Dos mil cargos públicos de IU a favor de Los Cinco

Crónica Popular.

EEUU está imponiendo a Cuba un doble bloqueo. Primero, el comercial desde el triunfo de la revolución cubana. Después, el bloqueo mediático, a través del silencio, mucho más invisible que el anterior, sobre «los 5» cubanos encarcelados en prisiones norteamericanas desde hace 13 años». Con estas palabras presentó ayer el secretario general del PCE, José Luis Centella, el documento firmado por dos mil cargos públicos de IU, en el que se pide al Gobierno de España su intervención ante el de EEUU para que proceda a la puesta en libertad de los cinco ciudadanos cubanos Antonio Guerrero Rodríguez, Fernando González Llord, Gerardo Hernández Nordelo, Ramón Labañino Salazar y René González Sehwerert, este último fuera de la prisión desde fecha reciente pero al que se prohíbe salir de EEUU hasta que se cumplan tres años.

no images were found

Adriana Pérez, esposa de Gerardo Hernández, y Magali Llord, madre de Fernando González LLord.

José Luis Centella hizo entrega de una copia del mencionado documento a familiares directos de dos de los cinco cubanos presos en EEUU, Adriana Pérez, esposa de Gerardo Hernández, y Magali Llord, madre de Fernando González LLord.Y ante ellas afirmó que las firmas de estos cargos públicos tienen un elevado valor simbólico porque, en realidad, representan a más un millón y medio de españoles que votan a IU. Para el dirigente comunista, «el procesamiento, condena y prisión de Los Cinco no es un acto de justicia sino la expresión del odio y la venganza que el Gobierno de EEUU y sus tribunales están volcando contra ciudadanos de un pequeño país, intentando doblegar la dignidad de todo un pueblo».

Además, añadió, «EEUU está aplicando una doble vara de medir y una doble moral en la lucha contra el terrorismo. Porque –afirmó– no sólo los cinco ciudadanos cubanos “son probados antiterroristas” sino que fue el propio Gobierno de Cuba quien colaboró con el de EEUU en la lucha antiterrorista facilitándole informaciones muy precisas sobre acciones que se estaban planeando en territorio norteamericano. Y en lugar de perseguir a quienes las estaban diseñando, procesaron y encarcelaron a quienes habían obtenido tales informaciones».

Las mujeres familiares de dos de ellos, Adriana Pérez y Magali Llord, señalaron ante los medios de comunicación españoles que, aunque en estos momentos hay cuatro presos dentro de las cárceles norteamericanas y uno de ellos se encuentra fuera de la prisión, en realidad, siguen estando presos los cinco, ya que René González se encuentra en situación de «libertad vigilada». Y, asimismo, se unieron a la denuncia formulada por José Luis Centella contra el silencio total que pesa en los medios de comunicación norteamericanos sobre Los Cinco, a los que no se ha permitido recibir visitas de sus familiares.

Los Cinco fueron condenados en septiembre de 1998 a diversas penas de prisión tras un proceso que, en opinión de numerosos expertos, estuvo plagado de violaciones de las garantías procesales. Los tribunales norteamericanos les impusieron penas que oscilaban entre los 18 años de prisión a Fernando González Llord y las dos cadenas perpetuas a Gerardo Hernández Nordelo.

Según Amnistía Internacional, que calificó el caso como «un hecho bochornoso», durante el juicio «no se presentó ninguna prueba que demostrase que los acusados hubieran manejado o transmitido información clasificada de EEUU» y, además, «los acusados tuvieron un acceso limitado a sus abogados y a documentación sobre el proceso, lo que podría haber menoscabado su derecho a la defensa». Por todo ello, en octubre de 2010, esta organización internacional pidió al Gobierno de EEUU la revisión del caso.

Desde que se hicieron públicas las sentencias, los familiares de los presos cubanos no han cesado de interponer diversas acciones legales. Uno de sus recursos logró que, en agosto de 2005, la Corte de Apelación del 11 cuarto, formada por tres jueces, anulase por unanimidad las sentencias, basándose en que los prejuicios dominantes en la comunidad de Miami se habían unido a otros factores para menoscabar el derecho de Los Cinco a un juicio con las debidas garantías procesales. Sin embargo, el Gobierno norteamericano apeló contra tal resolución judicial y en junio de 2008 la fue revocada por la Corte de Apelación, si bien esta instancia judicial anuló las dos sentencias a cadena perpetua impuestas a Gerardo Hernández. Un año más tarde, en 2009 la Corte Suprema rechazó un nuevo recurso. Y en 2010, los familiares presentaron una nueva apelación… Hasta ahora, no ha habido revisión alguna del caso, tal como pidió Amnistía Internacional.

Combustible para continuar la lucha por la total liberación de Los Cinco

René González abandonó la cárcel de Marianna, en Florida, el pasado 7 de octubre. Pero no se le permitió regresar a Cuba. En virtud de una resolución judicial, se halla en situación de libertad vigilada y no puede ausentarse de Florida durante tres años. No obstante, dejó traslucir su alegría ante las cámaras de televisión que le grabaron a su salida de la prisión cantando una conocida canción de su compatriota Silvio Rodríguez, la titulada El mayor. Algo que hizo que el cantante declarara emocionado que su puesta en libertad «es combustible para continuar la lucha por la total liberación de Los Cinco».

A favor de ellos se han pronunciado personalidades de diversos países. Entre ellos el Premio Nobel de la Paz, Pérez Esquivel. Dentro de EEUU el intelectual crítico Noam Chomsky denunció ya en 2003 que mientras a través de Los Cinco Cuba estaba proporcionando información al FBI sobre las acciones terroristas planeadas y ejecutadas en EEUU, en lugar de arrestar a los terroristas lo que hizo el FBI fue detener a las personas que les facilitaban tal información.

El principio establecido en Crónica Popular exige que, para que los autores de un comentario a un artículo, firmado con nombre y apellidos, vean publicado su comentario, deben firmar de igual modo el textos que nos envíe. En caso contrario, no se publicarán.
Y eso lo haremos aunque el comentario sea favorable al artículo: no se publicará ningún comentario si no va acompañado por la identificación personal de su autor.