Jesús Pichel:Pero lo personal es político

enCandela

 

 

 

 

Jesús Pichel* ||

Aún caliente la sonora pillada de la ministra Delgado llamando maricón al ahora también ministro Marlasca que grabó subrepticiamente ese tal comisario Villarejo, aparece ahora otra pillada, esta vez por un olvido accidental, de un juez de violencia sobre la mujer llamando hija de puta y bicho a la denunciante -en situación de riesgo extremo, según la valoración de la policía- en un caso de divorcio, jaleado por la fiscal y la letrada que entienden el caso.

Y es que no aprendemos. Hablando de su propio tiempo, decía el positivista Comte hace siglo y medio que se vivía un tiempo nuevo con categorías de un tiempo ya pasado. Algo de eso hay: seguimos sin entender que hoy todo puede ser grabado y hecho público en un pispás; que lo que parece privado se acaba volviendo público en un santiamén si hay una cámara indiscreta. Seguramente por eso los que se saben grabados se tapan la boca cuando hablan si no quieren morderse la lengua o quedar expuestos.

Lo malo es que cualquiera puede quedar con el culo al aire en cualquier momento por cualquier nimiedad. Pero no todo es malo: en algunos casos bueno es saber de qué pie cojea cada quien, sobre todo si se tiene un cargo público. Y, mire usted por dónde, en las dos pilladas clandestinas se cojea por la misma piedra androcéntrica y machista incrustada en los zapatos, sean de tacón o mocasines de vestir señorías.

Es una conversación privada, dice el magistrado Martínez Derqui, como si eso fuera suficiente para borrar sus palabras desafortunadas -en opinión de sus colegas, Marlasca incluido. Pero ya avisaba el feminismo de segunda ola, con razón, que lo personal es político. Y políticamente es como hay que entender estas dos pilladas personales, que probablemente no sean más que dos tristes ejemplos entre tantos desapercibidos de la colonización patriarcal generalizada que describía Kate Millet en su Política sexual hace casi cincuenta años.

Cuánto cuesta desprenderse de esa mirada masculina que contamina y empobrece toda nuestra cultura.

*Profesor de Filosofía.

. https://alomosdeunapantera.blogspot.com

El principio establecido en Crónica Popular exige que, para que los autores de un comentario a un artículo, firmado con nombre y apellidos, vean publicado su comentario, deben firmar de igual modo el textos que nos envíe. En caso contrario, no se publicarán.
Y eso lo haremos aunque el comentario sea favorable al artículo: no se publicará ningún comentario si no va acompañado por la identificación personal de su autor.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *