CCOO: España, quinto país con menos absentismo laboral.

cab_comunicadosok

La Federación de Servicios a la Ciudadanía de CCOO ha presentado en rueda de prensa un informe sobre absentismo laboral, en el que desmonta, con datos de fuentes oficiales, los mitos respecto al supuesto problemadel absentismo en algunos de los sectores productivos de nuestro país.

Madrid, 18 de diciembre de 2018

El absentismo es un tema controvertido que es objeto de diferentes análisis e interpretaciones. Por ello la Federación de Servicios a la Ciudadanía (FSC) de CCOO ha elaborado un informe en el que aporta datos objetivos frente a los datos sesgados utilizados frecuentemente por la patronal, que intentan transmitir a la opinión pública la idea de que el absentismo representa un problema importante para la economía de nuestro país, que es un grave problema para la competitividad empresarial o que supone un alto coste para la sociedad.

La realidad es otra bien distinta, puesto que, según Eurofound, España es el quinto país de la de la Unión Europea con menos absentismo por enfermedad.Según los datos de este organismo, podría interpretarse que las y los españoles gozan de mejor salud que el resto de europeos. Sin embargo la encuesta recoge la preocupación creciente de las consecuencias del trabajo en la salud: el 38% de las trabajadoras y trabajadores españoles considera que su salud se ve afectada negativamente por su trabajo, el tercer porcentaje mayor de Europa después de Letonia y Eslovenia. Esta preocupación ha aumentado casi 10 puntos en los últimos años. Así se puede deducir que un deterioro de los efectos del trabajo en la salud, junto con un menor grado de absentismo por enfermedad, indica que las y los trabajadores españoles fuerzan su asistencia al puesto de trabajo por la presión que sienten ante la inestabilidad del empleo.

Para FSC-CCOO, el absentismo real es un problema residual que no tiene la envergadura que los empresarios intentan denunciar. El absentismo en sentido estricto supone una pérdida media de 16,8 minutos mensuales por persona, mientras que las horas extras no pagadas representan 45 minutos al mes, de lo que se puede concluir que en realidad la empresa debe a cada trabajador y a cada trabajadora 28 minutos al mes de media.

También existe bastante controversia respecto al fraude en las bajas, cuando en ocasiones se ha afirmado que el 40% de las bajas por Incapacidad Temporal (IT) se producen de manera fraudulenta con la intención de recortar prestaciones. Estos datos se refieren únicamente a los «controles efectuados» en los planes de lucha contra el fraude del Ministerio correspondiente con competencias en materias de empleo. La Tasa de fraude que se utiliza, de forma interesada, es un dato obtenido de dividir «Extinción de la IT» por «Número de controles efectuados». Si se quiere obtener un dato que aproxime el porcentaje de bajas por IT “fraudulentas” (que según la inspección médica no tendrían derecho a prestación), hay que dividir el «Número de personas trabajadoras a las que se les ha extinguido la prestación» por el «Total de personas con IT», y esto arroja una cifra del 3,99%, muy alejada del 40% que se utiliza como dato del alto fraude en el sistema de bajas por IT.

Desde FSC-CCOO se denuncia el hecho de que se hayan utilizado cifras sesgadas para justificar la firma de convenios con los servicios de salud autonómicospara incentivar a médicos y gerentes que logren disminuir el número de bajas. Estos convenios han supuesto un coste en dichos incentivos de unos 300 millones de euros anuales (356 millones en 2016). En total, desde 2006 se han gastado más de 3.300 millones de euros que, según el argumento del aumento de fraude, no han servido en absoluto.

Uno de los principales problemas para abordar este tema es que no existe una definición oficial o ampliamente aceptada de absentismo. Desde el mundo empresarial se utilizan datos de absentismo que incluyen horas no trabajadas por vacaciones, permisos de maternidad, compensación de horas extraordinarias, horas de representación sindical, entre otras.

FSC-CCOO considera que cuando un trabajador o trabajadora se ve afectada por un proceso de regulación de empleo, con la reducción de su jornada o con ceses temporales, no deberían considerarse absentistas. O que el disfrute del mes de vacaciones al que toda trabajadora y trabajador tiene derecho, no puede computarse en los datos de absentismo. “Y si tu jefe te pide que hagas horas extras por necesidades de la producción, la compensación de las mismas no debería computarse como absentismo”.

En definitiva, el objetivo de este informe es rebatir los argumentos del mundo empresarial, con datos sobre el absentismo y, en concreto, conocer cómo y qué métodos se utilizan para medirlo, donde queda reflejada una realidad totalmente distinta a la que pretenden camuflar para conseguir sus objetivos.

El principio establecido en Crónica Popular exige que, para que los autores de un comentario a un artículo, firmado con nombre y apellidos, vean publicado su comentario, deben firmar de igual modo el textos que nos envíe. En caso contrario, no se publicarán.
Y eso lo haremos aunque el comentario sea favorable al artículo: no se publicará ningún comentario si no va acompañado por la identificación personal de su autor.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *