Andalucía desde la Cataluña no secesionista 

Salvador López Arnal ||

Profesor de la UNED ||

“Si creen [los políticos secesionistas] que el TC incurre en dilaciones indebidas tienen expedito el recurso ante el TEDH [Tribunal europeo de Dercho Humanos] por vulneración del derecho a una resolución emitida dentro de un plazo razonable, reconocida por el artículo 6 del Convenio Europeo de Derechos Humanos. No tienen más que interponerlo sin mayores requerimientos”.

Teresa Freixes (2018) 

“Las autoridades autonómicas exigieron una especie de rendición incondicional a las del Estado central, a pesar de no ser las primeras más que las dirigentes de un aparato subestatal regional y no hallarse, por tanto, en una posición de fuerza (ni estar, por descontado, legitimadas para imponer unilateralmente sus decisiones al conjunto de la sociedad española). Y apuesto a que si no desplegaron una violencia física masiva para conseguir sus propósitos secesionistas no fue por ninguna convicción pacifista sino porque, cuando llegaron a la conclusión de que el Estado central no se doblegaría ante los disparatados ultimátums o exigencia de rendición incondicional formulados, como, por otra parte, era lógico esperar, se dieron cuenta de que nada podían hacer ante la fuerza muy superior del Estado central. Además, me imagino que pensaron que recibirían un trato benigno, creencia esta que, ciertamente, sólo se puede explicar por un injustificado exceso de autoconfianza o de arrogancia, quizás incluso de una cierta vaga idea de superioridad étnico-cultural. ¿Y, a la vista de todo esto, hemos de solidarizarnos o mostrarnos comprensivos hacia unas ex autoridades públicas que me permito presumir que no hubieran tenido escrúpulo en provocar un conflicto civil violento de haberlo podido hacer con perspectivas de éxito, como muestra el contenido de las leyes secesionistas de septiembre de 2017 y las formas que se gastaron en su pseudo aprobación parlamentaria? En suma… no hay problema en sentir empatía o compasión en relación con el estado de privación de libertad de unos determinados presos, pero no me parece de recibo ir más allá de ahí. Olvidar que la mayoría de esos presos eran autoridades públicas[i] cuyas decisiones podrían haber conducido -y todo hace pensar con que jugaban con esa eventualidad a la hora de presionar a sus adversarios y al Estado central- a un conflicto civil violento (y que, de hecho, han enrarecido la convivencia social en Cataluña) es, a mi juicio, un gravísimo error, un verdadero despropósito”.

Sidonio Apolinar (2018)

Es fiesta y puente. Celebramos hoy un día que no deberíamos celebrar: ¡la fecha de publicación de una Encíclica en la que se “resolvía”, por “sabiduría” incontestable papal, puro dogma, una fuerte inconsistencia del cuerpo doctrinal católico sobre concepciones y pecados originales!

¡Qué cosas! ¿Es razonable una celebración así en un Estado no confesional? No, no lo es, pero parece que es intocable.

Les quería hablar hoy de ese día y del 6 de diciembre; también de la falsa (y falsaria) huelga de hambre de Jordi Turull y Jordi Sánchez y sus dos nuevos compañeros (todos ellos de la derecha nacionalista .Cat hundida y vinculada a mil corrupciones). Pero los resultados de las elecciones andaluzas y las reflexiones anexas adquieren protagonismo. Como verán, los profesores José Luis Martín Ramos y Ramon Campderrich Bravo, especialmente, el primero son los verdaderos protagonistas de esta sabatina, extensa, demasiado extensa, y que demanda a gritos no susurrados una selección suya en la lectura.

Los apartados: I. Los apoyos de los comunes II. El 6 de diciembre. III. De citas y viñetas. IV. Asuntos no monotemáticos. V. La aproximación del profesor José Luis Martín Ramos. VI. Andalucía desde Cataluña. VII. Recomendaciones. VIII. Una carta al Partido Comunista francés.

  1. Los apoyos de los Comunes

¡Increíble… pero cierto, muy cierto! ¡Los Comunes (es decir, Podemos, EUiA, Iniciativa, el colectivo Colau, Comunes Federalistas, etc, etc) apoyan la falsa y teatral huelga de hambre (sólo de sólidos, no de líquidos) de dos (ahora cuatro) líderes nacionalistas de la derecha corrupta catalana, una acción de agitación secesionista (que debe tener ya fecha de caducidad, nada se juegan realmente en ella) que tiene como objetivos (¡de nuevo!), internacionalizar lo que llaman “conflicto” y arrojar lodos de estiércol (sin matices) a la justicia española, su motivación central en esos momentos por razones obvias (el juicio se aproxima). Para captarlo mejor: los Comunes, un supuesto grupo de izquierda transformadora, apoya los planes de agitación identitaria e hispanofóbica del nacional-secesionismo .Cat más alocado y beligerante, estilo Eduard Pujol. ¿Y luego les extraña que la gente no nacionalista .Cat deje de apoyarles?

Por cierto, ¿cuántas huelgas de hambre de trabajadores/as, estas mucho más reales y en serio (pienso, por ejemplo, en una de trabajadores de Telefónica de hace pocos años), han apoyado los señores Jordi Sánchez y Jordi Turull, o las capas sociales crematísticamente privilegiadas a las que representan?

Ítem más: si la huelga fuera en serio, que no es el caso, lo primero que deberíamos pedirles todos los ciudadanos catalanes, todos sin excepción, independientemente de nuestras posiciones políticas, sería que abandonaran su actitud, que no se jugaran su salud e incluso la vida, que sus peticiones-reivindicaciones (fuera lo que fuera lo que de ellas opináramos) no demandan su sacrificio. Nada de sacrificios, vida, diálogo y aproximaciones. Que lo esencial son ellos, no su “sacrificio” por causas supuestamente sagradas.

