Guerra económica contra el Gobierno de Maduro,
ante las elecciones municipales

Diana Escalona

Periodista

La cuenta es regresiva, quedan pocos días para celebrar elecciones municipales en Venezuela – 8 de diciembre- y el Gobierno Bolivariano presidido por Nicolás Maduro está luchando duramente contra el sabotaje económico que implanta la oposición. No es una tarea fácil, pues la pelea lleva una inmensa ventaja por parte de la derecha, con el uso de nuevas tecnologías y de algunos medios de comunicación, cuyo setenta por ciento se encuentra en sus manos.

03_01_VenezuelaPero, aún así, el compromiso del gobierno con su pueblo le ha llevado a aplicar una serie de medidas económicas en las que se le garantice a los consumidores precios justos en los artículos de primera necesidad y otros rubros. Para verificar que esto se cumple, el Ministro para la Alimentación, Félix Osorio, visita constantemente los establecimientos comerciales del país, para detectar las irregularidades y comprobar que los precios estén adecuados a la estructura, esto por mencionar sólo algunas de las decisiones ya establecidas.

El  perverso plan se basa en la especulación, desabastecimiento, inflación, y en todo lo que pueda generar un estado de nerviosismo en el pueblo venezolano. El único fin y propósito, lograr captar un máximo de votos sobre los candidatos de la revolución bolivariana y, de esta manera, hacerse con el control de la mayoría de las alcaldías, ir restando terreno al chavismo y continuar desconociendo la victoria del presidente Nicolás Maduro.

En el Club de Amigos de la UNESCO, de Madrid, Mario Isea Bohórquez, Embajador en España  de la República Bolivariana de Venezuela abordó esta cuestión en el curso del debate titulado Golpe contrarrevolucionario en Venezuela: Sabotaje y guerra económica, organizado por la Plataforma Bolivariana en Madrid y moderado por Araceli Escudero, quien dio apertura al evento denunciando  de la guerra mediática, de cuarta generación que la derecha venezolana está desarrollando contra el Gobierno de Nicolás Madrudo, una batalla que queda patente en el video que se proyecto al comienzo del acto sobre esa realidad en Venezuela.

Mario Isea Bohórquezo afirmó que “Maduro no perdió, y según los datos que me están llegando, vamos a mantener mucha fuerza, la mayoría del 70% de alcaldías del país. La duda es, si en algunas ciudades importantes que estamos peleando, las alcaldías se las podemos arrebatar donde ellos las tienen, ó ellos pudieran ganar, explotando esta guerra económica  que han estado haciendo de manera persistente en estados fronteras con el contrabando de extracción de alimentos y combustible o con sabotaje eléctrico porque no ha sido fácil depurar”.

El embajador relató de una manera muy sencilla, cómo la oposición venezolana intentó sabotear el mandato del presidente Chávez desde que éste asumió el poder. Señaló que la guerra económica por parte de la oposición no es una novedad, pues data desde el año 2002, cuando la Confederación de trabajadores de Venezuela, Fedecámaras y los partidos Acción Democrática y Copei, quisieron generar grandes daños al país con un golpe de estado en el que paralizaron la industria y el transporte petrolero a fin de causar un caos. Pero no pudieron, recordó, porque el mismo pueblo salió en defensa del presidente Chávez y de los intereses de la nación.

Según expuso, el gobierno venezolano se defiende de las continuas campañas de desprestigio, y tiene un gran motor en marcha para contrarrestar el bloqueo económico, la especulación y el desabastecimiento, pues cuenta con productos alimenticios de calidad  cuyos precios están  subsidiados y regulados tanto en la cadena Mercal como en la red de abastos Bicentenario. Pero, además, “el presidente está en la calle, todos los días está en un sitio, en una ciudad distinta, se reúne con la gente y las oye… Es un gobierno responsable, que defiende los derechos que están en la Constitución y vigila para que se cumplan los derechos de los ciudadanos”, así lo indicó Isea Bohórquez.

Por su lado Marcos Roitman, profesor de Sociología de la Universidad Complutense de Madrid, realizó una interesante intervención con comparativas y elementos que intervienen en los casos de desestabilización contra Gobiernos de la izquierda. Una operación que la derecha orquestó en 1973 en Chile durante el gobierno de la Unidad Popular y ahora en Venezuela contra el gobierno que sucedió a Hugo Chávez. A juicio del profesor Roitman  “el proceso de desestabilización se da en todas las áreas, la política, la económica, la social, la cultural… En la económica se ve claramente en algunos productos que empiezan a faltar…El proceso de desestabilización significa que los grandes empresarios pueden acaparar, pueden crear mercado negro, pueden quitar las divisas. Y los productos que empiezan a faltar son los mismos que faltaron en Chile, primero jabón, uno se lava las manos todos los días… papel higiénico…, pasta de diente.. Todos estos elementos tratan de romper la voluntad de los ciudadanos y que, además, se generen en momentos previos a procesos electorales”.

Marcos Roitman, señaló que “el objetivo es un golpe de estado y lograr que, con estos elementos de sabotaje, antes de que culmine el mandato del presidente Maduro, ya se den las condiciones para el triunfo de la derecha en Venezuela”. Finalizó  refiriendo que “Venezuela es un punto de referencia esencial para la Celac, Unasur, Telesur y todas aquellas instituciones que hoy confluyen para constituir otro orden en el ámbito regional de América Latina, una propuesta antiimperialista, democrática, social y popular con independencia de Estados Unidos y de sectores extranjeros… Por eso Norteamérica  apoya el proceso de desestabilización”.

El principio establecido en Crónica Popular exige que, para que los autores de un comentario a un artículo, firmado con nombre y apellidos, vean publicado su comentario, deben firmar de igual modo el textos que nos envíe. En caso contrario, no se publicarán.
Y eso lo haremos aunque el comentario sea favorable al artículo: no se publicará ningún comentario si no va acompañado por la identificación personal de su autor.