Los criminales en serie no aceptan la derrota en Siria y ordenan a Trump matar. Y él es uno más

Francisco Frutos Gras ||

Ex Secretario General del PCE ||

Y Trump manda a Moscú a uno de sus sicarios para que advierta a Putin, Lavrov, y a Rusia entera, que, “conmigo o con Assad”. Hay que ver cómo actúa la chusma del crimen, incluidos los que algunas mentes en un momento de debilidad política creían y defendían que un personaje tan siniestro como Clinton, aunque todavía no fogueado en el“arte” de asesinar, destruir y ocupar, iba a poner patas arriba el tinglado de poder económico y político de un sistema que es capaz de continuar acumulando riquezas para una minoría a costa de la gran mayoría, sin que ésta sea capaz de reaccionar con un poco de dignidad y contundencia y enviar a toda esta mafia a la mierda, o sea a presidio como mínimo.

Mientras el mundo no esté libre de parásitos capaces de corromperlo todo y de anular la potencial energía social, o al menos de reducir su poder de destruirlo todo, será imposible desarrollar una básica cultura de la paz y poner en marcha los deseos de entendimiento de las gentes y la colaboración entre pueblos frente al enfrentamiento y la violencia. Las guerras, la destrucción y el saqueo continuarán devastando amplias zonas del mundo como ocurre ahora en Siria, en Iraq, en Libia, en Yemen, en Afganistán, en Ucrania y en todos los lugares del mundo donde los pueblos quieren vivir dignamente y ser soberanos y no se lo permiten porque así se acabaría el negocio.

Al mismo tiempo que advierte a Rusia sobre Siria, o amenaza a Corea del Norte, el nuevo ejecutor del crimen de EEUU contra los pueblos, acepta que Montenegro, el pequeño estadito artificial creado por Bill Clinton y sus compinches europeos, después de destruir una zona entera y llevar al poder a mafiosos, traficantes de drogas y de órganos humanos, entre en la OTAN para tener a otro detritus en sus filas. Y mientras, en Siria, los mercenarios y terroristas se ven aliviados de las derrotas que les infligen pueblo, ejército y gobierno sirios, ya que el Trump que vociferaba que iba acabar con ellos sigue la misma senda que Obama y la hiena Clinton iniciaron: continuar apoyando a sus aliados naturales, los terroristas de toda laya, reclutados en todas partes, hablen el idioma que hablen, con tal de que se atrevan a pegar un tiro en la nuca o a degollar a un hombre, a una mujer, o a un niño.

Una conclusión primera, aunque no sirva para acabar con el problema de fondo: mientras EEUU exista como imperio del crimen al servicio del capital, el mundo no tendrá capacidad para un desarrollo socio económico, humano y político integral y equilibrado. 

Después de todo lo dicho, espero que en Moscú no le hagan ni caso al enviado de Trump y le envíen de vuelta en el primer avión, para que informe al nuevo presidente que Rusia no es su lacayo, que para eso ya tienen a los países de la UE,  y que un Estado soberano no acepta las órdenes del jefe de la mafia, por importante y destructora que ésta sea.

(Miércoles, 12 de abril de 2017).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *