Sigue el agravio comparativo

Cristina Calandre Hoenigsfeld ||

Economista ||

Durante estos dos últimos meses se están llevando a cabo por la Residencia de Estudiantes (CSIC) homenajes a Federico García Lorca, con motivo del aniversario de los  80 años de su muerte, en colaboración con la Comunidad de Madrid (Festival de Otoño ) y la Comisión Europea (Sello patrimonio europeo).(1)

Esto no nos  sorprende, pues si hacemos un rápido resumen de las Exposiciones (46)  y del Catalogo general de la Residencia (161), constatamos que son bastante frecuentes los dedicados, sin escatimar recursos públicos (2), a poetas, como García  Lorca, Cernuda, Juan Ramón Jiménez,  Alberti, a pintores, como Dalí, a cineastas, como Buñuel, etc. 

Luis Calandre Ibáñez

Luis Calandre Ibáñez

En  cambio, a los grandes médicos,  directores de los laboratorios que se situaron en la Residencia de Estudiantes, dirigidos por los grandes científicos y médicos, discípulos de Ramón Y Cajal, como Luis Calandre Ibáñez (mi abuelo), el doctor Juan Negrín y el doctor Pío del Río Hortega, no tienen reconocimiento alguno, exceptuando los dedicados a Severo Ochoa, que, en realidad, fue un alumno del laboratorio de Fisiología de  Negrín, y su carrera científica como Nobel, la desarrolló en los EE UU. (El café  de  Negrín). Pero  del Dr.Calandre ni rastro, excepto un pequeño homenaje en 1990 al que pude asistir,  donde se ocultó su gran labor en la Guerra civil española desde el Hospital de Carabineros, curando a milicianos enfermos de malaria, y su puesto como subdelegado de la Junta para ampliación de Estudios (JAE). 

Hay que recordar que Luis Calandre Ibáñez, fue el primer becario  de la Residencia de Estudiantes, en 1910 y que creó el primer laboratorio, el de anatomía microscópica en 1912. 

Fue además su médico desde 1910 hasta 1936. Luego, a partir de 1937 y hasta marzo de 1939, al finalizar la Guerra de España, fue el director del Hospital de Carabineros situado en dicha Residencia, donde hizo construir un refugio antiaéreo, que casi se destruyó por una nefasta rehabilitación llevada a cabo entre  1990 y 2001, y en donde su curaron a cientos de milicianos de una grave epidemia de malaria, desatada en los frentes de Madrid.

Por lo bien que cuidó de los edificios, fue nombrado subdelegado de la JAE,  en octubre de 1938, por Tomás Navarro Tomás, su Secretario. Posteriormente, los franquistas y los del Opus Dei, represaliaron a Calandre duramente, con cárcel, multa y depuración (Colegio de médicos), por haber dirigido dicho Hospital, y “salvado rápidamente  a demasiados enfermos”

Recordemos que en el año 1999, el CSIC – Opus Dei, decidió poner como presidente honorario  del Patronato de la  Fundación Residencia, a Felipe VI, siendo ministro de Educación el actual  Presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ministerio que presidia el Patronato de dicha Residencia.  En ese año ya se estaba acabando la “modélica rehabilitación” de la Residencia y sus jardines. Actualmente, tiene desde el año 2015, el galardón “Sello patrimonio Europeo“, por haber destruido un vestigio arqueológico, el  de su patrimonio europeo republicano (el refugio antiaéreo) .

La Residencia de Estudiantes fue siempre una institución que dependió de la JAE (Ministerio de Instrucción Pública),  así que no comprendo cómo pasó a depender de una Fundación privada (3) presidida por la Monarquía, la antítesis de una institución que siempre fue laica y republicana, como buena heredera de la Institución Libre de Enseñanza (ILE).

Es  urgente que vuelva a depender del  Ministerio de Educación y Cultura y que sus importantes  archivos, los de  la JAE  y los del Museo Pedagógico pasen a una archivo estatal, de acceso libre a todos los investigadores.

(19 de noviembre del 2016)

 

(1) http://cedros.edaddeplata.org/docactos/6417/Calendario_-_Invitacion/Calendario_-_Invitacion06417001.pdf

(2) http://tienda.edaddeplata.org/tienda/SelectCat.do;jsessionid=610A1997B96F52B1431079CF46FA5431?catId=36&prodsFound=11&category=cat%C3%A1logo+general

(3) http://www.residencia.csic.es/organizacion/patronato.htm

El principio establecido en Crónica Popular exige que, para que los autores de un comentario a un artículo, firmado con nombre y apellidos, vean publicado su comentario, deben firmar de igual modo el textos que nos envíe. En caso contrario, no se publicarán.
Y eso lo haremos aunque el comentario sea favorable al artículo: no se publicará ningún comentario si no va acompañado por la identificación personal de su autor.