Jesús Pichel:Y los obispos dueños, ni mu

enCandela

 

 

 

 

Jesús Pichel* ||

La vicepresidenta del gobierno, Carmen Calvo, se ha entrevistado en Ciudad del Vaticano con su homólogo, el cardenal prelado Pietro Parolin. Lucía el cardenal un elegante vestido negro con una coqueta capelina ribeteada de púrpura, como de púrpura eran el fajín, los ojales y el forro de los botones que recorrían todo el vestido, desde el cuello hasta el bajo de la falda. Completaba el conjunto un casquete, igualmente púrpura, una gargantilla de blanco luminoso y un hermoso y largo collar áureo del que colgaba una grande y pesada cruz del mismo metal. El elegantísimo modelo del cardenal contrastaba vivamente con el look chirriante y prêt a porter que eligió la socialista.

Las redes sociales se han incendiado con ofensivos tweets que denigraban al cardenal: Un vestido salido del armario; Las faldas que cubren un cardenal; Un casquete en la cabeza, etc. obviando la importancia de los problemas tratados en tan sacro lugar. Lamentablemente, varios tertulianos habituales de un programa de radio se han hecho eco de tales improperios y, groseramente, se han reído a carcajadas.

Ahora en serio: en la tertulia Herrero en Cope, —la radio de la Conferencia Episcopal Española, de las Diócesis y de algunas órdenes religiosas—, el mismo Herrera, ese tal Salvador Sostres, Santiago González, Joaquín Leguina y Antonio San José (¡-!) reían a carcajadas leyendo y oyendo los comentarios misóginos y machirulos sobre el atuendo de Carmen Calvo en la entrevista con el purpurado Parolin. El más celebrado, ese que aludía al canalillo que dejaba entrever su blusa: el valle de las caídas. Cuánto ingenio español, ¿verdad? Y los obispos dueños, ni mu.

Tan habituales son en nuestra rancia cultura rancia este tipo de comentarios y de tipos, que ya desde antiguo nuestro diccionario recoge una entrada adecuada para describirlos: rijoso, del lat. rixōsus, 1. adj. Pronto, dispuesto a reñir y contender. 2. Inquieto y alborotado ante la presencia de una hembra, Caballo rijoso. 3. Lujurioso, sensual. Pues eso.

*Profesor de Filosofía.

. https://alomosdeunapantera.blogspot.com

El principio establecido en Crónica Popular exige que, para que los autores de un comentario a un artículo, firmado con nombre y apellidos, vean publicado su comentario, deben firmar de igual modo el textos que nos envíe. En caso contrario, no se publicarán.
Y eso lo haremos aunque el comentario sea favorable al artículo: no se publicará ningún comentario si no va acompañado por la identificación personal de su autor.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *