IZQUIERDA EN POSITIVO, una opción de voto a la izquierda “no independentista”, se presenta en Barcelona

Víctor Senra ||

Periodista ||

Se llama IZQUIERDA EN POSITIVO y sus promotores justifican su creación “para dotar a los electores de izquierda y no independentistas de una opción de voto“. Su presentación tuvo lugar en un acto celebrado, el jueves, día 12 de julio, en el Arco del Triunfo de Barcelona y en el que, entre otros, recibió el apoyo expreso de uno de los grandes referentes de la izquierda española, el histórico comunista Francisco Frutos, ex secretario general del PCE, que, en su intervención, lamentó que la izquierda haya hecho hasta aquí el papel de “muleta del secesionismo”.

En el curso del acto, sus portavoces hicieron públicos los 15 puntos programáticos de IZQUIERDA EN POSITIVO, en los que, de entrada, se define como una formación política de “ámbito nacional, nítidamente de izquierdas y no nacionalista, con vocación de trasformación política, económica y social“, cuyo modelo territorial del Estado, en la estela del establecido en la Constitución de la II República española,  supone “una “España integral, irreductible en sus límites,y en el que las diferentes regiones constituidas como comunidades autónomas ejerzan sus competencias con lealtad institucional y donde el Estado garantice la igualdad entre todos los españoles”.

En el ámbito social, IZQUIERDA EN POSITIVO propone un plan choque estatal contra la pobreza y la exclusión social, y garantizar el suministro de “bienes tan básicos como el agua, la electricidad, el gas a todas las personas y familias que se encuentren en esta situación”.

Quike Sanjurjo, Coportavoz y miembro del grupo promotor de IZQUIERDA EN POSITIVO, se refirió a la nueva formación política de izquierda no independentista con palabras claras y resueltas:“Nacemos con el propósito de dar una nueva opción de voto. Una nueva opción para aquellos que, a día de hoy, votan con la nariz tapada. Tapada porque tienen que elegir entre 2 opciones: o votar a una izquierda que coquetea con el independentismo, o votar a una derecha que dice oponerse a él”.

Sanjurjo reiteró que la opción de IZQUIERDA EN POSITIVO“es de izquierdas, y no nacionalista”. Y delimitó más aún estas señas de identidad de la nueva formación política con las siguientes palabras: “Izquierda, porque creemos en la igualdad de derechos de todos los ciudadanos, en el reparto de la riqueza, en la igualdad de oportunidades, en la fiscalidad justa y progresiva y un estado social que provea de educación, sanidad y pensiones para todos. Y no nacionalista,porque creemos que el independentismo no hace más que perjudicar a ese 99% de la sociedad que es la clase trabajadora, y beneficiar al 1% que es la clase privilegiada”.

Según puso de relieve, IZQUIERDA EN POSITIVO nace para promover los cambios“que creemos necesita España”,  entre ellos:

  • Una nueva ley electoral más justa, donde todos los votos valgan lo mismo
  • Una mayor separación de poderes, que mejore la transparencia y la lucha contra la corrupción.
  • Una mejora del poder adquisitivo de los trabajadores y pensionistas.
  • Un mejora de la organización territorial donde el reparto de competencias esté claramente definido y no sea una moneda de cambio de los gobiernos de turno”.

Pero también nace, añadió,“para contrarrestar el relato independentista”. Para él, dicho relato es“un relato cargado de falsedades que dibuja una España antidemocrática y antigua. Un relato que ha tratado de unir el eje ideológico (derecha-izquierda) con el eje nacional (unión – independencia), para así dejar en fuera de juego a quienes, siendo de izquierdas creemos que la independencia sería un grandísimo error”.

Por su parte, Pedro M. Mercado, también Coportavoz de IZQUIERDA EN POSITiVO, subrayó que se trata de “un nuevo proyecto político inédito hasta el momento en nuestro país, que conjuga  la nitidez de su propuesta de izquierdas con la correlativa nitidez de su oposición al nacionalismo”.

En esta línea, Mercado formuló a los presentes en el acto el interrogante siguiente: “¿De verdad, ha hecho falta que pasen 40 años desde la Transición para que una formación política de izquierdas tenga un proyecto integral para España sin someterse por activa o por pasiva a los mitos y falsedades de los nacionalismos periféricos?” Y, a renglón seguido, se respondió a sí mismo, reconociendo que, “tristemente, sí”. 

La razón de esto se encuentra, según afirmó, en “que tanto los partidos tradicionales de izquierda “transformadora”, de donde muchos de los promotores de este proyecto político provenimos, como los nuevos partidos de izquierda postmoderna surgidos en los últimos años, han mantenido y mantienen una injustificable posición de complicidad y sometimiento a las tesis y postulados de los movimientos nacionalistas reaccionarios existentes en nuestro país, lo cual es de facto incompatible con los principios históricos de la izquierda tales como la fraternidad, la justicia social o la solidaridad de clase. Esteflirteo histórico con el nacionalismo independentista ha tenido su máximo esplendor en los últimos años con la gravísima situación generada por el “procés” en Cataluña”.

Tal como desarrolló más adelante otro de los promotores de IZQUIERDA EN POSITIVO, Vicente Serrano, presidente de la asociación ALTERNATIVA CIUDADANA PROGRESISTA, el nuevo partido político propone “un sistema de enseñanza basado en el Bilingüismo Aditivo, donde el niño inicia su escolarización, la lectoescritura, en la lengua familiar y gradualmente se incorpora a la otra lengua. Las lenguas al servicio de la convivencia y la comunicación. La escuela ha de ser laica no solo en lo religioso, también en lo identitario”.

Vicente Serrano recordó que, durante el franquismo“desde la izquierda, reclamamos elCatalá a la escola”” y, sin embargo, señaló, “hoy, y desde los mismos planteamientos, decimos el “Castellano a la escuela”.Pero, al mismo tiempo, aclaró con total nitidez su posición: “No queremos reproducir el proceso de inmersión lingüística que el nacionalismo ha impuesto en los últimos treinta y tantos años usando la lengua como herramienta de asimilación identitaria al servicio de la espuria construcción nacional; no queremos llevar el péndulo al otro extremo en un continuo enfrentamiento. Queremos que la realidad y la riqueza lingüística de Cataluña se vea reflejada en su sistema de enseñanza, sin inmersión lingüística: ni en Catalán ni en Castellano”.

Y en relación con la propuesta de reforma de la ley electoral, Vicente Serrano, sin duda alguna uno de los máximos expertos en esta cuestión y autor de la obra El valor real del voto”, editado ya en 2016 por El Viejo Topo, la emblemática editorial de Miguel Riera, fue tan claro como lo fue sobre lo que llamó el bilingüismo aditivo: “Desde IZQUIERDA EN POSITIVO proponemos una reforma total del sistema electoral que asegure “una persona un voto y que ese voto tenga el mismo valor”. Eso solo se puede asegurar con una circunscripción única, proporcional y sin mínimos para el Congreso de los Diputados. Es evidente que hay que asegurar la representación de todos los territorios, por ello nuestra propuesta mantiene distritos territoriales/provincia, donde se presentan las listas. Aparte de profundizar en la transparencia y la democracia interna de los partidos creemos que es necesario desbloquear las listas de manera que el elector pueda reordenarlas”.

Asimismo, se refirió a la reforma que precisa la segunda cámara, el Senado, convertida ineficazmente en una “cámara de segunda lectura”, sin ningún peso real como órgano legislativo, ya que cualquier votación que se celebre en ella tiene que volver, necesariamente, al Congreso de los Diputados, que tiene capacidad para revertir sus acuerdos, y que, en la práctica, se halla muy alejada de su consideración de “cámara de representación territorial”, tal como la define el artículo 69 de la Constitución de 1978. Según puso de relieve Vicente Serrano, IZQUIERDA EN POSITIVO aboga “por la reducción del senado a 150 miembros y un sistema de elección directa y proporcional, con las autonomías como circunscripción electoral y un número de senadores proporcional a su censo electoral”.

En el acto, fue leído el texto de lo que hubiera sido la intervención de otro de los promotores de IZQUIERDA EN POSITIVO, Miguel Candel, profesor emérito de Historia de la Filosofía de la Universidad de Barcelona, que no pudo hacerlo personalmente. En él, el autor de obras como Breve historia de la Filosofía,señala que “lo que hoy intentamos poner en marcha no es sino un modesto intento de reagrupar a personas de izquierda (muchas de las cuales lo son sin saberlo) atrapadas en la pinza de una derecha que sigue a lo suyo, a preservar el desorden social existente, y una izquierda que ha creído que la mejor manera de luchar contra ese desorden es aumentarlo rompiendo la unidad de los que se ven por ese desorden más afectados. Una población que, estando objetivamente interesada en una política de izquierdas, ha acabado, al menos en Cataluña, votando mayoritariamente a quienes, desde la derecha, le han ofrecido más garantías de que al desorden social habitual no se iba a sumar el desorden añadido de un ruptura traumática entre hermanos”.

En su intervención, el ex secretario general del PCE, Francisco Frutos reiteró las duras críticas a una cierta izquierda que semanalmente escribe en su blog y enCrónica Popular. “La izquierda catalana – afirmó– no puede ser los servicios auxiliares vergonzantes del independentismo. Debe encabezar la lucha de los trabajadores y de las clases populares y no enfrentarlas con las españolas. Debe trabajar conjuntamente con todos los obreros”.

Para Frutos, la izquierda española es“patética” ya que“no sabe si viene o va, si hace la ola a Puigdemont, a Torra o al que acaba de llegar” y remarcó que se debe reconstruir la izquierda ya que el modelo histórico “ha fracasado. Si no lo hacemos continuarán mandando los de siempre y haciendo lo que les da la gana”.

A partir de estas consideraciones, expresó su deseo de que surjan en el resto de España otras iniciativas similares a las que representa IZQUIERDA EN POSITIVO, iniciativas “que acaben coordinándose en un solo frente democrático y de izquierdas”.Y, frente a quienes desde una supuesta izquierda apoyan el derecho a la autodeterminación, rechazó tal derecho para Cataluña- “aquí no ha habido nunca colonias, solo explotación y confrontación”,recordó- ya que, en la actualidad solo puedn invocar tal derecho las poblaciones del Sahara y de Palestina.

Finalizada su intervención, Paco Frutos respondió a una pregunta de los periodistas presentes en el acto sobre la decisión del tribunal del Estado alemán de Schleswig Holstein de aceptar la petición de extradición de Puigdemont solamente por el delito de “malversación de caudales públicos”: “Alemania y Europa – afirmó tajante– no están a la altura histórica del momento”.

Decálogo de Izquierda en Positivo

Por un proyecto de izquierdas y transformador para España, sin complejos

Tanto los partidos tradicionales de izquierda transformadora, de donde muchos de los promotores de este proyecto político provenimos, como los nuevos partidos de izquierda postmoderna surgidos en los últimos años, han mantenido y mantienen una injustificable posición de complicidad y sometimiento a las tesis y postulados de los movimientos nacionalistas reaccionarios existentes en nuestro país, lo cual es de facto incompatible con los principios históricos de la izquierda tales como la fraternidad, la justicia social o la solidaridad de clase.

Entre otros motivos, este sometimiento contagioso a las reivindicaciones de los nacionalismos periféricos proviene del complejo histórico de la izquierda provocado por la derrota en la Guerra Civil del bando republicano y los consiguientes 40 años de dictadura y propaganda franquista, la cual nos hizo interiorizar de forma absurda y errada que España era y es un patrimonio franquista, avergonzándonos así de nuestro propio país (y por tanto, de nosotros mismos), hasta el punto de autorechazarnos como Nación y casi pedir perdón por ser españoles. La exhumación del Dictador sanguinario Franco del Valle de los Caídos no debe ser solo física, debe desenterrarse con él su apropiación conceptual de España.

Este flirteo histórico con el nacionalismo independentista ha tenido su máximo esplendor en los últimos años con la gravísima situación generada por el “procés” en Catalunya. La ambigüedad calculada, unido a los constantes guiños y  arrumacos con los independentistas, han sido las notas predominantes con las que la izquierda institucionalizada ha respondido al desafío independentista, tanto en Catalunya como en el conjunto de España, sin más discurso que apelar a un inexistente “derecho a decidir”, concepto vacío de contenido creado por la maquinaria propagandística independentista pero que las cúpulas de las izquierdas nacionales y sus franquicias en Catalunya han asumido de forma incomprensible como un axioma irrefutable.

Toda esta situación, unida a otras muchas circunstancias,ha ido generando que cada vez más militantes, simpatizantes y votantes tradicionales de estas formaciones, así como personas adscritas a colectivos, asociaciones, movimientos sociales, sindicatos o en muchos casos sin ninguna adscripción pero que se consideran de izquierdas y progresistas, hayan / hayamos quedado desorientados y tristemente huérfanos de opción política.

No hay que obviar que no solo los partidos de izquierdas han flirteado con los secesionistas. Los dos partidos que se han turnado en el Gobierno desde la Transición, PP y PSOE, han estado pactando constantemente con esos partidos nacionalistas y cediendo a sus constantes chantajes, a cambio de intereses puramente partidistas.

La grave situación política, social, económica y laboral que padecemos en nuestro país requiere impetuosamente de la existencia de esta formación política de izquierdas desacomplejada y definida de ámbito nacional, sin franquicias, confluencias ni sucedáneos periféricos que la perturben y condicionen, con un proyecto integral para España, basado en los principios de unidad en la diversidad, igualdad, solidaridad de clase, fraternidad y justicia social,y  que, sin renunciar ni un ápice a su ideario político internacionalista y empapado de las tradiciones ideológicas y doctrinales de las que proviene, sea capaz de adaptar su programa  a la idiosincrasia de España, rompiendo los tabús y la leyenda negra que ha recaído históricamente sobre nuestro país. No hay nada que pueda hacer más daño a la derecha tradicional y neoliberal española que el hecho de que por fin exista una izquierda transformadora desacomplejada que le dispute su hegemonía cultural sobre la noción y el concepto de España. Y es que es imposible implementar un proyecto político de país, sino crees en tu país.

Decálogo. Principios inspiradores y bases programáticas

IIzquierda en Positivose constituye como partido político español de ámbito nacional, nítidamente de izquierdas y no nacionalista, con rotunda vocación de trasformación política, económica y social. Fundamenta su acción política en los principios de libertad, igualdad, dignidad, progresismo, solidaridad y unidad de clase, fraternidad, internacionalismo y justicia social.Somos de izquierdas pero no de una forma metafísica o puramente histórico-conceptual.  El definirse de izquierdas no implica absolutamente nada si no se dota al concepto de contenido real y de acción.

II – Creemos en una España integral, irreductible en sus límites,donde las diferentes regiones constituidas como comunidades autónomas ejerzan sus competencias con lealtad institucional y donde el Estado garantice la igualdad entre todos los españoles, manteniéndose la unidad de acción de las clases trabajadoras y populares del conjunto del país. Para ello,proponemos reformar la Constitución para completar el cierre del sistema autonómico, a través del blindaje de las competencias exclusivas del Estadoen materias troncales.

España es sin duda un país diverso, en el que conviven comunidades y regiones con tradiciones, culturas y lenguas diferentes e interrelacionadas. Ello no solo no debe ser un problema sino que forma parte de la riqueza y del patrimonio histórico nacional, y debe protegerse, igual que deben protegerse los lazos de unión históricos que han hecho de España una de las Naciones más antiguas de Europa.

III –   Blindaje de los derechos sociales en pro de una sociedad más justa e igualitaria. Los derechos sociales reconocidos constitucionalmente no pueden ser meras declaraciones escritas que caigan en papel mojado. Ciertamente, una cosa es la Constitución formal, lo que sería el conjunto de artículos escritos que conforman el texto legal, y otra muy distinta la Constitución material, que es el conjunto de poderes políticos, económicos y sociales que según su correlación de fuerzas hacen que la Constitución se cumpla o no se cumpla. Desde la Transición y hasta la actualidad, la Constitución material en lo que respecta a los derechos sociales la han condicionado las oligarquías económicas y financieras, con la complicidad de las élites políticas gobernantes que han actuado como capataces al servicio de aquellos. En ese sentido, si bien entendemos imprescindible la reforma constitucional para blindar estos derechos, no es menos cierto que con ello no se asegura su cumplimiento ni su adecuada financiación. Debe ser la mayoría social del pueblo español organizado, en coordinación con los diferentes movimientos y plataformas sociales, sindicatos, colectivos y asociaciones, quien condicione y  garantice  el cumplimiento material de la Constitución,estando permanentemente movilizado en el ejercicio de la soberanía nacional y cumpliendo a su vez sus obligaciones ciudadanas, siempre  en DEFENSA DE:

  • Una sanidad pública de calidad, universal y gratuita, como mejor forma de defender el derecho fundamental a la salud.
  • Una educación pública de calidad, como pilar fundamental de formación de nuestros jóvenes. Derogación de la LOMCE, que es la consagración normativa de los recortes educativos.
  • La Ley de Dependencia. Hay que velar por su correcto cumplimiento, dotándola de financiación suficiente. Los dependientes  son uno de los colectivos más vulnerables de nuestra sociedad y merecen una especial atención. Hay que reconocer justamente la importancia de los trabajos de cuidados que llevan a cabo los familiares.
  • El derecho a un trabajo digno, a través de la derogación de las dos últimas reformas laborales.
  • El acceso a una vivienda digna, establecer una estrategia integral para acabar con el sinhogarismo y frenar los deshaucios.
  • De los derechos medioambientales. Aprobar una Ley de Cambio climático y Transición Energética, fomentando así las energías renovables.
  • Del sistema Público de pensiones, que garantice unas pensiones dignas presentes y futuras.

IV –Recuperación de la soberanía económica. Creación de una entidad pública financiera. El pueblo español no puede estar sometido permanentemente al dictado de los mercados, de las oligarquías financieras y de la banca. Ello hace a la práctica que la soberanía nacional no resida en el pueblo, sino en estos entes económicos. La infame reforma del artículo 135 CE en el año 2011 perpetrada por PP y PSOE, mediante la cual se blindan los recortes y se asegura la prioridad absoluta del pago de la deuda antes que cualquier otro gasto social en España, supuso la desaparición de facto de la soberanía nacional en materia económica y la imposibilidad de garantizar unos servicios públicos de calidad. Proponemos reformar el artículo de modo que se  garantice la cobertura universal de los servicios públicos fundamentales y que sea ello lo que goce de prioridad absoluta frente a cualquier otro gasto. Por todo ello, resulta clave la creación de una entidad financiera pública capaz de actuar como entidad reguladora del mercado financiero.

V –Plan de Choque Estatal contra la pobreza  y la exclusión social en nuestro país. Erradicación de la pobreza infantil. Impulsar programas de apoyo y atención a personas de la Tercera Edad. Los poderes públicos tienen el deber de tomar, con absoluta prioridad, todas las medidas y dotarse de todos los recursos a su alcance para erradicar la pobreza en nuestro país, ya que este es uno de los problemas fundamentales que tenemos. Hay que garantizar el suministro de bienes tan básicos como el agua, la electricidad, el gas a todas las personas y familias que se encuentren en esta situación. El empleo, la vivienda y la participaciónson aspectos que se vuelven fundamentales a la hora de luchar contra la invisibilidad en la que se encuentran estas personas que sufren en primera persona situaciones de exclusión extrema. Especial mención merece la escalofriante e inaceptable cifra de que uno de cada tres niños en nuestro país vive por debajo del umbral de la pobreza, siendo España el tercer país con la tasa más alta de la UE. Hay que desarrollar programas de apoyo a la infancia más vulnerable y propagar la sensibilización y educación en derechos de infancia.

Por otra parte, la Tercera Edad es otro de los colectivos más vulnerables de la sociedad, especialmente aquellos mayores que sufren abandono o no tienen familiares que les atiendan. A partes de los problemas sociales y económicos comunes a todos los colectivos de nuestra sociedad, la Tercera Edad padece con especial virulencia problemas como la soledad y el aislamiento. El impulso desde los organismos públicos de Programas de Apoyo y Atención a este colectivo es una medida necesaria.

VI –Derechos democráticos. Hay que derogar la Ley de Seguridad ciudadana, conocida como “Ley Mordaza”. Los derechos democráticos conseguidos con esfuerzo, sangre y sudor por nuestros compatriotas a través del movimiento obrero y sindical, tales como la libertad de manifestación, de expresión, de reunión y participación política, no pueden ser conculcados y deben defenderse de la misma manera que los derechos sociales, con movilización y organización de la mayoría social y popular, a fin que su reconocimiento formal no sea una mera declaración de intenciones.

VII –Empleo estable y de calidad. Afianzamiento de los Derechos laborales. Erradicar la lacra del paro juvenil. Hay que derogar las reformas laborales de PP y PSOE. Hay que promover un acuerdo para aprobar un nuevo Estatuto de los trabajadores y fortalecer la negociación colectiva y el valor de los Convenios Colectivos como instrumento de protección de los trabajadores. Subir el SMI de forma progresiva. Fomentar la contratación indefinida como modelo de referencia y penalizar la contratación temporal injustificada. Acabar con la brecha salarial de género. Empleo de calidad frente a la precariedad laboral. Eliminar las discriminaciones de género. Establecer una nueva regulación del despido que limite sus causas. Reivindicar la jornada de 35 horas, que permita la conciliación de la vida laboral y familiar.

Hay que establecer nuevas medidas de apoyo y estímulo dirigidas a Pymes y autónomos. 

La altísima tasa de paro juvenil es una auténtica lacra para nuestro país. Es urgente la implementación de un plan de choque que la erradique y a su vez de entrada al mercado laboral a nuestros jóvenes. Un país en donde sus jóvenes no tengan acceso al mercado laboral y caigan en el desempleo, está abocado a la desaparición.

VIII –  Fortalecimiento del sector público. Nuevo modelo productivo sostenible. Incremento en inversión de I+D+I. Plan de reindustrialización. Modernización de las Administraciones públicas. Es imprescindible que las Administraciones Públicas ejerzan estrictos controles de los servicios y sectores estratégicos de nuestra economía, que son los que determinan el modelo productivo, especialmente el energético. Las privatizaciones de empresas de producción eléctrica, de agua o de gas natural, entre otras, no ha hecho más que satisfacer los intereses privados de las grandes multinacionales, en detrimento del interés y necesidades básicas de las clases populares.

En ese sentido, hay que dotar de contenido material al artículo 128.1 de la CE, un artículo plenamente constitucional como cualquier otro, que establece lo siguiente: “toda la riqueza del país en sus distintas formas, sea cual fuese su titularidad, está subordinada al interés general”.

IX –Reforma Fiscal. Reforzar la fiscalidad progresiva.  Configuración de un sistema fiscal más justo y progresivo, que cumpla el mandato del artículo 31 de la Constitución, mediante el cual los impuestos se paguen realmente en función de la capacidad económica de cada uno.  Lucha contra el fraude fiscal, la economía sumergida y los paraísos fiscales.

X –Prevenir y combatir la corrupción.  La corrupción es un mal endémico y sistémico que se ha  instalado desde la Transición en los organismos públicos de nuestro país como una forma normal y habitual de hacer política. Hay que proporcionar todos los recursos y tomar todas las medidas desde los poderes públicos para su prevención y total erradicación.

XI –  Feminismo y defensa de los derechos LGTBI.Debemos construir una sociedad libre de violencia de género, siendo esta una auténtica lacra en nuestro país. Hay que seguir profundizando en la igualdad entre hombres y mujeres en todas las esferas de la sociedad, debiendo ser ambos sexos sujetos de los mismos derechos, mismas oportunidades y mismas obligaciones. La movilización del 8M marcó un antes y un después en nuestro país.

XII-Defensa y consolidación del bilingüismoy plurilingüismo en las Comunidades Autónomas con otra lengua cooficial. Defensa del bilingüismo institucional y de un sistema de enseñanza basado en el Bilingüismo Aditivo. La diversidad lingüística en nuestro país contribuye a enriquecer nuestra sociedad.   

XIII –Pacto de Estado por la Reforma del sistema Judicial.Hay que construir un Poder Judicial fuerte, moderno, eficaz y plenamente independiente, tal y como reclaman el propio colectivo judicial desde hace mucho tiempo, no habiendo existido voluntad política para llevarlo a cabo. Todo lo contrario, ha existido por parte del poder político interés en mantener mecanismos de control e influencia. Hay que tener como objetivo la eficacia, calidad, agilidad y modernización de la Justicia, así como atender y mejorar las condiciones laborales de sus profesionales.

XIV.Memoria democrática. Instamos al cumplimiento de la ley de Memoria Histórica, dotándola de contenido, recursos y financiación, y por ello proponemos una reforma de la misma tendente a subsanar las insuficiencias que han impedido alcanzar los objetivos que planteaba. Resulta una atrocidad que España siga siendo el segundo país del mundo en número de desaparecidos forzosos y fosas comunes después de Camboya. Los trabajos de indagación, localización y exhumación de fosas no pueden llevarse a cabo únicamente en el ámbito privado o gracias al esfuerzo de voluntarios, son las administraciones públicas las que tienen que implicarse y proporcionar los recursos de personal, técnicos y financieros suficientes para llevar a cabo estas tareas en pro de la dignidad de nuestro país y de los derechos de las víctimas del franquismo. Reparación plena y efectiva de las víctimas. Verdad y Justicia. Promoción de políticas públicas de memoria orientadas a consolidar los valores de convivencia como mejor garantía de no repetición.

XV –Reforma del sistema y de la Ley Electoral.En España el sistema y la Ley electoral son tremendamente injustos. Hay que crear un sistema electoral proporcional y donde el voto de cada ciudadano tenga el mismo valor independientemente de lugar donde se vote. Una persona, un voto.

Barcelona, Julio de 2018

Quike Sanjurjo: Hoy nace IZQUIERDA EN POSITIVO

Nacemoscon el propósito de dar una nueva opción de voto. Una nueva opción para aquellos que, a día de hoy, votan con la nariz tapada. Tapada porque tienen que elegir entre 2 opciones: o votar a una izquierda que coquetea con el independentismo, o votar a una derecha que dice oponerse a él.

Nuestra opción es de izquierdas, y no nacionalista.

Izquierda porque creemos en la igualdad de derechos de todos los ciudadanos, en el reparto de la riqueza, en la igualdad de oportunidades, en la fiscalidad justa y progresiva y un estado social que provea de educación, sanidad y pensiones para todos.

Y no nacionalistaporque creemos que el independentismo no hace más que perjudicar a ese 99% de la sociedad que es la clase trabajadora, y beneficiar al 1% que es la clase privilegiada.

Queremos ser la izquierda en positivo. Una izquierda basada en sumar, y no en restar. Basada en el diálogo y en el debate, en la confrontación argumentada de ideas, no en el reproche y menosprecio continuo a otras opciones políticas.

Pero también queremos huir del viejo dogma de “unir a la izquierda”. Asumimos que hay muchas izquierdas, con las que coincidiremos en una gran cantidad de temas como sanidad y educación o economía… pero discrepamos en otras, como es la cuestión nacional y la cuestión independentista.

Y es que “unir a la izquierda” era necesario en un sistema político donde el bipartidismo era dominante y la política era cosa de dos trincheras contrapuestas. Pero poco a poco la cultura política española está cambiando, y el bipartidismo, aunque aún lejos de desaparecer, está en declive. Esto permite dejar las trincheras y hacer política de otra manera: debatiendo y argumentando, sectorizando los temas.

Nacemos para promover los cambios que creemos necesita España, como son

  • Una nueva ley electoral más justa, donde todos los votos valgan lo mismo
  • Una mayor separación de poderes, que mejore la transparencia y la lucha contra la corrupción.
  • Una mejora del poder adquisitivo de los trabajadores y pensionistas.
  • Un mejora de la organización territorial donde el reparto de competencias esté claramente definido y no sea una moneda de cambio de los gobiernos de turno.

Nacemos también para contrarrestar el relato independentista. Un relato cargado de falsedades que dibuja una España antidemocrática y antigua. Un relato que ha tratado de unir el eje ideológico (derecha-izquierda) con el eje nacional (unión – independencia), para así dejar en fuera de juego a quienes, siendo de izquierdas creemos que la independencia sería un grandísimo error.

Y es que creemos en mantenernos unidos, no por una cuestión romántica o histórica, sino como la mejor manera de desarrollar los valores de la izquierda, de luchar contra la desigualdad y hacer una sociedad más justa y próspera para todos. 

Igual que creemos en una España unida, creemos en una Europa unida. Pero no somos del todo complacientes con la Europa actual. La Unión Europea debe ser un bastión de la democracia. Debemos cambiar la deriva que trata de arrancar Europa de las manos de los europeos para entregársela a las multinacionales. Creemos en la integración europea. Creemos que Europa puede y debe ser un valioso instrumento para temas tan vitales como la defensa de los Derechos Humanos, la lucha contra los paraísos fiscales, o la lucha contra el cambio climático.

Nacemos en definitiva, para hacer política, desde la izquierda, y en positivo”.

 

Pedro M. Mercado: “Decir la verdad es siempre revolucionario”

“Ayer, 12 de Julio de 2018, nació un nuevo proyecto político inédito hasta el momento en nuestro país, IZQUIERDA EN POSITIVO, que conjuga  la nitidez de su propuesta de izquierdas con la correlativa nitidez de su oposición al nacionalismo.

Por cierto, de izquierdas, sí, pero no de una forma metafísica o puramente histórico-conceptual.  El definirse de izquierdas no implica absolutamente nada si no se dota al concepto de contenido real y de acción.

¿Y, de verdad, ha hecho falta que pasen 40 años desde la Transición para que una formación política de izquierdas tenga un proyecto integral para España sin someterse por activa o por pasiva a los mitos y falsedades de los nacionalismos periféricos? Pues, tristemente, sí.

Y es que tanto los partidos tradicionales de izquierda “transformadora”, de donde muchos de los promotores de este proyecto político provenimos, como los nuevos partidos de izquierda postmoderna surgidos en los últimos años, han mantenido y mantienen una injustificable posición de complicidad y sometimiento a las tesis y postulados de los movimientos nacionalistas reaccionarios existentes en nuestro país, lo cual es de facto incompatible con los principios históricos de la izquierda tales como la fraternidad, la justicia social o la solidaridad de clase.

Este flirteo histórico con el nacionalismo independentista ha tenido su máximo esplendor en los últimos años con la gravísima situación generada por el “procés” en Cataluña. La ambigüedad calculada, unido a los constantes guiños y  arrumacos con los independentistas, han sido las notas predominantes con las que la izquierda institucionalizada ha respondido al desafío independentista, tanto en Cataluña como en el conjunto de España, sin más discurso que apelar a un inexistente “derecho a decidir”, concepto éste vacío de contenido creado por la maquinaria propagandística independentista para balcanizar España y que las cúpulas de las izquierdas nacionales y sus franquicias en Cataluña han asumido y defendido de forma incomprensible.

Entre otros motivos, este sometimiento contagioso a las reivindicaciones de los nacionalismos periféricos proviene del complejo histórico al que hemos estado sometido la izquierda provocado por la derrota en la Guerra Civil y los consiguientes 40 años de Dictadura y propaganda franquista, la cual nos hizo interiorizar de forma absurda y errada que España era y es un patrimonio franquista, avergonzándonos así de nuestro propio país (y por tanto, de nosotros mismos), hasta el punto de autorechazarnos como Nación y casi vernos obligados a pedir perdón por ser españoles. Aquellos que lucharon y murieron durante la Guerra, como 3 de mis tíos abuelos, no solo lo hicieron por defender una República como modelo de Estado en sentido abstracto, lo hicieron por la libertad y contra el fascismo, lo hicieron en definitiva por defender España. En ese sentido, sería bueno aprovechar la exhumación del Dictador sanguinario Franco del Valle de los Caídos para desenterrar con él su apropiación indebida del concepto de España.

Toda esta situación, unida a otras muchas circunstancias,ha ido generando que cada vez más militantes, simpatizantes y votantes tradicionales de estas formaciones, así como personas adscritas a colectivos, asociaciones, movimientos sociales, sindicatos o en muchos casos sin ninguna adscripción pero que se consideran de izquierdas y progresistas, hayan / hayamos quedado desorientados y tristemente huérfanos de opción política, viéndonos por tanto obligados a dar este histórico paso.

Ante la situación de excepción política, social, económica , laboral e incluso moral que padecemos actualmente en nuestro país, se requiere impetuosamente de la existencia de ésta formación política de izquierdas definida de ámbito nacional, sin franquicias, confluencias ni sucedáneos periféricos que la perturben y condicionen, con un proyecto integral para España, y  que, sin renunciar ni un ápice a nuestro ideario político internacionalista y empapados de las tradiciones ideológicas y doctrinales de las que provenimos, seamos capaces de adaptar nuestro programa a la idiosincrasia de España, rompiendo los tabúes y la leyenda negra que ha recaído históricamente sobre nuestro país. No hay nada que pueda hacer más daño a la derecha tradicional y neoliberal española, abanderada de un falso patriotismo de pin, chapa y pulsera, que el hecho de que por fin exista una izquierda transformadora desacomplejada que le dispute su hegemonía cultural sobre la noción y el concepto de España. Una última alusión directa, a las cúpulas de los Partidos de Izquierdas actuales, tradicionales y postmodernos: “Compañeros, es una quimera el querer implementar un proyecto político de país, sino creéis en vuestro país.” Y me permito lanzarles este mensaje, desde la humildad y la camadería, porque, como decía el gran Antonio Gramsci, “decir la verdad es siempre revolucionario”.

 

Miguel Candel: El siglo XX no se entiende sin la izquierda; el siglo XXI, tampoco

“La historia del siglo XX no se puede entender sin la izquierda (desde la más moderada socialdemocracia hasta el más radical comunismo, pasando por el anarquismo). Por lo que llevamos visto, no parece que el siglo XXI vaya a parecerse mucho al XX en este punto. Claro que nada en la historia se repite como un calco de lo que pasó con anterioridad. La izquierda, por consiguiente, ha evolucionado. ¿En qué sentido? Por un lado, se ha vuelto menos militante, en el sentido literal del término: menos “guerrera”. Ello se explica por varias razones, unas positivas y otras negativas. En lo que llamamos Occidente, porque aspectos importantes de lo que la izquierda desde sus orígenes reivindicó, la democracia como poder y soberanía del pueblo, ha pasado a formar parte del “sentido común” político. Por otro lado, en cambio, la desigualdad social ha aumentado vertiginosamente en el planeta. Pero al ser una desigualdad “desigualmente” repartida, perjudicando menos a unos sectores sociales humildes que a otros, el resultado es que entre los diversamente desfavorecidos ha disminuido el espíritu de solidaridad. Y la izquierda es sustancialmente inseparable de ese espíritu.

Por eso tenemos en nuestro país, sin ir más lejos, sectores importantes de la vieja izquierda adaptados plenamente a una situación en que se siguen reivindicando, de palabra y sin demasiada acción, derechos sociales perdidos o en riesgo de perderse mientras, con mucha acción y vergonzantes palabras, se apoyan movimientos nacionalistas que, en nombre de la libertad, atentan descaradamente contra los otros dos principios fundacionales de la izquierda: la igualdad y la fraternidad.

Lo que hoy intentamos poner en marcha no es sino un modesto intento de reagrupar a personas de izquierda (muchas de las cuales lo son sin saberlo) atrapadas en la pinza de una derecha que sigue a lo suyo, a preservar el desorden social existente, y una izquierda que ha creído que la mejor manera de luchar contra ese desorden es aumentarlo rompiendo la unidad de los que se ven por ese desorden más afectados. Una población que, estando objetivamente interesada en una política de izquierdas, ha acabado, al menos en Cataluña, votando mayoritariamente a quienes, desde la derecha, le han ofrecido más garantías de que al desorden social habitual no se iba a sumar el desorden añadido de un ruptura traumática entre hermanos.

No sabemos cómo se juzgará este siglo dentro de otros cien años. Por nuestra parte queremos hacer todo lo posible para que, en lo que respecta a la izquierda, no se pueda decir que este siglo ha sido la antítesis del siglo pasado”.

 

Vicente Serrano: La riqueza del bilingüismo y la perfectibilidad de la democracia

“No existe la sociedad perfecta pero nosotros, IZQUIERDA EN POSITIVO, queremos trabajar para mejorar esta que nos ha tocado vivir. De los puntos que ha enumerado mi compañero Pedro quiero resaltar dos que creemos debemos afrontar su amejoramiento.

Sobre las lenguas

Las lenguas son medios de comunicación y cultura, en ese sentido no hay lenguas buenas ni malas, ni mejores ni peores. Pero como todo en política son susceptibles de convertirse en herramientas políticas y su uso político sí puede tener tintes positivos y negativos. El franquismo hizo un uso espurio del Castellano y marginó, excluyó, al Catalán en la enseñanza. Desde la izquierda reclamamos el “Catalá a la escola”. Hoy, y desde los mismos planteamientos, decimos el “Castellano a la escuela”. Pero no queremos reproducir el proceso de inmersión lingüística que el nacionalismo ha impuesto en los últimos treinta y tantos años usando la lengua como herramienta de asimilación identitaria al servicio de la espuria construcción nacional; no queremos llevar el péndulo al otro extremo en un continuo enfrentamiento. Queremos que la realidad y la riqueza lingüística de Cataluña se vea reflejada en su sistema de enseñanza, sin inmersión lingüística: ni en Catalán ni en Castellano.

Nuestra propuesta es una propuesta en positivo, una propuesta de uso de las lenguas para hacer una sociedad rica culturalmente, tolerante y cosmopolita. Una propuesta donde las lenguas no sean una barrera o un privilegio.

Proponemos un sistema de enseñanza basado en el Bilingüismo Aditivo, donde el niño inicia su escolarización, la lectoescritura, en la lengua familiar y gradualmente se incorpora a la otra lengua. Las lenguas al servicio de la convivencia y la comunicación. La escuela ha de ser laica no solo en lo religioso, también en lo identitario.

Las declaraciones de la ministra de educación sobre el buen nivel de castellano de los niños catalanes no se sustentan en ningún informe del ministerio, no existe. A parte de no ser cierta la afirmación el problema de la inmersión es otro, o no se enteran o no se quieren enterar, y sus declaraciones solo responden una posición histórica del PSOE ante el problema aderezada de las deudas coyunturales actuales.

Sobre la democracia

El sistema electoral español y por tanto el catalán se autodefinen como proporcionales, pero en realidad, eso es una gran estafa pues su proporcionalidad esta deformada por el sistema de circunscripciones provinciales y los mínimos para acceder a representación, que afectan especialmente a las zonas más densamente pobladas. La realidad es que si bien se cumple aquello de “una persona un voto”, lo cierto es que el voto no tiene el mismo valor para todos, depende de donde votes y a quien votes. Este sistema genera una desigualdad entre electores antes de emitir el voto.

Desde Izquierda en Positivo proponemos una reforma total del sistema electoral que asegure “una persona un voto y que ese voto tenga el mismo valor”. Eso solo se puede asegurar con una circunscripción única, proporcional y sin mínimos para el Congreso de los Diputados. Es evidente que hay que asegurar la representación de todos los territorios, por ello nuestra propuesta mantiene distritos territoriales/provincia, donde se presentan las listas. Aparte de profundizar en la transparencia y la democracia interna de los partidos creemos que es necesario desbloquear las listas de manera que el elector pueda reordenarlas.

También consideramos que  hay que acabar con los derechos adquiridos por lo partidos con representación, asegurando la presencia equitativa de todas las candidaturas para garantizar el derecho a la información de los electores. Abogamos por la eliminación de los bloques electorales, tanto para definir tiempos de información como de publicidad.

Abogamos por la reducción del senado a 150 miembros y un sistema de elección directa y proporcional, con las autonomías como circunscripción electoral y un número de senadores proporcional a su censo electoral.

El sistema de separación de poderes precisa de proporcionalidad en el legislativo y de estabilidad en el ejecutivo por lo que entendemos que hay que dotar a nuestro sistema parlamentario de una herramienta democrática que permita crear gobiernos fuertes si los partidos políticos no son capaces de acordar mayorías estables, una herramienta en la que el demos, el pueblo, participe.

Es evidente que la democracia es más que votar, todo sistema democrático es perfectible, no solo en lo formal como aquí apuntaba, también en lo cotidiano. Caminar hacia una sociedad donde la cultura, la enseñanza, el trabajo, la salud, la vivienda, sean derechos fundamentales, es, aquello de, llevar a buen puerto la idea de libertad, igualdad y fraternidad”.

El principio establecido en Crónica Popular exige que, para que los autores de un comentario a un artículo, firmado con nombre y apellidos, vean publicado su comentario, deben firmar de igual modo el textos que nos envíe. En caso contrario, no se publicarán.
Y eso lo haremos aunque el comentario sea favorable al artículo: no se publicará ningún comentario si no va acompañado por la identificación personal de su autor.

2 comentarios de “IZQUIERDA EN POSITIVO, una opción de voto a la izquierda “no independentista”, se presenta en Barcelona

  1. Félix Izquierdo
    15 julio, 2018 at 10:49

    Me parece una iniciativa necesaria e imprescindible. Muchos nos sentimos huerfanos en toda España de una referencia ideologica y social que actue como catalizador de valores como la la lucha de clases, el materialismo historico, el compromiso entre lo que secpiensa y lo que se hace.
    Cuenten conmigo para esta iniciativa.

  2. Juan Monras Creus
    18 julio, 2018 at 19:28

    me parece una iniciativa interesante pero hay que considerar algun punto programatico: No entiendo posible un incremento notable del gasto social y mantener al mismo tiempo un Estado de las Autonomias carisimo y que solo beneficia a la clase politica que tiene en ellas su abrevadero. En Cataluña durante la vigencia del art 155 alguien debería indicarme las carencias que ha sufrido en lo social a pesar de que el ahorro fue solamente de algunos cargos super bien pagados. Si se suprimiesen las autonomias y al tiempo se incrementase los ingresos del estado respecto al PIB del actual 37% hasta el 47% de la media de la UE podriamos tener gasto social escandinavo. Para mi la ideologia mas importante es que cualquier dinero publico que no sea gasto social de apoyo a los mas necesitados debe someterse a la mas estricta critica y justificacion; desde los parlamentos autonomicos y las subvenciones hasta las armas.

Los comentarios están cerrados