Hay que pagar por lo que necesitamos

Más compañeros sin trabajo, menos pluralismo en los medios de comunicación y la crónica incapacidad de la auténtica izquierda para construir la imprescindible política de comunicación que nos permita distinguir entre lo que parece y lo que puede ser.

El cierre de Público es una mala noticia pero con muchas contradicciones. No lo cuentan igual los dueños del medio que los trabajadores, los que más pierden. No es lo mismo la identificación de miles de lectores con la esperanza de un espacio para la izquierda que un proyecto empresarial sin garantías de coherencia y sinceridad.

¿Vamos a seguir sin afrontar en profundidad el debate? ¿Por qué la izquierda no ha podido y el PSOE no ha querido abrir brechas en el poderoso sistema de medios de comunicación que determina la actitud de la inmensa mayoría de los ciudadanos? ¿Por qué ni el PCE ni IU ni el resto de la izquierda ni los sindicatos mayoritarios ni ahora el 15-M son capaces de articular un proyecto unitario que combine los derechos de los ciudadanos, la libertad profesional, el bienestar laboral y el acceso de la izquierda a la democratización de los medios de comunicación?

¿Nos vamos a conformar con la denuncia del control de los medios más influyentes por los grandes poderes mientras nos refugiamos en la creciente pero limitada posibilidad de las redes sociales, en cuya utilización se reproduce la ignorancia en comunicación de la izquierda?

¡Cuánta responsabilidad tienen las organizaciones políticas y sociales que no han enseñado a los ciudadanos la importancia de la información y se han encerrado en políticas sectarias y marginales! ¡También los sindicatos que desconfían de los trabajadores de la comunicación y se conforman con negociar un minuto en los telediarios! ¡Y los que votan a la izquierda y han dejado caer sucesivamente a todas las iniciativas que, con mayor o menor acierto, se han puesto a su disposición! ¡Qué poco ha aportado el 15-M para que la información se convierta en conocimiento y mejore la participación en una auténtica democracia!

Si la izquierda quiere por lo menos un medio de comunicación con la credibilidad suficiente para alimentar la confianza de una gran audiencia, necesita un proyecto unitario que se encarne en el programa político de la resistencia y que resulte imprescindible para las direcciones de las organizaciones políticas, sindicales y sociales; un equipo de profesionales que comprenda que la mejor militancia es la información de calidad y el respaldo social que se basa en el convencimiento de que entre todos tenemos que pagar lo que necesitamos. Y si la izquierda quiere abrir una brecha mayor en la red de medios controlada por los grandes poderes, tiene que reclamar, también desde la unidad, el convencimiento y la participación, el reparto de las licencias audiovisuales de manera equitativa (como en América Latina) entre los negocios, las iniciativas sociales y el servicio público, reservando en este último sector el espacio para el derecho de acceso que la Constitución establece.

El principio establecido en Crónica Popular exige que, para que los autores de un comentario a un artículo, firmado con nombre y apellidos, vean publicado su comentario, deben firmar de igual modo el textos que nos envíe. En caso contrario, no se publicarán.
Y eso lo haremos aunque el comentario sea favorable al artículo: no se publicará ningún comentario si no va acompañado por la identificación personal de su autor.

6 comentarios de “Hay que pagar por lo que necesitamos

  1. Mariano Pineda
    29 febrero, 2012 at 11:53

    ¿Qué nos da periódicos como Público??… más de lo mismo, información mediatizada: Público ha cerrado porque al tripartito Roures-Barroso-Chacón/Zapatero ya no está en el poder, porque nació y ejerció de medio de comunicación (Propaganda) de éste sector concreto del partido socialista. Nunca fue rentable ni sostenible. Su existencia estaba ligada a una cuota de poder que se ha desvanecido…

    Hay que aceptar que la economía mundial está cambiando y el modelo actual se ha agotado: a nuevos canales de comunicación no se pueden aplicar modelos tradicionales de negocio, que es lo que se ha intentado hasta ahora en el caso de la música, el cine y la prensa.

    Creo que es hora de pensar y buscar ideas alternativas de negocio a aplicar, no de sentarse y apoltronarse en el empecinamiento de aplicar modelos antiguos y hacernos pasar por el aro como si fuera lo más normal del mundo cuando la ola revolucionaria de Internet está tranformando el mundo.

    Atribuir al 15M incapacidad para “articular un proyecto unitario que combine los derechos de los ciudadanos, la libertad profesional, el bienestar laboral y el acceso de la izquierda a la democratización de los medios de comunicación” me parece cuanto menos un juicio precipitado y sin fundamento puesto que su vida es reciente (menos de 1 año) y se halla en constante acoso de fagocitación por partidos de la izquierda como es IU y PCE además de los sindicatos, todos ellos por cierto de larga trayectoria y, por tanto, contribuyentes y colaboracionistas del contexto social y político actual.

  2. Brumario
    1 marzo, 2012 at 11:20

    Leyendo este editorial me planteo si el periodista que ha escrito este artículo no está proyectando su propia ignorancia sobre un medik que le es ageno como son las redes sociales.
    Tampoco comprendo la abierta crítica al 15m sobre su incapacidad para articular un medio de comunicación cuando esta debería de ser una crítica hacia algunos de los componentes de este propio medio que si han demostrado incapacidad en este sentido.
    Enhorabuena por su capacidad para comparar instituciones con 100 años de historia como los sindicatos o partidos políticos con un movimiento nacido hace menos de un año.

  3. Antonio Gallifa
    2 marzo, 2012 at 11:29

    Los comentarios de Mariano Pineda y de Brumario respiran un sectarismo que les desautoriza. Tanto uno como otro se suman de inmediato a las críticas que, con un criterio basado en la objetividad y en la imparcialidad, se hacen a los partidos de izquierda,pero saltan como un resorte cuando las críticas se refieren a su 15-M. ¡Eso, que no se lo toquen!

  4. Manuel Pérez Castell
    6 marzo, 2012 at 10:43

    Desconozco la razón por la que esta revista hace esta crítica contra el 15M al decir y copio textualmente:
    “¡Qué poco ha aportado el 15-M para que la información se convierta en conocimiento y mejore la participación en una auténtica democracia!”
    Desde hace ya un tiempo una asamblea de Madrid ha decidido sacar adelante el http://madrid15m.org/, con una tirada de 50.000 ejemplares.
    Convendría que revisaran a sus articulistas antes de formalizar una crítica tan feroz como inocua criticando la incapacidad de un joven movimiento como es el 15M.
    No se ustedes que hacían o que hacen por mejorar esta sociedad; los de mi generación (1950) no fuimos capaces de derrocar un régimen; dejemos que las nuevas generaciones avancen sin trabas. Ni ustedes desde el PCE, ni Público desde el PSOE ni el resto de periódicos van a impedir el avance imparable que supone este cambio social que es internet.
    Por una vez, podrían dedicarse a apoyar movimientos y dejar la crítica irresponsable para los grandes problemas de esta sociedad: los políticos, la banca, las multinacionales y grandes corporaciones.

  5. Joe Lion
    6 marzo, 2012 at 20:04

    Don Manuel (Pérez Castell),
    Comparto con usted el análisis. Pero, ¿dónde estaban ustedes, los del PSOE, cuando todo empezó? Sin duda alguna, no son los únicos, pero sí los máximos responsables de todo este desaguisado económico, social, cultural y mediático en el que está nuestra querida España. Son ustedes culpables por acción y por omisión. Y esto les va a costar permanecer en el ostracismo 20 años, por lo menos (o sea, que usted ya no volverá a ver a su partido gobernar nuestro país).

    Ustedes, los sociatas, ¡Ni siquiera lucharon en los 50 y 60! Pero ¿de qué habla? Ustedes son, en su mayoría, unos oportunistas, que han vivido del sistema, incluso en época de Franco, que supieron esconderse y arrimarse al Sol que más calentaba, oportunamente. Y durante la crisis, han hecho ustedes lo mismo! Esconderse, esperar que amainara el temporal, y “vender” a los ciudadanos y a los votos que les dieron.

  6. Laleche
    7 octubre, 2012 at 19:16

Los comentarios están cerrados