César Jara: El laberinto de Pedro Sánchez

enCandela

César Jara*||

Ya estamos metidos de lleno en campaña electoral, con una primera convocatoria el día 28 de abril y otra posterior el día 26 de mayo. Vamos a votar todo, menos botar al Borbón, claro está.

Toda la artillería pesada mediática ha allanado el camino a la fiel infantería y, en los últimos días, las cosas se le han ido complicando al joven presidente que gobierna en minoría parlamentaria.

Sin visos de sacar adelante el presupuesto del Estado, escaso del apoyo con coraje de los partidos de izquierda que le apoyaron en la moción de censura contra el oprobioso y corrupto gabinete de Mariano Rajoy, en medio del grave conflicto catalán con la derecha nacionalista apretándole fuerte, abandonándole a su suerte por no reconocer el derecho a la autodeterminación, en una acción más que seguramente suicida para Catalunya y su futuro en libertad, y tras haberse erigido, de forma absurda e intolerable en el paladín de la colla de seguidores de Donald Trump en el acoso al legítimo gobierno venezolano, arrastrando a España a una crisis diplomática sin precedentes y en apoyo de lo que es un nuevo intento de golpe de estado yanqui en ese país hermano, Sánchez está contra las cuerdas.

La derechona ha visto la ocasión y se ha lanzado a su cuello en plan hiena sin piedad, mientras que dentro del PSOE cunde cierto desaliento y desconcierto por los acontecimientos y sectores derechistas del partido ligados al felipismo maniobran de nuevo contra su líder.

Lo siento de veras, porque hace dos años vi con simpatía el proceso de primarias en el cual Sánchez supo ganarse el apoyo de la mayor parte de la militancia socialista.

Ha vuelto a suceder lo de otras veces con el PSOE: la falta de coraje político y la flojedad ideológica acaban por crear demasiadas contradicciones en la acción de gobierno, que suponen un alejamiento inexorable de sus planteamientos iniciales de izquierda y sus promesas de programa electoral.

Tras ocho meses de gobierno, no se ha anulado la terrible reforma laboral del PP que ha empujado a miles y miles de trabajadores a la miseria, sigue en vigor la represiva Ley de Seguridad y los restos del dictador Franco en su sitio.

Mientras, la jerarquía católica más reaccionaria aprieta para no perder sus privilegios y el fascismo galopa ya casi desbocado para ganar las instituciones democráticas.

Sigue la violencia contra las mujeres, con un aparato judicial lleno de elementos reaccionarios y machistas y la izquierda alternativa ni está ni se la espera.

Todo puede suceder en las próximas semanas y me temo que los días 28 de abril y 26 de mayo habrá un avance fuerte de la derecha reaccionaria y del fascismo rampante.

Sánchez se ha metido en un laberinto del que es casi imposible salir entero y la derechona se ha crecido usando sin escrúpulos toda la demagogia y mentiras posibles para auparse al poder como sea y ya.

La salida deseable sería la vía portuguesa de gobierno de unidad de izquierdas, pero es algo impensable por la ausencia de unos partidos firmes en sus principios de izquierda y que movilicen a las masas trabajadoras en las calles y porque no es lo que la dirección socialista contempla ni los poderes fácticos dejarían hacer.

Lo peor está aún por llegar en Españistán. Me voy a Portugal.

*Periodista.

El principio establecido en Crónica Popular exige que, para que los autores de un comentario a un artículo, firmado con nombre y apellidos, vean publicado su comentario, deben firmar de igual modo el textos que nos envíe. En caso contrario, no se publicarán.
Y eso lo haremos aunque el comentario sea favorable al artículo: no se publicará ningún comentario si no va acompañado por la identificación personal de su autor.

1 comentario de “César Jara: El laberinto de Pedro Sánchez

  1. Guillermo Usero
    18 febrero, 2019 at 22:46

    Hola Cesar: soy Guillermo Usero, compañero tuyo en el Ministeroo de Defensa.
    Estoy de acuerdo con tu articulo, pero tengo confianza en que la izquierda se movilizara y el fantasma de las derechas se alejara del horizonte.
    Un cordial saludo.Guillermo.

Los comentarios están cerrados