Evitar la etapa final de la liquidación del PCE

Francisco Frutos Gras ||

Ex Secretario General del PCE ||

Ya no sirve de nada hacerse el longuis ante el proceso de destrucción programada y/o por ineptitud del PCE. Un partido que está llegando a las penúltimas cotas de desaparición real, (8.830 afiliados), inexistente para todo salvo para bailarles el agua a Iglesias y al subalterno Garzón.

Aunque se envuelva todo ello de rimbombantes elaboraciones de un Manifiesto Programa, de recuperaciones retóricas del “leninismo”, de construcción de “Bloques Históricos Alternativos”, de adecuar la estructura organizativa y forma de trabajar para hacer del partido una herramienta útil, de salida “revolucionaria” de la UE y del euro, de combatir el patriarcado, de clarificar la política de unidad y de alianzas, de vuelta al internacionalismo y contra la guerra, después de haber estado totalmente ausente de la lucha por la paz y contra la guerra, hasta que al final, de forma demagógica, dedican dos páginas de Mundo Obrero y una visita al embajador de Siria, a los 5 años de considerar al gobierno y Presidente de este país al mismo nivel que a los terroristas del ISIS.

Como coletilla de este bla, bla, bla, repetido hasta el aburrimiento en cada “informe”, “carta”, o jaculatoria del Secretario General o subalterno, la última misiva de Centella dice que quiere un partido unido y fuerte, que actúe con una sola voz, después de cepillarse en el PCE y en IU todo lo que huela a disidencia al tándem Centella-Sánchez, con el apoyo o complicidad del resto de personas que pululan alrededor del sanedrín. 

Si hay comunistas que consideran que el PCE es útil todavía y puede ser un importante instrumento para defender una ideología marxista, un programa político de cambio social, una IU real y actuante, una España Federal y Republicana y no 17 reinos de taifas, (en el PCA ya han decidido que Andalucía y el mismo partido son un ente nacional singular y aparte), y una perspectiva socialista en España, junto a un verdadero internacionalismo para la unidad de la clase trabajadora, el socialismo y la paz en el mundo, sepa que ha llegado la hora de no perder más tiempo.

No sé si llegamos a tiempo todavía de salvar al partido pero como comunistas es una obligación intentarlo.
Centella, haz en tu vida política un acto de honestidad y cordura: vete de una vez y llévate al subalterno Fernando Sánchez, útil sólo para conspirar. No está mal probar alguna vez de trabajar en el mercado laboral.

(Miércoles, 15 de marzo de 2017).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*