Pero este no es el punto. El punto es éste: líos para generar más líos que a su vez abonen otros líos que…

  1. El 6 de diciembre.

Sobre los 40 años de la Constitución: esta reflexión, espléndida en mi opinión, de José Luis Gordillo (“Sobre el juicio al procés (I)” http://www.mientrastanto.org/boletin-174/notas/sobre-el-juicio-al-proces-i)

La Constitución de 1978 y el Estatuto de Autonomía catalán, con todas sus insuficiencias y carencias, han sido el arco de bóveda legal que ha permitido el procesamiento de varios dirigentes políticos de esa derecha nacionalista radical por una corrupción equivalente a la protagonizada por el Partido Popular en Baleares, Valencia o Madrid. Sólo la elevada autoestima de las clases medias catalanas puede impedir ver un hecho tan palmario. Los encausados por los casos Banca Catalana, Casinos, Planasdemunt, De la Rosa, Pascual Estivill, Pallerols, Palau de la Música o Familia Pujol son tan chorizos como los investigados en los casos Naseiro, Gürtel, Bárcenas, Lezo, Palma Arena, Púnica, Taula o Bankia.

Pues bien, prosigue José Luis Gordillo recordándonos lo que solemos olvidar:

“los correligionarios políticos de los chorizos de casa nostra y sus compañeros de viaje en el ilusorio proceso independentista, aprobaron el 7 de septiembre la llamada Llei de Transitorietat jurídica i fundacional de la República en cuyo artículo 79,2 se decía: “Los casos que según el ordenamiento jurídico anterior a la sucesión sean o hubieran sido competencia de la Audiencia Nacional, del Tribunal Supremo o de cualquiera otro órgano judicial español fuera del territorio de Cataluña, incluido el Tribunal Constitucional sólo con relación a los recursos de amparo, serán asumidos inmediatamente, según corresponda, en instrucción, primera instancia, segunda instancia, casación y ejecución por los órganos judiciales catalanes en función de su competencia objetiva y territorial.” Entre ellos se encontraban todos los casos de corrupción mencionados más arriba”.

Pero la cosa no acaba ahí, insiste el profesor Gordillo con mucha razón:

“porque, por otra parte, la misma Llei de Transitorietat preveía en su artículo 66,4 que ”El presidente o presidenta del Tribunal Supremo [de Catalunya] será nombrado por el presidente o presidenta de la Generalitat a propuesta de la Comisión Mixta prevista en el artículo 72”. Dicha “Comisión Mixta” debía estar compuesta por “el presidente o presidenta del Tribunal Supremo, que la preside, por el conseller o consellera con competencias en el ámbito de la justicia del Gobierno de la Generalitat, que ejerce la vicepresidencia, por cuatro miembros de la Sala de Gobierno [del Tribunal Supremo], designados por ella misma, y cuatro personas designadas por el Gobierno.” Vamos, que los corruptos nostrats debían ser juzgados por tribunales cuya última palabra la tendrían, en buena medida, personas de la confianza del Gobierno de la Generalitat, es decir, de los correligionarios políticos de los procesados”.

Hasta aquí el colaborador de mientras tanto. Vale la pena que sigan leyendo su excelente artículo

Recordemos también esta reflexión platónica: Las leyes (libro IX, 856b)

De cualquiera que esclavizare las leyes poniéndolas bajo el imperio de los hombres, sometiere la ciudad a una facción y, despertando la discordia civil, infringiere las leyes, hay que pensar que es el peor enemigo de la ciudad”.

En otro lugar adelantaba Platón las consecuencias previsibles (libro IV, 715d): “En efecto, en la [ciudad] en la que la ley esté eventualmente dominada y no tenga poder, vemos ya su pronta destrucción” [1]

III. De citas y viñetas

Teresa Freixes argumenta contra “las supuestas razones jurídicas” de los encarcelados y de los huelguistas (actores teatrales) del hambre. No servirá de nada. Solo oyen lo que quieren oír. Estrategias jurídicas al servicio de su finalidad política central: el muro-Estado.

No había leído nada a Sidonio Apolinar pero su reflexión (extraída de un artículo que cito en recomendaciones) es magnífica. De las mejores que he leído, con claridad y sin ocultar posiciones con sofisticado y oscuro lenguaje.

La viñeta: una de las mejores del año hasta el momento… y faltan ya pocos momentos.

  1. Asunto no-monotemáticos

Tres apuntes esta vez:

  1. Lista de espera para una intervención quirúrgica no urgente (datos de junio de 2018): Canarias, 147 días; Castilla-La Mancha: 137; Cataluña: 132; Extremadura: 105; Andalucía: 73; Asturias: 63; Navarra: 62; Galicia: 60; País Vasco: 48; Madrid: 47; La Rioja: 47 días.

Cataluña, como pueden ver, es la tercera comunidad con más días de espera. ¡Casi tres veces los días de espera en La Rioja! El trabajo destructor de la sanidad pública de Mas, Mas-Colell y Boi Ruiz ha sido casi perfecto. ¡Menuda pandilla neoliberal impía!

  1. Estudio elaborado por la Agencia de Salud Pública de Barcelona (ASPB): mientras que el 80% de los hombres y el 79% de las mujeres que acuden a la PAH o a la APE presentan riesgos de sufrir mala salud mental, estas cifras fueron del 14,5% y del 19,5%, respectivamente en la población general barcelonesa (más de 5 veces en el caso de los hombres, 4 en el caso de las mujeres, entre las personas que acudieron a la PAH o a la APE).

Lucía Delgado, portavoz de las PAH: “Esta semana se ha suicidado Alicia en Chamberí cuando iba a ser desahuciada. Hay verdaderos asesinos financieros que están provocando las muertes y daños en la salud de las personas”.

  1. Una mujer de 84 años falleció el pasado 15 de noviembre en el hospital de Palamós (Gerona) después de permanecer siete horas en urgencias a la espera de ser atendida. Con palabras de su hija: “A las siete horas apareció una doctora y después de oír cómo les decía a los auxiliares que si no venía el médico enseguida mi madre se moría, se la llevaron a una sala de reanimación. Cuando salió la doctora me dijeron que estaba muerta”.

Si la mujer fallecida hubiera sido una persona de las 400 familias con mando en plaza en .Cat no hubiera fallecido o no se hubiera tardado siete horas en atenderla. Seguramente hubiera ido a otro hospital.

No es demagogia. Es la simple y dura realidad. Las desigualdades sociales en el ámbito de la sanidad y los ataques sistemáticos neoliberales durante largos años están detrás seguramente.

  1. La aproximación del historiador José Luis Martín Ramos (JLMR) 

Una reflexión del profesor Martín Ramos que parte de un comentario, crítico pero afable, a un artículo de Santiago Alba Rico [SAR]:“Vox y el prolapso rectal del 78.” https://ctxt.es/es/20181129/Firmas/23204/vox-regimen-del-78-santiago-alba-rico-elecciones-andaluzas.htm

Pues yo sigo de Pepito Grillo, señala JLMR. Para él hay en la reflexión de SAR una de cal y otra de arena. La de cal:

que la ultraderecha refuerza la derechización del neoliberalismo gobernante; sí, incluso sí del socioliberalismo -el felipista, el que representa Susana Díaz- si hace una determinada lectura reactiva de cómo frenarla (el manido volver al centro: la apelación al bloque constitucionalista). Me da que en la derecha hay hoy dos grandes proyectos: el de Aznar, el “bloque de la derecha”, el que hoy por hoy sigue el PP de Casado; el que vendría a representar Zarzalejos: la Gran Coalición a la española, PP-Cs-PSOE (el trasunto de la alemana entre la Democracia Cristiana, el Partido Liberal y el SPD) en formas de geometría variable en tiempos normales y de gobierno tripartito de defensa de la constitución en tiempos de grave peligro”.

En ambos proyectos es importante que Vox se consolide:

“en el de Aznar, para que al PP se le acaben las “veleidades” centristas y para apuntalar el hegemonismo del PP en el “bloque de la derecha”; en el de Zarzalejos, porque el peligro de los extremos abone la necesidad de la “Gran Coalición”. Y para que Vox se consolide hay que meterla en el plano de su legitimación, de ahí -sigo en mi empeño- la necesidad de blanquearla. Aunque los de Vox no se lo ponen fácil”.

Veremos si Vox, prosigue JLMR, se consolida y crece en otras partes.

“Es cierto que su origen está en el PP, sobre todo porque en el PP estaba toda la derecha nacional de masas. Que ha salido del PP es un hecho; lo que no estoy tan seguro es de que se limite a ser un prolapso, y sobre todo si la metáfora sugiere que se mantendrá físicamente sujeto a su origen, y si es incluso reducible, como una vulgar hernia. La metáfora es brillante, pero puede deslumbrar más que iluminar; tal y como está el mundo me da que Vox se independizará plenamente como la nueva derecha antidemocrática y antagónica con el principio de igualdad que nos está deparando este comienzo de siglo (evitaré llamarla fascismo, pero ocupa esa función y ese espacio en las nuevas condiciones actuales de hegemonía neoliberal). Como ya he dicho antes. Veremos”.

La de arena. Dos observaciones. La primera:

“las elecciones andaluzas “liberan” Andalucía de Adelante Andalucía y restan suelo también al “radicalismo” de Sánchez a nivel nacional”. Creo que eso es demasiado pronto para afirmarlo así. Depende de si Susana Díaz y el tardofelipismo se salen con la suya y consiguen revertir el fracaso electoral, porque si no lo hacen quedará evidente su fracaso y no servirá de nada que insista en que ella ha ganado. Las elecciones andaluzas han resultado un poliedro de equívocos, en que todo o casi es diferente de lo que parece. Pero veo difícil que SD se salga con la suya. Solo tendría opciones en una repetición electoral y eso es un albur de tiempo y posibilidades muy complicados. SD no ha fracasado porque haya hecho una campaña “sanchista” sino porque no ha hecho nada y que no recurra ahora a Cataluña ella también porque eso será una falsa salida que todavía le va a restar más fuerza política. Depende también de cómo reaccione “Adelante Andalucía”, porque ellos han retrocedido -y más cualitativamente que el PSOE- sin que tenga cadáveres de corrupción en el armario, ni carezca de “discurso” -en realidad ha sido más ideotópico que otra cosa-. Y todo ello depende también de las reacciones de Sánchez. De momento es un resistente y un táctico notable; el movimiento de poner los presupuestos sobre la mesa es una reacción que recoloca a todo el mundo: si se aprueban, el revés de la izquierda en Andalucía queda atrás; si no se aprueban, el siguiente movimiento puede ser la convocatoria de elecciones y en ese caso el temor que ya ha expresado Valls en Barcelona –que ha dicho que con Vox ni a la vuelta de la esquina– se extiende a las elecciones generales ¿cómo aguantaría en ellas Cs ser copartícipe de un pacto que incluya, de la manera que sea Vox?”.

La segunda observación.

Que Podemos esté muerto. Eso en política es siempre muy aventurado. Me parece que confunde SAR deseo con realidad. Eso de que “No es que Podemos haya empujado a sus propios votantes a Vox”, es la típica negación que encubre una afirmación; es insostenible, y para mí el tipo de consideraciones intolerables que culpan siempre a la izquierda de todos los males, los propios y los ajenos; los votantes de Vox tienen que ver con el voto de la derecha en Andalucía y punto; el cuadro que os adjunto lo reafirma. Creo que a Teresa Rodríguez y “Adelante Andalucía”, sí hay que hacerles reproches, críticas. Y postular que Podemos desaparece, me parece que no lleva a nada y reduce incluso el impacto útil que pudiera tener la reflexión de SAR. Nadie sobra, en determinado campo; lo que hay que hacer es trabajar para que se reme en direcciones adecuadas”.

Para no seguir hablando en el vacío, prosigue JKMR, “este es el cuadro que he confeccionado de las cuatro últimas elecciones” (elecciones autonómicas). El cuadro:

  2008 2012 2015 2018
% de participación 72,67 60,8 62,3 56,44
PSOE 2.178.296 1.570.833 1.411.755 1.009.243
IU-CA 367.562 438.372 274.518  
Podemos     590.011  
Adelante Andalucía       584.040
Suma parcial 2.495.858 2.009.205 2.276.284 1.593.283
Andalucistas 124.243 96.608 60.645 22.017
Ciudadanos     369.914 659.631
PP 1.730.154 1.527.923 1.066.458 749.275
UpyD 27.712 129.180 76.839 6.339
Vox       395.978
Suma parcial 1.757.866 1.657.103 1.513.211 1.811.223
Equo   20.383   15.009
PACMA     31.958 69.660
Censo 6.231.087   6.496.685 6.541.722

 

Una aclaración, apunta JLMR, “los “andalucistas” (Coalición por Andalucía, Partido andalucista y similares) no están en ninguna suma, porque sus votantes pueden repartirse en los dos campos” (de derecha y de izquierda en sentido amplio).

Sus comentarios del cuadro por él elaborado:

Como se puede ver la derecha ha pasado de 1,7 millones a 1,8, interrumpiendo su caída por el crecimiento de Cs. Los votos de Vox, sobre el cuadro, proceden del PP que pierde 317.000 y se reparten, con toda probabilidad entre Cs -no muchos dada la competencia entre ellos- abstención -pocos- y Vox; también de UPyD, que pierde 70.000 y no tienen otro sitio donde ir, y pueden venir también de entre los 40.000 que pierden los andalucistas y que se habrán repartido entre Adelante Andalucía – pocos- y el andalucismo folclórico “ultra españolista” de Vox. La izquierda -formaciones centrales- ha pasado de casi 2,5 millones a apenas 1,6, en un periodo de crecimiento del censo. Es evidente que esa caída no se fue significativamente a la derecha, sino a la abstención, en particular del voto socialista en 2012 y 2015. En 2015 la caída, en un pequeño repunte de participación quedo frenada y en parte recuperada por la irrupción de Podemos, que sumó voto ex-socialista, voto ex-IU y nuevos votantes por edad o por que entraron a votar. La nueva caída de la izquierda en 2018 se explica, en cambio, por el nuevo ascenso de la abstención, eso es innegable, y es significativo políticamente, que se reparte por igual entre PSOE y Adelante Andalucía; y también por la más que posible fuga de votantes del PSOE a Cs, que debe tener en ella la razón más importante de su crecimiento y ese crecimiento de Cs es el que ha permitido el crecimiento de la derecha en general (PP y Vox suman lo mismo prácticamente que PP en 2015: en torno al 1,1 millones)”.

JLMR recuerda que la caída de la participación a menos del 60% es la segunda vez que se ha producido en la historia de las elecciones andaluzas,

la primera en 1990, cuando fue del 55,3%, en pleno gobierno nacional de Felipe González; en el resto de elecciones siempre ha estado por encima del 60% y ha superado el 75% en dos ocasiones; pueden haber explicaciones psicológicas, aparte de las políticas, la confianza en el gobierno general y en que las elecciones andaluzas se pueden ganar de todas maneras y la desaparición de un referente comunista importante en 1990 Julio Anguita, que ya no estuvo al frente de la candidatura, y en 2018 directamente la ausencia de las siglas propias y la presencia tan subordinada de Maíllo. En las transferencias la novedad es esa”.

Consecuencias:

el mayor abstencionismo se ha cebado en Adelante Andalucía, una parte del voto “socioliberal” del PSOE se ha ido a Cs, quizás más por reacción contra Sánchez, contra la política general del PSOE que contra Susana Díaz, y Cs”.

Si es así, comenta finalmente JLMR, tiene un marrón muy marrón para hacer coalición del bloque de derechas.

  1. Andalucía desde Cataluña

De hecho también el apartado de JLMT entra en este título: Andalucía vista desde Cataluña.

Todos tenemos en mente (apartado “grandes preocupaciones”) el resultado de las elecciones andaluzas del pasado domingo. Conviene reflexionar-pensar con calma, conocer mejor el escenario, discutir colectivamente y esperar quince minutos y dos días más antes de extraer conclusiones. El texto de JLMR (y otros posteriores creo que ayudan).

Algunos apuntes (a riesgo de repetirme o señalas puntos insustantivos):

  1. La irrupción de VOX se nutre, según parece (no doy valor de verdad 1 a esta información), en un 40% de ex votantes del PP; en un 20% de ex votantes de C’s; en un 10% de ex votantes de la Izquierda (PSOE y Podemos) y en un 30% de la abstención y de nuevos votantes.
  2. Pérdida de votos de la coalición “Adelante Andalucía” respecto a los resultados obtenidos en las elecciones de 2015: 282.519. Decremento del 32,60%, el mayor de todos los partidos, más que el PSOE (-28,49%) y que el PP (-29,68%).
  3. El programa de VOX es crudo salvajismo ha dicho un compañero. Lo ha dicho así y tiene razón:

Pertenece al terreno de lo incivilizado, directamente, así que, en efecto, se puede hablar de fascismo (en sentido no técnico) adaptado a los tiempos. Lo que lo singulariza (es un rasgo propio de la extrema derecha de hoy, supongo) es su neoliberalismo socioeconómico (es difícil y muy forzado predicar esto -sus equivalentes en la época- de los fascismos históricos)”.

Y añade:

“Acabo de leer su “programa”, por llamarlo de algún modo. Da miedo pensar que esto sólo es lo que se declara en público (con lo que podemos imaginar qué debe de pasar realmente por las cabezas de esta gente). El constitucionalismo de 1978 debe de ser puro bolchevismo para ellos”.

  1. Por supuesto que VOX, no engañan a nadie, es un grupo de extrem(ísim)a derecha que podemos vincular a las nuevas-viejas derechas europeas y americanas pero también hay en su caso, como no podía ser de otra forma, una relación directa no con el neofranquismo, por usar una palabra gastada, sino con el fascismo-franquista directamente. Ya hemos oído comentarios suyos sobre el carácter no-dictatorial del general golpista y criminal. Combinan novedades y cosas muy viejas cubiertos de banderas españolas que ondean al aire con odio y sin espíritu de unión.
  2. Unos datos, por si fueran de interés: si sumamos los votos de PSOE y Adelante Andalucía los votos perdidos han sido de 681.000 respecto a las elecciones de 2015. Si sumamos los votos del PP, Ciudadanos y Vox (Santiago Alba Rico ha llamado críticamente la atención sobre esta división), su ganancia respecto a las elecciones de 2015 ha sido de 277.608 votos. Si no contamos con VOX, su pérdida de votos ha sido de unos 101.000.

Conviene tener en cuenta que los votos nulos han aumentado, así como los blancos y los votantes de PACMA. En total, unos 83.300.

La abstención, punto nodal en el descalabro, ha sido de unos 6 puntos, un 10%.

No parece precipitado señalar que la derecha ha movilizado a una buena parte de sus potenciales votantes y que la izquierda por el contrario ha fracaso en esta arista esencial.

  1. ¿Por qué esa desmovilización de la izquierda? Algunos asuntos parecen muy plausibles: la corrupción del PSOE, sus prácticas políticas en estos últimos años, su alianza con Ciudadanos, el estilo de gobierno de Susana Díaz que también quiere mandar mucho, etc.

En el caso de “Adelante Andalucía”, aparte de las luchas internas y algunos numeritos sobre viviendas que no es necesario recordar, no es imposible -debería ser muy posible- que la toma de posición del anticapitalista alcalde de Cádiz en el asunto Navantia y Arabia Saudita haya decepcionado fuertemente a algunos (tal vez muchos) sectores de la izquierda.

  1. ¿Y el asunto catalán por decirlo rápido y mal? Es evidente que ha sido uno de los ejes de la campaña. Como habían calculado los estrategas del nacional-secesionismo, su nacionalismo alocado abona y destapa otros nacionalismos no menos alocados y peligrosos. Aquí tenemos una de las primeras pruebas. En las elecciones de mayo veremos nuevas contrastaciones.
  2. En su relato, en el relato nac-sec: España es un país cutre de fachas (vean resultados) y la Cataluña moderna, liberal y avanzadas que ellos representan no tiene cabida en ella.

Lean el tuit de Rufián, uno de los “grandes pensadores” de la cosmovisión nacional-secesionista: ¡Cataluña tumba del fascismo! ¿Qué debe entender la izquierda española de esa afirmación? ¿A quién plantarán cara? ¿Quiénes plantarán cara? ¿Creando un nuevo-muro Estado? ¿Sabe realmente Rufián lo que eso puede significar en el conjunto de España y en Cataluña en concreto?

  1. ¿Hubiera escrito lo mismo don Rufián para hablar de los resultados de Plataforma por Cataluña, una organización abiertamente fascista más ligada al franquismo si cabe, en las municipales de ciudades como Vic o incluso en el Parlamento de Cataluña donde no llegó por la mínima, por un puñado de votos?
  2. El “a por ellos” a que se hace referencia oculta otros “a por ellos” que el nac-sec suele abonar y difundir (con bromitas en ocasiones -¡Español, español, el que no bote!- y a veces con discursos y acciones como la que están organizando ya para el próximo 20 de diciembre). Aquél es perverso y fascista; el suyo es positivo y democrático. Ellos son mejores y más avanzados.
  3. Y desde luego el haber despreciado a los trabajadores emigrantes andaluces (recuérdese las reflexiones de Jordi Pujol), el menosprecio al hablar andaluz de Artur Mas, los comentarios de Duran i Lleida sobre los andaluces que viven a costa de los catalanes, el uso permanente e ininterrumpido del xarnegos o del murcianos y mil ejemplos más, crean distancias, rabia, indignación, odio incluso y por supuesto catalanofobia. La retroalimentación de la que hablamos tantas veces.
  1. Por cierto, conviene recordar estos comentarios de Manuel Valls (que sufrió un escrache con presencias diversas el pasado martes en Barcelona) del pasado 5 de diciembre, en entrevista con Pepa Bueno en Hoy por Hoy: “Estoy seguro de las convicciones de Ciudadanos. No puede haber un pacto con Vox. No puede haber ningún compromiso con la extrema derecha”. Lo sensato, ha añadido, “es un acuerdo entre los partidos constitucionalistas“.

Finalizo con unas reflexiones prestadas.

La primera: del profesor Ramon Campderrich Bravo:

“Tenía que pasar, y más en el contexto actual, pues los nacionalismos en Europa se retroalimentan de mala manera; ahora pareciera ser que ha llegado la hora de los más brutos del lugar (aunque tal vez estoy dando demasiada importancia a lo de este domingo). ¿De verdad que merecía la pena la moción de censura para esto? ¿No hubiera sido quizás mejor esperar a que el gobierno anterior se hubiera desgastado más y que las perspectivas electorales de la derecha empeorasen? Por si fuera poca la desgracia, algunos dan la impresión de estar en su salsa pensando con frívola fruición en el antifascismo militante de los años treinta -por lo demás más bien minoritario hasta avanzada la segunda guerra mundial, tomada Europa en su conjunto-? ¿De verdad hay alguien en su sano juicio que quiera revivir los años treinta?”.

La segunda, del también profesor (jubilado) José Luis Martín Ramos (observaciones anteriores a la reflexión del apartado anterior):

Son gente normal y corriente, como lo eran los millones que en julio de 1936 apoyaron el golpe fascista; eso no quita que no sean fachas y misóginos, lo son sus dirigentes y lo son una parte importante de sus votantes, y racistas también, porque en Andalucía no hay ni medio negrata ni medio moro que les esté quitando el trabajo a los nativos. El error no está en considerar a VOX fascista, que lo es, sino en creer que no tienen capacidad intelectual y política; que parece que la tienen, como la ha tenido el fascismo en todas partes. El fascismo no es lumpenpensamiento, ni lumpenpolítica; en considerar eso sí que se equivoca mucha gente de la izquierda, viejos y jóvenes.

En cuanto a la “factura catalana”, creo que es evidente; por más que nadie va a pasar por este calvario sin pagar facturas. Creo que ahora le va a tocar pagarlas a otros y quizás también a alguno de los impulsores del “proceso”. Su “juego favorito” está empezando a resultar caro. ¿Apoyará Cs a un gobierno mediatizado por VOX, sin pagar ninguna factura? Por otra parte, la extrema derecha de masas, la que sabíamos que sobrevivía en el seno del PP, limitándose a negociar desde dentro, ahora ha adquirido personalidad para negociar desde fuera; no creo que se vendan barato en estos momentos, ni que se dejen “hegemonizar” por el PP. Veremos, veremos.

Y desde luego, la política burocrática que ha desarrollado la izquierda -de manera muy particular el PSOE, aunque “Adelante Andalucía” tendría que hacerse mirar su “andalucismo” y otras cosas (Teresa Rodríguez no ha dicho todavía ni mú)- da esos sustos. No se lo esperaban, así que desde hace tiempo dejaron de movilizar a los suyos y dejaron de ver como los suyos se iban a otra parte.

PD.: Medalla de oro a la estupidez al gran desmovilizador Tezanos. Hay que dejar de entregar las decisiones políticas a los sociólogos (manía personal, con grandes excepciones: Wright Mills)” 

Sigue José Luis Marín Ramos con este comentario complementario:

La vía de la fuerza, del 155 gratuito, de la recentralización, no soluciona nada, lo agrava todo. No olvidemos que por mucho que nos estomague hay dos millones de catalanes por la independencia ya; la vía de la fuerza les haría subir, fijo y después vendría el País Vasco.

La caída del PSOE no puede sorprender, lo venía haciendo electoralmente desde las últimas elecciones y políticamente todavía más. La opción de aliarse con Ciudadanos no fue buena; Cs no es un partido fiable en juegos de cama en este momento y sus políticas no son las que pueden estimular la recuperación de los apoyos perdidos. Además, introducía un elemento de discrepancia/división interna con respecto a la política nacional. Vamos restando. Susana Díaz puede tener carisma personal -a mí no me lo parece- pero nunca ha tenido discurso político sólido. Tampoco por ahí se suma. El tema de los ERE, se ha permitido que siguiera salpicando la imagen del partido. Ese problema se ha venido arrastrando y no ha habido política comunicativa y simbólica que lo contrarrestara. Susana aparecía como la continuidad de la generación histórica, pero mil veces por debajo de ella. Una política de aparato más que una política de calle y ahora que las instituciones están en horas bajas se necesita calle, mucha calle. Esa es otra, y la fundamental, el PSOE – ese sí es un problema general grave- vive demasiado de la demoscopia y de la representación mediática de su presencia institucional. Su esqueleto, que es aún fuerte, se está quedando sin carne, sin músculo. No se ha estado en la calle y así no se ha apercibido de la marea de desmovilización que le estaba viniendo. Aquí sí Vox se ha beneficiado de su irrupción en la calle, ese sí que ha sido un maldito acierto que ha tenido. Y la izquierda o ha abandonado la calle -lo ha hecho el PSOE- o la que nació de la calle -Podemos, los Comunes- también ha debilitado su presencia, en algún caso, como en Cataluña, por la vía de sumarse a la salida a la calle de otros, desdibujando su propio perfil (el que tenga o tuviere) como señala Joaquín Miras”.

Sobre “Adelante Andalucía” no se atreve Martín Ramos a opinar demasiado (“apenas conozco su interioridad y su relación con la sociedad”). Pero

“hay algunos puntos débiles claros: es un invento reciente que por lo mismo tiene una componente volátil, el discurso anticapitalista-trotskista es muy bonito para el tapeo pero no para abordar las contradicciones que la gestión genera, por ejemplo la defensa de la construcción de buques de guerra para los saudíes. El elemento del andalucismo de izquierdas es, desde que yo recuerde, un elemento veleta. Y subsumir toda esa izquierda en una sigla en la que ha desaparecido cualquier referente del PCA un error. Y para rematarlo negarse a gobernar con el PSOE, centrar su crítica en la izquierda tradicional, tampoco es una invitación a la suma de votos”.

Insiste sobre VOX

E insisto, Vox no es uno más, no es la derecha del PP; ha surgido de él pero se ha independizado y veremos en qué dirección crece; yo tengo pocas dudas, en la dirección que le marca el horizonte fascista, obviamente adaptado a un contexto que no es el de la postguerra/entreguerra europeo, en el que no hay que derrotar a ningún proyecto revolucionario en activo. De acuerdo en que no hay que mal usar el término fascismo, pero tampoco no usarlo; y no creo que sea una sandez alertar sobre el peligro de la carga fascista que tiene Vox. Su discurso es el de la marcha atrás, la reconquista -qué carajo deben decir con eso de reconquista- clar i català la reconquista de España de los males de la democracia, del error del diálogo con el adversario, de la defensa de la pluralidad -la cultural, para empezar- de la igualdad entre hombres y mujeres, de la libertad…

No sigo, creo que se entiende lo que quiero decir. La cuestión no es de lo que hablan, sino cómo lo hablan. Ninguna transigencia con sus barbaridades, ninguna banalización de lo que persiguen. No vayamos a equivocarnos dos veces”.

Y desde la cercanía: reflexiones de Juan Naranjo, un profesor de Historia de Málaga al ver a adolescentes a los que dio clase seducidos por la ultraderecha. Sus sensaciones las plasmó en un hilo en Twitter que se ha hecho, como dicen ahora, viral: «En mi clase, delante de mis ojos, estaban creciendo fascistas». En este artículo explica qué le llevó a escribirlo y las reacciones que ha recibido. “Los cachorros de la Reconquista” https://www.diariosur.es/opinion/cachorros-reconquista-20181204130021-nt.html

VII. Recomendaciones

  1. El procés està mort i enterrat” Albert Soler, columnista del Diari de Girona: “mai he vist el FAQS“. https://comunicacio.e-noticies.cat/el-proces-esta-mort-i-enterrat-120981.html (en catalán; hagan prácticas, ayúdense de algún traductor informático o pidan ayuda. ¡Se lo van a pasar en grande!). También AS, “Les engrunes de L’Eduard” https://www.diaridegirona.cat/opinio/2018/11/30/engrunes-leduard/949006.html,
  2. Manel Manchón: “El independentismo dispara su último cartucho emocional antes del juicio”. La huelga de hambre de Jordi Sànchez y Jordi Turull cohesiona, de nuevo, al independentismo de Puigdemont después las protestas sociales contra el Govern de Torra. https://cronicaglobal.elespanol.com/politica/independentismo-dispara-su-ultimo-cartucho-emocional-juicio_203788_102.html
  3. No se pierdan esta entrevista a Carlos Jiménez Villarejo: El 1 de octubre se produjo un alzamiento violento y públicohttps://www.eldiario.es/catalunya/politica/octubre-produjo-alzamiento-violento-publico_0_841316132.html. ¡Vale su peso en argumentación crítica!
  4. De Pedro Fernández Herrero, del Presidente de Alternativa Ciudadana Progresista,“IIIª República: el enemigo en casahttps://www.cronicapopular.es/2018/12/iiia-republica-el-enemigo-en-casa/
  5. De Sidonio Apolinar, “Los reyes desnudos” (pendiente de publicación). ¡No se lo pierdan!
  6. Del imprescindible Antonio Santamaría: “El retorno de la agenda social catalana”. http://www.elviejotopo.com/topoexpress/el-retorno-de-la-agenda-social-catalana/
  7. Son neoliberales convencidos con los otros, no cuando la cosa va de sus gustos, sus negocios, sus gentes y su hacer país: “El Govern aprobó una inyección de 1,3 millones de euros para garantizar la inauguración de la temporada de Boí, que empezó el sábado”. Josep Catà, “Sin las pistas no viviría nadie”. El País-Cataluña, 3 de diciembre de 2019, p. 1.
  8. Discutible en algunas de sus afirmaciones pero con análisis interesantes: Alejandro Tercero, “Y ahora se sorprenden de la aparición de Vox”. La respuesta condescendiente con la actuación primitiva del separatismo es la que ha hecho surgir un movimiento de resistencia en sentido contrario. https://cronicaglobal.elespanol.com/pensamiento/ahora-sorprenden-aparicion-vox_204267_102.html
  9. Señalando donde cabe señalar: “El soberanismo catalán se resiste a interrogarse sobre su papel como galvanizador del nacionalismo españolista”. Enric Company: “Los réditos de la gesticulación”. El País-Cataluña, 4-12-2018, p. 2.
  10. La lectura de Enric Juliana: “La debacle de la izquierda andaluza abre paso al consorcio de las derechas. El PP se atrae a Vox para empujar a Ciudadanos a un pacto de legislatura” https://www.lavanguardia.com/politica/20181204/453328510461/elecciones-andaluzas-pp-cs-vox-pacto-susana-diaz.html. Una de sus observaciones:

Tres derechas y un único zar: José María Aznar. Sólo Aznar puede dirigir estratégicamente el consorcio y ya está en ello. Pablo Casado, que fue su jefe de gabinete, le obedece. Albert Rivera le escucha. Santiago Abascal, jefe de filas de Vox, ex militante del PP vasco, le admira. Aznar ya tiene dibujada la estrategia: el consorcio debe operar como un bloque histórico en defensa de la nación española, combatiendo al PSOE como un partido que ha dejado de ser “constitucionalista” por la manifiesta tibieza de Sánchez con los independentistas catalanes. Aznar es un maestro en el arte de las líneas divisorias. El consorcio tiene un estratega principal (Aznar), pero no será fácil establecer una mínima disciplina cooperativa”.

VIII. La carta al PCF

Carta abierta de ASEC/ASIC al Comité Ejecutivo Nacional del Partido Comunista Francés sobre los ‘presos políticos’ secesionistas de la que les hablé el otro día.

Fechada el 4 diciembre

“Como respuesta al acuerdo adoptado, dentro de su 38º Congreso extraordinario, en relación a la consideración por parte del Partido Comunista Francés (PCF) de “presos políticos” respecto a los políticos independentistas encarcelados y al anuncio de que una delegación los visitará el 30 de noviembre en la cárcel de Lledoners la Assemblea Social de l’Esquerra de Catalunya / Asamblea Social de la Izquierda de Cataluña ha emitido la siguiente:

 Carta abierta al Comité Ejecutivo Nacional del Partido Comunista Francés

Como miembros de la asociación Assemblea Social de l’Esquerra de Catalunya / Asamblea Social de la Izquierda de Cataluña (ASEC/ASIC), estamos muy afectados/impactados por las posiciones que una organización de referencia histórica como la de los comunistas franceses parece haber adoptado en relación con la situación en Cataluña. Nuestra asociación reúne a hombres y mujeres de diferentes sensibilidades de izquierda: socialistas, comunistas, anarquistas…

A pesar de estas diferencias de origen, e incluso de estrategia en cuanto a los medios para alcanzar una sociedad justa e igualitaria, tenemos en común la defensa incondicional del internacionalismo y de la solidaridad entre las clases trabajadoras sin distinción alguna de origen, raza o religión. En estos últimos años, estos principios han sido traicionados por sectores de la sociedad catalana que, diciéndose de izquierda, han formado una alianza interclasista con amplios sectores de la pequeña burguesía, nada solidarios con las otras regiones españolas, al tiempo que, con frecuencia, defienden actitudes racistas respecto a las personas trabajadoras pobres que vinieron a Cataluña de otras partes de España para ganarse el pan y tener un hogar.

En este contexto legal e histórico, nos gustaría señalar que no solo España ha sido, durante 40 años, un estado democrático normal, con una de las constituciones más avanzadas de Europa, sino que la primera constitución española, la de 1812, conocido popularmente como “La Pepa”, fue la tercera en el mundo después de la de Estados Unidos y de la francesa de 1791. En resumen, desde esa fecha ya muy lejana, la lucha de los españoles, incluida Cataluña, por la libertad y la igualdad ha sido constante, y a menudo no solo contra la reacción interna sino también contra la exterior.

Basta mencionar la intervención del ejército absolutista comandado por el duque de Angulema en 1823 (conocida en España como “los cien mil hijos de San Luis”) o la ayuda masiva de los nazis-fascistas a Francisco Franco durante la guerra civil de 1936-39. ¿Cómo cabe considerar el golpe separatista que tuvo lugar el año pasado en Cataluña, teniendo en cuenta que esta comunidad autónoma no cumple ninguna de las condiciones establecidas por la Carta de las Naciones Unidas sobre el derecho a la libre determinación? Por analogía, ¿cuál sería la reacción del Estado francés y del PCF a una proclamación de independencia de un consejo regional (el de Córcega por ejemplo), o simplemente a la convocación de un referéndum con el fin de conseguir la fractura de la unidad nacional?

Conviene no olvidar que, a pesar de la vigencia en Cataluña de un sistema electoral no proporcional que otorga más peso a las zonas rurales con raíces nacionalistas, el separatismo ha logrado obtener la mayoría de los escaños en el parlamento pero nunca ha alcanzado el 50% del voto popular. Además, en las últimas elecciones, el partido más votado fue Ciutadans / Ciudadanos, una organización de centro derecha que defiende la Constitución y se opone al separatismo.

Como ustedes saben muy bien, los líderes del intento de golpe (en nuestra opinión, solo estas palabras son adecuadas para describir lo sucedido en Cataluña el año pasado) han huido o están en prisión preventiva, incluido el que en ese momento era el presidente de la Generalitat, el principal representante del estado en Cataluña por mandato constitucional. No prejuzgamos, por supuesto, el veredicto del juicio en curso, pero, en cualquier caso, creemos que en un país como España, donde hay una verdadera separación de poderes, debe hacerse justicia y los acusados deben enfrentarse a sus responsabilidades.

Hay que señalar también que, según varias organizaciones internacionales, España alcanza los índices más altos de calidad democrática, y que el nivel de autonomía de las regiones españolas, en particular Cataluña y el País Vasco, supera con creces las competencias que en muchos estados federales se otorga a sus diversos territorios.

Lejos de nosotros la idea de ignorar los errores cometidos por los gobiernos españoles en la gestión de la crisis catalana, pero, en cualquier caso. estos errores no justifican el comportamiento criminal del grupo dirigente de la rebelión.

No olvidamos ni olvidaremos la solidaridad del PCF, y de la izquierda francesa en general, durante los años más oscuros de nuestra historia reciente. Solo hay que mencionar la figura de un líder del PCF, el catalán de Roussillon, André Marty, que vino, junto con muchos otros franceses, a defender la libertad de España contra el fascismo. De la misma manera, muchos republicanos españoles dieron sus vidas por la libertad de Francia. En nombre de esta solidaridad compartida, solo pedimos un esfuerzo analítico para informarse adecuadamente de la situación real en nuestro país. Estamos abiertos a la discusión y a la oportunidad de brindar cualquier información adicional que podáis necesitar. A cambio, compañeros, esperamos vuestra comprensión de la lucha que nosotros y otros demócratas, organizados o no, estamos librando para preservar la unidad nacional española.

Recibid nuestro saludo fraternal”.

Notas

1) Tomado de Martín Alonso Zarza: “Sangre, saña y saqueo (II)” https://ctxt.es/es/20181129/Politica/23126/martin-alonso-neoliberalismo-nazismo-derechos-humanos.htm

El principio establecido en Crónica Popular exige que, para que los autores de un comentario a un artículo, firmado con nombre y apellidos, vean publicado su comentario, deben firmar de igual modo el textos que nos envíe. En caso contrario, no se publicarán.
Y eso lo haremos aunque el comentario sea favorable al artículo: no se publicará ningún comentario si no va acompañado por la identificación personal de su autor.