20 de Enero, importante reunión de comunistas en Madrid. Mientras, en Barcelona se reunía el Front d’esquerres no nacionalistes

Francisco Frutos Gras ||

Ex Secretario del PCE ||

Hay vocación y ganas de reconstruir lo antes posible algo imprescindible para la mejor defensa de los derechos y de las reivindicaciones más justas y sentidas de los trabajadores. Algo mucho más evidente si echamos un vistazo por encima a lo que ocurre en España y en Europa en la economía, en las condiciones de vida y de trabajo de la mayoría, en el sindicalismo como forma de organizarse los trabajadores, en la política como instrumento para aprobar y aplicar unas u otras políticas y de gobernar los  procesos, en el pensamiento y en las ideas, que son la base para que personas y colectivos se unan, comprometan y organicen, en la comunicación, muchas veces sustituida por la propaganda para continuar alienando y amortizando la fuerza de trabajo consciente, consecuente y en marcha.

En resumen, si analizamos e intentamos entender una realidad que muchas veces es calificada de excepcional por parte de los que la crean y de los que la publicitan para poder continuar aplicando unas políticas caducadas, por conservadoras e inútiles para la solución justa de los problemas generales.

Lo único excepcional que hay en la situación que vivimos en España, en Europa, en EEUU o en el mundo, es que ante la existencia y tenaz persistencia de un capitalismo ya fuerte históricamente, y que desaparecida la URSS como contrapoder ha visto acrecentada su posibilidad de implementar las políticas más conservadoras en todo, no existe una alternativa democrática real, organizada y coherente desde la izquierda. En la economía, en las finanzas, en la educación, en la sanidad, en la comunicación, con el desarrollo hasta límites insospechados de la globalización neoliberal del capital, no existe un contrapoder real que haga frente a esa situación.

El capitalismo actual, a pesar de sus evidentes fracasos para dotar a la humanidad de unas condiciones de vida y de trabajo modestamente razonables, como se ha puesto en evidencia en la última crisis que han pagado, como siempre, las clases trabajadoras, gobierna el proceso e impone sus políticas frente a una izquierda retórica ausente de la lucha de clases y sin una política con capacidad de cuestionar y oponerse al poder del capital e impedir que éste continúe degradando las condiciones de vida y de trabajo, liquidando las leyes y normas conquistadas por el movimiento obrero en una dura lucha histórica. Tuvo que ser el millonario norteamericano Warren Buffet que nos aclarara las cosas, afirmando que claro que existe la lucha de clases y que la estaban ganando ellos.

Volviendo a nuestra realidad más cercana, la ausencia de una izquierda real practicante significa una especie de amnesia ética, de ideas e intelectual y una pasividad social y política de carácter general. Ante esa situación, los comunistas que nos reunimos en Madrid queremos decir que somos parte de la historia de los comunistas españoles y del PCE. No somos ni recién llegados, ni niñatos sabiondos que no han participado en nada serio, ni carcundias que miramos al siglo XIX. Somos antiguos militantes del PCE, creadores, impulsores y defensores de CCOO, de IU, del movimiento asociativo vecinal, por la paz, por la democracia y el socialismo. Somos militantes que hemos tenido aciertos,  errores y discrepancias en nuestro trabajo. Y que ahora estamos dispersos en una diáspora pero con voluntad de unir sin seguir mirándonos de reojo.

Hemos aprendido, especialmente después de los congresos del PCE y del PCM, de las elecciones catalanas, de los rifirafes permanentes en organizaciones que nacieron para asaltar los cielos y derrotar a la casta y se han convertido en la peor casta, a costa de mucha gente honesta y combativa que les creyó, y aún cree. En España no hay una izquierda sólida, coherente, con principios y valores que no sean una pura retórica, por muy “leninista” que se apellide, o por muchos procesos constituyentes, sorpassos y segundas transiciones de cartón piedra se invente. No hay un movimiento comunista con experiencia, convicción y organización  para trabajar por la hegemonía de unas ideas de transformación democrática y socialistas.

En la reunión se evidenció que hay grupos plurales que se reúnen y trabajan y que son el germen y componente básico para un movimiento colectivo. Estaban representantes del colectivo Octubre, Memoria Histórica, Foro Sindical, Plataforma por la Izquierda Hoy, Plataforma Actúa, Iniciativa por Madrid, el grupo de militantes que se reúne en El Jamonal. Una serie de personas y grupos con análisis políticos comunes y compartidos en gran parte, procedentes del tronco común del PCE, y con una total dispersión organizativa. Llegamos a la conclusión de que es una tarea comunista, un deber, recuperar y recrear lo mejor de una experiencia histórica, superando errores y abordando las discrepancias, cuando las haya, con espíritu político unitario, respeto y talante de camaradas y compañeros. Trabajar para crear una realidad política, un movimiento con ideas, programa político y organización, dotado de una dirección democrática para la coordinación, no para ser una fracción burocrática más.

El cemento de todo lo anterior será un sucinto programa político  con vocación de derrotar a los adversarios de la derecha, sea el PP o el que le sustituya, o el PDeCAT como expresión de otra derecha. Las líneas básicas de este programa son: La defensa de los intereses de la clase trabajadora; la igualdad de derechos sin ninguna discriminación para la mujer; la lucha radical contra la violencia de género; el mantenimiento y mejora permanente de los servicios públicos, en especial la educación y la sanidad; la defensa de la paz, el entendimiento, la colaboración entre los pueblos y el internacionalismo solidario; y la negación de los nacionalismos como instrumentos de enfrentamiento y guerra, del nacionalismo y el separatismo catalán, y culminar el Estado de las autonomías en España en un Estado federal con perspectiva republicana y socialista.

Se elaborará un manifiesto que recoja una síntesis de las interesantes intervenciones de la reunión, en la perspectiva de una asamblea en los próximos meses. Nos pondremos en contacto con los compañeros que en Catalunya, y en otras partes,  están trabajando en un mismo sentido para unir y coordinar todos los esfuerzos.

El principio establecido en Crónica Popular exige que, para que los autores de un comentario a un artículo, firmado con nombre y apellidos, vean publicado su comentario, deben firmar de igual modo el textos que nos envíe. En caso contrario, no se publicarán.
Y eso lo haremos aunque el comentario sea favorable al artículo: no se publicará ningún comentario si no va acompañado por la identificación personal de su autor.

4 comentarios de “20 de Enero, importante reunión de comunistas en Madrid. Mientras, en Barcelona se reunía el Front d’esquerres no nacionalistes

  1. Pedro
    27 enero, 2018 at 20:06

    Aplaudo el encuentro que comenta Paco Frutos. Hay que empezar de muy atrás pero, por fin, estamos empezando. Yo estuve en el Encuentro de Barcelona y, aunque no es lo mismo, la voluntad de arrancar ya el trabajo y colaborar con otros colectivos fue manifiesta

  2. Jordi
    28 enero, 2018 at 14:42

    Entonces, ¿van a lanzar un nuevo partido político?.

  3. Pedro Serra Guerrero
    29 enero, 2018 at 11:11

    Comparto casi en su totalidad,las lineas básicas del programa,pero hecho a faltar los temas relacionados con las politicas medioambientales,el incremento de las inversiones en I+D,propuestas claras que den respuesta a la nuevas nuevas tecnologias(robótica),comunicaciones…
    Cuando hablamos de mejoras,y del mantenimiento de los servicios públicos,creo,que deberiamos como prioridad fundamental recuperar las diferentes empresas estratégicas del pais,tanto las energéticas como las de comunicaciones,al mismo tiempo nacionalizar aquellas entidades financieras que fueron rescatadas con el dinero público,y que a fecha actual no han devuelto ni un solo euro,a pesar de haber obtenido suculentos beneficios,y despidiendo trabajadores.Es decir,se hace imprescindible la recuperación de nuestra soberania económica.

  4. César Jara
    30 enero, 2018 at 12:06

    Contad conmigo en Gandia (Valencia9 y para escribir en la revista como periodista rojo.

Los comentarios están cerrados