Año nuevo 2018: ¿Felicidad, paz y vida nueva? 

Francisco Frutos Gras ||

Ex Secretario general del PCE ||

Hombre, no nos pasemos, no da para tanto. No es posible cambiar  en un plis plás tanto entuerto, error, arbitrariedad, abuso, explotación, saqueo, violencia, falsedad, corrupción, estupidez, oportunismo, clientelismo, arribismo, con buenos deseos, unos golpecitos en la espalda y cuatro sonrisitas. Hará falta más, mucho más. Pero, sí podemos arreglar urgentemente algunas cosas. Voy a empezar por una de las más gordas ya que dar una salida a ésta podría permitir enfocar la solución de unas cuantas más.

El PP, encabezado por Mariano Rajoy y toda su plana mayor, quizás guiados por un experto como Albiol, debe enviarse al retiro para una larga temporada. Que el PP fuera una derecha liberal-conservadora con políticas neoliberales como las que se practican a nuestro alrededor, por tirios y troyanos, por derechas, centro-derechas y centro-izquierdas, que es lo que hay, hasta casi se podría aceptar, ya que no podemos esperar de la derecha programas de cambio social o socialistas. Pero que esto vaya acompañado de niveles de corrupción que rayan el infinito es inaceptable. Y que se demuestre una actitud tan anti social en la política que nos afecta a todos en cosas fundamentales de la vida socio económica y laboral, es ya la guinda. Y si, además, de lo anterior, se deja pudrir una situación como la de Catalunya sin intervenir políticamente durante años, viéndolas venir y esperando a que escampe, sin repartir siquiera paraguas, teniendo que tomar iniciativas de prisa y corriendo a última hora, esto es ya tanta ineptitud política total que bastaría para licenciarlo.

El problema, antes y después de enviar al PP al retiro, es qué hacer a partir de entonces y quién viene a hacerlo ya que lo que salga, el qué y el quién, deben ser el fruto de un cambio democrático radical en el que, de forma prudente pero decidida y valiente, se empiece a construir una nueva realidad. ¿Es fácil poner en marcha lo que se propone? De ninguna manera, visto el panorama social y cultural y los protagonistas políticos, sindicales e intelectuales de la actualidad.

Pero, para poder empezar a cambiar cosas importantes lo más rápido que sea posible, no hay otra perspectiva que actuar con lo que hay. Estoy hablando de personas y grupos diversos y dispersos de la izquierda en toda España, comunistas, socialistas, socialdemócratas, que tienen que hacer un trabajo inmediato de acercamiento, encuentro, unidad, coordinación y organización. Los hay en partidos y sindicatos, en el trabajo, en la calle y en las instituciones.

Y, visto lo visto en las últimas elecciones catalanas, no se puede ir por el mundo con llavecitas a disposición de quien las compre, equidistancias paralizantes y poniendo vetos, algo que, como se ha visto, te hace retroceder un poco más por inútil para cualquier causa,  sino recrear el pensamiento y la acción básica y unitaria de la izquierda y construir un proyecto con un programa político concreto y simple que centre los problemas y las propuestas a los mismos, sin demagogias ni cartas a los reyes magos y sin actitudes defensivas o claudicantes.

Líneas para un programa político 2018

1.-Creación de empleo estable, fijo y con garantías laborales. Cuantificar empleos a crear y presupuestos para financiar en todo lo que competa a lo público.

2.-Supresión de las reformas laborales conservadoras de los últimos años y exigencia de cumplimiento de los derechos laborales y sociales constitucionales. Negociación colectiva según decidan trabajadores y sindicatos.

3.-Garantizar todos los servicios públicos básicos y anular las privatizaciones, tanto de servicios como de empresas de utilidad social. Creación de una banca pública.

4.-Persecución radical de la corrupción. Devolución de lo robado y las penas que correspondan.

5.-Acción permanente, total y sin concesiones, contra la violencia de género. Recursos humanos y económicos para hacer cumplir la ley actual.

6.-Programas completos de educación cívica desde la infancia para combatir la violencia infantil y juvenil, un problema grave que es una de las bases para las violencias posteriores, incluida la de género.

6.-Reforma constitucional para la culminación del Estado de las autonomías en un Estado Federal con competencias básicas clarísimas para todos los ciudadanos, residan donde residan, y respeto a las competencias acordadas para cada parte del mismo. Orientación republicano socialista. Un Senado que sirva para debatir los problemas de todo tipo que aparecen entre territorios. Rechazar totalmente los intentos de secesión y el falso derecho de autodeterminación.

7.-Defensa de la solidaridad internacionalista, rechazo de la guerra y defensa de la paz, la convivencia y la colaboración entre todas las naciones.

No es fácil poner en marcha un proyecto de estas características pero es necesario y urgente.

(Jueves, 4 de enero de 2018)

1 comentario de “Año nuevo 2018: ¿Felicidad, paz y vida nueva? 

  1. 6 enero, 2018 at 17:25

    Corregir el punto 6 repetido, por 7 y seguido por 8.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *