Cinco años sin Jorge Semprún

José Manuel Pérez Carrera ||

Profesor de Literatura española y Director del Taller de Literatura y guerra civil de AMESDE ||

El día siete de junio del año 2011 moría en París el “exdeportado de Buchenwald” (como él quería que se le recordara en el futuro) Jorge Semprún, una figura intelectual clave del siglo XX europeo.

Nacido en Madrid en el año 1923, era nieto del político conservador Antonio Maura, al igual que lo fue su prima, Constancia de la Mora, autora de una de las autobiografías políticas más significativas escritas en España, Doble esplendor.

03_02_Semprum

El levantamiento militar de julio de 1936 contra la II República sorprende a la familia Semprún Maura de vacaciones, en Lequeitio. El 23 de septiembre embarcan desde Bilbao hasta Bayona y, desde allí a Ginebra, donde, meses después, José María Semprún Gurrea, padre de Jorge, es nombrado por el ministro de Estado de la República, Julio Álvarez del Vayo, encargado de negocios de España en la Legación de la República en La Haya. Tras la derrota republicana la familia se traslada a París y allí Jorge acaba sus estudios de Bachillerato en el prestigioso Liceo IV.

En 1942 solicita su ingreso en el Partido Comunista de España y al año siguiente en su homónimo francés. En su condición de comunista se integra en la Resistencia francesa, en el grupo denominado “Jean-Marie Action”, cuya misión principal era hacer acopio de las armas que para la Resistencia eran enviadas en paracaídas desde el Reino Unido. El siete de septiembre de ese mismo año, a consecuencia de una delación, varios miembros de ese grupo resistente son detenidos por la Gestapo y llevados a la cárcel de Auxerre donde son interrogados y torturados. A los cuatro meses Gérard Sorel (su nombre en la resistencia) es trasladado al campo de tránsito de Compiègne y de allí el 27 de enero de 1944 al campo de de concentración de Buchenwald, en los alrededores de Weimar.

13323559_1192400370791934_8357418795031022162_oJorge Semprún evocará esos episodios entre el verano de 36 y septiembre del 43 en su libro Adiós, luz de veranos… (1988)[1]. De su detención, internamiento en Auxerre y de las torturas allí sufridas había guardado siempre un pudoroso silencio, solo roto en su relato póstumo Ejercicios de supervivencia (2012). Y el relato de las tres largas jornadas entre Compiégne y Buchenwald, hacinados los presos en un vagón de mercancías, constituye la trama argumental de su primer libro literario (y una de sus mejores novelas) El largo viaje (1963), escrito en la época de su expulsión del PCE.

En Buchenwald Semprún pasará un año y tres meses, hasta el 11 de abril de 1945 en que tropas americanas liberan el campo. Lo que pasó ese día lo contó en su novela Aquel domingo (1980), mientras que la narración de su experiencia concentracionaria ocupa la mayor parte de su obra Viviré con su nombre, morirá con el mío (2001).

La obra de Semprún que a mí más me ha interesado, La escritura o la vida (1994), también se ocupa de la vida en Buchenwald, aunque su significación no se agote en ese episodio. En síntesis, el libro plantea la disyuntiva del autor en el momento de la liberación: a qué se va a dedicar, a la escritura de su experiencia como testigo de la barbarie o a la vida política como superadora de esa barbarie: en aquel momento, elige la segunda opción, la militancia; solo casi veinte años después, cuando esa militancia en el PCE le lleva a una vía muerta retornará al mundo de la escritura, que ya no abandonará más, salvo el breve lapso de ministro de Cultura en el Gobierno socialista de Felipe González[2].

De los diez años (1954-1964) de dirigente del PCE lo sabemos casi todo. . No sólo por sus dos novelas autobiográficas (cuyo valor, a mi juicio, es, sobre todo, coyuntural) Autobiografía de Federico Sánchez (1977) y Federico Sánchez se despide de ustedes (1993), sino por los abundantes escritos de sus “compañeros de aventuras”, Fernando Claudín y Javier Pradera y por las investigaciones de Gregorio Morán o Felipe Nieto[3].

