Memoria y frontera. El desafío de los derechos humanos, por Pablo de Lora

Jaime-Axel Ruiz Baudrihaye||

Abogado y escritor||

Hace unos cincuenta años, algunos inquietos acostumbrábamos a celebrar el día 10 de diciembre, aniversario de la Declaración Universal de Derechos Humanos. Acudíamos al Club de Amigos de la UNESCO, en la plaza de Tirso de Molina (antes, del Progreso), local que era una tapadera de muchas actividades antifranquistas. Solía estacionar en las inmediaciones un coche gris de la policía o merodear por la acera los siniestros agentes de la Social.

En efecto, reivindicar y proclamar los derechos humanos era subversivo aunque España había ratificado la Declaración al acceder a la ONU el 13 de diciembre de 1955. Bastaba con leer cualquiera de los treinta artículos de aquélla para constatar que ni uno sólo de ellos era respetado por el régimen franquista.

Hoy, en medio de esta confusión sobre el significado y alcance de los derechos, confusión propiciada y fomentada por populismos de toda laya, y su derivado el nacionalismo, es preciso volver a estudiar qué son y qué significan.

El profesor Pablo de Lora parte del principio, aceptado por todas las verdaderas democracias, de que el Derecho es portador de valores en sí. Nos resume en 240 páginas, densas pero claras, acompañadas de una buena bibliografía, la trayectoria de los derechos humanos desde sus orígenes bíblicos hasta las modernas convenciones y pactos internacionales, así como la difícil tarea de hacerlos efectivos y no meramente declarativos.

La obra se divide en cinco partes: el origen y significado, sus limitaciones históricas, las cuestiones fundamentales sobre su validez universal, sus diversas categorías y los derechos de segunda y tercera generación y, finalmente, su protección efectiva.

Nos recuerda que la base de los derechos de la persona humana es el ser uno mismo, la libertad, como reconocía ya el Padre Suárez,

…y este derecho como cualidad moral perfecta (…) en él se comprende la facultad sobre sí mismo, que llamamos libertad…

De Lora ahonda en las paradojas de sus defensores, en lo que respecta a los derechos de los negros, con las paradojas de su reconocimiento en Estados Unidos, por la Iglesia católica o incluso en la España del último tercio del siglo XIX. O los derechos de las mujeres (en lo que Condorcet es mucho más amparador que Rousseau). Los derechos, nos recuerda, son un producto histórico pero de validez universal, aunque todavía se discuta su universalismo y algunos subrayen su relativismo, al tener un origen claramente en la Ilustración en Occidente, “hijos de la modernidad occidental”, y por ello repudiados a menudo por determinados países. Y, subraya De Lora, son distintos de la mera tolerancia.

En la definición de cuáles son humanos, la tercera parte del libro, destacan los derechos económicos y sociales, lo que Norberto Bobbio llama sectorializaciones o derechos de segunda generación, pero también abarca la tercera, como es la protección de la naturaleza, la lucha contra la pobreza, el alcance de ciertos experimentos científicos o los sufrimientos innecesarios de los animales.

De Lora apunta muchos casos en los que el debate sigue siendo vivo y muy actual, como el de los vientres de alquiler, los Testigos de Jehová y el rechazo a las transfusiones, los derechos colectivos, la discriminación positiva para trabajos o acceso a universidades, etcétera. Hoy, encharcados en la polémica de los secesionistas catalanes, que ocupan más de la mitad del espacio mediático, De Lora hubiera dedicado más páginas al derecho de autodeterminación de los pueblos y la interpretación que de él hacen los nacionalismos más espurios falseando la historia y justificando, en muchos casos, la discriminación racial, lingüística o de otras minorías.

Particularmente interesante es su disección del origen y fundamento de la Declaración de 10 de diciembre de 1948, con las reticencias y con la oposición de determinados países, como la URSS o los países musulmanes. O su posterior limitadora interpretación, como hiciera el terrible Vichinsky en la URSS o hiciera el Estado franquista español en su día.

Quizá se eche en falta una cierta indagación sobre la visión marxista de los derechos, que según el autor era puramente instrumental, y que eran considerados ‘burgueses’. Es cierto que la literatura marxista a este respecto adolece de debilidad evidente. En Marx ha habido muchos textos que han sido menos estudiados o peor traducidos, y en lo que se refiere a los derechos (como también, por ejemplo, al tema de la protección de la Naturaleza), hay grandes huecos que han permitido abusos, y han llevado a despreciarlos en las experiencias de muchos países llamados socialistas.

También sería interesante destacar la visión – si es que existe – de los derechos en el Islam, donde lo temporal no se distingue de lo espiritual y cuando, salvo en algunos países y contados casos, no se ha superado la fase de la mera tolerancia, empezando por la situación de la mujer, el derecho a la libertad religiosa o a la educación laica.

La lectura de este libro, aunque data de 2006, es hoy más que necesaria, por estudiantes (no solamente) de Derecho y por los políticos, líderes de opinión y decisores, pues profundizar en el significado y alcance de los derechos humanos es el mejor antídoto contra la manipulación y la tergiversación a la que asistimos en muchas luchas corporativas disfrazadas de sindicales o en nacionalismos excluyentes disfrazados de victimismo y trufados de mentiras históricas.

*Pablo de Lora, Memoria y frontera. El desafío de los derechos humanos, Alianza Editorial, Madrid, 2006.

El principio establecido en Crónica Popular exige que, para que los autores de un comentario a un artículo, firmado con nombre y apellidos, vean publicado su comentario, deben firmar de igual modo el textos que nos envíe. En caso contrario, no se publicarán.
Y eso lo haremos aunque el comentario sea favorable al artículo: no se publicará ningún comentario si no va acompañado por la identificación personal de su autor.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *