¡Basta!

Pedro Mercado ||

Abogado. Coportavoz de IZQUIERDA EN POSITIVO ||

Compañeros, ha llegado el momento de decir BASTA. Basta de contemplar con resignación como los partidos de izquierdas traicionan sus principios e ideales para echarse a los brazos de los movimientos nacionalistas e independentistas y defender sus postulados y reivindicaciones. Basta de estar frustrándonos y desahogándonos en petit comité con compañeros y camaradas por lo que es un injustificable apoyo y una injustificable complicidad de las fuerzas de izquierdas con los nacionalismos, pero asumiendo que no podemos hacer nada para revertirlo.

Basta de asambleas, coloquios o debates, que tanto nos gustan, donde se acaba siempre analizando el deplorable estado de los partidos de izquierdas en Catalunya y en el conjunto de España y que aun siendo interesantes y necesarios no conducen más que al desánimo y la resignación, marchándonos tras ellos todos a casa a continuar si cabe más resignados y más frustrados.

Basta de votar en las elecciones con desánimo, desorientados, con la nariz tapada, sin la energía e ilusión con la que nos gustaría y que nos merecemos tras tantas luchas, sacrificios y militancia desinteresada que muchos de nosotros hemos llevado a cabo en estos partidos de izquierdas que hoy tristemente no nos representan.

Basta en definitiva de autoconvencernos que esto es lo que hay y que la orfandad política en la que nos encontramos es un mal con el que hay que convivir hasta que algún día la situación revierta. Pero compañeros, os quero lanzar una pregunta para que os la respondáis sinceramente: ¿De verdad creéis que la situación revertirá por arte de magia?.

El “BASTA” es el primer paso para cambiar las cosas, pero tras la negación, debe activarse lo más difícil y costoso, pero a la vez lo más apasionante, la acción.

¿Qué hacer ante esta situación de crisis absoluta de la izquierda?

¿Qué hacer ante el sentimiento de orfandad de referente político que tantos ciudadanos tenemos?

¿Por qué en buena parte las clases populares y trabajadoras no conectan ni votan a los partidos de la izquierda transformadora que supuestamente deberían representarles y sin embargo sí encuentran refugio en partidos de derechas incluso de extrema derecha tanto en España como en el conjunto de Europa?

Es tras todos esos “bastas”, y tras respondernos sinceramente a estas últimas preguntas, cuando algunos de nosotros decidimos dar este paso adelante histórico, nadando a contracorriente, pero echándole coraje, horas de trabajo e ilusión, para al final acabar dando vida al proyecto político que hoy con tantas esperanzas y tanto orgullo presentamos aquí, que mejor que en Barcelona: IZQUIERDA EN POSITIVO.

Izquierda en positivo se constituye como un partido español, nítidamente de izquierdas y no nacionalista, con una rotunda vocación de transformación política económica y social, y que fundamenta su acción política en los principios de igualdad, solidaridad y unidad de clase, fraternidad, internacionalismo y justicia social. Principios todos ellos que nunca debería haber abandonado las izquierdas y que nosotros queremos recuperar e implementar en nuestro país, combatiendo frontalmente el clasismo, el etnicismo y la discriminación identitaria que los nacionalismos nos quieren imponer.

Compañeros, debéis saber que Izquierda en Positivo nace también para que exista por fin en nuestro país una izquierda desacomplejada, nítida y definida. La Guerra Civil y los consiguientes 40 años de dictadura y propaganda franquista nos hizo interiorizar de forma absurda y errada que España era y es un patrimonio franquista, avergonzándonos de nuestro propio país, hasta el punto de autorechazarnos y poco menos que tener que pedir perdón por ser españoles. Aquellos que lucharon y murieron durante la guerra, como 3 de mis tíos-abuelos, no solo lo hicieron por defender una República como modelo de estado en sentido abstracto. Lo hicieron por la libertad y contra el fascismo, pero lo hicieron en definitiva por defender España. Y es que debemos aprovechar la exhumación del Dictador, para desenterrar también con él su apropiación indebida del concepto de España que se llevó a la tumba.

Compañeros, de lo que nunca se ha dado cuenta la izquierda hasta el momento es que, sin renunciar ni un ápice al ideario político internacionalista que nos define, e igualmente empapados de las tradiciones ideológica y doctrinales de las que provenimos, podemos y debemos ser capaces de adaptar nuestro programa a la idiosincrasia de España, rompiendo los tabús y la leyenda negra que históricamente a recaído sobre nuestro país.

Desde Izquierda en Positivo, como izquierda transformadora y desacomplejada que somos, queremos también acabar con ese falso patriotismo de la derecha tradicional y neoliberal, y disputarle su hegemonía cultural sobre la noción y el concepto de España, ya que es lo que más daño les puede hacer y la manera de ganarles en todos los frentes, también en las urnas. Y es que compañeros, creedme, es imposible querer implementar un proyecto puede de país y gobernar tú país, sino crees en él.

La situación de excepción política, económica, social, cultural, laboral e incluso moral que padecemos actualmente en nuestro país, requiere impetuosamente de la existencia de esta formación política de izquierdas, sin franquicias, sucedáneos, ni confluencias periféricas que la perturben, con un proyecto integral para España, que promueva la igualdad frente al privilegio, que propugne la unidad de clase frente a la separación identitaria, que se preocupe de las condiciones de vida de sus ciudadanos independientemente del pedazo de tierra en el que hayan nacido, que se vuelque en la defensa de los derechos sociales de las clases populares frente al supremacismo de las castas burguesas dominantes, que, en definitiva, expanda brotes de fraternidad y solidaridad allí donde hay egoísmo y opresión.

Compañeros, quiero dejar claro una cosa, Izquierda en Positivo no nace para ser la muleta o la comparsa de nadie, no pensamos en pequeño. Nuestro nacimiento es fruto de una operación diseñada minuciosamente para ganar y transformar el país.

Desde el grupo promotor del partido hemos puesto la primera piedra, pero sin vuestra participación, no será posible alcanzar los objetivos trazados. Generemos entre todos un contrapoder político y ciudadano entorno a Izquierda en Positivo que se contraponga al poder establecido. Convirtamos el desánimo en ilusión, la frustración en esperanza, el conformismo en ambición, el hartazgo en energía, la resignación en sonrisas, lo imposible en imprescindible. Y sobre todo, convirtamos lo negativo, en POSITIVO.

Compañeros, amigos, familiares, camaradas….

¡¡¡Salud, rebeldía y victoria !!!

*Intervención en el acto de presentación de IZQUIERDA EN POSITIVO en un acto celebrado el pasado 8 de octubre en Barcelona.

El principio establecido en Crónica Popular exige que, para que los autores de un comentario a un artículo, firmado con nombre y apellidos, vean publicado su comentario, deben firmar de igual modo el textos que nos envíe. En caso contrario, no se publicarán.
Y eso lo haremos aunque el comentario sea favorable al artículo: no se publicará ningún comentario si no va acompañado por la identificación personal de su autor.

2 comentarios de “¡Basta!

  1. 2 diciembre, 2018 at 13:00

    Apreciado compañero:
    Espero que aparezca como contestación a tu publicación de este artículo,pues en alguna ocasión,intentando comentar algún otro artículo de otro coparticipe tuyo en ese Partido,no ha sido publicada la respuesta.Sea como fuere,me aventuro a realizar un pequeño comentario por si tengo mejor suerte

    Sigo con atención y conozco personalmente a alguno de los componentes de esa Organización.Y desde ese conocimiento y viendo vuestro comentarios y publicaciones,me voy a permitir el lujo de una pequeña crítica –sólo en algún aspecto- sobre el tema del nacionalismo: EL NACIONALISMO CATALÁN,NI EL VASCO ,NI CUALQUIER OTRO NO SE CURA CON OTRO NACIONALISMO. EN ESTE CASO OTRO NACIONALISMO ESPAÑOL. Que creo, dicho sea con todo respeto, emana de vuestro discurso como eje central de vuestras reivindicaciones.
    La única posibilidad de SUPERAR ESE Y CUALQUIER OTRO NACIONALISMO es hacer política desde UNA POSTURA DE CLASE TRABAJADORA.No vale ser no nacionalista.LO QUE HAY QUE SER ES INTERNACIONALISTA.
    Te puedo sugerir que mires un blog dónde obtendrás más información respecto a este asunto :larevolucionseraconscienteonosera.blogspot.com. (la entrada del día 6-2-2018.
    Salud,revolución y República

    Juan Diego Hernández Valero
    Abogado

  2. Koldo
    11 diciembre, 2018 at 0:26

    Apreciado Juan Diego: Entiendo tú preocupación, pero no comparto la interpretación que haces de este artículo y del discurso de izquierda en positivo. El ser internacionalista no es incompatible con tener un sentimiento de identidad. Es totalmente lícito y respetable que un catalán se sienta catalán y no se avergüence de ello ni de pronunciar la palabra Catalunya. De igual manera creo que sentirse español es igualmente respetable y reivindicar España como patria del pueblo y no de las élites es algo no sólo lícito sino justo. El problema está cuando se esgrime la identidad para dividir, para crear enfrentamientos, para apropiarse de algo excluyendo a los demás. Ese es el nacionalismo destructivo que queremos combatir. En España los franquistas se creyeron los únicos amos, los únicos patriotas, excluyendo y persiguiendo a los demás. Ese es el nacionalismo español, no el sentirse español. Reivindicar España es reivindicar para el pueblo todos y cada uno de los territorios que la componen, sin exclusiones y sin fronteras. Caminando siempre hacia un mundo cada vez más solidario y teniendo como horizote un mundo sin fronteras.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *