Jesús Pichel:Controlando desde atrás

enCandela

 

 

 

 

Jesús Pichel* ||

De los tres poderes del Estado —el legislativo, el ejecutivo y el judicial—, solo el legislativo —el Congreso y el Senado— es elegido directamente por los ciudadanos. La elección de los otros dos poderes es indirecta. Guste o no, Constitucionalmente es así.

Es el Congreso quien elige al Presidente del Gobierno, que a su vez elige personalmente a sus ministros y ministras. Pese a que cada partido propone un candidato a la Presidencia del Gobierno —normalmente quien encabeza la lista de Madrid— en puridad podría ser nombrado Presidente cualquier español mayor de edad que obtuviera la aprobación del Congreso.

El gobierno de los jueces, el Consejo General del Poder Judicial (CGPJ), lo nombran tanto el Congreso, que elige a diez miembros, como el Senado, que elige otros diez, en ambos casos por una mayoría de tres quintos. Son estos veinte jueces, magistrados y juristas de reconocida competencia quienes elijen un Presidente, bien de la carrera judicial, bien a un jurista de reconocida competencia, que será, además, Presidente del Tribunal Supremo. El Pleno del CGPJ —los veinte vocales y el Presidente— elige a los presidentes de sala y a los magistrados del Tribunal Supremo.

La composición tanto del Congreso como del Senado siempre está detrás de la elección del Presidente del Gobierno y del Presidente del CGPJ, pues el imperativo de que tal elección necesite los votos de tres quintos en ambas Cámaras —210 Diputados de los 350; 159 Senadores de los 165 actuales— inevitablemente obliga a pactar los nombramientos entre distintos grupos políticos si ningún partido tiene mayoría suficiente para ello. Y es ese vínculo, viciado y torticeramente interpretado, lo que pone en peligro la independencia del poder judicial que exigen la ley, la decencia política y la salud democrática.

Me temo, sin embargo, que ese desde atrás del whatsApp pillado a Cosidó, que ha dinamitado el pacto PSOE-PP para la renovación del CGPJ, no es exactamente lo mismo. Controlando la Sala Segunda desde atrás, dice literalmente. Y ese controlando le delata. La Sala Segunda, de lo penal, tiene la función de instruir y enjuiciar las causas contra los miembros del Gobierno, de las Cortes Generales, del Poder Judicial, etc.

*Profesor de Filosofía.

https://alomosdeunapantera.blogspot.com

El principio establecido en Crónica Popular exige que, para que los autores de un comentario a un artículo, firmado con nombre y apellidos, vean publicado su comentario, deben firmar de igual modo el textos que nos envíe. En caso contrario, no se publicarán.
Y eso lo haremos aunque el comentario sea favorable al artículo: no se publicará ningún comentario si no va acompañado por la identificación personal de su autor.