Jesús Pichel:Tanta frustración como frustración

enCandela

 

 

 

 

Jesús Pichel* ||

El procés soberanista catalán es sin duda el mayor problema político e institucional para el Govern de la Genaralitat y para el Estado. Nada hay más grave para un Estado que se ponga en cuestión su soberanía, que no se le reconozca como máxima autoridad; nada más deseado para el nacionalismo independentista que su nación sea reconocida como Estado soberano. Pero precisamente por ser el problema más grave es, a la vez, el que debe ser solucionado más urgentemente y el más difícil de solucionar.

Desde hace meses —años ya— las aspiraciones independentistas han generado tanta ilusión en unos como indignación en otros, pero en todos la larga falta de soluciones ha provocado frustración: ni el procés ha conseguido llegar a término y proclamar la República catalana, ni el Estado ha sido capaz de difuminar el independentismo y regular una integración de Cataluña en el Estado adecuada para todos.

Las multitudinarias manifestaciones, las pretendidas elecciones plebiscitarias, el uso torticero del Parlament, el referéndum virtual, los CDR, los lazos amarillos, el relato sobre los presos políticos y los exiliados… habrán servido para mantener viva la ilusión por el procés, pero desde luego no para constituir la República prometida. Frustració, ressentiment, fastig.

Las intervenciones solemnes del ya Ex Presidente Rajoy para anunciar que no se celebraría el referéndum, el rimbombante despacho en Barcelona de la Ex Vicepresidenta Sáenz de Santamaría, las cargas policiales del 1-O, el discurso del Rey metiéndose en política, el relato de los políticos presos y los huidos de la justicia, la aplicación del 155CE, etc. no solo no lograron impedir el referéndum y frenar el proceso soberanista, sino que, al contrario, lo alimentaron. Frustración, resentimiento, hastío.

Los salvapatrias de turno, independentistas y españolistas, deberían entender de una vez que no hay una única forma de ser españoles ni de ser catalanes y que la frustración inevitablemente deriva en agresividad. Lo verdaderamente importante es que hay que resolver el problema.

*Profesor de Filosofía.

https://alomosdeunapantera.blogspot.com

El principio establecido en Crónica Popular exige que, para que los autores de un comentario a un artículo, firmado con nombre y apellidos, vean publicado su comentario, deben firmar de igual modo el textos que nos envíe. En caso contrario, no se publicarán.
Y eso lo haremos aunque el comentario sea favorable al artículo: no se publicará ningún comentario si no va acompañado por la identificación personal de su autor.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *