IZQUIERDA EN POSITIVO: Sobre la visita de Pablo Iglesias a Oriol Junqueras

cab_comunicadosokIZQUIERDA EN POSITIVO no tiene nada contra eso que la moral cristiana llama “obras de misericordia”, una de las cuales es visitar a los enfermos y a los presos.

Ahora bien, que el visitante sea un político que forma parte de la mayoría parlamentaria que sostiene a un gobierno entre cuyos principales retos está detener el proceso secesionista de Cataluña (o mejor, de algo menos de la mitad de su población), y que el visitado sea uno de los principales impulsores de ese proceso, huele cuando menos a chamusquina. Sobre todo cuando la visita no se presenta como un simple acto humanitario, sino como un intento de negociación, y cuando el propio gobierno español ha dejado claro que el visitante no cuenta con ningún aval ni mandato oficial para ello, lo cual constituye un claro ejemplo de deslealtad política.

Que Pablo Iglesias, en particular, y Unidos Podemos, en general, actúen en este asunto en abierta contradicción con los valores propios de la izquierda, incompatibles con la tolerancia hacia sectores que tienen por objetivo dividir a la ciudadanía, y especialmente a la clase trabajadora, por motivos étnico-culturales, no es algo que a estas alturas nos coja de sorpresa.

Ya demostraron de qué pie cojean cuando, tanto Pablo Iglesias como Alberto Garzón, se apresuraron a rendir visita al xenófobo presidente de la Generalitat Quim Torra (siendo así que nunca antes un dirigente de sus respectivas formaciones había hecho lo mismo con presidentes de la Generalitat bastante más “respetables”). Pero el hecho de que llueva sobre mojado no quita un ápice de gravedad a este nuevo “chaparrón” de frivolidad política, que IZQUIERDA EN POSITIVO no tiene más remedio que denunciar y condenar.

Grupo promotor IZQUIERDA EN POSITIVO

Barcelona, 21 de octubre de 2018.

El principio establecido en Crónica Popular exige que, para que los autores de un comentario a un artículo, firmado con nombre y apellidos, vean publicado su comentario, deben firmar de igual modo el textos que nos envíe. En caso contrario, no se publicarán.
Y eso lo haremos aunque el comentario sea favorable al artículo: no se publicará ningún comentario si no va acompañado por la identificación personal de su autor.