Ojos para la Paz: Desvelemos a Amnistía Internacional

 Ante la campaña insidiosa desatada por Amnistía Internacional contra Siria, al igual que hiciera con Libia, Ojos para la Paz se ve obligado a emitir un nuevo comunicado aclaratorio sobre el papel que desempeña amnistía internacional en las guerras del imperio,

En esta ocasión se trata de “miles de ahorcamientos en las cárceles sirias”.

Y acusa, cómo no, al gobierno legítimo de Siria de ejecuciones masivas.

Después de las matanzas de niños y los bombardeos de sus propios hospitales,  recuperada Alepo de manos de los terroristas – a cuyo servicio está  Amnistía Internacional–  había que orquestar una nueva campaña.
¿Quién financia a Amnistía Internacional?

 

“Tony Cartalucci, el experto analista político estadounidense, recuerda que Amnistía Internacional recibe financiación del Open Society Institute de George Soros, además del Departamento para el Desarrollo Internacional de Gran Bretaña y de la Unión Europea. Demasiados intereses y demasiados vínculos al mundo del poder y de las corporaciones como para esperar justicia y ecuanimidad en sus actuaciones…”

¿Por qué los altos cargos de A I son ex-trabajadores del Departamento de Estado de EE.UU., de la CIA o millonarios sionistas o pro-sionistas?

Suzanne Nossel, Directora Ejecutivo de Amnistía Internacional sección EEUU y antigua empleada de Hillary Clinton, trabajo bajo las administraciones de Bill Clinton y Barack Obama.
¿Por qué A I tiene una doble estándar para medir las denuncias de violación de Derechos Humanos cuando se trata de atroces agresiones cometidas por ciertos países occidentales (EEUU/OTAN) e incluso los justifica y/o ignora mirando para otro lado?
¿Por qué A I favorece con sus informes previos las guerras contra países islámicos que se oponen a las pretensiones de control y sumisión de occidente (EEUU/OTAN)?
Caso Libio: “… (A I) sí aprobó la actuación de Naciones Unidas en Libia y lo hizo amparándose en datos falsos, como hemos visto en el capítulo sobre los medios de comunicación. Gadafi no bombardeo ni atacó a la población civil, no había motivos para ninguna intervención militar. Y no debe de olvidar AI que esa Responsabilidad para Proteger elaborada en 2005 no está en la Carta de las Naciones Unidas, porque es un cajón de sastre que puede valer, como ha valido en Libia, para arruinar a un país y condenarlo a la represión y muerte real ejercida por los islamistas y a la explotación colonial exterior…”
Caso Sirio: “… (AI) culpabiliza de las muertes de civiles a las fuerzas de seguridad sirias y no habla para nada de los extremistas islámicos que han entrado en el país, que como bien debe saber AI están extendiendo el terror y causando estragos en la población civil.

 

Tampoco dice nada sobre que ya, hacia finales del año 2011, más de 2.000 muertos eran de las propias fuerzas de seguridad sirias, algo llamativo. Si hubiese 2.000 soldados israelíes muertos en una lucha con los palestinos, ¿qué pasaría?, ¿qué no se justificaría para aprobar las acciones militares de Israel?, mejor no preguntarlo, creo, porque con tan solo dos o tres soldados israelís muertos se justifican bombardeos que matan a millares de civiles.

– ¿Por qué A I no pide ni propicia una intervención internacional ante las claras acciones de vulneración de Derechos Humanos de las dictaduras totalitarias y nada democráticas de los países del Golfo socios de EE.UU. e Israelcomo Arabia Saudí, Qatar, Bahrein…?
– ¿Qué legitimidad tienen estas dictaduras y Amnistía Internacional para apoyar guerras en nombre de la democracia y por qué Amnistía Internacional es cómplice de estas dictaduras totalitarias en los claros crímenes de guerra de agresión que han emprendido en Oriente Medio?

– ¿Por qué AI iguala a verdugos y víctimas en las claras agresiones de distintos actos ilegales cometidos por EE.UU., Israel y/o la OTAN como por ejemplo en la operación terrorista y genocida “Plomo Fundido” de Israel contra Palestina?
– ¿Por qué Amnistía Internacional no denuncia y manipula los datos de la agresión que cometió la OTAN contra Libia?

– ¿Por qué Amnistía Internacional sigue apoyando, sin denunciar claramente, las mentiras (armas químicas que nunca aparecieron) que justificaron el genocidio en Irak y además no denuncia ni promueve acciones legales contra este y otros genocidios cometidos por EE.UU., Israel y la OTAN?
– ¿Por qué A I miente en sus informes de las guerras de EEUU/OTAN permitiendo que sirvan de excusa para originarlas y luego denuncia algunas consecuencias para aparentar que está defendiendo los Derechos Humanos?

 

¿Por qué A I sigue utilizando las falsas e hipócritas “razones humanitarias” de “proteger a la población” cuando es justo que con esta excusa se cometieran genocidios como el de la OTAN y sus terroristas de Al-Quaeda cometieron en Libia contra civiles (de miles de niños, niñas, hombres, mujeres y ancianos)?
– ¿Por qué AI no denuncia y promueve acciones legales contra las agresiones de EEUU/OTAN/Israel en las que se está usando armamento prohibido internacionalmente como las bombas de racimo, bombas con residuos radioactivos, ladrones… contra la población civil?

– ¿Por qué una organización que se llama a sí misma de “defensa de los Derechos Humanos” apoya y favorece las intervenciones militares y las guerras cuando sabe que cualquier crimen de guerra de agresión o genocidio es totalmente ilegal?”
http://eljanoandaluz.blogspot.com.es/2013/03/hipocresia-de-amnistia-internacional.html
http://www.voltairenet.org/article175778.html

AMNISTÍA INTERNACIONAL, LA ONG AL SERVICIO DE EEUU, LOS MULTIMILLONARIOS Y EL ARMAMENTISMO HUMANITARIO CUMPLE CON SU FUNCIÓN. AHORA DENUNCIA AL GOBIERNO DE BASHAR AL ASSAD DE AHORCAR A 13000 SIRIOS DESDE 2011. 

AMNISTÍA INTERNACIONAL Y TODOS LOS MEDIOS DE PROPAGANDA ESPAÑOLES, CÓMPLICES DEL TERRORISMO EN UNA NUEVA CAMPAÑA CONTRA SIRIA. 

Cuando en Siria a los impulsores, armadores y financiadores del terrorismo de alta y media intensidad y de la guerra se les acaban las manipulaciones, mentiras y sus mercenarios son derrotados y acosados por el pueblo, gobierno y ejército sirio, llegan los refuerzos de las ONGs a su servicio, iniciando un nuevo relato truculento y una nueva gran campaña que, como todas las anteriores, está destinada al fracaso, a pesar de que producirá mucho daño y sea todavía capaz de embrutecer y anular el pensamiento de muchas personas que continúan vegetando como masa amorfa sin pensamiento propio. Como pasó con la gran mentira, montada y avalada por AI, de los 312 bebés asesinados por el ejército iraquí de Sadam Husein en una incubadora de Kuwait, sacando a una niña llorosa afectada por la tragedia, que resultó ser la hija del embajador de Kuwait en EEUU. Aquella mentira de AI sirvió para la guerra. Recordemos.

AI es una de estas organizaciones, quizás la más importante, ya que además de la amplia y generosa financiación de gobiernos y fundaciones multimillonarias, cuenta con el nombre benefactor que le han creado sus patrocinadores, para que haga gestos humanitarios y caritativos, con mucha propaganda mediática y escaso relieve efectivo, eso sí, sin meterse nunca en las causas que producen guerras, terrorismos, muertos, destrucción y refugiados, pues las causas, según AI, son políticas y la organización no se mete en política. No sé si les suena a algo eso. Y mientras, aquí, desde TVE, pasando por Sexta, Cuatro, Telecinco, Antena 3, las autonómicas…, todas las radios, El País, Público, ABC, El Mundo, La Vanguardia…, chapotean en su propia mierda.

Esta campaña se pone en marcha, además, pocos días después del encuentro de Astaná, propiciado por Rusia, y un día antes de su continuación en Ginebra, el 8 de febrero, bajo la responsabilidad ya de la ONU,  para continuar las conversaciones cuyo objetivo para la gente decente es el fin de la guerra, la paz y buscar un entendimiento político entre todos los sirios, salvo los grupos aislados que se han unido a los terroristas extranjeros de todo pelaje. La ONU, esta organización corresponsable de la guerra de agresión contra Siria, que no ha hecho nada para denunciar lo que realmente pasaba en Siria y en toda la región, atrasa la reunión del día 8 al día 20 o finales de mes, a pesar del desacuerdo de Rusia con este aplazamiento, que además había propuesto un borrador de proyecto de reforma de la Constitución siria, que tenía en cuenta las propuestas del gobierno y de la oposición no terrorista, algo que no ha gustado a los representantes de la ONU, que quieren controlar el proceso. Seguramente, los ejecutivos de la ONU han recibido ya la consigna de sus amos: primero la campaña de AI para poder ir a la mesa con un nuevo memorial de agravios contra el gobierno y el ejército de Siria. De momento la ONU no ha cambiado nada con Guterres, puede ser otro personaje de la socialdemocracia actual, tan dada a la guerra, del estilo del belicista Hollande, o del criminal Blair, o bien dar un giro y utilizar su responsabilidad de Secretario General para defender que el mundo debe dirigirse a la paz, a la colaboración entre todos los estados y pueblos, a la reconstrucción y repoblación de los países destrozados por la guerra, o empobrecidos por el robo de sus recursos. En uno y otro caso, el resultado es huir de la muerte y del hambre a cualquier precio, para morir ahogados en el mar en muchos casos, ser confinados en campos de internamiento o ser pasto de la más brutal explotación por los defensores del mayor beneficio a costa de la vida, la salud y la dignidad humana.

Resumiendo, la campaña iniciada por Amnistía Internacional sobre la base de montar otra gran mentira y hasta de pagar a mercenarios para que den realismo al relato,  es lo más abyecto que puede hacer una organización que habla de  Derechos Humanos para engañar al mundo y facilitar la tarea de los amos que les pagan. 

Publicado por Paco Frutos Gras

Por Joan Carrero.

En la primera parte de este artículo intenté dejar en evidencia los falsos aprioris utilizados en las campañas para deslegitimar y acosar al legítimo Gobierno sirio. En la segunda traté sobre la sorprendente concordancia y simultaneidad entre, por una parte, la agenda imperial y, por otra, las agendas de ciertos intelectuales de izquierdas y de las grandes ONG anglosajonas de derechos humanos. En esta tercera voy a extenderme sobre otros hechos igualmente perturbadores: el hecho de que destacados miembros de la élite imperial sean a la vez directivos de dichas ONG y el hecho de que estas estén financiadas por entidades que ni son imparciales en este conflicto ni son en absoluto filantrópicas (por más que pretendan engañar a la opinión pública al respecto).

Durante los años en los que la fundación que presido formó parte junto a Amnistía Internacional de una misma plataforma de ONG, cada vez que había que consensuar un documento y aparecía la necesidad de hacer un mínimo análisis político de los acontecimientos que pretendíamos denunciar, siempre escuché la misma admonición: “Esto se sale del mandato de Amnistía, mandato que se limita exclusivamente a los derechos humanos”. Tratar siempre, única y exclusivamente, de lo individual; nunca referirse a los grandes intereses geopolíticos o económicos; siempre evitar la categoría “crimen contra la paz” o “agresión internacional”… tal es el mandato. Por ese motivo, fue grande mi sorpresa cuando años más tarde conocí que el secretario general de Amnistía Internacional, Salil Shetty, llamaba a las grandes potencias occidentales a “intervenir” en Siria como se “intervino” en Libia.

Pero cuando más me costó salir de mi asombro fue cuando descubrí que el principal consejero de Seguridad Nacional del presidente Jimmy Carter, Zbigniew Brzezinski, el hombre de confianza de David Rockefeller, el organizador de la poderosa Comisión Trilateral, el geoestratega creador de los muyahidines, en definitiva, el político (mucho más que politólogo) que seguramente más ha marcado las grandes y criminales geostrategias imperiales en el último medio siglo (incluidas las de Barack Obama), era un relevante miembro del Consejo de Administración de Amnistía Internacional. Aparte de sus otros cargos en innumerables organizaciones “filantrópicas”, para la promoción de la democracia y la libertad, etc.

Semejante coincidencia, por más sorprendente que pudiese parecerme, podría tratarse exclusivamente de una anécdota si no fuese porque… ¡se trata de tan solo de uno más de los muchos casos de puertas giratorias semejantes! Puertas giratorias de las que tanto se habla cuando se trata de intercambio de sillones gubernamentales y empresariales, pero prácticamente desconocidas cuando se trata de este intercambio “humanitario”, “solidario” o como se lo quiera llamar. Intercambio más perverso aún si cabe que el anterior. Ya sé que unas denuncias como las que ahora estoy haciendo producen no solo mucha incomodidad sino hasta mucho rechazo, pudiendo llegar a ser percibidas incluso como una poco elegante trifulca entre semejantes. El problema es que el referido trajinar de sillones políticos a otros solidarios y viceversa, así como la labor de estas grandes ONG para deslegitimar a cada uno de los “perversos” regímenes a los que les ha llegado la hora del derrocamiento (según el turno que le corresponde en la agenda imperial), es algo mucho más grave de lo que tenemos conciencia: la previa deslegitimación, en la que dichas ONG juegan un papel fundamental, es la indispensable etapa inicial en las llamadas guerras híbridas actuales.

Las voces que denuncian públicamente un hecho tan grave han venido a veces desde el interior mismo de Amnistía Internacional. El profesor Francis A. Boyle, miembro de la dirección de Amnistía Internacional-Estados Unidos y fundador del grupo de coordinación de esta en el Medio Oriente, no soportó que la Guerra del Golfo se iniciase gracias al Informe falso de Amnistía Internacional según el cual 312 bebés kuwaitíes fueron asesinados al ser arrojados de sus incubadoras por las tropas iraquíes. Su denuncia fue inequívoca: “Esto es exactamente lo que sucedió. En enero de 1991 el Senado de Estados Unidos votó a favor de la guerra contra Irak por sólo cinco o seis votos. Varios senadores declararon públicamente que la campaña y el informe del Secretariado de Amnistía Internacional sobre los bebés asesinados, habían influenciado su voto a favor de la guerra contra Irak”.

Ya hace años que Jean Bricmont sintetizaba la esencia de esta repugnante estrategia imperial en el título de su libro: Imperialismo humanitario. En una reciente entrevista hacía esta certera y dolorosa afirmación: “La izquierda se ha autodestruido aceptando las intervenciones humanitarias”. Más tarde, a partir del genocidio de Ruanda (en realidad a partir de la utilización de una versión falsaria de él), el establishment perfeccionaría sus métodos propagandísticos al establecer la teoría de la llamada Responsabilidad de proteger. Una responsabilidad que pretende ser incluso preventiva: ¡la más absoluta desvergüenza! Y lo último son las ONG ciberactivistas, como Avaaz, de estrategias y financiación más turbias aún que las de las ONG clásicas.

Es muy grave que, por ejemplo, Salil Shetty, secretario general de Amnistía Internacional, tuviese la desfachatez de criticar la tibieza de “la comunidad internacional” (tradúzcase por “Occidente”) en Siria y arengase al Consejo de Seguridad de la ONU a actuar con la misma “firmeza” con que se actuó en Libia a fin de acabar sin más demora con la represión del régimen sirio. Es muy grave no solo por la criminalidad de semejante llamamiento sino sobre todo por el gran impacto que tales prédicas de Amnistía Internacional tienen en la opinión pública. ¿Cómo nos atrevemos luego a despreciar las fetuas de los líderes de la Sharia? Campañas aún más descaradas para lograr que el Consejo de Seguridad de la ONU adoptara las resoluciones que autorizaran las guerras contra Libia y luego Siria, fueron llevadas a cabo por la directora ejecutiva de Amnistía Internacional-Estados Unidos, Suzanne Nossel, vinculada desde hacía años al Departamento de Estado, estrecha colaboradora de la belicista Hillary Clinton, colaboradora de diversos think-tank del poderoso mundo financiero como el Council on Foreign Relations, etc.

En cuanto a la cuestión de la financiación, Amnistía Internacional afirma en su página web “no buscar ni aceptar los fondos para la investigación de los derechos humanos por parte de los gobiernos o partidos políticos”. Pero la realidad es que, según su propia rendición de cuentas, entre 2008 y 2011 recibió tan solo del Departamento de Desarrollo Internacional del Gobierno del Reino Unido más de tres millones de euros. Mikel Itulain escribe al respecto: “La financiación de Amnistía no es mostrada de forma clara, tiene estructuras de cobertura para tratar de ocultarlo. Hay que ir a una organización como Amnesty International Limited para ver cómo recibe dinero de las corporaciones (por ejemplo, de la Open Society del criminal financiero Soros) o de gobiernos, como el británico, o de la propia Comisión Europea. Esta, la Comisión Europea, forma parte de la Troika (junto al Banco Central Europeo y el FMI), que están destruyendo con las corporaciones la democracia y el nivel de vida en Europa, y curiosamente financian a Amnistía, lo que nos dice muchas cosas”.

En cuanto a Human Rights Watch (HRW) y sus gravísimas responsabilidades en la deslegitimación de tantos “regímenes” me limitaré a recordar (no es posible alargarnos más) que Alison Des Forges, su “gran” experta para Ruanda, que tuvo durante años un importante papel en la imposición al mundo de la doctrina oficial sobre el genocidio ruandés, había trabajado para el Departamento de Estado de Estados Unidos entre 1990 y 1992 y había mantenido estrechas relaciones con el National Security Council y el Pentágono, servicios norteamericanos muy implicados en la tragedia ruandesa. Por otra parte, la semana anterior ya me referí a la denuncia sobre HRW de nuestro compañero en el movimiento de la no violencia, el premio Nobel de la Paz Adolfo Pérez Esquivel, y otros cientos de personalidades internacionales. Pero creo que es oportuno recogerla más extensamente:
“Los premios Nobel de la Paz, Adolfo Pérez Esquivel y Mairead Maguire, junto a un centenar de académicos estadounidenses y canadienses, solicitaron esta semana a Human Rights Watch (HRW) que tome medidas concretas para afianzar la independencia de la organización, debido a que sus principales directivos poseen vínculos con el Partido Demócrata, el gobierno de Estados Unidos y hasta con la Agencia Central de Inteligencia (CIA, por sus siglas en inglés), tal es el caso de Miguel Díaz, quien ahora es funcionario del Departamento de Estado.

Pérez Esquivel y Maguire, respaldados también por ex funcionarios de la Organización de Naciones Unidas, enviaron ayer una carta al actual director de HRW, Kenneth Roth, en la que señalan que las relaciones cercanas con el gobierno de Estados Unidos generan conflictos de intereses a la agrupación con sede en Nueva York. El primer paso que debe dar HRW, se sugiere en la misiva, es cerrar la puerta giratoria a aquellos que han sido funcionarios públicos en la diplomacia estadounidense y luego pasan al equipo de la organización y a sus cuerpos de asesoría o dirección.

En la carta se menciona que Miguel Díaz, quien fue analista de la CIA en la década de los 90, ocupó una silla en el consejo de asesores de HRW de 2003 a 2011 y en la actualidad, como funcionario del Departamento de Estado, es el interlocutor entre la comunidad de inteligencia y analistas no gubernamentales. Otros tres miembros de HRW que tienen vínculos con el gobierno son Tom Malinowki, Miles Frechette y Michael Shifter. A su vez, Susan Manilow se ha declarado altamente involucrada en actividades del Partido Demócrata.”

Si esto es así en las grandes ONG “independientes”, imaginemos lo que puede haber sucedido y puede seguir sucediendo en las creadas directamente por el establishment imperial y financiadas con fondos gubernamentales: Freedom House, National Endowment for Democracy (NED), International Crisis Group, USAID… Por la presidencia y otros cargos directivos y administrativos de ellas han pasado personajes como James Woolsey, director de la CIA; Samuel Huntington, activo participante en la entronización de las sangrientas dictaduras en Chile y Argentina, al que Thierry Meyssan califica como el ideólogo del fascismo contemporáneo por su creación de la célebre teoría del Choque de Civilizaciones; Louise Arbour, exfiscal del Tribunal Penal Internacional para Ruanda con sede en Arusha y alta comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, mujer dócil y cómplice hasta el descaro con los grandes intereses anglosajones que han ensangrentado el África de los Grandes Lagos; geoestrategas tan cínicos como Henry Kissinger, Franck Carlucci, Zbigniew Brzezinski o Paul Wolfowitz…

En conclusión: las grandes ONG, parte integrante y fundamental del sistema imperial, son una especie de agencias de calificación de la legitimidad de los “regímenes” que deben ser derrocados. Y, al igual que aquellas, solo pueden cumplir su función si son, supuestamente, instancias independientes. Pero, ya sabemos demasiado sobre unas agencias que daban la máxima calificación a entidades financieras que se hundirían tan solo unos días después. De modo semejante, desde el día en que Amnistía Internacional avaló en 1990 la falsa historia de los 312 bebés asesinados en Kuwait (haciendo posible la Guerra del Golfo) hasta el día de hoy, estas grandes ONG han incitado a todas y cada una de las agresiones internacionales llevadas a cabo por Occidente mientras sentaban doctrina sobre las posteriores violaciones de los derechos humanos “por ambos bandos”. Aunque, siempre dejando claro de modo sutil, o descarado muchas veces, quienes son en realidad “los malos”.

 

El principio establecido en Crónica Popular exige que, para que los autores de un comentario a un artículo, firmado con nombre y apellidos, vean publicado su comentario, deben firmar de igual modo el textos que nos envíe. En caso contrario, no se publicarán.
Y eso lo haremos aunque el comentario sea favorable al artículo: no se publicará ningún comentario si no va acompañado por la identificación personal de su autor.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *