IND-152. La evolución del modelo productivo, en la crisis y la recuperación económica

José Daniel Lacalle ||

Ingeniero aeronáutico y sociólogo. Fundación de Investigaciones Marxistas (FIM) ||

España en 2007, en los umbrales de la crisis, estaba en plena euforia por el crecimiento económico y el empleo, pero de preocupante debilidad en el modelo productivo y de precariedad laboral (1). A finales de ese año ya aparecía el fantasma de la crisis, que estalló en 2008, a pesar de no ser reconocida por nuestras autoridades políticas y económicas hasta 2009, después de un nefasto primer trimestre en el que el paro se desbordó, por encima de los 4 millones, con una subida en el trimestre de 800 mil parados, mientras la ocupación raspaba los 19 millones con una caída de 750 mil (2).

La ocupación sectorial

Al desglosar la ocupación por sectores económicos (Tabla I) obtenemos una primera aproximación al modelo productivo. Hasta 2014 la caída de la ocupación se produjo en todos los sectores, excepto en el sector servicios, que inició su recuperación en ese año; de hecho, de 2013 a 2014, entre agricultura, industria y construcción juntas, se perdieron casi 75 mil empleos, mientras que en el sector servicios se crearon casi 265 mil. De todos modos hay que recordar que el sector servicios es una especie de cajón de sastre que incluye desde ocupaciones de muy alta cualificación y tecnología a otros que son exactamente lo contrario, como por ejemplo, empleadas de hogar y servicios de recogida de basuras, y que por ello no da una idea del modelo productivo de un país.

Se puede, en una primera aproximación, dividir el periodo estudiado en dos subperiodos: crisis (2008-2013) y postcrisis (2013-2017). La agricultura, en este caso hasta 2012, perdió un 13% de puestos de trabajo; la industria, hasta 2014, un 28’3%; la construcción, también hasta 2014, un 61’7% y; los servicios, hasta 2013, un 6’8%, siendo, por lo tanto el sector menos afectado por la crisis.

En el segundo subperiodo, la agricultura, desde 2012, ha subido un 17’4%, situando la ocupación por encima de la de 2008; la industria ha subido el 9’1% y está todavía un 21’8% por debajo del empleo en el sector en 2008; la construcción, el sector más afectado por la crisis ha subido desde 2014 un 10’5% y está un 42’3% por debajo de 2008; finalmente, el sector servicio, desde 2013, ha subido un 4’1%, el que menos lo ha hecho en este periodo , y está ya un poco (0’43%) por encima de 2008.

En el primer subperiodo se produjo un fortísimo proceso de desindustrialización, analizado en esta serie de Indicadores (3), proceso que, ya hemos indicado a partir de la evolución sectorial de la ocupación, apenas se ha recuperado en este llamado periodo de recuperación económica. Como se ve en Tabla II, el sector industrial perdió capacidad e inversión productiva en más del 20% en cuatro años, el 22’5% en la demanda interna industrial, mientras que, ahora ya en todos los sectores, las quiebras por año y los préstamos incumplidos se dispararon.

La ocupación por ramas de actividad

Si se pasa a un eslabón más bajo, es decir, si se baja del nivel de sector, de acuerdo con los análisis de coyuntura laboral del Gabinete Económico de CCOO: “En el mes de mayo, la creación de empleo ha sido generalizada, pero se ha concentrado de nuevo sobre todo en la hostelería”, el 40% del total; “en 2016 el 48% del aumento de la afiliación al régimen general se concentró en comercio, hostelería, servicios administrativos y auxiliares y construcción. Las ramas con fuerte presencia pública (administración pública, educación, sanidad y servicios sociales) concentraron el 21% del aumento de los afiliados al régimen general; la industria manufacturera solo concentró el 10%, y las actividades profesionales, científicas y técnicas apenas el 5% del aumento de los afiliados al régimen general” (5).

En la distribución por ramas de actividad, y para los asalariados, de acuerdo con el desglose realizado por el Gabinete Económico de CCOO a partir de la EPA (6), “la hostelería encabeza claramente la creación de empleo en esta salida de la crisis. En los últimos tres años (2013TIV-2016TIV) uno de cada cinco empleo se ha creado en la hostelería, aumentando su peso en el empleo total”.

El 42’8% de los asalariados a finales de 2016 estaban en ramas precarizadas (hostelería, comercio, construcción, agricultura, actividades administrativas y servicios auxiliares, actividades inmobiliarias y hogares empleadores de personal doméstico); desde luego, en relación a la precariedad laboral, debe recordarse que ni son (precarios) todos los que están, ni están todos los que son (precarios).

De cara al modelo productivo tiene una importancia capital el contenido tecnológico de las diferentes ramas (Tabla III) (8). El número de trabajadores ocupados en ramas de tecnología media y alta ha aumentado en los últimos tres años un 9’9% y el total en un 8’6%; esto ha supuesto un ligerísimo incremento (una décima porcentual) en el peso de los ocupados en media y alta tecnología en el total de la ocupación.

De hecho, y siguiendo el planteamiento del gabinete Confederal de CCOO: “En España, la mayor parte del empleo se ubica en actividades de bajo contenido tecnológico. Según la EPA apenas un 7’1% de la población ocupada trabaja en sectores de contenido medio y alto. Los últimos tres años de recuperación económica muestran que sigue sin consolidarse un cambio de modelo productivo ni un cambio relevante en el patrón de creación de empleo. En estos últimos tres años, el 91’3% de los puestos de trabajo generados en términos netos se ubicaban en sectores de contenido tecnológico bajo, y únicamente el 8’7% en ramas de contenido tecnológico medio y alto de la industria y los servicios” (9).

La investigación y desarrollo

La reindustrialización, el enfocarla dando prioridad a los sectores y ramas de medio y alto nivel tecnológico, la recuperación de la I+D+i , deben plantearse como objetivos prioritarios, a fin de soslayar las lacras del modelo precrisis y superar el desastre consecuencia de la crisis.

Además de la evolución de sectores y ramas de ocupación es importante el ver la situación de nuestro país en cuanto a inversión en tecnologías de la información (TI) y en I+D+i. (10).

En el primer subperiodo (2008-2013), la inversión en TI cayó un 18’9%, la productividad global se mantuvo y el empleo cayó al por encima del 5%. Los gastos presupuestados en innovación cayeron, hasta el 2013, en más de un 70%, un auténtico desplome, los gastos de las empresas en este rubro, casi un 20% (19’8%).

En cuanto a la I+D, los presupuestos públicos cayeron, entre 2008y 2013, en más del 20% (22’1%); la I+D+i pública, entre 2008 y 2011, redujo el presupuesto en más del 10% (10’3%), la ejecución en casi el 30% (28’5%), por lo que el porcentaje de ejecución de lo presupuestado se quedó en el 64%. Con relación a la I+D privada, hasta el 2010, en las empresas cayó casi el 34% y el gasto privado el 7%.

La inversión de la I+D+i pública podía haber sido creciente con el inicio de la recuperación, con el fin de volver a los niveles del periodo precrisis, pero no ha sido así (11). En la Tabla IV, que recoge los datos de los Presupuestos Generales en I+D+I, es fácilmente reconocible la magnitud de los recortes a partir de 2009 hasta 2012 y el práctico estancamiento a partir de ese año.

En definitiva, cómo plantea CCOO. “La deficiente política y gestión de los recursos públicos destinados a I+D+i seguida durante la última década ha sido incapaz de incrementar de forma contenida la débil apuesta por la investigación en España, especialmente la vinculada al sector empresarial. La política de I+D+i impulsada en las dos últimas décadas presenta dos rasgos estrechamente vinculados: presupuestos “inflados” a base préstamos y un bajo porcentaje de ejecución de dichos préstamos. La crisis ha agudizado el modelo ante la drástica disminución de la empresas innovadoras; a pesar de que muchas de ellas hayan utilizado estos fondos públicos como forma de financiación genérica, dados sus bajos tipos”

A modo de resumen

El modelo productivo no es algo que se cambie de la noche a la mañana, su cambio debe enfocarse como un proceso constante a medio y largo plazo. La reindustrialización, el enfocarla dando prioridad a los sectores y ramas de medio y alto nivel tecnológico, la recuperación de la I+D+i , deben plantearse como objetivos prioritarios, a fin de soslayar las lacras del modelo precrisis y superar el desastre consecuencia de la crisis.

TABLA I. EVOLUCION SECTORIAL DE LA OCUPACION (en miles)

OCUPADOS           AGRICULTURA         INDUSTRIA         CONSTRUCCION         SERVICIOS

2008                              830,6                 3.284,3                   2.559,4                   13.972,6

2009                               790,8                 2.829,1                   1.927,8                   13.606,6

2010                               772,8                  2.656,7                   1.698,4                   13.623,5

2011                               735,9                 2.622,9                   1.441,0                   13.822,2

2012                               722,3                  2.489,6                   1.204,5                   13.342,0

2013                               753,1                 2.357,7                   1.034,2                   13.015,6

2014                               739,3                 2.355,3                       979,0                   13.279,4

2015                              779’7                 2.463’4                     1.058’5                   13.792’5

2016                               816’7                 2.579’1                    1.079’3                   14.032’9

2017TI                           847’7                 2.570’9                     1.081’4                  13.938’2

Fuente: EPA2017TI

 

TABLA II. LOS EFECTOS DE LA CRISIS 2008-2012 (4)           2008             2012

CAPACIDAD DE PRODUCCION MANUFACTURERA               100               78’9

INVERSION PRODUCTIVA                                                     100               79’0

DEMANDA INTERNA                                                              100               83’9

DEMANDA INTERNA INDUSTRIAL                                         100               77’5

PRODUCTO INTERIOR BRUTO (en volumen)                         100               96’3

QUIEBRAS POR AÑO                                                              100             121’4

PRESTAMOS INCUMPLIDOS                                                   100         1.150’0

DEUDA EXTERIOR                                                                   100             110’0

BALANZA CORRIENTE                                                             100             113

Fuente: IND-74 (FIM)

 

TABLA III. TRABAJADORES OCUPADOS EN SECTORES DE MEDIA Y ALTA TECNOLOGIA (miles)

                                                                                          2.016TIV         2013TIV

                   SECTORES MEDIA Y ALTA TECNOLOGIA           1.323             1.204             +119

                   RESTO DE SECTORES                                       17.185            15.932         +1.253

                   TOTAL                                                             18.508             17.135         +1.372

                   PORCENTAJE SOBRE EL TOTAL                           7’1%               7’0%

Fuente: Gabinete Económico CCOO mayo 2017

 

TABLA IV. INVESTIGACION, DESARROLLO E INNOVACIÓN EN LOS PGE (millones de euros).

                                           2009   2010     2011     2012     2013     2014     2015     2016     2017

ACTIVOS FINANCIEROS 5.500   5.678   5.178   3.750   3.643   3.742   4.000   3.750   3.857

GASTO REAL                 4.143   3.571   3.357   2.500   2.286   2.357   2.390   2.643   2.571  

 

Fuente: CCOO Presupuestos I+D+i mayo 2017

 

NOTAS.

1.- Sobre el modelo productivo ver Fernando Rocha, Jorge Aragón y Jesús Cruces, “Cambios productivos y empleo en España” (Ministerio de Trabajo y Emigración, Madrid, 2008) y sobre la precariedad laboral, José Daniel Lacalle, “La clase obrera en España. Continuidades, transformaciones, cambios” (El Viejo Topo, Barcelona, 2006) y “Trabajadores precarios, trabajadores sin derechos. Los trabajadores españoles a comienzos del siglo XXI” (El Viejo Topo, Barcelona, 2009).

2.- Ver FIM, “Indicadores económicos y laborales”, específicamente, J.D. Lacalle, IND-06, “El mercado laboral en la EPATI09” e IND-150, “El mercado laboral en el primer trimestre de 2017”, publicación electrónica.

3.- Ver J.D. Lacalle, “IND-68. Crisis y desindustrialización en España (2007-2012)” FIM, Madrid, 2012, “IND-73. Crisis y desindustrialización (2)” FIM, Madrid, 2013, “IND-74. La inversión en TI y en I+D” FIM, Madrid, 2013.

4.- J.D. Lacalle, “IND-73. “Crisis…” op. cit. pg. 3 Tabla II.

5.- Gabinete Económico Confederal de CCOO, “Informe de Coyuntura Laboral. Mayo 2017” (CCOO, Madrid, 2 de junio de 2017), pp. 5-6.

6.- Gabinete Económico CCOO, “Informe…” op. cit. Tabla “Asalariados por sexo y rama de actividad” pg.7.

7.- Gabinete Económico CCOO, “Informe…” op. cit. pg.6.

8.- Gabinete Económico CCOO, “Informe…” op.cit. Tabla “Trabajadores ocupados en sectores de media y alta tecnología” pg.8.

9.-Gabinete Económico CCOO, “Informe…” op.cit. pg. 7.

10.- Los datos utilizados en este apartado proceden de J.D. Lacalle, “IND-74. La inversión en tecnologías de la información, innovación e investigación y desarrollo” (FIM, Madrid. 2013).

11.- CCOO, “Presupuestos Generales del Estado 2017 I+D+i. Siguen los recortes” (CCOO, Madrid, mayo 2017).

12.- CCOO, “Presupuestos…” op. cit. pp. 2-3.

El principio establecido en Crónica Popular exige que, para que los autores de un comentario a un artículo, firmado con nombre y apellidos, vean publicado su comentario, deben firmar de igual modo el textos que nos envíe. En caso contrario, no se publicarán.
Y eso lo haremos aunque el comentario sea favorable al artículo: no se publicará ningún comentario si no va acompañado por la identificación personal de su autor.