No a la secesión de Catalunya. Sí a una España federal con horizonte socialista

Francisco Frutos Gras ||

Ex Secretario General del PCE ||

ASIC (Assemblea Social de l´Esquerra de Catalunya-Asamblea Social de la Izquierda de Catalunya), plataforma plural de la izquierda catalana de carácter anti independentista, federalista y republicano, desarrolla una intensa campaña para desenmascarar las permanentes maniobras de los secesionistas de Catalunya, que envueltos en la paranoia identitaria fanática, sólo producen división popular, en especial entre los trabajadores, enfrentamientos sociales y personales cada vez más agresivos y abren una perspectiva de violencia en Catalunya, que ya ha tenido sonoras expresiones verbales y físicas.

ASEC-ASIC, además de pronunciarse contra el referéndum, lo hace por la unidad de la izquierda para luchar contra las políticas neoliberales, los recortes laborales, sociales y públicos y las privatizaciones, que el gobierno actual de la Generalitat de Junts pel Si, y el de CDC que le precedió y gobernó en un largo período, han ido imponiendo de acuerdo con el PP, a la vez que no tenían nada que envidiar a éste en cuanto a corrupción de sus dirigentes. NI VOTAR, NI ACEPTAR EL TRÁGALA.

Tiempo para informar y desinformar. Venezuela y España

Cuando se informa sobre lo que ocurre en Venezuela se produce un “curioso” fenómeno, curioso si no fuera tan repugnante. Se habla contra la “violencia” del Presidente Maduro, de su gobierno y del chavismo, mientras las imágenes que salen en la pantalla son las de los golpistas y terroristas con caretas anti gas y equipos que valen una fortuna, lanzando cócteles incendiarios contra la policía.

Y se da la palabra a los representantes del golpismo y la derecha negándose a los representantes del legítimo poder democrático establecido. Y para ilustrar la maldad del chavismo denuncian los más de cien muertos en tres meses de levantamiento golpista, cuando la mayoría de éstos se han producido por la violencia callejera de las “guarimbas” cortando calles con cables para que choquen los coches, persiguiendo a los no adictos, disparándoles, quemándolos y matándoles en muchos casos.

Y en España se dan horas de televisión  y de papel a los miserables de la secesión en Catalunya, con el Govern, Mas, Puigdemont y Turull, entre otros, a la cabeza, y con los nuevos nazi-policías tipo Pere Soler al frente de los mossos, para decirle al gobierno, “aquí estamos, dispuestos a todo”. Así son estos “demócratas” sin caletre que ni han aprendido de la historia ni han valorado el futuro que están creando. Y por parte del gobierno del Estado, el mismo tiempo para las respuestas y la polémica en los medios, sin ninguna capacidad política, de palabra y de acción, para dejar a los aventureros con el culo al aire y desenmascararlos ante la opinión pública española en su conjunto, incluída la catalana.

Una pelea entre dos retóricas, que excluye otros discursos que están en la escena pero a los que no se les da cancha en los grandes medios para que se puedan expresar ampliamente y plantear verdaderas alternativas al asunto: los movimientos federalistas de verdad, (Federalistes d´Esquerra, Assemblea Social de l´Esquerra de Catalunya-ASEC-ASIC, Sociedad Civil Catalana, Alternativa Ciudadana Progresista, Recortes Cero, Unión de los Socialistas, Concordia Civil…) por convicción y acción, marginados de la escena pública.

Sólo se da cancha a la retórica de Pedro Sánchez y el PSOE con sus novedosas propuestas de reforma de la Constitución, algo que podrían y debían haber hecho cuando gobernaban. Espero que esta vez vaya en serio, en vez de tanta propaganda y trapicheo con Podemos y nacionalistas.

Lo dicho otras veces: una reforma constitucional que aborde los cambios necesarios para hacer frente a los importantes problemas sociales que tenemos, que culmine el Estado de las autonomías en un Estado Federal, y que deje claramente establecidas las competencias unitarias básicas e imperativas para todos y las exclusivas de las partes. No es ninguna solución milagrosa pero puede ser el principio para echar a andar saliendo de la parálisis actual.

 

El millonario Felipe González y Venezuela

Desautoriza a Zapatero ignorando las gestiones de éste para encontrar una salida política pacífica en Venezuela; dice que en Venezuela Maduro y el gobierno quieren instalar la “democracia orgánica de Franco”, repitiendo aquello que dijo hace un tiempo de que en la dictadura chilena de Augusto Pinochet y en la España de Franco se respetaban más los derechos humanos que en la Venezuela de Maduro; y remata con que la situación de Venezuela “legitima” que los militares desobedezcan al Presidente Maduro, en un claro llamamiento al golpe de estado.

Y curioso que soy, se me ocurre preguntar a mí, no sería más interesante conocer las relaciones y negocios, si los hubo, de F. González y el empresario Enrique Sarasola, en América Latina y el mundo, sobre todo tipo de productos como el armamento, obras como el metro de Medellín en Colombia, o agencias de compra y venta, algunas con sede en paraísos fiscales, e incluso la relación de Sarasola, muerto en 2002, con el narco Pablo Escobar, que, según parece, participó en España en un homenaje dedicado al ya presidente de gobierno; o el por qué González no dice ni pío sobre la situación en el “democrático” Marruecos, donde tenía un solar de 5.000 metros cuadrados en la playa Jbil de Tánger, una de las zonas más privilegiadas de la costa, en el que iba a construir una mansión con piscina y casa para el servicio por dos millones y medio de euros, y que, finalmente, vendió el solar al principe Salman de la familia real saudita, que cambió Marbella por Tánger, al hacerse público el proyecto, algo que no gustó a Felipe González.

Tanto interés en defender a la derecha venezolana y tan poco en aclarar intereses y negocios propios en otras partes donde la democracia no está ni se la espera.

Busquemos más. No están todos.

(Miércoles, 26 de julio de 2017)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*