caminar sobre dos piernas existe la inmigración, el problema fue levantar fronteras por intereses políticos y religiosos. ¿El porvenir? Salvo que un accidente o un loco hagan volar el arsenal nuclear existente, o salvo que no se tomen medidas radicales para evitar el cambio climático, el mundo tiene futuro. Cualquier tiempo pasado fue peor. Creo.

No entiendo cómo los países poderosos no son capaces de parar la barbarie que ellos mismos crearon. Fotografía de Fran Lorente

No entiendo cómo los países poderosos no son capaces de parar la barbarie que ellos mismos crearon. Fotografía de Fran Lorente

Creo que una propuesta clara para mejorar las cosas es que seamos más besucones. ¿Alguna otra cosa a tener en cuenta?

Sin duda. En medio de la más grande las tragedias el beso de una madre, de un padre, de un amante, nos traslada al mundo del confort, de la seguridad, del querer y sentirse querido; del amar y ser amado. Besarse es el cenit del tocarse. Para mejorar las cosas habría que aprender a besar y ser besado, pero besos de verdad, besos que comuniquen. Tanto para besarse como para mejorar las cosas hay que tener la actitud, querer mejorar las cosas y a veces estamos en manos de gobernantes que se rigen por “el cuanto peor, mejor”.

La actitud es fundamental. Yo he recogido algunos besos de esta obra participativa e ingeniosa que nos propones, también mágica y llena de intriga, de preguntas y de promesas de próximas entregas. ¿Continuará? ¿Estás escribiendo algo más?

Si me apuras, este librito es comparable al episodio piloto de una serie televisiva. Quería ver reacciones y escuchar comentarios porque sí hay una historia más larga que arrancaría donde terminan estos besos. Efectivamente en este “episodio piloto” hay pistas de futuro. Eso sí, el relato que acabo de presentar tiene un final cerrado ¿Escribir algo más? Siempre estoy escribiendo.

Claro, claro, te seguimos en tu blog y en Madrid Sindical. Pero queremos más libros, Alfonso, así que ánimo con ello y con el primero mucha suerte y enhorabuena. Y añade lo que creas que debe saberse…

Debe saberse que el libro está escrito con sentimiento, con cariño. No es una historia real, pero es un cóctel de historias surgidas en reportajes, en entrevistas no publicadas. La imaginación es la base de la historia. O…, quizá no y es todo cierto.

Nos dejas en ascuas… Y muy encariñados contigo. Se nota ese sentimiento que le has puesto. Salud y besos!

2 comentarios de “Alfonso Roldán, poeta: “Hay que combatir el miedo”

  1. Raul
    11 noviembre, 2015 at 17:53

    Me ha encantado la entrevista!! Donde puedo comprar el libro??? Gracias

    Tu valoración: Thumb up 1 Thumb down 0

  2. marta
    23 febrero, 2016 at 10:49

    Estoy interesada en conseguir el libro de Alfonso Roldán “50 besos clandestinos, escritos a mano”. Lo he buscado por internet en las librerías más conocidas de Barcelona y no he tenido surte. ¿Me podrían indicar alguna donde lo pueda conseguirl?.
    Me urge su compra, pues es para regalar para un 50 aniversario de la semana del 7 de Marzo.

    Espero su respuesta lo antes posible.
    Muchas gracias y saludos

    Tu valoración: Thumb up 0 Thumb down 0

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*