“Es que flipo ¿no veis normal que la gente decida?”

Francisco Frutos Gras ||

Ex Secretario General del PCE ||

Vicente Serrano, Presidente de Alternativa Ciudadana Progresista, en un artículo publicado en Crónica Popular y en otros medios, Mi No, nunca legitimará tu Sí, recoge un comentario en facebook en el que un “ingenioso” y sarcástico defensor del “Dret a decidir” nos espeta la frase del titular.

Una frase demostrativa de la gran carga de demagogia barata que hay detrás de los jefes, subalternos y machacas de este movimiento secesionista que está prostituyendo el orden político, las teoría y el conocimiento acumulado de las luchas sociales y políticas por la libertad, la democracia, el derecho de voto, y hasta el socialismo, que la izquierda había mantenido en siglo y medio. Como si no estuviera bastante difícil el trabajo y la lucha social de la izquierda que no ha claudicado ante el capital y mantiene su tensión moral y política en la defensa de un nuevo orden justo, igualitario y en paz, para que, además, manoseando indecentemente el nombre de la izquierda, se lleve a sectores de la clase trabajadora al abismo.

Vicente Serrano da buena cuenta dialéctica argumentada y razonada de esta nueva sandez, partiendo de la realidad de que la gente decide cada día sobre las cosas más diversas que atañen a su vida personal y a su relación con el resto, ya que tiene derecho a decidir, algo que se conquistó, que no lo regalaron los amos de vidas y haciendas. Las decisiones colectivas, las que afectan a toda la sociedad, se deciden colectivamente, por métodos, formas y normas que se han decidido colectivamente.

Así se hizo para proclamar la Segunda República Española, liquidada por el franquismo y el fascismo internacional, con la pasividad de las democracias”; así se hizo para constituir la España parlamentaria después del largo período franquista, aprobándose una Constitución y unos Estatutos de Autonomía para Catalunya, Euzkadi y Galicia, extensibles constitucionalmente a todas las regiones. Y así deben hacerse los cambios y reformas constitucionales que a los casi 40 años de haberse aprobado la Constitución consideremos necesario.

Cambiar y reformar lo que sea necesario se hace con toda la sociedad española, no sólo lo hace una parte golpista que ha trincado las ganancias, con Franco y después, y se ha corrompido y robado más que nadie, gritando luego, para engañar a ilusos que se dejan engañar, “al ladrón, al ladrón”, “España nos roba”, algo que, al poco tiempo, con números reales encima la mesa, se tienen que tragar los vociferantes embusteros, ladrones y protectores de ladrones. 

De la camama “histérica”, que no “histórica”, del derecho de autodeterminación, en lo que a España se refiere, se pasa al “dret a decidir” y a un referéndum tramposo como sinónimo de secesión. Los cobardes de ayer, escondidos en sus madrigueras cuando el franquismo, cuando no activistas o cómplices de éste, salieron a la calle con sus señeras cuando ya no había peligro de indigestión grave,  empezando a sacar a hijos y nietos para organizar el futuro. Los cobardes de ayer, chusma chula de hoy, azuzan el conflicto.

Deberían andarse con cuidado, ellos y los incautos que después de sufrir las consecuencia de sus políticas anti sociales durante años, les siguen, tragándose las milongas sobre las arcadias pletóricas de felicidad que les prometen. A veces, se pierde el control de las cosas y se desatan hechos nefastos. 

(Jueves, 16 de febrero de 2017)

Cuando PP y PSOE utilizan el mismo lenguaje para calificar a Podemos

Uno y otro se han referido al cónclave de Podemos en Vista Alegre con los mismos conceptos y términos ideológicos y organizativos. Es estimulante estar en política creyendo que lo sabes casi todo de cada uno de los protagonistas de ella y comprobar que te falta mucho todavía. Francamente, me ha llenado el día político escuchar al cretino Rafael Hernando hablar del “día de los enamorados”, pidiendo a Podemos amor y no purgas, como están tan acostumbrados los comunistas; y a Esperanza Aguirre, uno de los ejemplares más reaccionarios y neoliberales del PP, coincidir con la dirección del PSOE, “socialdemócrata” de pro, que no excluye ser neoliberal en política económica, por aquello del “pensamiento único” y posible, calificar para descalificar a Podemos con  “Podemos se ha radicalizado, se ha ido a la extrema izquierda,”, “es una organización comunista”, “leninista”, “marxista leninista”. 

Es lógico que Esperanza Aguirre utilice estos calificativos para desautorizar cualquier idea que no coincida con su pensamiento conservador, único y autoritario, convencida de que la derecha económica y política, caciquil o terrateniente, financiera o especulativa, que ella representa, es la dueña de todo lo existente, lo que otorga el derecho divino de imponer las leyes más favorables a sus intereses oligárquicos, a robar, corromper y corromperse, como ha quedado patente con el encarcelamiento de varios de sus más importantes colaboradores en su etapa de Presidenta de la Comunidad de Madrid. Eso en cuanto a Aguirre, absorber cualquier cosa que aparezca a su izquierda, con especial énfasis anticomunista.
En cuanto al PSOE, no es una novedad su espíritu y ramalazos anticomunistas, su derechización y aceptación de las políticas conservadoras del régimen, y su constante acción para liquidar o absorber a todo lo que haya a su izquierda real, PCE e IU, o imaginaria, Podemos. 

En resumen, el anticomunismo visceral sale inmediatamente cuando el PP y la derecha económica y política ven el peligro de que en el horizonte aparezca una opción sólida de izquierdas para organizar y movilizar a amplios sectores sociales contra sus políticas neoliberales, especialmente en los momentos de crisis aguda del capitalismo, incapaz de mantener un cierto nivel de bienestar para la clase trabajadora empleada y de servicios mínimos para la desempleada, incluida la incorporación al trabajo de millones de jóvenes que, después de sus estudios, acceden al mercado de trabajo.

Esto ocurrió en enero del 2014, a los 6 años de aguda crisis, cuando en todos los sondeos y encuestas, después de importantes movilizaciones sociales, IU aparecía con porcentajes electorales del 15 al 20 por cien. Nació Podemos con un discurso “alternativo”, transversal, ni derechas ni izquierdas, los de arriba y los de abajo, sin sentido de clase ya que eso era una antigualla y que ha aceptado prácticamente todo: la actual UE y moneda sin cambios significativos, al estilo Syriza, la OTAN, las bases, y que, además, tontea con cualquier idea, como el “dret a decidir”, con tal, piensa, de arañar unos votos, en vez de ser consecuente con lo que dice con la boca pequeña, defender un Estado Federal y Republicano.

Esta foto es un resumen de Vista Alegre 2 y de los acuerdos, por encima de banalidades retóricas. Primer plano, “el gran abrazo”, veremos de qué y cuánto dura. En segundo plano, Manolo Monereo, el gran oportunista, teórico de plagios. En tercer plano, Cañamero, el libertador de supermercados para los pobres. Y, detrás de él, Julio Rodríguez, el ex general jefe del Estado Mayor del Ejército, comandante de las fuerzas españolas de la OTAN cuando esta organización criminal destruía Libia.

Se me ocurre una idea vulgar: que Monereo, como gran teórico y estratega de cartón, prepare y organice la gran acción de Podemos para liberar España de casta y malandrines; que Cañamero sea la fiel infantería para continuar liberando supermercados para los pobres, y tierras de cultivo para los jornaleros que dice defender; y que el general Julio Rodríguez comande y dirija todas las operaciones de guerra social, apoyándose en la OTAN y las bases.

Propongo invitar al PP y al PSOE de espectadores selectos. El PCE de Centella y la  IU de Garzón se conformarán con que se les regale un vídeo.

(Martes, 14 de febrero de 2017)

El principio establecido en Crónica Popular exige que, para que los autores de un comentario a un artículo, firmado con nombre y apellidos, vean publicado su comentario, deben firmar de igual modo el textos que nos envíe. En caso contrario, no se publicarán.
Y eso lo haremos aunque el comentario sea favorable al artículo: no se publicará ningún comentario si no va acompañado por la identificación personal de su autor.