Wikipedia: primera victoria de la «enciclopedia» en Italia

Mercedes Arancibia || Madrid.

Wikipedia ha estado a punto de cerrar su versión italiana por culpa del último proyecto de ley del gobierno Berlusconi, y hacer que Italia pasar a engrosar la lista de países con gobiernos enemigos de la libertad de expresión, junto a «paraísos» como China, Rusia o Corea del Norte, y algunas monarquías árabes absolutistas. De nuevo, la espada de Damocles de una «ley mordaza» se ha cernido sobre la libertad de los italianos que de esto saben un rato y que, en este caso, se concretaba en que cualquier comentario que cualquiera considerara ofensivo tendría que desaparecer inmediatamente de la red (aunque fuera cierto).

El Parlamento italiano pretendía la semana pasada obligar a los blogs y páginas informativas a rectificar sus contenidos por simple demanda de algún interesado. Finalmente los diputados dieron marcha atrás, pero el proyecto de ley que pretende limitar la difusión en prensa de escuchas telefónicas será sometido al voto parlamentario. Se trata del proyecto de ley nº 1415, aprobado en primera lectura el 11 de junio de 2009, y pasado al Senado con el nº 1611 donde también fue aprobado en primera lectura, con modificaciones, el 10 de junio de 2010, por lo que tenía que volver al Parlamento para su aprobación definitiva.

no images were found

¿Indudable objetivo del proyecto de ley? Limpiar la imagen de «algunos» de toda crítica, conseguir esa impunidad que il cavaliere persigue con todos los medios a su alcance, más o menos legales, incompatibles con la democracia; en suma, conculcar el derecho. Y, en primer lugar, limitar la difusión en prensa de las escuchas telefónicas ordenadas por la justicia. Los frecuentes escándalos del Presidente del Consejo suelen aparecer en los medios italianos acompañados de transcripciones de conversaciones embarazosas para Berlusconi, quien pretende evitar así que se produzcan nuevas fugas amparándose en el respeto a la vida privada.

¿Cómo? Pues no hay más que dos fórmulas, ambas experimentadas y consagradas en otros tiempos y otros contextos: censura previa o revisión constante.

La reacción de Wikipedia llegó el pasado día 6: una página en blanco y después un largo comunicado de protesta: «En este momento Wikipedia en lengua italiana corre el peligro de no poder seguir proporcionando el servicio que ha sido útil a lo largo de los años y que ahora estás buscando como de costumbre. La página que buscas existe y solo está escondida, pero podría ser que dentro de poco nos viéramos obligados a cancelarla de verdad…».

«…En estos años, lo usuarios (hay que recordar que Wikipedia no tiene una redacción centralizada en ningún sitio) siempre han estado dispuestos a discutir y, cuando era el caso, a corregir tras verificar en fuentes de terceros cualquier contenido que pudiera resultar lesivo para el buen nombre de quien fuera; todo ello sin afectar a las prerrogativas de neutralidad e independencia de este proyecto…».

Tras citar el artículo 27 de la Declaración Universal de los Derechos Humanos («Todo individuo tiene derecho a tomar parte libremente en la vida cultural de la comunidad, disfrutar de las artes y participar en el progreso científico y sus beneficios…»), manifiesta que la obligación de publicar los desmentidos «constituye para Wikipedia una inaceptable limitación de la propia libertad e independencia… que desnaturaliza la base de la Enciclopedia libre y paraliza la modalidad horizontal de acceso y participación, poniendo fin a su existencia, tal y como la hemos conocido hasta hoy…nadie quiere discutir las tutelas puestas para salvaguardar la reputación, el honor o la imagen de cada cual. Se recuerda, sin embargo, que cada ciudadano italiano está ya protegido en ese sentido por el artículo 595 del código penal, que castiga el delito de difamación».

«No podréis hacernos callar».

Un diseño de ley «idiota» que inflige un duro golpe a la libertad de expresión, dice el diario La Repubblica en su edición del pasado 6 de octubre, haciéndose eco de unas declaraciones de Jimmy Wales, cofundador de Wikipedia, quien en una entrevista en la página web Valigia Blu advierte a todos los gobiernos: «No podréis hacernos callar». «No he visto una ley como esta en ningún lugar del mundo», dice Wales en la entrevista, «Italia ya tiene leyes contra la difamación y esta propuesta va más allá de manera dramática».

La posterior rectificación del gobierno Berlusconi, limitando el alcance del proyecto solo a las cabeceras de medios de comunicación registrados, es «una victoria de Wikipedia» pero el problema sigue en el aire: «Se piensa, con justicia en mi opinión, que es una maniobra de Berlusconi para obligarse a los pocos medios que no posee todavía a plegarse a sus deseos, publicando su versión de los hechos como rectificación continua, aunque los medios sepan que esa rectificación es falsa».

El diario francés Libération se refería a toda esta batalla del presidente italiano por controlar también de la información virtual como «primera victoria de la enciclopedia» y recordaba que el día de la huelga de Wikipedia, el 5 de octubre, corresponde al aniversario del nacimiento de Diderot («el filósofo que supervisó la redacción de la Enciclopedia y que fue censurado y estuvo tres meses encarcelado en 1749»).

El principio establecido en Crónica Popular exige que, para que los autores de un comentario a un artículo, firmado con nombre y apellidos, vean publicado su comentario, deben firmar de igual modo el textos que nos envíe. En caso contrario, no se publicarán.
Y eso lo haremos aunque el comentario sea favorable al artículo: no se publicará ningún comentario si no va acompañado por la identificación personal de su autor.