Quizás hoy, a toro requetepasado, de esa época de Semprún en el PCE no quede sino comprobar cómo, una vez más en la historia, los adelantados a su época son triturados precisamente por quienes, después, se apropiarán de gran parte de sus aportaciones: entre otras cosas, eso ayuda a explicar cómo la larga historia de dirigente comunista de Santiago Carrillo se fue forjando sobre los cadáveres políticos de sus adversarios.

Fuera ya del PCE, la vida pública de Jorge Semprún se va ensanchando y enriqueciendo como guionista de prestigiosos cineastas (suyos son, entre otros, los guiones de La guerra ha terminado (1966), de Alain Resnais, La confesión (1970), de Costa Gavras y El atentado (1972) de Yves Boisset), como novelista (media docena de narraciones además de las ya citadas) y como testigo del pasado europeo y defensor de una Europa solidaria y democrática. Esa triple faceta de novelista, cineasta y ensayista convierten a Jorge Semprún en esta época de su vida en una figura intelectual de referencia en toda Europa, como lo acreditan la sucesión de premios y galardones que recibe de distintos países. Curiosamente, es en España donde la valía de Semprún ha sido a menudo puesta en cuestión, cuando no ninguneada o, simplemente, ignorada.

images-10Ahora, cuando se cumplen cinco años de su desaparición, parece que algunos hechos intentan revertir este estado. El punto de inflexión lo inició en el año 2014 el ya citado Felipe Nieto en su monumental biografía política La aventura comunista de Jorge Semprún y lo ha continuado la profesora Soledad Fox Maura en su reciente biografía Ida y vuelta. La vida de Jorge Semprún (Debate, 2016). También este año se ha traducido el libro póstumo Ejercicios de supervivencia, con lo cual ya podemos leer en castellano toda su obra memorialista y literaria (aunque aún no dispongamos de toda su obra ensayística).

Y esta misma semana, la Universidad Nacional a Distancia ha celebrado un encuentro sobre el escritor y político en el que han participado tres profesores que lo conocieron y lo han estudiado con rigor: Antonio Elorza, Santos Juliá y Reyes Mate abordaron desde perspectiva diferentes algunos de los aspectos más relevantes de la biografía de Semprún. Es de suponer que la propia UNED editará esos textos, cálidos y sugerentes.

Termino estas notas deseando y esperando que estas iniciativas sirvan para que el español interesado en la vida política, intelectual y cultural de la Europa del siglo XX y de la de hoy se acerque (de nuevo o por primera vez) a la rica obra literaria y memorialista de Jorge Semprún, testigo imprescindible de su tiempo, que también es el nuestro.

  1. La mayor parte de los libros de Semprún se publicaron primero en francés y después fueron traducidos al español. Aunque siempre cito el título en español, la fecha que lo acompaña es la de su primera aparición, aunque en castellano lo hiciera años después.
    La riqueza del libro no se agota en esa interpretación: también hay muchos pasajes esclarecedores sobre la escritura como salvación de la propia vida, es decir, la escritura como sustento de supervivencia personal; pero, también, la escritura como recordatorio de unos hechos que, si no se contasen, estarían muertos para la historia, como si no hubieran existido.
  2. La riqueza del libro no se agota en esa interpretación: también hay muchos pasajes esclarecedores sobre la escritura como salvación de la propia vida, es decir, la escritura como sustento de supervivencia personal; pero, también, la escritura como recordatorio de unos hechos que, si no se contasen, estarían muertos para la historia, como si no hubieran existido.
  3. Fernando Claudín: Documentos de una divergencia comunista. Los textos del debate que provocó la exclusión de Claudín y Jorge Semprún del PCE. El Viejo Topo, 1978. Javier Pradera: “La extraterritorialidad de Jorge Semprún”, Claves de la Razón Práctica, nº 214, julio-agosto, 2001, págs. 60-71. Santos Juliá: Camarada Javier Pradera. Galaxia Gutenberg, 2012. Gregorio Morán: Miseria y grandeza del Partido Comunista de España 1939-1985. Planeta, 1986. Felipe Nieto: La aventura comunista de Jorge Semprún. Exilio, clandestinidad y ruptura. Tusquets, 2014

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*