Pedro Sánchez y el mundo de las frases vacías y las apariencias

Francisco Frutos Gras ||

Ex Secretario general del PCE ||

Dice el estrenado presidente: “Es necesaria la derogación de la reforma laboral, pero no hay una mayoría parlamentaria para hacerlo”, “El gobierno va a aprobar un plan director de lucha contra la explotación laboral”. Pues, mira, compañero Sánchez, deberías tener más coraje político para cumplir las promesas y hacer desde el gobierno lo que se exigía al PP desde la oposición: eliminar las reformas laborales, la que propuso y aprobó el PP en 2017 y la que había aprobado en 2010 el gobierno del PSOE presidido por Zapatero, cargándose el acuerdo al que habían llegado cuatro años antes los sindicatos.

Y, veamos, ¿cómo es que no hay mayoría parlamentaria para hacerlo y sí la hubo para ganar la moción de censura. ¿O es que aquella mayoría sólo fue para llegar al gobierno y luego hacer lo mismo que tan duramente se denunciaba del PP?

Sigue Pedro Sánchez: “Los tiempos en los que el gobierno agravaba los problemas con Cataluña acabaron”. Ni una sola palabra de autocrítica por las graves responsabilidades del PSOE-PSC en todo lo que ha ocurrido en Catalunya desde aquella propuesta de reforma del Estatut, que nadie pedía, de Pascual Maragall, el PSC y el gobierno Tripartito, en competencia nacionalista con CDC y ERC, convirtiendo un Estatut de 57 artículos en una constitución de 223, para no ser menos que Andalucía que, en vez de tomar medidas contra la pobreza derivada del  latifundismo caciquista había inventado una constitución nacionalista para competir con Catalunya.

En lo que actualmente sucede en Catalunya y con Catalunya, el PSOE-PSC y sus comparsas de la izquierda tienen tanta responsabilidad como el propio PP y los independentistas. Por eso no tengo ninguna confianza en Pedro Sánchez, en el PSOE-PSC, ni en sus aliados enviados a pastelear con Torra. Su afirmación de que “La crisis en Cataluña no se va a resolver en un año, ni en dos, ni en cinco o seis”, lo explica todo. Tiempo al tiempo.

Y continúa: “Después del anuncio de la disolución de ETA es evidente que la política tiene que adaptarse a la nueva realidad”. A  qué realidad, señor presidente, a la que plantea Torra desde su trinchera del racismo o a la más sutil y sibilina de Urkullu, las dos orientadas al mismo objetivo, fracasados, de momento, los planes Ibarretxe y Pujol-Mas-Puigdemont-Torra. Ni te enteras de qué ocurre en la Euzkadi actual, agitadas las ramas y recogiendo los frutos.

“La eurofobia es el principal desafío que tiene la UE”, “Queremos que se refuerce ese eje Madrid, París, Berlín y también incorporar a Portugal”. Más o menos lo que estaba haciendo el PP a su estilo y casi con la misma gente. El eje de una izquierda real ni se cita, ya que, en la actualidad, no está ni se la espera. A lo mejor debería crearse, aunque no creo que ello sea prioridad de Pedro Sánchez.

“PSOE y Podemos sabemos que para transformar el país debemos entendernos”. Al estilo más clásico del PSOE esto significa tragarse a Podemos. Y, en lo inmediato, enviar a Pablo Iglesias a pastelear con Torra-Puigdemont ya que Iglesias es un experto en tragarse la bazofia independentista y negarlo y decir que tiene la solución.

Y, como epílogo intelectual y político: “La moción de censura ha supuesto un cambio de época en la política española.” Si no es una frase retórica más el presidente debe hacérselo mirar.
Y eso es todo. Lo demás de la entrevista, hacer ruido con la boca. A pesar de lo cual vamos a esperar un tiempo prudencial y confiar en que haya algún cambio que mejore la realidad actual en todos los aspectos citados y en algunos más. Escepticismo de la experiencia, acompañado de buena voluntad.

Unas “izquierdas”  y progresías a remolque del nacionalismo

Nacionalismo, ni de España, ni de Catalunya, ni de Valencia, ni del País Vasco, ni de Galicia. Ni tampoco de los nuevos descubridores de esencias raciales, históricas y lingüísticas en Andalucía, Asturias, León, Aragón, Canarias….. y, por poco que me descuide, en la escalera del bloque donde vivo. Nacionalismos de “diferentes pueblos”, farsantes todos, pero asimismo demagogos y potencialmente peligrosos.

Sin ningún afán de dar lecciones de historia, pero poniendo el máximo empeño en desenmascarar a los embusteros y racistas de variadas tipologías y aclarar las cosas para que cada persona con inteligencia, unos conocimientos medios y unos criterios políticos básicos, lo entienda, afirmo:

Defiendo a España, que hoy es una monarquía parlamentaria y mañana puede ser una república orientada hacia el socialismo, como un marco de convivencia colectiva entre todos. Ahora y después, como lo ha sido antes. Tenemos una historia común, con migraciones internas y externas diversas y lenguas diferentes, compartiendo momentos buenos, malos y regulares, con enemigos y contradicciones que nos han afectado a todos y todas. Pero hemos convivido también con un alto sentido de clase en amplias zonas de España, sin importar ser andaluces, vascos, madrileños o catalanes, ya que eran solidaridades y fraternidades reales lo que nos unía y hermanaba y no racismos identitarios.

Hasta aquí la pequeña historia que nos ha conducido al momento actual. A partir de ahí, la continuación que yo defiendo y os propongo defender sin complejos, con coraje, con inteligencia y sin concesiones, ni a los embusteros ambiciosos ni a los indocumentados que les bailan el agua.

La propuesta en la defensa de esta España que debemos potenciar como culminación de la España actual de las autonomías es culminar el proceso en una España Federal. Con ello no pretendo crear algo ex-novo, ni hacer 17 cachos para unirlos. Esto ya lo hacen los embusteros con ansia y voluntad de dominio sobre personas y tierras, que crean historietas, inventan la nueva-vieja fe religiosa de la diferencia y se envuelven en banderas para el enfrentamiento. Y les siguen los indocumentados y/o ambiciosos que les bailan el agua y hacen de palanganeros, inventando fábulas progres al estilo del “derecho a decidir”, “la autodeterminación”, el confederalismo o el federalismo asimétrico.

La propuesta para culminar la España autonómica en una España Federal es así:

1.- Soberanía común española. Estado Federal, sin ningún privilegio ni bilateralidad. El Estado es uno e indivisible.

2.- Competencias claras y concretas y no sujetas a cesiones ni delegaciones. Cada parte lo suyo y punto.

3.- Políticas de avance y cambio social.

4.- Justicia social, igualdad de derechos entre hombres y mujeres ante el trabajo, solidaridad de clase y popular.

5.- Defensa de la paz, contra la guerra, por la convivencia, solidaridad y entendimiento entre los pueblos.

En estos cinco enunciados se encierra un conciso programa de defensa de la democracia y el socialismo en el momento actual, de denuncia del mal llamado “soberanismo” e “independentismo”.

Se hace honor a las personas que combatieron y combaten en las circunstancias más adversas a los miserables del beneficio egoísta.  A los catalanes, andaluces, extremeños…  que defendieron Madrid en la guerra civil y a los madrileños, castellanos, gallegos…que perdieron la vida en defensa de Catalunya. Y se  rinde un recuerdo emocionado a nuestros hermanos, los héroes y heroínas internacionales que vinieron a defender la IIª República Española cuando fue asaltada por el fascismo español e internacional.

(Lunes, 25 de junio de 2018).

México y el Rif en Marruecos: dos expresiones de violencia

México. Para empezar por la parte más brutal y trágica.

Según el Sistema Nacional de Seguridad Pública, se producen 93 asesinatos diarios de promedio; 2.890 en el mes de mayo; 13.298 de enero a mayo de 2018; 28.710 en 2017.

Asesinatos producidos por el control del sistema de posesión,  comercialización y distribución de la droga; por delincuencias varias relacionadas con el dominio de zonas; contra los periodistas, políticos y gente honesta que defiende y lucha por un México sin crímenes; por un México con derechos económicos, sociales y políticos favorables a las clases trabajadoras y a la juventud sin trabajo que, como siempre, es el pasto más fácil de las mafias y maras criminales.

En México pasa todo esto día tras día, pegando dos tiros a plena luz a una persona, o haciendo desaparecer a docenas de estudiantes y gentes de la calle de los cuales nunca más se sabe nada o aparecen sus restos en vertederos o quemados.

Responsables de todo ello: el sistema político de capitalismo más corrompidol; los gobernantes y políticos corruptos, socios, cómplices o/y tolerantes con todo tipo de delincuentes; amplios sectores de la policía que, a nivel local, regional o nacional, están aliados con las mafias, las protegen y sacan sus comisiones. O sea, todo un sistema nacional que facilita o permite el crimen y la corrupción.

Y ante todo ello, ¿es México un Estado que está en las preocupaciones, críticas y denuncias de las autoridades “democráticas” y defensoras de los derechos humanos, sea la Organización de Estados Americanos, presidida por el reconvertido pro yanqui, Luis Almagro, la ONU, la Unión Europea, o el Tribunal Internacional de Justicia, sin ir más lejos?

Para todos los citados, lo que pasa en México, es merecedor de una observación amigable para pedir que no haya tanto crimen. Para los que acabo de citar, los  que sí merecen las más brutales denuncias y persecuciones, cuando no colaboraciones para destruirlos, son Venezuela, antes Brasil, Bolivia, Nicaragua, con la recién oleada de golpistas calificados de luchadores por la libertad. Y, como siempre, continúa siendo Siria, como antes Libia o Yugoslavia.

En México, el crimen campa libre. Espero que si Obrador gana las elecciones, haga realmente una política para iniciar el proceso que ponga fin a tanto crimen, corrupción y desintegración social y humana.

El Rif, en Marruecos. Sin tener la connotación brutalmente trágica de México, los hechos del Rif denotan la verdadera cara del régimen “amigo” de Marruecos.

Entre 2016 y 2017, se produjeron masivas y grandes manifestaciones de los trabajadores y las clases más empobrecidas exigiendo cosas tan elementales como las que cito a continuación: Desarrollo económico y social para hacer frente al atraso. Políticas para reducir la falta de oportunidades para la juventud. Servicios públicos ante la extrema carencia de los mismos. Medidas contra la gran corrupción reinante. Derechos y libertades reales frente a la falta de ellos. 

Cinco cuestiones elementales acompañadas de su clara justificación y necesidad. La población popular y trabajadora del RIF se movilizó pacífica y masivamente mientras los funcionarios y burócratas del régimen de  Mohamed VI hacían lo que habían hecho siempre, negarles sus derechos y mandar a la polícía.

Hubo centenares de detenidos en el momento y varias decenas de encarcelados que acaban de ser juzgados, acusados por el tribunal que les ha juzgado de “Complot con el objetivo de atentar contra la seguridad del Estado”. Nada más y nada menos.

Han condenado a una serie de ellos por “rebelión y protestas ilegales”:

-20 años de cárcel para los considerados máximos dirigentes: Naer Zefrafi, Mustafá Ahamyik, Wasim al Bustadi, Samir Ighir.

-15 años para cuatro personas.

-10 años para siete personas.

-5 años para diez personas.

-3 años para ocho personas.

-2 años para diecinueve personas.

-1 año para una persona.

Vamos a ver que hacen los gobiernos amigos de Marruecos, empezando por España, continuando por Francia y toda la UE, tan celosos todos de la defensa de la libertad y de los derechos humanos.

Yo intento informar para que más gente conozca esa realidad, la denuncie y se pronuncie solidariamente con las víctimas. Quizás, poco a poco, seamos capaces de contribuir a que se acabe el crimen y la represión y ayudemos a crear una realidad de más justicia social y de auténtico respeto a los derechos humanos.

(Miércoles, 27 de junio de 2018).

El principio establecido en Crónica Popular exige que, para que los autores de un comentario a un artículo, firmado con nombre y apellidos, vean publicado su comentario, deben firmar de igual modo el textos que nos envíe. En caso contrario, no se publicarán.
Y eso lo haremos aunque el comentario sea favorable al artículo: no se publicará ningún comentario si no va acompañado por la identificación personal de su autor.