Ante el 14 de abril, la bandera de la España del pueblo, republicana y federal

Miguel Pastrana de Almeyda ||

Miembro de la Agrupación “Juan Negrín” del Ateneo de Madrid, presidente de UCR y militante de base del PCE ||

Lo primero, pues resulta de verdadera justicia, agradecer personalmente la labor para la puesta en pie de este acto, de los compañeros, Juan Armindo, Pedro García Bilbao, Concha Barral y Juan Iglesias.

A su través quiero decir, por tanto, a las compañeras y a los compañeros de “Progresistas federales”, de la Red Republicana, y de Unión Republicana.

Y sería injusto yo, si no mencionara también, a las compañeras y a los compañeros de la asociación en la que detento un cargo, el cual he querido que tenga un componente más simbólico que otra cosa. Me refiero, a Unidad Cívica por la República, UCR.

© Juanjo Delapeña

Gracias entonces, a todos y a todas. Porque formamos parte, además, en este Ateneo de Madrid, de la Agrupación Ateneísta “Juan Negrín”.

Gracias por tanto, a todos quienes aquí presentes. Y también, a personas las cuales, aun no pudiendo estar presencialmente, han contribuido sin duda al buen suceso de esta convocatoria

(NUESTRO ACTIVISMO REPUBLICANO -INDISOCIABLE DE LA ÉTICA- HA DE DARSE A TODOS LOS NIVELES: DE LO MÁS CERCANO, A LO MÁS AMPLIO Y GENÉRICO)

Llevábamos la Agrupación, más de dos años sin poder hacerla en torno a la memorable fecha del 14 de abril y en este gran salón de actos del Ateneo. No ha sido por nuestra culpa. O al menos, no principalmente.

Tengo un buen amigo, compañero en la lid republicana, y me atrevo a decir, que mentor, el cual me aconsejaba siempre -es cierto que ahora ya no está tan activo como antes, pero ahí sigue en todo cuanto puede-; quien me aconsejaba, iba diciendo, que procurase yo no hablar de cosas -llamémoslas-, “pequeñas”, relativamente anecdóticas quizá-, en actos como el de hoy.

Entendiendo fraternalmente el porqué me lo decía, lo cierto es que ya entonces no le hacía yo mucho caso sobre el particular, y sí mencionaba yo esas cosas quizá poco relevantes.

(UNA CITA DE NUESTRO CONSOCIO DEL ATENEO DE MADRID, MANUEL AZAÑA: “NO TEMÁIS QUE OS LLAMEN SECTARIOS”)

En estos tiempos, discúlpeseme, lo hago aún con mayor noción de causa. Tal vez me haya vuelto más “radical” con el paso de los años, en vez de menos. Pero, parafraseando a quien fue Secretario de este Ateneo, primero, Presidente después, y Presidente de la II República española, por último, D. Manuel Azaña: “no temáis que os llamen sectarios. Yo lo soy” (decía Azaña) Y continuaba: “tengo la soberbia de ser, a mi modo, ardientemente sectario, y en un país como éste, enseñado a huir de la verdad, a transigir con la injusticia, a refrenar el libre examen y a soportar la opresión, ¡qué mejor sectarismo que el de seguir la secta de la verdad, de la justicia y del progreso social! Con este ánimo se trae la República, si queremos que nazca sana y vividera”.

Así lo decía Azaña en 1930. Yo por mi parte, he aprendido con la experiencia -antes ya lo sabía por la intuición-, que no es posible construir grandes verdades, sobre pequeñas mentiras. Y no se puede pretender poner remedio a los grandes males del mundo, si toleramos aquellos otros males que, si tal vez más pequeños, está dentro de nuestro alcance el darles solución. Al menos, el intentarlo.

(EXPLICO UN PORQUÉ)

Por eso yo quiero -e incluso debo-, decir hoy aquí, que si hemos sufrido un parón de más de dos años en este acto, no se ha debido a ningún fallo concreto de nadie de nosotros, ni de nosotras, ni ha sido motivado por ninguna climatología adversa, algún fenómeno natural; mas se ha debido, ese parón -personas bastantes hay aquí para avalar lo cierto de cuanto digo-, a que actitudes reaccionarias -y directivos-, se hicieron “fuertes” en el timón general de este Ateneo, durante el año 2016 y parte del 17. Siguen “fuertes”, de facto, aunque hemos recuperado importantes posiciones a partir de mediado 2017. Hay personas de confianza en la Junta de Gobierno. Pero los puestos más decisivos, siguen en manos de la Reacción.

(SE HAN OCULTADO A LA VISTA LOS RETRATOS DE NUESTROS CONSOCIOS ATENEÍSTAS Y REPUBLICANOS, MIGUEL HERNÁNDEZ GILABERT Y CARLOS PARÍS AMADOR: SEÑALO A ALGUNOS RESPONSABLES POLÍTICOS DE TAL INIQUIDAD)

Y así, por ejemplo, se han quitado de la vista, de las salas de retratos, los de dos personalidades republicanas que hubo en esta Casa: el poeta Miguel Hernández, y el filósofo Carlos París. Ya no están a la vista del público.

Es por motivos políticos, y responsabilizo directamente al Sr. César Navarro de Francisco, Presidente del Ateneo desde mediados de 2016, y al Sr. Pablo Boyer, Secretario desde mediado 2017. Pero hago igualmente responsable, con plena -plena-, noción de causa, a alguien quien ha “vivido” -¡y vaya si ha vivido!-, en este Ateneo también, de dárselas “de republicano”.

Me refiero, como ya muchos supondréis, al Sr. Isabelo Herreros. ¡Él también ha sido principal responsable!

Pero va empeñada mi palabra, en que restituiremos los retratos de aquellos dos republicanos de verdad, al lugar el cual les corresponde en este Ateneo.

Los restituiremos, como hemos restituido este acto, el cual -sépase-, nadie nos ha regalado graciosa y mayestáticamente, sino que hemos recuperado en buena lid democrática de las urnas.

(QUIENES, SOCIOS Y SOCIAS DE ESTE ATENEO DE MADRID, SOMOS TAMBIÉN DE LA AGRUPACIÓN ATENEÍSTA “JUAN NEGRÍN”, SOMOS DE NO RENDIRNOS JAMÁS)

Hemos preferido estar un tiempo sin hacerlo, antes que permitir que se nos mediatizara a los organizadores. En los contenidos, en los ponentes, o en cualquier otro aspecto.

La Agrupación Ateneísta “Juan Negrín”, no es para capituladores. Mil veces preferiríamos pasar a la “clandestinidad” dentro del este Ateneo, que ser censurados en nuestro discurso y en nuestros integrantes. Mil veces, óigase bien.

Estas son “de las cosas”, supongo, que me recomendaba mi antiguo mentor político, no hablar -por pensar él que no venían a cuento, y quizá tuviera razón (pues conste mi admiración y gratitud hacia él)-; pero de las cosas, también, que yo siempre he considerado hay que decir, debo decir.

Quiero creer que el Azaña cuyas palabras antes cité, lo entendería y aprobaría.

(UN SOMERO RECORDATORIO DE CUANTO SIGNIFICÓ PARA NUESTRO PAÍS, LA REPÚBLICA PROCLAMADA EL 14 DE ABRIL DE 1931)

Hoy estamos en vísperas de una data magnífica en la Historia de España, el 14 de abril (por la remembranza de 1931)

El momento en que el Pueblo, en esta tierra, ha sido más dueño de sus destinos.

En tan poco tiempo, nunca se vio en España tamaño avance social y cultural, como con la República del 14 de abril.

(MUJER, CLASE OBRERA Y  NACIONALIDADES EN LA ESPAÑA REPUBLICANA)

Conquistaron las mujeres derechos esenciales, incluido el voto. La clase obrera ganó un poder como nunca antes, ¡y tampoco luego!, de la República. Por ejemplo, un estuquista** llegó a Presidente del Gobierno en esos años. No ha vuelto a darse en nuestro país.

Asimismo, respiraron entonces las naciones de una España “en Acuerdo”; sin yugo centralista, ni el de las oligarquías locales. Retrocedieron conforme alboreaba un federalismo de raíz fraterna.

(LOS LAZOS FRATERNALES CON IBEROAMÉRICA, Y LA CIENCIA Y LA CULTURA REPUBLICANAS)

Con igual espíritu, se tendieron puentes con las naciones iberoamericanas, ya entonces -como hoy-, todas repúblicas.

El fruto de ese acercamiento habría de verse no muchos después, aun en situación tan dramática como la del exilio español republicano, el cual aquellos países y sus pueblos acogieron con generosa humanidad.

Sean estas palabras, asimismo, un agradecimiento a las naciones iberoamericanas.

Con la II República, florecieron las artes, las ciencias y el pensamiento. Una edad dorada de la Cultura.

No hablamos, empero, de una “arcadia”: conflictos hubo, disputas, momentos graves en la política, y alguno en el orden público. Mas la República proporcionó, en un tiempo áspero -como otro ahora vivimos-, el marco mejor de convivencia democrática de la época. Unas “reglas de juego” justas. Por eso hubieron de destruirla, criminalmente, los ventajistas de cualquier laya, los amigos del expolio, el fascismo…

(LA GUERRA DE ESPAÑA NO FUE CULPA DE LA II REPÚBLICA, SINO DEL GOLPISMO DE LAS OLIGAQUÍAS, EN CONNIVENCIA CON EL FASCISMO)

No fue “culpa” de la República: fue culpa de quienes “desde siempre”, desde siglos atrás, se han negado “por sistema”, a que todos y todas podamos compartir los dones de la vida, del trabajo, de la salud y la dicha. De la felicidad. El compartir…

(PROBLEMA Y SOLUCIÓN DE ESPAÑA)

Hoy como ayer, la República lo significa. No es “sólo” un problema de Gobierno cuanto tiene España: es “de Estado”; de construcción de un Estado social digno de tal nombre. Capaz de ser, en democracia, el denominador común que nos ampare.

Yo quiero hoy reivindicar una III República federal, laica, participativa y solidaria, como vía imprescindible para alcanzar las soluciones de los problemas de fondo que atenazan a la colectividad; la convivencia, el bienestar de un país. Que principia por quienes, en su diversidad, lo habitan.

Lo habitamos.

(ALGUNOS POSIBLES EJES CONSTITUYENTES PARA UNA III REPÚBLICA DIGNA DE TAL NOMBRE)

Una III República, por supuesto, con “vigas maestras”, ejes constituyentes, contenidos.

Por ejemplo: planificación económica, merced a sectores “estratégicos” -subrayo lo de estratégicos- de titularidad pública. Una Economía participativa -y la democracia, igual-, a todos los niveles.

Con los derechos sociales, federales y -también muy importante-, medioambientales, garantizados por una nueva Constitución republicana.

Igualdad de Género efectiva y afirmada, asimismo, en la nueva Constitución.

Seguridad, dentro de ella (de la Constitución), para la actividad de los partidos políticos y sindicatos.

Políticas estatales de Paz. Con unas Fuerzas Armadas al servicio siempre de la República federal. Del Pueblo y su defensa. No al de órganos antidemocráticos y neocoloniales.

Con todo ello, y un Estado laico desde el respeto, por Ley, a la libertad de conciencia y confesión, la III República, federada, significará la soberanía verdadera de nuestro país.

(EXIGIMOS EL FIN DE LA IMPUNIDAD DEL FRANQUISMO Y LA ANULACIÓN DE SUS SENTENCIAS CRIMINALES Y DECRETOS LOS CUALES NOS CONDICIONAN INJUSTAMENTE HASTA HOY. PARA LA REGENERACIÓN, LA CLAVE ES ABOLIR LA MONARQUÍA)

También hoy, en honor a la democracia y a quienes dieron su vida por ella, debemos exigir el fin de la impunidad del franquismo. El completo, definitivo, “de curso legal”… fin de la impunidad del franquismo, con la anulación de sus sentencias criminales y decretos que condicionan, aún hoy y de manera nefasta, los pilares de nuestro orden constitucional.

Y es “ahí” donde asienta la actual Monarquía española. Con origen franquista. Y por su concepción patrimonial del Estado, confusión de los público y lo particular, un mal ejemplo visible, el cual va calando en toda la estructura de la sociedad. No ha de extrañarnos, pues, la escandalosa corrupción. Y a su través, la precariedad, la pobreza, la quiebra.

A fin de superarlo, la Monarquía debe ser abolida en España, tan inexorable como democráticamente.

Resulta algo imprescindible, si cuanto se quiere es regenerar en serio nuestro país.

(SOBRE CATALUÑA: YO RECHAZO FIRMEMENTE LA SECESIÓN. CREO Y CREERÉ SIEMPRE EN ESPAÑA. PERO NO POR ELLO VOY YO ENVOLVERME EN LA BANDERA BICOLOR Y A APLAUDIR A UN REY)

No quiero dejar de referir el conflicto el cual se sufre hoy en Cataluña. Una prueba más de la mala configuración del Estado monárquico.

Como republicano federalista, no puedo apoyar la secesión. Yo, no.

Y dicho ello, no con una bicolor, con la Monarquía.

Resulta fácil. No es “equidistancia”. Significa, ni coqueteos con los secesionistas, ni con los monárquicos.

Es permanecer en el exacto eje fijo en el cual me he movido toda mi vida política: III República española y federal.

¿Es que Azaña, Negrín, Companys, José Antonio Aguirre (el Lehendakari)… eran “menos” españoles que Franco?

Eran más.

A quienes creen “de buena fe” en la panacea secesionista, decirles que no es la solución. El “partido” se juega al norte, pero también al sur del Ebro. Es necesaria la Solidaridad. Resulta más fácil cambiar España, que romperla. Mucho más fácil. Sólo hay que proponérselo.

(LA ESPAÑA REPUBLICANA Y FEDERAL, “LA TRICOLOR”, ES LA ESPAÑA MÁS VERDADERA)

A la mentira de la España “de cartón piedra”, no se le responde con la mentira de una República “virtual”: se le responde con la gran verdad -histórica, sufrida, y sentida-, de la República española. No ya compatible, sino histórica impulsora de las más altas cotas de libertad dentro de la unión; del Gobierno de la Unión, que ha significado la República.

Hoy afirmo aquí, con la mayor solemnidad, que somos también España; la España del Pueblo, la España trabajadora, la España de la República. Y esta (la tricolor), es nuestra bandera. La que no hemos arriado ni arriaremos jamás.

* Discurso de Miguel Pastrana en acto público celebrado en el Salón de Actos del Ateneo de Madrid el 13 de abril de

** Francisco Largo Caballero, obrero estuquista, fue Presidente del Consejo de Ministros (Presidente del Gobierno) de la II República española, entre septiembre de 1936 y mayo de 1937

El principio establecido en Crónica Popular exige que, para que los autores de un comentario a un artículo, firmado con nombre y apellidos, vean publicado su comentario, deben firmar de igual modo el textos que nos envíe. En caso contrario, no se publicarán.
Y eso lo haremos aunque el comentario sea favorable al artículo: no se publicará ningún comentario si no va acompañado por la identificación personal de su autor.