Jesús Pichel: El PPVOX y nuestro ADN mestizo

enCandela

Jesús Pichel ||

No sé cuánto mestizaje se esconde en nuestro ADN. Seguro que hay en todos nosotros remotos fragmentos de aquel Ardipithecus Ramidus del Plioceno; algo de los neandertales europeos del pleistoceno; más, mucho más, de aquellos Sapiens Sapiens, cazadores-recolectores, de piel oscura que salieron de África y poblaron Asia y Europa; de los descendientes de los pueblos del neolítico, sedentarios en el creciente fértil de Mesopotamia y Egipto; de tantos y tantos migrantes afincados en España.

Habrá en nuestros cromosomas herencia de antepasados caucásicos, de obligados moriscos, de judíos conversos a la fuerza para no ser expulsados y quién sabe si de algún incontinente Torquemada pío y rijoso. Nuestra piel blancay nuestra sangre roja ocultan la mixtura que hay en todos nosotros. Todo un melting potgenético rico y variado.

Sin embargo, hay quien cree tener un ADN purasangre y patanegra, una pureza fetén de cristiano viejo que le hace ser más español que los españoles de a pie -o sea, yo, nosotros, el común de los mortales- proclamándolo a coro con énfasis engolado: yo soy español, español, español. Armados a lomos de su corcel y envueltos en la bandera que se han apropiado, algunos sueñan con la reconquista; con la expulsión de los migrantes irregulares; con la España conquistadora de la católica reina Isabel, imperialista de los Habsburgoy nacional-católica del último general dictador; con la esposa paridora y sumisa a un varón, cabeza de familia patriarcal. Supremacistas y xenófobos, no querrán saberlo ni aceptarlo, pero son tan mestizos como todos los demás.

Ahora el PPVOX, esa simbiosis del PP con su hijo putativo VOX bendecida por Aznar, vergonzantemente apoyados por C´s, va a gobernar en Andalucía con los ojos puestos en la reconquista del gobierno de España -que siempre han considerado suyo por naturaleza-, de una España ultraliberal económicamente y moralmente uniformada de sotanas, toros y tablaos en blanco y negro: ellos los blancos; todos los demás, sus negros.

*Profesor de Filosofía.

Blog:Una Cuerda Tendida. http://alomosdeunapantera.blogspot.com.es/

El principio establecido en Crónica Popular exige que, para que los autores de un comentario a un artículo, firmado con nombre y apellidos, vean publicado su comentario, deben firmar de igual modo el textos que nos envíe. En caso contrario, no se publicarán.
Y eso lo haremos aunque el comentario sea favorable al artículo: no se publicará ningún comentario si no va acompañado por la identificación personal de su autor.