Jesús Pichel: Sinécdoque política

enCandela

Jesús Pichel*||

Hay españoles —o catalanes, etcétera— que votan al PP. Hay españoles que votan al PSOE. Hay españoles que votan a Unidos Podemos y sus confluencias. Hay españoles que votan a Ciudadanos. Hay españoles que votan a partidos regionalistas o nacionalistas. Hay españoles que votan a partidos de la ultraderecha. Hay españoles que votan a partidos que no obtienen resultados suficientes para tener representantes. Hay españoles que cambian de voto. Hay españoles que no votan.

Ya sé que es una obviedad y que no debería hacer falta decirlo, pero, tal y como están las cosas, parece necesario recordarlo: todos esos españoles, piensen como piensen, son igual de españoles. O para decirlo más precisamente: ninguno de esos es ni más ni mejor español que los demás porque no hay una única manera de ser español, como no hay una única manera de ser catalán, etcétera.

Otra obviedad: los que están a mi alrededor —mi familia, mis amigos, mis vecinos, mis conocidos— no son toda España, sino una pequeñísima parte; lo mismo que quienes se manifiestan, ni son todos ni expresan lo que todos piensan. Tomar una parte por el todo en lógica argumentativa se llama falacia de división o de composición —una forma de falso argumento— y en retórica, sinécdoque —un artificio estético que embellece y oculta la nuda realidad. Políticamente, es solo arrogancia.

Y la tercera: el lenguaje hooligan que viene cabalgando desde el nuevo fondo sur —traidor, felón, okupa, ilegítimo…— o desde el noreste secesionista —Espanya ens roba, botiflers, puta Espanya—, tanto sirve para complacer a unos y crispar a otros abanderados nacionalistas como para espantar, afortunadamente, a los menos o nada airados.

Manifestarse pacíficamente en la calle y expresar libremente las ideas son derechos fundamentales de todos. Léase bien: de todos, de los que se envuelven en la bandera y de los que no; de los que abominan del gobierno y de los que no; de los que se creen portadores de valores eternos y de los que no. No manifestarse, también.

*Profesor de Filosofía.

https://alomosdeunapantera.blogspot.com

El principio establecido en Crónica Popular exige que, para que los autores de un comentario a un artículo, firmado con nombre y apellidos, vean publicado su comentario, deben firmar de igual modo el textos que nos envíe. En caso contrario, no se publicarán.
Y eso lo haremos aunque el comentario sea favorable al artículo: no se publicará ningún comentario si no va acompañado por la identificación personal de su autor.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *