La nueva fechoría de EEUU, Israel, Arabia saudí…

Francisco Frutos Gras ||

Ex Secretario general del PCE ||

Empieza Trump vociferando en su tono tabernario que Irán es un Estado tan malo que continúa trabajando para producir armas de destrucción masiva, atómicas entre otras, vulnerando con ello el acuerdo antinuclear que Irán suscribió hace diez años con otros muchos países, con el compromiso de no continuar investigando para su producción. Trump amenaza con abandonar este tratado pese a la absoluta falsedad de sus palabras, desmentidas incluso por los propios socios de economía y políticas neoliberales, firmantes del tratado, que aseguran que Irán no ha roto su compromiso y no está trabajando para producir armas nucleares.

Y, rápidamente, el Estado terrorista de Israel, a través de su primer ministro de extrema derecha, y acusado de corrupción, Benjamín Netanyahu, se une al nuevo vodevil belicista de los principales protagonistas de la guerra, sacando de la basura sionista unos papeles mugrientos que pretenden certificar las mentiras de Trump sobre Irán y las armas atómicas. Y, no teniendo suficiente con ello, acusan a Irán y a Hezbolá de armar y adiestrar al Frente Polisario contra Marruecos. E, inmediatamente, el rey felón, Mohamed VI, y la corte de corruptos y vividores que mantienen a gran parte del pueblo marroquí en la miseria, mientras continúan sojuzgando a los saharauis, rompen relaciones con Irán.

Y ya tenemos de nuevo al cuarteto de la benzina y la vergüenza: EEUU, Israel, Arabia Saudí y el Reino de Marruecos impulsando la nueva oleada de violencias en el Oriente Próximo y Medio. Venga, apúntense los que faltan, que no decaiga.

(Miércoles, 2 de mayo de 2018).

 El entramado golpista  de Soros y su staff

El multimillonario George Soros está cada vez más presente en todas partes, impulsando las redes de “libertad y democracia”, de base neoliberal y reaccionaria, con el objetivo de  un  dominio tentacular omnipresente del tipo de capitalismo neoliberal que impulsa, financia y arma, con las técnicas del teórico del golpismo sin tanques, Gene Sharp, o sea, anulando la capacidad de pensar de la mayoría social a base de crear una realidad ficticia con mentiras, manipulaciones y lavado de cerebro, con todos los medios de comunicación-propaganda disponibles, lo cual no excluye que, si alguna vez ello no es suficiente, se refuerce con algunos tiros y bombas armando a mercenarios y terroristas de todo pelaje.

Ejemplos los tenemos cuando lo han creído  necesario, o imprescindible, para defender sus intereses bastardos en Ucrania, Iraq, Afganistán, Yugoslavia, Libia, Siria,  o en cualquier revolución o primavera de colores. Y con eventos cultural-políticos y filantrópicos, a través de ONGs creadas para engatusar a la masa de los incautos, utilizando a “intelectuales”, “políticos”, “periodistas” y gentes de fácil compra, ambiciosos sin fortuna y engañabobos permanentes.

Ahora mismo, no es ningún secreto, a pesar de que hacen lo imposible para mantenerlo oculto, las organizaciones dependientes de Soros y socios tipo Atlantic Council u Open Society Foundation, entre otras ONGs de este estilo, están interviniendo en Catalunya apoyando a los separatistas.

Eso sí, Soros va por el mundo como un millonario generoso, un “filántropo” de la libertad, la cultura y las buenas formas, para así poderte quitar la cartera sin necesidad de pegar tiros, algo que no es elegante, aunque él y el sistema que representa, y las otras camadas que le disputan las ganancias sean, a pesar de poner caras más amables, los mismos pitbull dispuestos a quitarte el bocadillo sin morderte, si te lo dejas quitar sin resistencia, o a dentelladas si es preciso, tal como queda meridianamente claro en los ejemplos que he puesto líneas arriba sobre sus actuaciones en todas partes donde se producen violencias. EEUU, Gran Bretaña, Francia, etc, etc, con la OTAN, Israel y Arabia Saudí, son, sin agotar la lista, los instrumentos de dominio del capital neocolonial.

Gene Sharp, Soros y unos cuantos más, impulsores y financiadores de ONGs adictas, contribuyen al dominio de personas y pueblos, expoliando sus riquezas mientras aparentan  ayudar a curar su hambre y solucionar sus necesidades más perentorias.

(Martes, 1 de mayo de 2018).

El principio establecido en Crónica Popular exige que, para que los autores de un comentario a un artículo, firmado con nombre y apellidos, vean publicado su comentario, deben firmar de igual modo el textos que nos envíe. En caso contrario, no se publicarán.
Y eso lo haremos aunque el comentario sea favorable al artículo: no se publicará ningún comentario si no va acompañado por la identificación personal de su autor.