Jesús Pichel:Nunca antes

enCandela

 

 

 

 

Jesús Pichel* ||

Hoy, prácticamente todos llevamos una cámara de fotos en el bolsillo, una cámara de vídeo, una grabadora de voz y un archivo generoso para guardar lo captado. Además, es un teléfono conectado a la WEB y a cuantas redes sociales queramos incorporarnos. Aquel eslogan de la CNN —está pasando, lo estás viendo— es más real que nunca antes: cualquier cosa que pase, se escriba o se diga puede ser conocida y transmitida por cualquier espectador, para conocimiento general, en el mismo momento.

Hay cámaras por todas partes. Y las imágenes, fijas o en movimiento, liberadas ya del cliché y del papel, por muy pasadas que sean, continuamente se hacen presentes en un clic. No me quiero imaginar mi foto de comunión, vestido de marinerito con flequillo y con cara de bobo, haciéndose viral. Nunca antes el dedo que nos señala ha sido tan digital.

O viralizándose los miles de estupideces que, con seguridad, habré dicho en toda mi vida, cuando aquel era un yo que ya ni recuerdo o siendo yo mismo, ayer mismo.

Aquello de que las palabras se las lleva el viento, pasó a la historia: ahora, las palabras pueden resonar machaconamente durante tiempo indefinido y replicarse en cientos de miles —en millones— de terminales. Nunca antes hemos sido tan esclavos de nuestras palabras.

Definía Aristóteles al ser humano como animal que habla, y vaya que hablamos.

Hablando, hablando, la ministra Delgado se fue de la lengua en una cena privada entre amigos. Pero lo dicho quedó taimadamente grabado y hoy oímos de su boca, junto a otras lindezas androcéntricas, un maricón que jamás imaginó que pudiéramos escuchar. Como grabados han quedaron sus mentidos desmentidos.

Se ha hecho un posado cariñoso con el mentado Marlasca, ahora compañero de Gobierno, para purificarse mediáticamente, pero debe irse —o ser invitada a marcharse—, porque esta vez las imágenes valen menos que una sola palabra.

Menos mal que mi vida no tiene mayor interés que la de cualquier hijo de vecino y, que yo sepa, ese tal Villarejo no me conoce.

*Profesor de Filosofía.

https://alomosdeunapantera.blogspot.com

El principio establecido en Crónica Popular exige que, para que los autores de un comentario a un artículo, firmado con nombre y apellidos, vean publicado su comentario, deben firmar de igual modo el textos que nos envíe. En caso contrario, no se publicarán.
Y eso lo haremos aunque el comentario sea favorable al artículo: no se publicará ningún comentario si no va acompañado por la identificación personal de su autor.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *