Jacobinismo y lengua. El 155 no sirve para arreglar este desastre:  la inmersión lingüística

Vicente Serrano ||

Presidente de Alternativa Ciudadana Progresista y miembro del Foro de las Izquierdas No Nacionalistas ||

 En España nunca hemos sido muy jacobinos en su sentido más centralista, por lo menos a nivel lingüístico, y tampoco en su sentido más progresista, en su radicalismo democrático. En Francia el jacobinismo impuso el francés como lengua única, persiguiendo la igualdad de todos los ciudadanos. Mientras en España, excepto el paréntesis franquista y supuestamente 1714, el catalán siguió vivo y con fuerza. Durante la segunda República el bilingüismo era la norma en las escuelas catalanas.

La llegada del nacional-catalanismo al poder con el primer gobierno elegido de la Generalitat restituida por la Constitución del 78, de Jordi Pujol,  impone en un proceso, lento pero inexorable, el monolingüismo en catalán, fiel reflejo de las reminiscencias asumidas en el pasado franquismo por sus muchos herederos. Sin embargo, el proceso de hacer hervir el agua lentamente con la rana dentro, para que no tome conciencia de que la están cocinando, empieza ya a generar desafección en la mayoría castellanohablante de Cataluña.

Oportunísima sentencia del Tribunal Constitucional para que el gobierno pueda justificar su incompetencia ante el problema de la “inmersión lingüística” en Cataluña. En España tenemos un problema de jerarquía de leyes. Unido todo ello al miedo escénico de un gobierno inseguro mezclado con intereses de los partidos en el Gobierno y su mercadeo con los partidos.

Ciertamente, el parche …lo único que hacía era pretender contentar a los más activos defensores del castellano aplicando una normativa bastante neoliberal por la cual permitía desviar fondos públicos a la privada…¡Como siempre!.
Ya lo advertí en su día (El-erial-de-la-izquierda-en-Cataluña, párrafo 9).

Lo cierto es que el Gobierno está atado de pies y manos con su 155 con fecha de caducidad. Poner la casilla del castellano en las hojas de matriculación no resuelve nada –bueno, ciertamente, generará una fuerte polarización social hasta ahora amagada (escondida, enterrada). En cuanto el nuevo gobierno nacional-secesionista se instale en la Generalitat se iniciará de nuevo el camino del procés y ahí no caben derechos lingüísticos de los castellanohablantes.

El PP, como ya dije hace tiempo (El tigre se quedo en gatito, párrafo 3), nunca ha pretendido desbancar a los nacionalistas en Cataluña. Es consciente de que aquí no crecerá haga lo que haga –la billetera de los votos se la ha quedado C’s–, por lo que su aspiración es la del retorno del nacional-catalanismo a posiciones moderadas con quien volver a pactar.

Se supone que las leyes orgánicas, como es el caso de la de educación, han de ser cumplidas en aquellas materias que regulan derechos fundamentales por todas las instituciones del Estado, incluidas autonomías y municipios. Aclaremos que en España no existe ningún blindaje de competencias y todas, gestione quien las gestione, se han de atener a la ley.

El problema es que tanto PP como PSOE han hecho dejación de sus responsabilidades en el tema educativo, y en muchos otros, cuando han estado en el Gobierno a cambio de pactos puntuales. La no presentación de recursos de inconstitucionalidad a la ley de normalización lingüística fue el resultado de ese intercambio desigual. De aquellos polvos estos lodos.

Resolver esto con un decreto es como matar elefantes con escopeta de balines (que me perdonen los elefantes). Es decir, ahora el PP quiere lavarse la cara sabiendo que lo suyo no dejará de ser puro artificio.

De la izquierda, mejor no hablar. Escuchar a Iceta decir tonterías es muy grave. Lo mismo que a Domènech. ¿De dónde han sacado lo de separar a los niños por lengua? O son tontos, que no lo creo, o se lo hacen, o iría más allá: siguen jugando a dorarle la píldora al secesionismo. Así le va y así les irá. Como dice Paco Frutos, hemos de empezar a vernos gentes de izquierda no “contaminados” por el nacionalismo.

Nou Barris. Barcelona, 22 de febrero de 2018

*Autor de “El valor real del voto”. Editado por El Viejo Topo. 2016

El principio establecido en Crónica Popular exige que, para que los autores de un comentario a un artículo, firmado con nombre y apellidos, vean publicado su comentario, deben firmar de igual modo el textos que nos envíe. En caso contrario, no se publicarán.
Y eso lo haremos aunque el comentario sea favorable al artículo: no se publicará ningún comentario si no va acompañado por la identificación personal de su autor.

3 comentarios de “Jacobinismo y lengua. El 155 no sirve para arreglar este desastre:  la inmersión lingüística

  1. Rafael Núñez Ruiz
    23 febrero, 2018 at 18:29

    Lo comparto

  2. Rafael Núñez Ruiz
    23 febrero, 2018 at 18:35

    Lo comparto. Poner la casilla no resuelve el problema, pero ìenso que sí que abre una espita. Otra cosa es el control constitucional. Estoy de acuerdo en que los nacionalistas aceptarán volver a la senda que les permitan seguir controlando todo el poder institucional de la Generalitat. Sin ese control, son simple sociedad civil y los ciudadanos, a estas alturas, estamos bastante curados contra la pura y simple hegemonía catalanista.

  3. Juan Monras Creus
    24 febrero, 2018 at 19:46

    el nazionalismo necesita mantener la “escola catalana” como sea. DEntro de 10 años no quedará ningún superviviente de la inmigracion castellanohablante de los 50 y 60. Entonces solo quedarán “autenticos” catalanes y la independencia y consiguiente 3% será un hecho.
    La izquierda oficial mejor no contar con ella. Despues de mucho pancarteo del PSOE y Podemos resulta que la única propuesta coherente de legislacion sobre los contratos de trabajo la presenta Ciudadanos. La izquierda sigue con sus plurinacionalidades en total coincidencia con el PP. Los puestos de trabajo para PP, PSOE y Podemos en los gobiernos autonomicos no se pueden poner en peligro.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *