César Jara: Borbones: cortesanas  de lujo y millones en Suiza

César Jara* ||

Ya lo decía mi abuelo, que era casi de los fundadores de las Juventudes Socialistas…los Borbones no van a cambiar nunca; lo llevan en su ADN familiar y son lo que son…puteros y ladrones, el cáncer histórico de España.

Yo no quiero llevar por supuesto la contraria a mi abuelo, al que siempre aprecié y respeté, y además estos días toda la prensa, incluida la de derechas, menos la acérrima del “ABC”, carga contra el llamado rey emérito (porque encima tenemos dos a mantener) a cuenta de las tremendas declaraciones hechas por su examiga íntima, o sea, su cortesana de lujo, y socia de negocios inconfesables durante muchos años, Corinna de no sé qué, respecto al personaje que tantos años nos enviaba mensajes en Navidad dando lecciones de moral a la sociedad española.

¡Caro nos sale, nos ha salido siempre, mantener a los Borbones y toda su colla de parásitos sociales!

No se conforman con los enormes emolumentos fijados cada año en los presupuestos generales del Estado para la familia, por no hacer prácticamente nada, sino que se han de dedicar a fondo a intervenir en grandes operaciones internacionales de ventas de armas, petróleo y otras bagatelas similares para trincar jugosas comisiones que guardar celosamente, a nombre de otros parientes, en bancos suizos.

En eso consiste su patriotismo secular…

No voy a cansar al amable lector con un montón de recuerdos de hechos históricos, pero alguien muy cercano a mí me ha contado que, ya en el lejano año de 1854 una elementa de tan regia familia tuvo que huir de España apresuradamente, María Cristina de Borbón y Borbón, acusada de robar todo lo que pudo y más…., la Cerda le llamaban popularmente, y no era sólo por su falta de higiene personal.

Lo que me alucina estos días es ver que aun quedan gentes en las redes sociales que comprenden y disculpan el trinque del emérito Borbón, el campechano Juan Carlos, con argumentos peregrinos….

En fin, que somos lo que somos y tenemos lo que tenemos. Y mira que nuestros antepasados intentaron por dos veces, en 1873 y 1931, convertirnos en una moderna y próspera república y librarnos de los Borbones para la eternidad.

El caso es que hoy en día, llevamos ya desde 1939 con tres jefes de estado no elegidos por el pueblo y nos creemos que esto es una democracia de verdad.

Pobre Corinna, sometida a presiones bestiales por el Centro Nacional de Inteligencia para evitar que no cante ni cuente todo lo que sabe de su singular y egregio amante y sus negocios y ahora va un policía corrupto y lo filtra todo de pronto.

Bueno, espero ver en breve cómo los valientes y serios y coherentes líderes de la izquierda institucional se apresuran a presentar una querella criminal por delitos varios contra el Borbón ante los tribunales de justicia, en la confianza de que no recaiga la misma en manos de jueces y fiscales del Opus Dei y otras sectas ultras (son hasta un tercio del aparato judicial) y veamos en el banquillo al personaje o haciendo las maletas camino del dorado y frío exilio suizo.

De casta le viene al galgo y no hay más que recordar a su padre y su abuelo.

¡Viva la República!

*Periodista.

El principio establecido en Crónica Popular exige que, para que los autores de un comentario a un artículo, firmado con nombre y apellidos, vean publicado su comentario, deben firmar de igual modo el textos que nos envíe. En caso contrario, no se publicarán.
Y eso lo haremos aunque el comentario sea favorable al artículo: no se publicará ningún comentario si no va acompañado por la identificación personal de su autor.