La esencia de ser catalán

Lidia Falcón O´Neil ||

Abogada y escritora. Presidenta del Partido Feminista ||

Un buen y antiguo amigo, abogado, experto jurista y juez durante más de 20 años, me explicó el otro día que el independentismo catalán se basaba en preservar la esencia de Cataluña. Así, nada más. Ante mi sorpresa y la necesidad de que me explicara en qué consiste esa esencia acabó balbuceando que es en el espíritu de trabajo de los catalanes.

Al parecer, no solamente el resto de los españoles no sabe o no quiere o no puede trabajar con la formalidad y la puntualidad de los catalanes sino que esa cualidad constituye una esencia que hay que defender. Defender de los ataques del Estado español y de la contaminación que supone la convivencia con los charnegos y emigrantes que no la poseen, para lo cual no hay más solución que la separación con el resto de España. De esa manera se gobernarán por sí solos, sin injerencias del gobierno central ni imposiciones de solidaridad con las otras regiones españoles.

Interrogado sobre qué consideraba esencia, si se refería a la definición aristotélica o a la de Santo Tomás o a la de la Academia de la Lengua que se limita a decir que “la esencia es aquello invariable y permanente que constituye la naturaleza de las cosas”, con lo cual los catalanes serían por su propia naturaleza -ya sabemos que algunos se ha referido al ADN- trabajadores irreprochables y creadores de riqueza, mientras el resto de los españoles tendrían en su esencia la pereza y la falta de preparación y atención, se limitó a permanecer callado, mirándome con gesto de reproche.

Con este relato, como se denomina ahora tanto a la ideología como al análisis político o sociológico -y no olvidemos que el relato es un cuento- al parecer se agita el espíritu revolucionario de las masas catalanas que, con manifestaciones multitudinarias y en acciones de rechazo que rozan la violencia, reclaman el reconocimiento de su esencia por parte de los enemigos: el Estado español, los españolistas, los unionistas, los federalistas y todos aquellos que no compartan la emoción que supone sentirse poseedores de una esencia de la que no pueden presumir el resto de los españoles.

Olvidada ya la máxima de que España nos roba, que tanto éxito tuvo hace unos años para exaltar el ánimo independentista de los que se sentían víctimas de tal expolio, sobre todo porque sus inventores percibieron la imagen avarienta y tacaña que estaban difundiendo, y en consecuencia el rechazo y el rencor que causaban en los trabajadores del resto de España, ahora se trata de defender la esencia de ser catalán.

La esencia definida por la metafísica consiste en lo que hace que un ser o un objeto sea lo que es. Para la metafísica, la esencia es la realidad persistente en un ser más allá de las modificaciones que surgen por lo accidental; esto quiere decir, en otras palabras, que, independientemente de los cambios superficiales que atraviese una persona o cosa, su esencia (que representa los rasgos que los hacen únicos) se mantendrá intacta.

El personaje que conmigo dialogaba había militado en el PSUC y se creía marxista. Aduciendo la esencia de ser catalán, quería decir que, independientemente de la revolución industrial en la que Cataluña tuvo un papel fundamental con su industria textil, la química, la pequeña metalurgia, la farmacéutica y el impulso de las transacciones mercantiles que le dio el Decreto de Nueva Planta del odiado Felipe V, aboliendo las trabas que se habían pactado entre Fernando e Isabel sobre el comercio a las colonias, el catalán posee una esencia indivisible, inalienable y transmitida generación tras generación, que siempre lo hará el mejor de los trabajadores.

Por supuesto, ni siquiera respondió a mi alegación de que el 50% de los trabajadores en Cataluña, son, desde hace más de un siglo, de origen andaluz, extremeño, gallego y murciano. Y que han sido ellos los que han hecho grande la industria, el comercio y los servicios, y de los que la burguesía ha extraído su mayor plus valía. De la misma manera que nuestros mayores y nuestros niños han sido cuidados, lavados y mantenidos en buena salud por las mujeres de todas esas regiones que constituyen la mayoría del sector de empleadas de hogar. Por tanto, me quedé sin saber si esos trabajadores, a su entender, han retardado el progreso que los catalanes podrían haber llevado a cabo -y esa explicación también me ha sido ofrecida por algún obseso independentista- o si en contacto con los catalanes e instruidos por ellos cambiaron su esencia de vagos, incapaces e impuntuales.

Pero teniendo en cuenta que la esencia es lo que se mantiene intacto a pesar de los cambios superficiales que pueda sufrir la persona. De tal modo, en la esencia y no en el alma –no pronunció este término porque se reclama ateo- se poseen cualidades inamovibles que definen a los seres humanos.

Y ése es el problema, que los catalanes están definidos por su esencia y, por tanto, no hay posibilidad de cambio ni de adaptación. La única manera, al parecer, de que puedan desarrollar esa esencia con total libertad, sin ser coartados ni parasitados por los demás españoles, es la de separar su territorio del resto de España.

Argumentos semejantes son los que utilizan los supremacistas blancos, los racistas y xenófobos de todos los países. Y, aunque en la actualidad, al menos los dirigentes del movimiento independentista catalán, han abandonado el discurso de las pérdidas económicas y el latrocinio que sufren para beneficiar a vagos y maleantes del resto de las regiones españolas, en el fondo subyace esa convicción. De otro modo, no tiene sentido explicar que los catalanes poseen una esencia trabajadora que los distingue del resto de los despreciables españoles.

Es conocida la acusación de que los trabajadores pobres y emigrantes llegan a los países prósperos a vivir a costa del trabajo de los naturales, que han construido una sociedad próspera y avanzada con un enorme esfuerzo personal. Esa explicación la repiten desde el Frente Nacional de Francia a los gobiernos de Hungría y de Italia, y fue la que se impuso en los años 30 del siglo pasado y en la guerra de Yugoeslavia para excitar los sentimientos nacionales y el rencor de las masas ignorantes hasta conducir a Europa al fascismo y a la guerra.

Ciertamente, no estamos en aquella época, y aunque las masas siguen siendo ignorantes no padecen la miseria que asolaba entonces al continente, por lo que no es probable que se lanzaran a la temeraria aventura de provocar otra guerra. Pero el discurso xenófobo y esencialista está siendo utilizado por todos aquellos cabecillas y pretendientes a dictadores en Europa y América.

Aunque creo que España, como Portugal, está vacunada de aventuras fascistas, resulta enormemente triste que incluso aquellos intelectuales que fueron en su tiempo comunistas defiendan hoy semejante ideología. Aunque no hay que olvidar que Mussolini militó primero en el Partido Socialista italiano.

Madrid, 11 noviembre 2018.

El principio establecido en Crónica Popular exige que, para que los autores de un comentario a un artículo, firmado con nombre y apellidos, vean publicado su comentario, deben firmar de igual modo el textos que nos envíe. En caso contrario, no se publicarán.
Y eso lo haremos aunque el comentario sea favorable al artículo: no se publicará ningún comentario si no va acompañado por la identificación personal de su autor.

5 comentarios de “La esencia de ser catalán

  1. Francisco Frutos Gras
    17 noviembre, 2018 at 14:03

    Molt encertada Lidia. Paco Frutos Gras.

  2. Mirta Núñez Díaz-Balart
    17 noviembre, 2018 at 17:09

    Magnífico, Lidia, que hayas entrado en un debate recurrente en el cual la izquierda debe intervenir para subrayar sus premisas ideológicas ¿Cómo vincular el nacionalismo más pedestre con el internacionalismo de izquierdas, que le es propio desde la Primera Internacional?¿Qué es la esencia de un independentismo que quiere prescindir de lo que aporta y ha aportado más de la mitad de su población y se mira en el espejo de sus élites más rancias?

  3. Tomas F. Ruiz
    17 noviembre, 2018 at 18:38

    Vaya una izquierda feminista que tenemos… ¿También Lidia Falcón se rasga las vestiduras por defender la España “Una, grande y libre de Franco? ¿O es que siendo españolista cree que va a vender más libros? (en eso se equivoca, porque los catalanes, mal que nos pese a los españoles, son mucho mas lectores que nosotros)… Además, los catalanes tienen derecho a no pertenecer a España si no lo quieren… Todo lo que vaya contra esa premisa es retrógrado, represivo y herencia del más puro franquismo.

  4. Enrique José Amorin Rodriguez
    18 noviembre, 2018 at 16:15

    Magnifico artículo, y hiela la sangre que algún majadero tenga el cuajo de acusar a Lidia de franquista.Los pueblos y los individuos carecen de esencia rigida,indisponible e invariable.Como decia Sartre la existencia ,contingente,mudable,abierta a la experimentación y a la continua negociación, eso es la Ley de la Condicion humana.La existencia precede a la esencia,o en lo humano,la historia es más importante que la naturaleza corpórea vital,sin que ésta, desde luego haya sido anulada.

    Pero que no haya esencias espirituales inmateriales,ingenitas e incorruptibles,ni colectivas ni individuales,no significa que en el mundo no haya esencias.Por ejemplo,el fanatismo tiene su esencia propia,donde quiera que ocurra,siempre procede con las mismas patrañas,invierte la realidad y acusa a otros de lo que él mismo hace.Asi Lidia defiende a España,Una,Grande y Libre,pero en realidad la verdadera ideologia neofranquista hoy en el poder es la de Cataluña Una,Grande y Libre,que quiere expulsar de la Ciudadanía común a la mitad de los catalanes,como Franco quiso expulsar a la mitad de los españoles.

    Quisiera saber qué derecho es ese cuyo ejercicio por parte de algunos implica la denegación de un derecho igual para otros.Eso se llama privilegio,como el que reclaman los catalanistas al querer usurpar el Poder Constituyente y privar de él a la mitad de los catalanes,cuya audeterminacion consiste precisamente en oponerse a los primeros.

    El fanatismo no es la esencia inmutable de ningún pueblo ni individuo humano,no es un alma de nadie,pero si es la esencia inmutable del catalanismo,y de sus adeptos y creyentes,no en cuanto humanos,sólo en cuanto creyentes en tal ideologia.El catalanismo,fanático por esencia,ata a sus creyentes a una idea teológica de esencia nacional,simple,sin partes,y por tanto no susceptible de nacer ni de morir.Los universales preexisten como esencias en la mente de Dios,y reciben como algo externo su existencia,por un fiat singular de su voluntad. Pero la existencia no añade nada al contenido intensional de la esencia, que ha sido ya desde siempre todo lo que puede ser,sin innovación posible alguna,completa ya y cerrada por toda la eternidad.Igualmente,la esencia nacional catalanista,cual idea en la mente divina,cuando irrumpe en la historia,permanece inmune a sus avatares,no se deja afectar ni configurar por ellos,al empezar a existir en el tiempo se limita a reiterarse monótonamente en su seno,siendo ya en cada momento todo lo que puede ser,lo que es,ha sido y será siempre.

    No cabe por tanto una ideologia más opuesta a las raices ontologicas mismas del diálogo y la negociacion,a saber, la contingencia de un proceso abierto al futuro,no predeterminado y orientado por ninguna finalidad esencial ya dada de antemano.El diálogo es un proceso insustituible que tiene que ocurrir en efecto para llegar a saberse y determinarse el resultado reall concreto. Un diálogo condicionado totalmente desde el principio por una esencia, solo es apariencia ilusoria,en realidad sólo es sometimiento de lo real a una esencia fantasmagórica. Que la izquierda oficial española trage con estas ruedas de molino,revela su completa degeneración intelectual ni moral.

  5. José Maria Rozada Martínez
    19 noviembre, 2018 at 11:17

    ¡Cuánto daríamos algunos porque fuese este un argumentario común a todas las izquierdas de nuestro país, y no el silencio, el mirar a otro lado, el pronunciarse solamente en privado y con la boca pequeña, cuando no la complicidad, que es lo que predomina!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *