20 años del asesinato de Miguel Ángel Blanco.
Es todo más sencillo, no hacer difícil lo fácil, ni encontrar placer en lo estéril

 

Francisco Frutos Gras ||

Ex Secretario General del PCE ||

Hace 20 años, un cálculo prepotente de ETA, de naturaleza mesiánica, descerebrada y criminal, como todos los suyos, creó “un antes y un después” en lo que se conoce como la lucha contra el terrorismo. El secuestro, amenaza de muerte si a las 48 horas el Estado no aceptaba las condiciones de ETA de acercar a todos los presos vascos, más de 400, a Euzkadi, en este breve periodo de tiempo, y el asesinato a bocajarro con dos tiros en la cabeza de Miguel Angel Blanco, puso en marcha una dinámica de movilización ciudadana que esté país ha vivido en contadas ocasiones: después del intento de golpe de estado de Tejero, las movilizaciones contra el inicio de los bombardeos y la guerra de Iraq en 2003…

Los motivos de que en aquella ocasión saliéramos tantas personas a la calle, se habló de millones, durante las 48 horas que duró el secuestro y después del desenlace, son de fácil comprensión, a pesar de estar acostumbrados a los tiros y bombas: ETA secuestraba en Ermua, un pequeño pueblo vasco, a un joven concejal del PP sin ninguna significación política, trabajador y batería en un grupo musical local, y lanzaba el chantaje y ultimátum  creyendo, o no, que el estado se iba a rendir a sus exigencias.

Eran aquellos momentos en que ETA defendía el “Oldartzen” (Acometiendo”), una estrategia para “socializar” el sufrimiento y que la sociedad no sólo viviera los efectos traumáticos del tiro en la nuca y del coche bomba, sino que tuviera el tiempo suficiente para que la angustia se hiciera colectiva y se exigiera al Estado hacer concesiones a ETA. 

Los autores del secuestro y asesinato fueron Francisco Javier García Gaztelu, “Txapote”, Irantzu Gallastegi Sodupe, “Amaia”, y José Luís Gereste, “Oker”. El autor material de los disparos fue “Txapote”, que había participado ya en otros asesinatos de miembros del PP, de Fernando Múgica, antiguo dirigente del PSOE,  corresponsable como dirigente del asesinato de Ernest Lluch, que tenía una actitud pacificadora con el tema de la violencia etarra, de José Luís López de Lacalle, entre otros. José Luís López de Lacalle había sido militante del PCE, creador de CCOO, por lo que pasó seis años en la cárcel de Carabanchel, al ser detenido en 1966. También participó en la creación de Ezker Batua, IU de Euzkadi, de la que se separó cuando ésta firmó el Pacto de Estella-Lizarra.

Como podéis ver, los asesinos de ETA no tenían escrúpulos en matar brutalmente a un joven acabado de entrar en política, a un ex dirigente del PSOE o a un activo ex-militante del sindicalismo, del PCE y de IU. Ni Txapote, ni Irantzu Gallastegi, ni muchos otros han mostrado nunca el más mínimo signo de haberse equivocado, de sentir haber actuado como habían actuado muchos franquistas durante largo tiempo.

Por tanto, hubo un antes y un después del asesinato de Miguel Angel Blanco, empezando el declive de ETA, a pesar del balón de oxígeno del desgraciado Pacto de Lizarra, pasteleado entre el PNV y ETA, firmado por desinformados de buena fe como la dirección del PCE y de IU, entre las que me contaba, y roto al poco tiempo con nuevos atentados cuando ETA ya había recuperado el resuello después de la movilización popular y el Pacto.

Teniendo en cuenta esta historia, ¿qué hacer a los 20 años? Muy simple, entender que fue un momento  excepcional producido por un acto especialmente brutal, colgar retrato y pancarta de Miguel Angel Blanco sin más, y recordar paralelamente a todos los asesinados por ETA y por los Gal. No es incompatible. Además, continuar exigiendo, con más fuerza si cabe, el cumplimiento hasta sus últimas consecuencias de la Ley de Memoria Histórica, para que los crímenes franquistas no queden moral y políticamente sumergidos en el olvido.

Este rifirrafe miserable sobre retratos y pancartas, en el que Carmena no tiene en cuenta una propuesta de Esteban Ibarra, dirigente del Movimiento Contra la Intolerancia, y el PP  y otros buscan sacar no sé qué tipo de tajada política, es repugnante y un insulto a las víctimas de todos los terrorismos. 

(Miércoles, 12 de julio de 2017).

 

Cansa la dura realidad, por eso inventan la aventura de la banalidad

Imaginemos un colectivo que debe hacer frente a cosas diversas y complejas para hacer marchar la rueda de la vida. Un colectivo de millones de personas cuyo principal patrimonio es su fuerza de trabajo física e intelectual. E imaginemos a otro colectivo de unos cuantos miles que tiene un patrimonio material y un poder social muy considerables, fruto del puesto económico que ocupan en la sociedad, para hacer que los millones de trabajadores antes citados además de trabajar para vivir generen una plus valía de la que se apoderan  por la lógica del sistema económico y político dominante y por medio de sus leyes y normas, leyes y normas que si es necesario vulnerar o despreciar para enriquecerse más rápidamente, se vulneran y desprecian, practicando la corrupción directa.

En el colectivo de millones que vivimos de la venta de la fuerza de trabajo o de las pensiones ganadas con las aportaciones sociales e impuestos,  estamos catalanes, andaluces valencianos, madrileños, vascos, gallegos, castellanos, extremeños, canarios, aragoneses, baleares, asturianos, cántabros, navarros, murcianos, ceutíes y melillenses. Estamos todos los ciudadanos de España.

En el segundo colectivo de unos miles que saben aprovecharse del trabajo colectivo también están personas de todas las actuales comunidades autónomas. Y, para lo que me interesa en este artículo, hay vividores y corruptos que proceden del PP o de la antigua CDC, hoy PDe CAT  y que están en la cárcel o imputados, que han tenido una responsabilidad compartida en los problemas catalanes y españoles y que ahora tienen interés en enmascarar la realidad en una discusión eterna sobre su identidad, sobre independencias para paraísos, o mareando la perdiz de la Constitución sin hacer nada inteligente para buscar una solución política. 

Aterrizando en la realidad, los problemas de fondo que afectan a millones de personas son: 

– La necesidad de un desarrollo económico estable y solvente que no entre en crisis periódicas destructivas como la actual.

– Comprometerse a acabar con un mundo de conflictos, violencia y guerras que mata y destruye y construir el mundo de la paz y la solidaridad.

– Un trabajo para todos y todas en condiciones  justas y de igualdad.

– Los derechos laborales y sociales como garantía de dignidad.

– Los servicios públicos básicos generales: sanidad, educación, vivienda, asistencia….
Son problemas universales que afectan a todas las personas y que sólo pueden encontrar soluciones colectivas en Catalunya, en toda España, en Europa y el mundo.

Resumiendo, los problemas de fondo de cualquier sociedad moderna civilizada y culta se sintetizan en el esfuerzo por mejorar permanentemente el marco vital para todas las personas y pueblos, no en el cansancio y la abulia ante la realidad para que no cambie nada y se pueda seguir mangoneando. Por eso, no se puede aceptar el apego egoísta  al poder económico irracional a costa de todo y de todos, fragmentar este poder a conveniencia  y  convertir un problema de adecuación de los marcos de convivencia histórica y actual en España en un enfrentamiento irracional y peligroso. CDC es tan responsable de los problemas sociales que afectan a los catalanes y españoles como lo es el PP, ya que han practicado y practican las mismas políticas de recortes y privatizaciones neoliberales.
Es por ello que la sociedad catalana debe salir ya de la fascinación bobalicona producida por los juegos malabares de cuatro embusteros que les han recortado todo lo que ahora les prometen en el futuro paraíso de la independencia; y muchos españoles, bajarse del burro de que votar en cualquier circunstancia vulnerando todas las leyes y normas españolas, catalanas e internacionales, y sin ninguna garantía democrática, es maravilloso, sin ni siquiera darse cuenta de que se ha activado y se mantiene un enfrentamiento detrás del cual sólo hay mentiras, prepotencias y luchas por un poder caciquil, no por la satisfacción de las necesidades colectivas.

 

Alsasua: una petición de cárcel fuera de la ley

375 años de petición de cárcel por terrorismo para las 8 personas que agredieron en un bar a dos guardias civiles y sus mujeres, es una brutalidad política y jurídica que desvirtúa y se cisca con la verdadera lucha contra el terrorismo que ha habido en España. El terrorismo de ETA ha sido derrotado y quedan sólo las secuelas de los que todavía no han declarado que fue un gran error, que sienten los crímenes cometidos por nada y que se disuelven totalmente y sin más sin esperar a cambio otra cosa que no sea la comprensión de una sociedad, especialmente de las personas que han visto como eran asesinados familiares y personas queridas.

“Alde Hermendik”, (AH), “Fuera de Aquí” fue una organización creada por ETA para hacer que, con amenazas, coacciones y presiones, los cuerpos de seguridad del Estado, guardia civil y policía, abandonaran Euzkadi y Navarra. Con la derrota de ETA, AH fue también derrotada. Ahora no se puede derrotar la verdad y ridiculizar la verdadera lucha contra el terrorismo. 

Ni los agresores de Alsasua son terroristas, ni lo son los titiriteros que hacen una parodia y utilizan símbolos que se consideran sin ninguna lógica terroristas, ni los tuiteros que escriben cosas groseras, ni los ácratas, okupas o quemadores de banderas  o fotos del rey. Por tanto, no pueden ser tratados con leyes terroristas. Hacerlo es querer imponer leyes de excepción para tratar cosas que sólo pueden ser consideradas vulneraciones de aspectos de la ley, cuando las hay, que deben castigarse como tales, nunca como actos de terrorismo. 

Esta petición de cárcel, además de ser una brutalidad política y jurídica, sitúa las agresiones de Alsasua en el limbo del esperpento que nadie en su sano juicio político puede defender. Por tanto, retiren ya la acusación y hagan la que corresponde a los hechos de agresión. Si no saben utilizar la ley de acuerdo a la gravedad o no de los hechos, retírense ustedes y dejen sitios a juristas más capacitados. 

(Sábado, 15 de julio de 2017)

El principio establecido en Crónica Popular exige que, para que los autores de un comentario a un artículo, firmado con nombre y apellidos, vean publicado su comentario, deben firmar de igual modo el textos que nos envíe. En caso contrario, no se publicarán.
Y eso lo haremos aunque el comentario sea favorable al artículo: no se publicará ningún comentario si no va acompañado por la identificación personal de su autor.