La puesta en libertad de Puigdemont, Die Linke y el Partido Alternativa por Alemania, de corte neonazi

Lidia Falcón O´Neill ||

Abogada y escritora. Presidenta del Partido Feminista ||

La Audiencia Territorial de Schleswig-Holstein ha dejado en libertad a Carles Puigdemont considerando que no ha cometido el delito de rebelión del que le acusa el Tribunal Supremo de España, a pesar de que la fiscalía alemana pidió entregarle a la justicia española por rebelión, sedición, desobediencia y malversación de fondos públicos. De tal modo, ahora la justicia española no podrá juzgarlo más que por malversación de caudales públicos. No cabe duda de que los que se hallan encarcelados en España se maldecirán por no haber huido a tiempo, ya que en nuestro país no han servido para conseguir su libertad ni las algaradas ni los cortes de carreteras ni los incendios de neumáticos y otras tropelías semejantes con las que los autodenominados Comités de Defensa de la República, a semejanza de las acciones de la kale borroka vasca, están obsequiando a la ciudadanía catalana, que ya se ha ganado el Premio Nobel de la Paciencia.

En este dividirse la sociedad catalana y la madrileña y la española entra ahora también una parte de la alemana. Dietmar Bartsch, presidente del grupo parlamentario en el Bundestag (Cámara Baja alemana), con otros de Die Linke, el partido de la izquierda alemana, se ha pronunciado diciendo que Puigdemont está siendo perseguido políticamente y que no se debe entregar a España, que sigue teniendo estructuras franquistas.

Indudablemente, la dictadura franquista fue la que consiguió convertir a más catalanes al independentismo. No sé cuantos siglos deberán transcurrir hasta que los análisis políticos y sociales que se hacen en nuestro país se vean liberados de la inmensa carga del franquismo, que todavía es responsable de que 150.000 víctimas estén abandonadas en las cunetas y en los campos de España sin que los “demócratas” gobernantes se dignen proceder a su exhumación y homenaje. Se entiende, sin duda, la amargura y la irritación de los descendientes de las víctimas.

Pero los dirigentes de los partidos tienen la obligación de saber distinguir. No es aceptable que difundan la teoría de que los independentistas catalanes son perseguidos por sus ideas y que los encarcelados son presos políticos. En primer lugar deberían reflexionar sobre la contradicción de que los representantes de ERC, Junts per Catalunya y las CUP puedan estar todos los días en los programas de televisión y de radio, en los podiums del Parlamento y de los Ayuntamientos, en conferencias y asambleas públicas defendiendo el ideario independentista impunemente, y sin embargo aseguren que vivimos bajo una dictadura y que son represaliados políticos. Menos aún es aceptable que los provocadores de los CDR corten el tráfico en las ciudades y en las carreteras, impidan circulan en las autopistas, levanten las barreras de los peajes, quemen neumáticos, se sienten en las vías de los trenes, y ni sean apaleados ni detenidos ni procesados ni encarcelados ni juzgados ni condenados.

No sé si los dirigentes de Die Linke aceptarían y defenderían que en su país las facciones extremistas actuaran de la misma forma, pero de lo que sí estoy segura es de que ni el gobierno central alemán ni los de los lander consentirían que tal cosa sucediera. Esa Audiencia Territorial de Schleswig-Holstein tan comprensiva con Puigdemont, de haberse comportado algún político en Alemania como lo ha hecho él en España, estaría en prisión esperando juicio por alta traición. Y en Francia, donde la Constitución prohíbe cualquier movimiento secesionista,  desde luego el conflicto catalán que está enquistado desde hace casi diez años habría sido reprimido en diez días con la intervención de la Guardia Nacional y el encarcelamiento de todos los dirigentes, cómplices y encubridores. Y no parece que en Francia se viva el síndrome del franquismo.

Pero lo más decepcionante es comprobar que la izquierda tanto catalana como española y ahora alemana, además de los poderes judiciales de Bélgica y de Alemania –se dice que no se le detuvo en Finlandia porque el gobierno no quería dejarse involucrar en un caso que entendían tan confuso- se ha dejado hipnotizar por el perverso discurso del independentismo, por el único motivo de que se enfrenta al poder central.

Con una visión cortísima defienden a los personajes que han protagonizado el enfrentamiento contra el Estado español, como si esos fueran y hubieran sido esforzados héroes de la independencia, como los resistentes saharauis y palestinos. Con una estúpida ignorancia salen a apoyar a los gobernantes catalanes que pertenecen a la burguesía que más beneficios ha obtenido en el curso de su historia, tanto de los chantajes que continuamente ha realizado a los gobernantes centrales, como después en su complicidad con el franquismo y que a partir de la democracia han utilizado para aumentar su patrimonio los poderes que se les concedieron desde las elecciones de 1980.

El pujolismo que se instauró en Cataluña y ha sido omnímodo durante más de treinta años, significa la corrupción institucionalizada. Con sus porcentajes impuestos a las empresas para financiar su partido, ganar las campañas electorales, imponer una educación doctrinaria, mantener medios de comunicación que son únicamente correas de transmisión de su ideología,  no solo ha llenado los bolsillos de sus fieles, los ha situado en los cargos y en las empresas financiadas por la Generalitat, les ha dado las prebendas, los periódicos y las televisiones, los doctorados y las cátedras universitarias, sino que además, ahora, los ha elevado a la categoría de mártires por la lucha revolucionaria.

Puigdemont, Mas y Turull, representantes de la burguesía catalana más corrompida

Carles Puigdemont, el héroe de la independencia de Cataluña que ha pagado su rebeldía con unos días en la cárcel alemana y muchos paseos por la Europa desarrollada, desde 1980 en que Jordi Pujol ganó las elecciones autonómicas estuvo en la órbita de Convergencia, con cuyo apoyo trabajó en varios periódicos subvencionados por la Generalitat. El diario El Punt, donde acabó siendo redactor jefe, la revista Presència,​ Catalonia Today, un periódico catalán en inglés que contribuyó a impulsar gracias a subvenciones públicas otorgadas, que se llevaron cientos de miles de euros. Diputado del Parlament, concejal, alcalde de Girona con Convergencia. Toda su carrera al amparo del partido de Jordi Pujol, hasta que los procesos de corrupción  que llevó a la disolución CDC, cambió el nombre por Partido democrático de Cataluña.

Artur Mas, de una familia burguesa relacionada con la industria textil de Sabadell y con la industria metalúrgica del Pueblo Nuevo, se licenció en Ciencias Económicas y Empresariales por la Universidad de Barcelona. Con 26 años ingresó en Convergencia Democrática y entró en la Generalitat en el Departamento de Turismo de la mano de su protector Jordi Pujol. Fue jefe del Servicio de Firas y Director General de Promoción Comercial. Ha sido concejal del Ayuntamiento de Barcelona y diputado en el Parlament de Cataluña, Consejero de Política Territorial y Obras Públicas, Consejero de Economía y Finanzas, Primer Consejero de la Generalidad de Cataluña, todos con Jordi Pujol. Desde 1987 hasta 2013 ostentó trece cargos que fueron desde el escaño de diputado a la Presidencia de la Generalitat. Cuando se debatía en el Parlament el hundimiento de las casas del barrio del Carmel, Maragall le acusó de que su partido cobraba el 3% de comisiones de todas las construcciones que se realizaban en Cataluña y la única respuesta de Mas fue decir que a partir de aquel momento no contara con él para la reforma del Estatut que planteaba. Los procesos por ese 3%, convertido muchas veces en el 5 y hasta el 10% todavía se están sustanciando en la justicia catalana. El único premio que consta en su curriculum es el que le concedió el Estado de Israel, al que tanto él como Jordi Pujol admiran públicamente.

Jordi Turull, el último que tenía que haber sido presidente de la Generalitat sino lo hubieran frustrado los parlamentarios de la CUP, ha sido criado bajo el manto protector de CiU, cuando este partido lo era y lo tenía todo en Cataluña. En 1983, es decir tres años después de que Jordi Pujol ganara las elecciones autonómicas, ingresó en las Juventudes de Convergencia Democrática de Cataluña, el partido creado por Jordi Pujol y financiado por la burguesía católica. De concejal de su pueblo, Parets, (Barcelona), pasó a diputado de la Diputación, Director General de INCAVOL, Instituto Catalán del Voluntariado, cargo que mantuvo hasta el año[  2.000,​ una organización institucional dedicada a la interesante tarea de instruir, organizar y agitar a los cachorros del pujolismo. Y desde 2006, ininterrumpidamente, diputado en el Parlament de Cataluña, donde desde diversos cargos ha apoyado la declaración de independencia.

Mano derecha de los dirigentes convergentes, ha vivido siempre de las instituciones públicas, ha disfrutado de la independencia ideológica que le garantiza nuestra Constitución, y ha dedicado su tiempo, siempre pagado, a resquebrajar la unión y la solidaridad de los catalanes con el resto de españoles. El fue uno de los que ideó, organizó y realizó el asedio a la sede de la Consellería de Hacienda el 17 de septiembre de 2017, la propaganda y organización del referéndum del 1 de octubre, las manifestaciones y algaradas que han jalonado estos meses la vida de los catalanes, llevadas a cabo por los “voluntarios” de los que él se ocupó y financió a través de INCAVOL durante varios años, y como los anteriores citados ha conseguido romper la convivencia bastante pacífica que habíamos mantenido durante tres cuartos siglos entre los independentistas, los nacionalistas, los catalanistas, los españolistas y los internacionalistas. Todos juntos han conseguido destruir el movimiento obrero, el movimiento feminista, el movimiento estudiantil, el movimiento vecinal, objetivos ideales de la burguesía y que persiguió obsesivamente el “honorable” Jordi Pujol.

Este supuesto líder subversivo, en el año 2014, una vez que la Audiencia Nacional absolvió a los veinte acusados del asedio al Parlament catalán en el año 2011,  que era por aquel entonces el portavoz y presidente del grupo parlamentario de CiU, impulsó el recurso del fallo en el Tribunal Supremo, junto a la Generalitat y a la propia Fiscalía. ​ Finalmente, el Tribunal Supremo desdijo a la Audiencia Nacional y condenó a ocho de los 20 procesados a tres años de prisión. Asimismo, Turull, fue uno de los testigos clave durante el juicio​. En declaraciones a los medios de comunicación dijo que los indignados habían intentado un “golpe de Estado encubierto” y que la jornada fue un “festín de los violentos contra todo lo que veían con corbata”.

Todos estos prohombres del independentismo catalán, representan a una parte de la burguesía catalana, la más corrompida por su cercanía al poder del que han obtenido buenos frutos desde la juventud. A estos hombres y a otros, cuyas biografías son muy semejantes, son a los que defienden arriscadamente, Esquerra Republicana de Catalunya, los revolucionarios de la CUP, los Comités de Defensa de la República, Die Linke, y, lo que es la contradicción de los tiempos actuales, el partido Alternativa por Alemania de corte neonazi, el de los Verdaderos Finlandeses, ultraconservador, el Partido Nacional Británico que promocionó el Brexit, el Frente Nacional de Marie Le Pen, que han felicitado a los independentistas catalanes, e incluso alguno ha ido a visitar a Puigdemont.  En Alemania se encontraron los de Die Linke con los de Alternativa.

Tiempos convulsos estos en que los fascismos y los populismos avanzan en las sociedades europeas, y en que las izquierdas desnortadas en una huída hacia delante sin saber analizar con lucidez las situaciones ni los objetivos que hay que defender, pretenden sumarse al carro de las movilizaciones populares, como si la sola concentración de multitudes en las calles fueran la marca de garantía de lo verdadero y transformador olvidando  el clamor social que llevó a Hitler al poder, mantuvo a Mussolini 23 años en la dictadura, eligió a Fujimori en Perú, y que en la actualidad los partidos de extrema derecha tienen cada vez más partidarios en Europa lo que ha permitido​ la presidencia de Trump en EEUU.

Tiempos oscuros estos en que habrá que seguir cantando como decía Bertold Brecht.

Madrid, 5 de abril 2018.

El principio establecido en Crónica Popular exige que, para que los autores de un comentario a un artículo, firmado con nombre y apellidos, vean publicado su comentario, deben firmar de igual modo el textos que nos envíe. En caso contrario, no se publicarán.
Y eso lo haremos aunque el comentario sea favorable al artículo: no se publicará ningún comentario si no va acompañado por la identificación personal de su autor.

12 comentarios de “La puesta en libertad de Puigdemont, Die Linke y el Partido Alternativa por Alemania, de corte neonazi

  1. Antonio Rato
    6 abril, 2018 at 19:25

    El fiscal alemán actuó de forma rutinaria al solicitar la admisión a trámite de la orden de entrega, sin argumentar sobre el fondo. Porque el requisito esencial del delito imputado es el empleo de violencia, introducido en la reforma del Código Penal de la democracia (inexistente por tanto bajo el franquismo) y este requisito no se cumple en el caso de autos. Tras esta reforma nuestro Código Penal se homologa en este supuesto punible con la gran mayoría de los ordenamientos jurídicos democráticos.
    La razón esencial por la que la resolución alemana desestima de plano la existencia del delito de alta traición/rebelión es impecable y estoy convencido que se repetirá en Escocia.
    Y esta razón lera conocida de sobra el juez Llarena, y encontramos la prueba en la retirada de las órdenes de detención precipitadamente cursadas en un primer momento (incluso a países no europeos). Yo creo que dicho juez se alucinó con sus propios argumentos (tan extensos como poco convincentes) de su demanda, tendentes a incardinar en los hechos el requisito esencial de violencia, o dolo específico del delito de rebelión

    Este eclipse lógico-jurídico es doblemente grave, pues ni siquiera se nos explica la razón por la que -sin alterarse una coma del relato táctico- se da un giro de 180 grados y se “desiste del desestimiento”.

    Creo que explicarnos ahora lo que es la derecha catalana sobra, pues basta con saber que CyU fue la pareja del PP y que la impunidad de sus latrocinios en la era Pujol constituían la dote para que se quedase en la cama. Pero eso nada tiene que ver con el hecho de que lo que abortaron las fuerzas de orden público (mal alojadas en un barco y poco estimuladas a la calma) era una votación ciudadana, en que las familias iban a depositar su voto en un ambiente festivo; totalmente pacífico hasta que las muchedumbres congregadas -con multitud de niños y ancianos- comenzaron a ser disueltas a garrotazos. La reacción ciudadana ante tamaña agresión, ni siquiera llegó al límite de violencia habitual de muchos partidos de fútbol. Nada que ver con el caso Tejero y la división acorazada de paseo por Valencia con la que tan a menudo se equipara

    La degradación que la mayoría absoluta de Rajoy ha producido en las libertades democráticas ha conseguido que recordemos con nostalgia la ley Corcuera. Y que el mantra de “el imperio de la ley” como justificación universal termine fosilizando la propia ley. Una ley fósil es siempre la herencia que nos dejan los gobernantes sin imaginación política

  2. Julio Ortiz
    8 abril, 2018 at 10:46

    Un triste juez comarcal pone en cuestión a todo un procedimiento legal español. Asimetría en la Europa de la “Unión Europea”. ¿Para los que no conocemos los procedimientos jurídicos sólo nos queda rendir vasallaje a las decisiones de un personaje como este juez de pueblo? Yo diría que no. Más bien debemos exigir la defensa de la Constitución frente a la “extraña historia” de un independentismo que parece tener apoyos en las sombras desde el centro de Europa, una Europa, Alemania, que quizá esté jugando un doble papel siniestro como otras veces en su Historia reciente.

  3. Antonio Rato
    8 abril, 2018 at 14:14

    El principio de tipicidad del delito es la mayor garantía para el justiciable, pues permite que cualquier persona como Vd., que no tenga conocimientos jurídicos, pueda opinar acertadamente sobre si se ha cometido un delito.
    Según este principio, la definición descriptiva de cada delito, (en la cual nuestro Código Penal ha tenido el acierto de emplear preferentemente términos castizos), debe contener todas las circunstancias que deben concurrir en la conducta del reo (elementos del tipo) para que la misma resulte punible. Con lo cual habrá que dejar fuera del relato de hechos probados las apreciaciones derivadas de la ideología o creencias del juzgador.
    De esta forma se hace posible que un jurado de ciudadanos normales pueda decidir si el reo objeto de juicio debe o no ser condenado. A los miembros del jurado no se les exige ningún conocimiento jurídico sino simplemente sentido común y honradez. Y asimismo se hace posible una segunda garantía, no menos importante, que es la publicidad del juicio, (audiencia pública) en virtud del cual Juan Español puede conocer si el juez ha resumido bien las pruebas practicadas.
    El tribunal alemán que rechazó la existencia del delito de rebelión está formado por Magistrados de uno de los países cuyo Poder Judicial goza de mayor prestigio e independencia. En concreto, el principio de tipicidad se debe a Edmundo Mezger, nacido en Basilea a finales del XIX.
    El hecho debatido en el presente c aso es la existencia o no de violencia insurreccional. O más concretamente si las reacciones de un acto de votación que se desarrollaba pacíficamente y de forma festiva reúnen la gravedad exigida para la existencia del delito.
    La resolución del juez Llarena oha optado por la respuesta afirmativa. La discusión sobre esta decisión está servida: mientras los mejores criminalistas españoles exponen muy fundadas reservas al respecto los tertulianos de las emisoras del pensamiento único entienden que ha sido una violencia equiparable a la Tejerada, con la invasión armada del Congreso, los disparos al aire, la conjura de tres Capitanías Generales y los tanques de la División Acorazada patrullando en Valencia.
    Creo que la decisión de la justicia alemana debemos aceptarla como un correctivo que quizá nos haga reflexionar sobre si estamos siguiendo la senda más conveniente al mantenimiento de la unidad de España. Unidad, por supuesto, plurinacional, como la de la mayor parte de los Estados que constituyen la Hispanidad. Y debemos preguntarnos sobre la causa real del rápido y progresivo aumento de los separatistas desde la mayoría absoluta del PP. No es razonable atribuirlo a una emisora de TV y la enseñanza en la escuela, que llevaban ya décadas con el separatismo estabilizado . Detrás de estas explicaciones voluntaristas, que tantos votos dan al PP, hay que hablar de las razones reales. Yo me he hartado de hablar de ellas.

  4. Antonio Rato
    8 abril, 2018 at 16:50

    Aclaración P.S.: A pesar de haber nacido en Suiza, Mezger era ciudadano alemán

  5. Jaime
    8 abril, 2018 at 23:16

    Me parecen muy oportunos y acertados los comentarios del abogado Antonio Rato, además del artículo de Lidia Falcón analizando el independentismo.

  6. Koldo
    9 abril, 2018 at 1:34

    O sea, que como no hay violencia (segun los 3 jueces) no hay delito de rebelion. Entonces la DUI ¿que tipo de delito es ? ¿O no es delito?
    ¿ Me lo puede aclarar Sr. Rato ?

  7. Antonio Rato
    9 abril, 2018 at 11:55

    No conozco el relato de hechos establecidos por el Juez Llarena. En principio, y por lo que me imagino, supongo que varios por imprudencia punible (desórdenes públicos, etc) pues su comisión era predecible con la declaración unilateral de independencia , quizá desobediencia, malversación, etc. Pero un juez no puede imputar un delito sin haber expuesto antes de forma satisfactoria como hechos probados los constitutivos de la totalidad de elementos del mismo. Y en el de rebelión (que seguro que tiene equivalente en todos los códigos penales Europeos y en la doctrina penal del Reino Unido) el requisito esencial es el dolo específico de violencia subversiva. No basta con algaradas surgidas tanto por imprevisión del convocante como en parte debidas a la violencia de la dispersión de los convocados, que todos los periodistas europeos acreditados han tachado de excesiva

  8. Iñaki Gorrochategui
    9 abril, 2018 at 15:15

    “Indudablemente, la dictadura franquista fue la que consiguió convertir a más catalanes al independentismo.”
    La masa social del nacionalismo está formado por jóvenes, generaciónes que, debido a su edad no pudieron conocer el franquismo.
    En los años 78, después de finiquitado el franquismo, los que SI lo habían conocido demandaban “libertad, amnistia y estatuto de autónomia”. Esto, y no otra cosa.
    A día de hoy , la mayoría del nacionalismo no ha conocido el franquismo. Las causas de la marea nacionalista estan en el llamado “sistema de inmersión lingüística”, eufemismo utilizado para enmascarar lo que en realidad se trata : un sistema de asimilación identitaria.

    http://www.cronicapopular.es/2014/09/sobre-los-origenes-sionistas-de-la-inmersion-linguistica-obligatoria-en-catalan/

  9. Koldo
    10 abril, 2018 at 0:19

    Sr. Rato, perdone, pero no ha aclarado ud. mi pregunta: Al margen de que haya o no violencia, ¿ Es o no es un delito la DUI ?
    Porque a mi entender aclarar esto es lo sustancial.
    Se lo pregunto porque parece que es Ud. entendido en la materia.

  10. Antonio Rato
    10 abril, 2018 at 9:34

    De forma reiterada el Gobierno ha reconocido públicamente un hecho que en realidad era notorio: Que tanto la votación como la dui no tenían la menor eficacia jurídica. Hay un aforismo latino que dice “quod nullius est nullum producit efectum” que constituye un principio de derecho introducido en nuestro ordenamiento jurídico por reiteradas sentencias del T. S. con el enunciado “lo que es nulo no produce erecto alguno”.
    Esta claro, por lo tanto, que en sí misma la DUI no puede ser considerada delito por mucho que pueda entenderse como una burla a la Constitución y al buen gusto y moleste a tantas personas. Quizás, al menos yo me lo malicio, dentro de las actividades encaminadas al fomento y desarrollo de la conciencia separatista, el propósito de la declaración era avivar el rescoldo anticatalán que, como ya he dicho en varios escritos, existe en el subconsciente de muchos españoles. Es curioso que los nacionalistas vascos, de cuyo seno nació la ETA, nos caigan generalmente simpáticos y no creamos en los chistes de Pachi el de Bilbao y sí creamos en los del catalán pesetero. Vd. mismo se ha sentido indignado hasta el punto de considerar que la DUI tiene forzosamente que ser castigada por sí misma como constitutiva de delito.
    Otra cosa es que provoque alteraciones de orden público que, como ya le he dicho, si podrían ser imputables como imprudencia punible

  11. Koldo
    11 abril, 2018 at 0:16

    Es decir, que Ud. Sr. Rato, se apunta a la tesis de los imputados (salvo los de la CUP) que declararon ante el juez que la DUI era simbolica.
    Todo era una broma.
    Pero lo más sorprendente es que el Sr. Puigdemont y su corte, siguen con la broma, y a sus fieles seguidores les parece muy divertido. Salvo los de la CUP que se lo tomaron en serio y han agarrado un buen cabreo, y es que esta gente no tiene sentido del humor.
    Saludos.

  12. Antonio Rato
    11 abril, 2018 at 9:00

    No dije una broma, sino una burla. Es decir, una provocación. Y el provocado cayó en la trampa y fue ¡¡¡a por ellos!!! a toque de trompeta.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *