Un PSOE abocado de nuevo al mal menor

Jesús Pichel ||

Profesor de Filosofía ||

Todo apunta a que el PSOE, en pleno desconcierto, está de nuevo sumido en el callejón sin salida del mal menor y abocado, otra vez, a cerrar un congreso en falso.

En 1979 González cambió el rumbo y la historia del PSOE con un discurso ideológico y estratégico: abandonar el marxismo (renunciando el partido a su identidad histórica) y acercarse a las clases medias burguesas conjugando las políticas sociales con medidas económicas reformistas más propias del liberalismo que del socialismo, siguiendo el ejemplo de los partidos socialdemócratas europeos del momento (fundamentalmente del SPD alemán).

El PSOE debe decidir en serio qué implica la O de sus siglas.

Mientras el PSOE de González ganaba elecciones, no volvió a haber debate ideológico ni un verdadero debate político más allá del enfrentamiento y la ruptura con la UGT de Nicolás Redondo, visualizada en la huelga general del 14 de diciembre de 1988. El que se mueve no sale en la foto, esa era la frase que durante aquellos años gráficamente resumía la situación y, de hecho, los pocos críticos que había (contrarios a la reconversión industrial, contrarios a la permanencia en la OTAN, contrarios a la reforma laboral, etc.) se quedaron fuera no solo de la foto.

Quizá esa inercia impidiera que desde que perdieron las elecciones en 1996, y mientras el partido se iba desangrando electoralmente, hubiera un verdadero debate político interno y todo se redujera a luchas internas de poder, a través de primarias, en busca (sin éxito) de un líder que salvara los muebles, recuperase la confianza de los electores y les llevara de nuevo al gobierno.

El doble y anunciado fracaso de Almunia que, siendo Secretario General, pierde las primarias frente a Borrell (que termina renunciando a ser candidato por las presiones internas y mediáticas) y pierde las elecciones generales estrepitosamente, es un buen ejemplo de la vida interna del PSOE.

Tampoco Rodríguez Zapatero llegó a la Secretaría General a consecuencia de un verdadero debate político, sino por las componendas para evitar que triunfara Bono (representante del ala más conservadora del partido), o sea, como un mal menor. Es cierto que ganó las elecciones (probablemente más por la escandalosa torpeza de un PP belicoso y mentiroso que por méritos propios o del PSOE) e impulsó políticas sociales nuevas, más cercanas al republicanismo que al socialismo clásico (contra la violencia machista, de igualdad de género, de dependencia, de memoria histórica, etc.), pero no a resultas de una línea política debatida. El desconcierto de los socialistas al oír aquel me cueste lo que me cueste de Zapatero en mayo de 2010 anunciando los duros recortes sociales, y al tener que tragarse el sapo de la aprobación forzosa y urgente de la reforma de artículo 135 de la Constitución (que, sin duda, pone en cuestión el carácter social del Estado Social y Democrático de Derecho en que se fundamenta), evidencian esa falta de debate.

Por eso mismo, la foto de la plana mayor histórica y orgánica del PSOE presente en acto del día 26 en el que Susana Díaz anunciaba su decisión de aspirar a la Secretaría General indica algo distinto a la supuesta solidez de su candidatura y a la pretendida unidad del partido.

Repasando caras e historiales (González y Guerra; Zapatero y Bono; Rubalcaba y Chacón -lamentablemente fallecida apenas dos semanas después-; Tomás Gómez y Trinidad Jiménez; Madina, Caballero, García-Paje, Puig, Lambán, Matilde Fernández…) cuesta pensar que haya entre ellos más unidad de criterio para optar por Díaz que el de la elección del mal menor o, lo que es lo mismo, el rechazo a Sánchez (el mal mayor) y el ninguneo a López. Parece que en el ánimo de muchos de los muchos asistentes al acto está votar a Díaz aunque sea a regañadientes y por reducción al absurdo: éste, que no pinta nada, no; este otro, impostor y oportunista, de ninguna manera; luego ella, orgánica, con mando en plaza, 100% PSOE como ella misma se anuncia.

Que la foto de los presentes es para consumo interno, parece evidente: una forma gráfica de decirles a los militantes más activos dónde están los pesos pesados de las agrupaciones (donde los secretos a veces lo son a voces). Y que sea para consumo interno obviándose las alergias políticas que pudiera provocar en simpatizantes y votantes, deja ver que el objetivo inmediato de tan heterogénea confluencia no es ni captar nuevos votantes, ni frenar la sangría de votos, sino apuntalar internamente el viejo edificio que se les cae a pedazos.

Sin duda, la mochila de Sánchez está cargada de vaivenes, de estrategias erráticas y, sobre todo, de contradicciones: se presenta como la izquierda del partido él, que pactó con Ciudadanos a bombo y platillo, dando solemnidad a la nada; dice ser quien dará voz a los militantes de base precisamente el que ordenó cerrar el PSM (vergonzantemente simbolizado en el cambio de cerraduras), destituyó a su Secretario General y disolvió el Comité Regional -elegidos por los militantes- e impuso una gestora afín; promete impulsar y garantizar la democracia interna el que dejó poner una urna sin garantías detrás de una mampara en aquel bochornoso Comité Federal de octubre. Y, por si fuera poco, a esa carga le añaden los susanistas la acusación de entreguismo, de querer someterse al populismo de Unidos Podemos.

Pero la mochila de Díaz también pesa lo suyo porque lleva dentro el ventajismo político, las artimañas de la política profesional más clientelar (fue ella una de quienes auparon al Sánchez que ahora combate argumentando que este chico no vale, pero nos vale) y un discurso político socialista que poco o nada tiene que ver con el socialismo.

Quién sabe quién ganará las primarias. Quizá Díaz, apoyada por el aparato y la prensa amiga; quizá Sánchez, con el apoyo de los militantes de base (como ocurrió en el caso de Borrell en el 98); probablemente no López, atrapado entre dos aguas revueltas que hacen aún más bajo su perfil. Lo que sí parece claro es que sea quien sea, será un/a Secretario/a General de transición y en declive mientras en el PSOE no se decidan a promover un debate ideológico serio que redefina su propio ser, un debate que decida en serio qué implica la o de sus siglas.

El principio establecido en Crónica Popular exige que, para que los autores de un comentario a un artículo, firmado con nombre y apellidos, vean publicado su comentario, deben firmar de igual modo el textos que nos envíe. En caso contrario, no se publicarán.
Y eso lo haremos aunque el comentario sea favorable al artículo: no se publicará ningún comentario si no va acompañado por la identificación personal de su autor.

1 comentario de “Un PSOE abocado de nuevo al mal menor

  1. Luis Maria Cifuentes
    26 abril, 2017 at 9:20

    Muy bien Jesús. Creo que has hecho un análisis bastante certero de la situación interna del PSOE y de la problemática `rofunda que va mucho más allá de las elecciones primarias. Sin debate ideológico a fondo no tiene porvenir el socialismo español.

Los comentarios están cerrados