Jesús Pichel: Los feminismos nos abren los ojos

enCandela

Jesús Pichel* ||

En los últimos años 60 del siglo pasado, yo era uno de aquellos niñatos estúpidos que coreaba ¡forofas a fregar! a las chicas que venían a la nevera -el campo de baloncesto aún descubierto del Estudiantes en el Ramiro de Maeztu- a animar al Real Madrid, nuestro máximo rival.

Infectados de granos en la cara y en las ideas, las mandábamos a fregar no por ser hinchas del Madrid, sino por ser mujeres en nuestro territorio exclusivamente masculino. Sin aprenderlo de nadie, lo habíamos ido aprendido de todos hasta normalizar esa mugre tóxica –¡forofas a fregar!-; esa ponzoñosa costra de machismo, que es la forma más zafia del patriarcado secular.

Hubo que hacer un esfuerzo no pequeño para limpiarnos ese lastre pringoso y, aún haciéndolo, quizá no hayamos sido capaces de eliminar todos sus restos, ocultos en algún lugar recóndito del espíritu mezquino que todos tenemos y que puede salir en cualquier momento. Tanto peso tiene aún en nosotros esa forma de malentender el mundo.

Y la mejor manera de hacerlo es estar atentos al rigor y la agudeza de los análisis feministas que nos van descubriendo las desigualdades que sufren las mujeres y que, estando a la vista, no somos capaces de ver porque nuestros ojos no aprendieron a verlas: como el fruto del árbol prohibido, los feminismos nos abren los ojos -mal que le pese al obispo de guardia.

Frente al machismo zafio e intelectualmente plano, los feminismos abren caminos para comprender el mundo de forma distinta -haciéndonos ver, por ejemplo, que si el sexo es biológico, el género es un constructo cultural heteronormativizado. El feminismo de la igualdad, el ciberfeminismo, el ecofeminismo, la interseccionalidad, la teoría postcolonial, la teoría queer, etc. son herramientas intelectuales bien fundamentadas que amplían y clarifican significativamente nuestra comprensión del mundo, nuestro horizonte vital.

Por eso los feminismos nos incumben a todos. Los elaboran ellas porque son ellas las que han vivido y viven cada día en carne propia las consecuencias del androcentrismo dominante, pero a todos nos atañen si realmente queremos sanear las relaciones entre mujeres y hombres hasta hacerlas paritarias. El día 8 de marzo hubo huelga de mujeres.

* Profesor de Filosofía. Madrid.

Blog: Una Cuerda Tendida. http://alomosdeunapantera.blogspot.com.es/

El principio establecido en Crónica Popular exige que, para que los autores de un comentario a un artículo, firmado con nombre y apellidos, vean publicado su comentario, deben firmar de igual modo el textos que nos envíe. En caso contrario, no se publicarán.
Y eso lo haremos aunque el comentario sea favorable al artículo: no se publicará ningún comentario si no va acompañado por la identificación personal de su autor.

1 comentario de “Jesús Pichel: Los feminismos nos abren los ojos

  1. Javier
    9 marzo, 2018 at 22:33

    Yo también fui uno de aquellos. Vivíamos en un contexto masculino (educación segregada) de falta de toda sensibilidad hacia lo que no fuera políticamente (de la política de entonces se entiende) correcto. Cantábamos también al “conejo” de Laloles Sin palabras. Afortunadamente, los tiempos han cambiado y ahora solo podemos mirar y admirar con orgullo a todas esas mujeres que ayer se manifestaron por ser visibles y decidir por si mismas que hacer con sus vidas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *