La Universidad de la Vida

Juanjo Delapeña ||

Fotoperiodista ||

Un año más la CGT abrió su Escuela de Verano, un espacio de encuentro y discusión, de aprendizaje y esparcimiento, en el que todas las personas pudieron aportar sus experiencias y saberes para enriquecimiento mutuo. Las jornadas tuvieron lugar en el prepirineo aragonés, concretamente en el bello pueblo de Ruesta, un pueblo abandonado tras la inundación del mismo para crear el Pantano de Yesa que tapó todas sus tierras agrícolas; este pueblo fue adjudicado a la CGT con el fin de que fueran sus conservadores; en él se han ido restaurando un Centro Cultural, un albergue con dos edificios y otro más. Las lineas de este año, ante el acelerado ataque de la globalización capitalista en la que se están haciendo dueñas las trasnacionales, se diseñaron para analizar cómo el saqueo de los bienes comunes provocan exclusión, precariedad y paro condenando al 90 % de la población a la pobreza. 

Las ponencias- taller trataron principalmente sobre: Servicios Públicos como Servicios Esenciales; Trasnacionales, ataque a la soberanía y los Bienes Comunes y sobre La Sanidad Pública como Derecho Fundamental. También se dedicó un tiempo a analizar dos modos de autogestión y autoorganización en los que se abordaron las enormes dificultades que se están haciendo crónicas del paro y la precariedad; uno fue la lucha de Las Kellys y otro el Proyecto AU. Las primeras son las que forman las limpiadoras de hoteles que han creado una asociación con enlaces en diversas ciudades españolas; el segundo, un proyecto en ciernes nacido en Levante en fase de desarrollo hacia la búsqueda de fórmulas de autoempleo en el que la creatividad está generando objetivos para paliar la marginación y finalmente la autoexclusión personal por cansancio de una lucha tan agresiva. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *