Darío Rivas, impulsor de la querella por el genocidio franquista: “El Gobierno antepone intereses económicos y políticos a la Justicia”

Enriqueta de la Cruz

Periodista y Escritora

Unas vidas duras de trabajo y superación en una España feudal. Un grito de libertad tras cientos de años de miseria: el de los republicanos. Reyes españoles. Ninguno murió nunca en el campo de batalla. Los últimos los ha impuesto el franquismo, que sigue vivo. Lo cuenta estupendamente Darío Rivas, un caballero que reside en Buenos Aires y revoluciona, en el mejor sentido de la palabra, la Justicia Internacional con un caso que levanta ampollas ya en todo el mundo mientras aquí nuestros gobernantes y la vergonzante oposición que no hace nada, se cruzan de brazos. Estamos hablando del gran genocidio español, el gran genocidio fascista, caja de pandora que se abre, que empieza a mostrarnos tanto horror gracias a hombres de una pieza, firmes, como éste: Darío.

01_02_DarioRivasLuchó por hacer justicia a su padre, lucha y seguirá, porque se haga justicia a todas las víctimas y resistentes, esos héroes. Su coraje y el esfuerzo colectivo de un equipo de abogados, jueces, y asociaciones de Memoria Histórica, han logrado ya que personajes como Billy el Niño pasen a declarar, que salgan a la luz entre los posibles imputados nombres como el de Martín Villa, o que el suegro del actual ministro de Justicia, de Gallardón, José Utrera Molina no pueda abandonar nuestro país porque sería detenido. La Justicia Internacional ha concedido ya –dice Darío- la posibilidad de llevar a los tribunales a las empresas que tuvieron prisioneros de guerra. Son nuevos pasos que se darán en cualquier momento.

Su padre, Severino, era alcalde de Castro de Rei (Lugo) cuando lo fusilaron, por buena persona,  por serlo. Su memoria al completo ha sido rescatada por Darío tas un largo camino de búsqueda, casi detectivesco, que comienza en los años 50, en el mismo epicentro del tirano, del dictador. Han sido años de recomposición del puzle y no quiere que esto quede en un caso concreto y familiar. Le debemos que todos nos sumemos al grito y al empeño: Verdad, Justicia, Reparación.

La historia de Darío está en lo esencial recogida por la prensa, es conocida, y su biografía ya fue  publicada. Pero él es un hombre con quien siempre enriquece hablar. Sigue aportando matices importantes, y eso es oro puro para quien quiera recoger estos frutos sembrados con tanto esfuerzo.

Él, que ha recibido un homenaje más en este verano en Madrid, recibe a Crónica Popular y no evita ninguna pregunta, responde. Nos  dice, por ejemplo, que la solución a la crisis es una república, una democracia, que el capitalismo español es heredero del franquismo y que el Rey debe presentarse a las elecciones si quieres seguir en el poder, a ver si le votan. “Hay que respetar a la mayoría”.  Nos ayuda a aclarar nuestra historia y nuestro momento en esta entrevista.

Me encanta tu coraje. Gracias a tu impulso, Darío, tenemos hoy querella Argentina y conocemos cosas importantes. Has logrado que se hable aún más de la necesidad de que el Estado asuma la recuperación de las fosas y la Memoria de quienes perecieron en este genocidio fascista que hemos sufrido; que se hable de los verdugos y pongamos la mirada en ellos, no sólo en las víctimas y resistentes. Han salido nombres: Billy el Niño (que ha comparecido en la Audiencia Nacional); Utrera Molina, suegro de Gallardón, actual ministro de Justicia; Martín Villa, quien en su propio libro: Al servicio del Estado habla de los crímenes de Vitoria, por ejemplo… ¿Qué queda y que te queda por hacer?

“Lo que yo he hecho para mi padre tenía que ser para todos. Aunque también todos debían haber reclamado como yo”

Sí, se han concretado algo, se ha pedido la detención de gente como Billy el Niño o el suegro de Gallardón, que no pueden salir de España porque ya serían detenidos, les sacaron ya el pasaporte en el juzgado… Y hay muchos más para ser procesados pero yo lo que más estoy pidiendo es que traten de solucionar el problema de las fosas comunes, que a la gente le entreguen los restos de sus seres queridos, que están obligados por ley a sufragar los gastos. Las Naciones Unidas ha emplazado al gobierno recientemente a que en 90 días  resuelvan el problema. El Gobierno no acepta proceder a hacer justicia como corresponde. Lo que yo estoy haciendo por la Justicia Internacional es lo que tenía que haber hecho en origen la justicia española. A mí, como español, no me agrada nada haber tenido que depender de la Justicia Internacional porque me da la impresión de que la Justicia española no sirve y esto me causa malestar. No creo que se resuelva fácilmente porque hay una oposición total a todo lo que sean los derechos humanos en España.

¿Por qué dices eso?

Porque han buscado hacer una ley que anula la Justicia Internacional, lo cual es imposible; porque España está obligada a respetar los tratados internacionales. El Gobierno antepone la Justicia a ciertos compromisos económicos y políticos. Lo que está haciendo respecto a la Justicia Internacional tiene que ver con la presión de China, que tiene el 20% de la deuda española en su poder. Los chinos han cometido crímenes de lesa humanidad en el Tibet que tienen que ser juzgados y los chinos no quieren que esto se haga porque toca la máxima jerarquía de China. Así que todos los derechos humanos están regulados por los intereses económicos  y políticos.

Tú vienes diciendo que nuestros antepasados que lucharon por la libertad y la democracia tienen que ser recordados como héroes y no como víctimas. Yo estoy de acuerdo.

“Conseguí probar que mi padre era una persona buena y hacerle el desagravio, porque fueron a por la gente buena; maestros y alcaldes fueron las mayores víctimas”

Como héroes porque prácticamente es cierto que fueron héroes de un drama, porque, como decía don Miguel de Unamuno, fue una guerra no civil, sino incivil. Yo nunca creí que el pueblo español llegaría a semejante límite. En el momento en que estalló la Guerra Civil, España estaba en la gloria de las letras españolas y los intelectuales indiscutiblemente se tiraron hacia el grito de libertad. La monarquía, como de costumbre, abandonó al pueblo en la encrucijada. Todos cometieron errores, también los republicanos, pero yo lo que pido es justicia, no venganza. Tuve posibilidad de vengarme con respecto a mi padre pero eso me convertía en un personaje como son ellos mismos.

Claro, es lo malo, que metiéndote en la dinámica de los fascistas te envileces como ellos.

Claro, como eso no me era posible, no acepté eso. Pero aún no estoy conforme, porque a ver qué pasa con los procesos de tantas personas por criminales de guerra. A ver qué pasa.

Pues está difícil pero hay que seguir insistiendo. Ahora, para colmo, no tenemos un rey, sino dos, a los que seguimos financiando y no resuelven nada. Y mira los que están mandando…

Bueno, porque en España vive Franco. Porque, mire,  el Franco demagogo, un criminal, fue el criminal más grande del siglo XX. Todo lo que él hacía, y la camarilla de Mola y esos, está redactado en el expediente de la querella que yo abrí, de ciento y pico de páginas. Están también los discursos de Mola. Y respecto a los juicios que hacían eran que a donde llegaban las tropas tenían que liquidar a la gente que tuviera filiación política, y también a los que tuvieran trascendencia moral o política. Si la persona era buena persona, como ellos sabían que eran los alcaldes (si los habían elegido por buenas personas), pues también los liquidaron. O como a los maestros. Las mayores víctimas de la Guerra Civil fueron los maestros y los alcaldes, como mi padre.

Y, ¿cómo fue?

Cuando entraron en Lugo al primero que fueron a buscar fue a mi padre.

Me gusta que recuerdes lo buena persona que era porque yo creo que no solo hay que recuperar los restos de las fosas, sino la memoria de quienes están ahí, quiénes fueron, qué pensaban y sentían, qué representaron como demócratas, republicanos, librepensadores, qué aportaron, qué nos aportan… Porque para mí ese ser solidario que se conmueve, ese ser que reparte lo que tiene, que enseña, esos principios que había entonces, eso es para mí la República, eso es la República española.

“Personas como Billy el Niño y el suegro de Gallardón ya no pueden salir de España porque serían detenidos por crímenes de lesa humanidad”

Mi padre tenía eso y lo que yo he hecho para él tenía que ser para todos. Aunque también todos debían haber reclamado como yo. A mí me costó mucho: muchos viajes, mucho tiempo, mucho dinero y no acepto nada de nadie, ni el pago del viaje ni nada. A la jueza le dije: “Usted va a hacer justicia porque se lo está pidiendo una persona que no tiene ningún interés económico, ni interés político, sino un interés humano, de que se haga justicia para todos”. Porque yo no podía conseguir lo que quería: que era la vida de mi padre, pero conseguí  probar que era una persona buena por lo cual se le puso de alcalde. Luego conseguí los expedientes judiciales donde pruebo que lo procesaron a ruego de Falange Española, que fueron los que lo secuestraron. Lo procesaron injustamente por traición a la patria y yo le hago el desagravio porque exijo que se le reconozca que fue matado injustamente. Y esto fue reconocido. Fui acumulando todas esas pruebas para el juicio por la Justicia Internacional porque sabía que la justicia española no iba a hacer nada. Pero para que la Justicia Internacional aceptara una causa como ésta tenía que ser concreto. A mí me pidieron todos los datos, hasta mi autobiografía.

Con lo que has hecho un gran esfuerzo de documentación.

Yo tenía todo.

Y de todos los documentos que tienes en tu poder y has conocido, ¿qué conclusiones tienes de lo que ha ocurrido aquí?, ¿qué no sabemos aún bien sabido?

Bueno, lo que ha pasado acá es que el pueblo pegó un grito de libertad; era un desahogo de cientos de años de miseria. España fue el país que tuvo más tuberculosos de Europa por año y hambre. Yo no pasé hambre; mi padre ayudaba a los pobres.  Incluso lo  llevaron a la cárcel por oponerse a que el recaudador de impuestos pudiera cobrar un impuesto en cierta ocasión. El recaudador que, con ese simple cargo que tenía era un prepotente, le dijo que  para qué se metía él a defender a la gente y llamó a la Guardia  Civil para que castigaran a mi padre y como mi padre no era fácil de manejar se enfrentó a un guardia civil y eso le costó ir a la cárcel.  Eso fue un poco antes del golpe de Estado.

Qué bien resumido lo que has dicho: Un grito de Libertad

¡Pero si era una vergüenza! España fue uno de los países más feudales del mundo.

Y sigue siendo un poco.

“En España hay una oposición total a los Derechos Humanos”

Hasta la República todavía estaban los fueros. Yo sabía de gente que tenía en la aldea algo chiquito que no servía para nada y todavía tenía que pagar a fin de año una contribución que era un fuero, que no se sabía quién y por qué circunstancia tenía derecho a ese fuero; lo heredaban todo siempre, de unos a otros. ¿Por qué?, porque los señores de España tenían tierras pero no quien las trabajaran; entonces llegaron los señores feudales a repartir las tierras pero con deuda de por vida, que les era más fácil recaudar todos los años sin ninguna responsabilidad de tener personal. El esclavo es el que tenía la tierra. Había tantas anormalidades… Había una época en que la señora de Monforte de Lemos, de los condes y el obispo de Mondoñedo recaudaban con la moneda todavía antigua del maravedí todos los impuestos de Lugo para ellos y sólo estaban exentas, no pagaban, las mujeres solteras. Siempre fue feudal. Ahora: ningún rey español murió en campo de batalla, pero usufructuaron  el lucro.

01_03_DarioRivas
Elecciones para el rey

Como pasa ahora, Darío, siempre se esconden ante los problemas y se aprovechan de lo ajeno todo lo que pueden y más… Mira que abdicar este Borbón cuando se supone que hay un problema territorial, pues justo cuando podría tener algún sentido su larguísimo y aburridísimo reinado, ¿no? Va y se lo pasa al hijo y, de paso, se queda también de un modo extraño, dicen algunos que sólo para hacer gasto. Así, crisis que te crió…

La solución de la crisis es una república, una democracia, unas elecciones libres. Y si el Rey o La Corte quieren seguir gobernando, que se presente como partido. Y si el pueblo lo vota y tiene mayoría estaré conforme con que tome el poder, pero en caso contrario va a haber una desintegración, porque España tiene un odio que o la gente no ve o no quiere ver. Acá hay gente que odia la corona por lo que le ha ocurrido con el franquismo, cuando Franco avanza por Cataluña o por donde sea… A los catalanes les sacó hasta los documentos, que fueron a parar a Salamanca, que hace poco que se los devolvieron. Yo hablo con catalanes y han matado a montones, les han arruinado económicamente… Ahora: viene el Rey nuevamente al poder puesto por Franco. Ese pueblo…

No lo traga, no los traga.

Ya se ve en las manifestaciones, en las calles, es una mayoría y yo a la mayoría la respeto.

Esa es la democracia, que no se lleva bien con algo impuesto y que es lo contrario: un Rey, o dos

Si acá hubiera una democracia pura y una libertad, esa gente se olvidaría de la Corona y de Franco y todo.  Es que tiene que llegar un momento en que el pueblo español sea un pueblo unido; no podemos seguir así… Y tampoco con ideas de venganza.

La venganza a quien más interesa es a los fascistas porque  fomenta la división que provocaron; interesa al poder para poder utilizar esas armas como miedo inyectado, argumentos para imponerse, para reprimir, para no normalizar.

Y porque el capitalismo español es heredero del franquismo.

Es que, como tú sostienes, es importante saber que las principales empresas están ahí enredadas.

Sí, sí.

Que habría que saber qué empresas se han financiado así.

La Justicia Internacional me  concedió que yo puedo enjuiciar a toda aquella empresa que tuvo prisioneros de guerra.

Se va a dar ese paso? ¿Se puede dar?

Se puede dar, en cualquier momento. Yo conocí empresas y vi los prisioneros de guerra, los barracones, al ejército de Franco custodiándolos, el cuartel de la Guardia Civil dentro de la empresa.

Llegaremos a ver esta justicia.

“España dio un grito de libertad tras cientos de años de miseria”

En cualquier momento se puede hacer como digo, pero lo primero que estoy pidiendo es la anulación del Valle de los Caídos, construido con prisioneros de guerra y el faraón  que hay ahí enterrado o peor, porque los faraones no fueron tan criminales como él, tenían esclavos pero éste tenía prisioneros de guerra que es más criminal. No puede ser que restos de los prisioneros de guerra que murieron trabajando para esa persona, estén al lado de él, y él como ejecutor de todos esos crímenes no puede estar con un panteón especial en el centro, en medio de sus prisioneros de guerra. Eso solo puede quedar como monumento a las víctimas del genocidio, como tenemos en Buenos Aires, la Esma.

La escuela, de la que aquí tenemos algunos torturadores con mando en plaza.Por pasos pero se llegará a todo.

Se va a llegar porque a mí me apoyan y seguiré y tengo puertas abiertas. Yo no pido audiencia nunca porque nunca me gustó pedir nada, nunca voy a pedir nada. Yo hablo si me quieren atender.

Seguir el camino, firme, recto, seguir trabajando, haciendo una labor que tenía que ser conjunta y del Estado, impulsada por el Gobierno, por el poder.

“La Justicia Internacional ha concedido ya la posibilidad de llevar a los tribunales a las empresas que tuvieron prisioneros de guerra”

Es que están gobernando con las leyes de Franco, con el tipo de gobierno de Franco, con las empresas franquistas, porque las que se enriquecieron fueron esas empresas. Acá el estraperlo hizo ricos a mucha gente. Hay capitales de empresas españolas por todo el mundo. Ese dinero es del resto del la Guerra Civil española. Esta gente no tiene vergüenza, todavía no devolvió los bienes, no retribuyó a nadie, no quiere pagar para sacar los restos, o sea, que se opone a todo lo que sean derechos humanos. No falta más nada que ser parte de los criminales de guerra.

Bueno, lo están amparando a estas alturas.

¡A estas alturas! Si no hay unas elecciones, democracia y dar una oportunidad al pueblo para que decida qué le conviene…

Mientras no haya eso es tenernos callados, sujetos, es una imposición. Y también que la gente debe moverse, actuar, como haces tú.

A la gente le gusta  hablar de derechos humanos, pero una cosa es hablar de ello y otra, molestarse;hay también que sacrificarse un poco.

Y es que también hay muchos con poca coherencia o con poco ánimo. Y hay miedo aún.

Acá se practicó la política del olvido y también el terror. A mí no me gustaba que mi propia familia me ocultara donde estaba mi padre, pero después empecé a reaccionar, ya en 1952, cuando vine a España para ver qué había pasado con mi padre. Todos me recibían en la aldea, en el pueblo, calladitos pero mucho agasajo y parecía demasiada atención, pero era para ir tapando, porque muchos habían participado en el ocultamiento. Un juez andaluz me dijo: “sí, yo voy adelante, pero si hay problemas ¿qué hacemos? Yo le dije: “Yo tengo una carta”. Y es que yo era amigo del hermano del administrador de Franco, que era Catoira, de La Coruña, gente rica. Yo abrí cuenta en el Banco Pastor antes de venir a España, en el año 50, que estaba prohibido por la ley, por Los Catoira, que hacían lo que les daba la gana. Pero ellos no sabían para qué lado tiraba yo. Lo que sabían es que si me invitaban a ver el barquito en que pescaba Franco y eso pues que yo les decía que no. A tanto no llego.

Y de ahí para adelante, hay que ver lo que puede hacer una sola persona si se empeña…

Sí y no es fácil. Yo fuí a hablar con la Corte Suprema argentina, pero la cosa nació acá, en Ciudad Real, ahí, porque allí fue un abogado mandado por la Corte Suprema no sé en qué misión, y Matías me pidió que le mandara la autobiografía mía, que la escribió un cura que llegó a Argentina a hablar conmigo y hoy somos íntimos amigos. Y Matías llegó también a Argentina con diez abogados para ver si le facilitaba las pruebas para hacer el juicio y ahí fue cuando yo acepté y son los que están ahora con ello.

Veo que vives y seguirás viviendo así, luchando con todo esto.

Lo voy a seguir, ya está todo encaminado. Yo tengo que decir la verdad en lo que me quede. Yo ya recibí el pago porque, como dijo Radio Nacional en Argentina, mi padre, allá donde está, anda diciendo que yo no fui un mal hijo. Y con eso me alcanza, no quiero más. Pero hay otras víctimas. Hay muchos hechos y cada hecho es una historia y hay cada drama impresionante que hace llorar a cualquiera. “Pensar que pasaron tantos años y nadie se acordó de mí”, eso me dijo una señora: “yo siempre reclamando por mi marido y que ahora, después de tantos años, venga usted a pedir por mi marido…” Y yo le dije: “yo pedí por todos, querida, yo no pido por uno solo; por todas las víctimas. Yo quiero Justicia. Lo menos que pueden hacer es abrirles las fosas, entregarles los huesos y pedirles disculpas.

01_01_DarioRivas

Dos luchadores, dos hombres solidarios

Constaba, mal constaba, que su padre, Severino Rivas, alcalde del ayuntamiento Castro de Rei (Lugo) traicionó a la patria y que por eso fue fusilado el 29 de octubre de 1936. Pero no fue así y su hijo estaba ahí para aclararlo y para que constara la verdad: que fue un buen hombre, que llegó al cargo por serlo y que fue fusilado precisamente por eso.La realidad es que los que sí fueron traidores a la patria le acusaron falsamente, de lo que precisamente ellos sí eran. Lo secuestraron los de Falange Española y lo fusilaron nada más entrar en Lugo las tropas fascistas.

Como demuestra la documentación aportada por Darío en la querella argentina contra los crímenes del franquismo, los fascistas fueron a por la gente con filiación o trascendencia política y a por los referentes morales: es decir, a exterminar a las buenas personas, a los más solidarios, como los maestros de la II República española.

Severino Rivas nació en septiembre de 1875. Tenía sentido de Justicia, era solidario, repartía lo que tenía entre los pobres, lo eligieron sus iguales para que fuera su alcalde. Tenía el alma que entonces tenían los republicanos verdaderos, esos seres firmes, fraternales, esas personas que se conmovían ante el dolor ajeno. Lo asesinaron en Portomarín en octubre de 1936. En el verano de 2005, fue exhumado y Darío lo enterró junto a su madre en el panteón familiar de Loentia (Lugo).

Darío fue enviado a los nueve años a Argentina, donde vive, desde donde ha impulsado la querella contra el genocidio franquista, la que está en marcha, la que, Justicia Internacional en mano, dará con los huesos en la cárcel de muchos asesinos que andan sueltos, vivos y coleando, y pondrá las cosas en su sitio.

El principio establecido en Crónica Popular exige que, para que los autores de un comentario a un artículo, firmado con nombre y apellidos, vean publicado su comentario, deben firmar de igual modo el textos que nos envíe. En caso contrario, no se publicarán.
Y eso lo haremos aunque el comentario sea favorable al artículo: no se publicará ningún comentario si no va acompañado por la identificación personal de su autor.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *