César Jara: Portugal, existe

enCandela

César Jara* ||

Esta semana, he participado en Albacete, en su universidad, en el Congreso internacional sobre la Guerra Civil y las Brigadas Internacionales ochenta años después de su final.

Entre el centenar de personas asistentes, procedentes de muchos países, encontré un joven historiador portugués, quien, con su profundo conocimiento de la historia contemporánea española, nos ilustró sobre la implicación de cooperación militar del régimen salazarista con los sublevados franquistas.

Pero, en los pasillos del congreso, pude conversar con mi colega luso y me di cuenta, una vez más, de algo que siempre he sospechado: la mayor parte de los portugueses sabe más de España que la mayoría de los españoles sobre Portugal.

Tradicionalmente, los españoles hemos vivido muy de espaldas a Portugal, en una especie de sensación colectiva de subestimación de nuestros vecinos del oeste de la península ibérica; yo mismo, apenas he viajado por ese país y ni siquiera conozco Lisboa, algo que me da casi vergüenza admitir.

Y, sin embargo, he encontrado muchos portugueses muy interesados, a nivel cultural, social y político, por el acontecer cotidiano de España.

Hablando con este joven historiador luso, llegamos a la conclusión de que no es nada absurdo ni descabellado pensar  e impulsar un futuro no lejano de una posible confederación de pueblos ibéricos, una república confederal de dos países vecinos que compartieron durante siglos un camino común.

Me gustó esa idea y mucho más cuando creo que, en los últimos años, los portugueses nos están señalando el camino correcto en la manera de hacer políticas de izquierda, tras los tres años de gobierno de frente popular entre socialdemócratas, comunistas y verdes y otras fuerzas izquierdistas.

Portugal no sale en los telediarios casi nada, sólo por algún suceso y poco más…

¿Será, precisamente, porque no interesa que la mayoría de españoles sepa que hay un gobierno de izquierdas que hace políticas a favor de la clase trabajadora, del pueblo?

Portugal es una república desde hace más de un siglo y en 1974 se produjo una revolución que eliminó los restos del Estado fascista.

Aquí estamos aún como estamos, sin sacudirnos de encima ni a los borbones corruptos, un régimen podrido, ni a los cachorros del franquismo, ahora alentados en un nuevo auge fascista preocupante.

Creo que me voy a a dar una vuelta pronto por Lisboa…

*Periodista.

El principio establecido en Crónica Popular exige que, para que los autores de un comentario a un artículo, firmado con nombre y apellidos, vean publicado su comentario, deben firmar de igual modo el textos que nos envíe. En caso contrario, no se publicarán.
Y eso lo haremos aunque el comentario sea favorable al artículo: no se publicará ningún comentario si no va acompañado por la identificación personal de su autor.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *