María Victoria Caro Bernal:
Carta pública a la Federación de Comunidades Judías de España

María Victoria Caro Bernal* ||

La Federación de Comunidades Judías de España, muy conocida por su tendencia al sionismo y a presentar denuncias contra miembros de colectivos del BDS, (Boicot, Desinversión y Sanciones contra la colonización, el apartheid y la ocupación israelí), ha solicitado a PÚBLICO, que se retire el artículo publicado el 30 de julio en el blog de Nazanín Armanian, titulado: ¿Está realizando Israel un nuevo “experimento” con seres humanos en Gaza?

La Federación de Comunidades Judías de España considera que el artículo es infame, que el Estado de Israel es el único democrático de la zona y que tiene derecho a cortar la luz a toda la población de Gaza, incluyendo Hospitales, si no pagan la factura.

A la Federación de Comunidades Judías de España, le molesta que se compare la situación de Gaza, con la sufrida por los judíos víctimas del Holocausto, y aunque son hechos diferentes, hay que reconocer que existe un paralelismo inquietante. Amira Hass, periodista israelí, describió la situación de Palestina con estas palabras:

“Los jóvenes palestinos no salen a asesinar judíos por el hecho de ser judíos, sino porque somos sus ocupantes, sus torturadores, sus carceleros, los ladrones de su tierra y de su agua, los que destruyen sus hogares, los que los expulsan al exilio, los que obstruyen su horizonte.”

La Federación de Comunidades Judías de España, guarda silencio cuando nuestra querida y valiente Nazanin Armanian dice en su artículo:

“Los destartalados generadores de los hospitales no han podido salvar la vida de una veintena de pacientes, entre ellos Yara, una bebé de tres años. La única planta de energía de Gaza cerró en abril por falta de combustible, y desde entonces, Israel se ha convertido en su proveedor de electricidad (…) El bloqueo significa que los soldados de ocupación impidieran a Rula Ashtiya, a punto de dar a luz, y su marido el paso para llegar a un ambulatorio. Dio a luz tirada en el suelo y ante las miradas indecentes de aquellos hombres armados. El bebé murió y sólo entonces le dejaron ir a pie al hospital en Nablus, con su hijo muerto en los brazos”.

Lo que, la coherencia y sensibilidad de Nazanin Armanian, es capaz de condenar y denunciar, la Federación de Comunidades Judías de España, no es capaz de rebatirlo.

Cuando en su comunicado la Federación de Comunidades Judías de España, nos dice:

“Habría que decirle que a diario pasan a Gaza desde Israel decenas de camiones con suministros de todo tipo. Y si no pasan más es porque Hamas, el grupo terrorista (para la UE y más países) que allí gobierna, ha utilizado los materiales para construir túneles con los que atentar en Israel negando a la población civil gazatí (los legítimos receptores) el derecho a una vida mejor”.

Amnistia Internacional, que está aquí en consonancia con Nazanin Armanian, nos dice lo siguiente:

“El bloqueo de Gaza, que constituye un castigo colectivo para el  millón y medio de  habitantes, la mayoría menores, sigue en pie. Las autoridades israelíes niegan habitualmente la entrada en la Franja de materias primas básicas y artículos de primera necesidad, tales como dinero en efectivo, alimentos, material sanitario, combustible y materiales de construcción”.

La Federación de Comunidades Judías de España, mezcla antisemita con judío e israelí, y debería saber que se puede ser judío sin ser sionista, que muchos israelíes no están de acuerdo con lo que está pasando en Gaza y que condenar al gobierno de Netanyahu y denunciar el sufrimiento de los palestinos, no le hace a nadie antisemita.

La Federación de Comunidades Judías de España con su actitud parece querer intentar que personas como Nazanin Armanian no denuncien y cuenten a la sociedad española las injusticias y el sufrimiento de los palestinos, por eso merece la pena recordar las palabras de Nazanin Armanian:

“El proyecto de Gran Israel pretende “fabricar” palestinos enfermos, mutilados, analfabetos, incapaces en el presente y futuro a proteger sus derechos sobre su tierra. Acosando a la población, Israel pretende forzar a los líderes palestinos a la rendición total por las buenas, si no, provocar una Intifada, y conseguirla por la guerra. La tentación de quedarse con el gas de Gaza en el Mediterráneo y trazar el gaseoducto para el 2025 es irresistible: de allí, en parte, el silencio cómplice de Bruselas”.

¡Muy bien dicho, Nazanin! La población pobre de Gaza, te lo agradecerá y seguramente, también te lo agradecerían muchos judíos víctimas del Holocausto o de la Inquisición Española, si pudieran leer tu artículo.

Mientras el Gobierno Israelí no respete las Resoluciones de la ONU, su democracia, solo puede ser calificada de muy baja o de dudosa calidad, ya que la garantía de una democracia es el respeto de los Derechos Humanos, incluidos los Derechos Humanos del Pueblo Palestino.

Hay que recordar también que la Federación de Comunidades Judías de España, no representa a todos los judíos españoles, ya que muchos no se identifican con ella o están abiertamente en contra del sionismo o de la política del gobierno de Netanyahu.

¡Bravo por Nazanin Armanian!

Atentamente

María Victoria Caro Bernal

Adhesiones a esta carta: Asociación Iraní Pro-Derechos Humanos de España, AIPDH, y Asociación Europea de Cooperación Internacional de Estudios Sociales, AMANE.

*Activista por la causa palestina. Vicepresidenta de la Agrupación de Retórica y Elocuencia y Vocal de la Agrupación Ateneísta Juan Negrín, ATENEO DE MADRID

El principio establecido en Crónica Popular exige que, para que los autores de un comentario a un artículo, firmado con nombre y apellidos, vean publicado su comentario, deben firmar de igual modo el textos que nos envíe. En caso contrario, no se publicarán.
Y eso lo haremos aunque el comentario sea favorable al artículo: no se publicará ningún comentario si no va acompañado por la identificación personal de su autor.

1 comentario de “María Victoria Caro Bernal:
Carta pública a la Federación de Comunidades Judías de España

  1. Jaime
    2 septiembre, 2017 at 20:23

    Los palestinos están divididos, sólo les une el odio a Israel. Gaza, en manos del islamista Hamas, las zonas A y B de Cisnordania, en manos de Fatah, la zona 3, ocupada por Israel. Hamas tomó el poder por la fuerza en Gaza, tras no se reconocida su victoria en 2007 en las elecciones ni por Fatah, ni por Israel ni por la comunidad internacional.
    Los problemas palestinos no vienen solamente de Israel. Desde 1948, los campos de refugiados son financiados por la ONU, sin que ningn pais árabe les preste tampoco la menor ayuda.
    En fin, creo que hay que ser mas ecuánimes en este tema, aunque en España, el odio a Israel es inmensamente mayoritario, tanto en la izquierda bienpensante como en la derecha.

Los comentarios están cerrados