Félix Población
El coronel Teijeiro vuelve a su “Plaza de la liberación”, en Oviedo

no images were found


03_sospecha

Félix Población

Confieso que al leer el titular deprisa y muy por encima en un diario de la región asturiana, lo primero que pensé fue que al teniente coronel Tejero, el del golpe/esperpento del 23 F, le habían repuesto una supuesta estatua que tenía en Oviedo, pero no se trataba de él sino del coronel Teijeiro, que formó parte de la milicia golpista en 1936 y cuya memoria había gozado de muy céntrico monumento en la capital del Principado de Asturias.

Situado en la Plaza de la Liberación, que así se sigue llamando en honor a la que autoproclamaron las tropas franquistas al derrotar a las republicanos que asediaban Oviedo, ese monumento volverá al lugar que ocupó desde 1952 como homenaje a quien lideró el ejército franquista que procedente de Galicia rompió el cerco de Oviedo.

Como consecuencia de la Ley de Memoria Histórica aprobada a finales de 2006 por el gobierno de Rodríguez Zapatero, la estatua fue retirada un año después, previa aprobación de la comisión municipal. Ahora, sin embargo, por iniciativa de Foro de Asturias (obra de Cascos) y con el apoyo del Partido Popular, el robusto soldadote que representa al militar franquista volverá a su Plaza de la Liberación procedente de los desvanes municipales a los que fue arrumbado por la citada ley.

Ante semejante tropelía retrógrada en contra de la legislación vigente, cabría la posibilidad de que, pasados unos pocos años y visto el acelerado ritmo retrospectivo que mueve el ideario de la derecha en el poder político y en todos los poderes, la Ley de Memoria Histórica se aplique a la contra: en lugar de reconocer y ampliar los derechos y medidas en favor de quienes padecieron la Guerra Civil y la Dictadura -tal como reza la ley-, no sería descabellado imaginar que se rescate la memoria de sus promotores, entre cuyos discípulos está, efectivamente, el esperpéntico teniente coronel Antonio Tejero Molina.

El principio establecido en Crónica Popular exige que, para que los autores de un comentario a un artículo, firmado con nombre y apellidos, vean publicado su comentario, deben firmar de igual modo el textos que nos envíe. En caso contrario, no se publicarán.
Y eso lo haremos aunque el comentario sea favorable al artículo: no se publicará ningún comentario si no va acompañado por la identificación personal de su autor.